Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

It's all tears. (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's all tears. (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 20, 2013 6:33 pm

18 de Junio de 2014
3:50 am

Pocos eran los remordimientos y mayor el sentimiento de soledad, ¿acaso no era lo que quería? No tenía derecho alguno de quejarme pues siempre había disfrutado estar solo conmigo mismo ya que en compañía de otros la experiencia tenía fecha de caducidad, quedarían atrás a pesar de haber creado lazos de afecto, lazos carnales e incluso descendencia. Sin embargo esto último era un cabo suelto que quedaba en mi interior, molestando constantemente, de cierta manera ese hijo era una porción de mí, un pequeño Vladimir que tenía que estar a mi lado pero ese no era asunto durante la hermosa velada que ofrecía la luna en el cielo más oscuro. Estaba tan solo como ayer y me regocijaba esa sensación al menos hasta que se cruzara con esa otra que me definía por lo que era: el ansia, la sed.

No había humanos a la redonda, el territorio oscuro se quedaba desierto cada vez con mayor frecuencia, parecía que los demonios tomaban el dominio de las tierras mortales y pese a que había quienes les dieran caza no era suficiente pues como cabezas de hydra al matar a uno aparecían otros dos. El ambiente pesado de la zona no permitía que la vida creciera ahí, no había sitio mejor en donde estar aunque necesitado del vino carmesí de los cuellos ajenos, comenzaba a encontrarme un poco desesperado de no escuchar ni el mínimo eco del latido de un corazón.

Uno de los canes del infierno vendría a saciarme, estaba próximo el amanecer y no iba a salir a territorio humano para darme un festín, a pesar de que fue la vez primera en que mis colmillos penetraban en la gruesa piel de un ser demoníaco no puedo catalogar la experiencia como desagradable; su sangre fluía por mis entrañas inundando todo con una vaga sensación de familiaridad, además de sentirme con mucha energía más rápido que con la sangre humana. Me alejé casi habiendo drenado el cuerpo ahora desprovisto de vida y limpiando el hilillo de sangre que corría por mi barbilla anduve con paso errante casi como sonámbulo, sin ver a dónde, solamente caminaba pensando en un torbellino de recuerdos que evocaban los exorcismos realizados, las lenguas extrañas de las cuáles podía ahora comprender cuando escuchaba en mi memoria esas palabras en voces múltiples y con un eco grave. ¿Qué era toda esta especie de ensoñación al beber de un ser del infierno? Demonio aunque en forma burda pero demonio al fin. Un ardor me hizo sentir que las garras del mismo lucifer me estrujaban las entrañas y del dolor caí en el suelo cerca de la Iglesia.

Entornando los ojos hacia el campanario a medio destruir de nuevo el malestar hizo estragos en mí; tal vez empecé a delirar pero entre imágenes y voces me llegó a los sentidos el fuerte y acelerado latir de un corazón que creía reconocer...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Temperance Brunswick el Lun Ene 21, 2013 4:57 am

Había vuelto a cazar, era una necesidad que tomaba los ribetes de adicción, y comenzaba a comprender los alcances de su marca, de la maldición que iba consumiéndole la vida, pero la iba volviendo cada vez más fuerte. Curioso e irónico, se volvería una especie de vampiro al fin de al cabo. Y en eso pensó cuando miró su brazo, la marca se había extendido por su pecho, hasta su hombro ya, ¿sonaba su corazón? por eso colocó su mano sobre donde estaba su corazón, estaba celerado, claro, acaba de despachar a tres demonios, y cada vez sentía menos dolor al hacerlo. Una cosa por otra, imaginó...

Luca insistía en buscar la cura, y pasaba sus noches buscando entre sus escritos datos sobre la maldición que lo estaba separando de la joven. Temperance lo miraba desde la puerta, y le decía que no usara todo su tiempo en aquello, que habían cosas más importantes que hacer, ahora que era el lider de la hermandad. Una sonrisa le regalaba y buscaba su mano para alejarlo de aquellas búsquedas, era consciente que su fuerza aumentaba a costa de su condición y desconocía lo que pasaría por ella.

Caminó unos pasos, sobre la tierra que se había ennegrecido por el portal que había abierto, ella no lo notaba, pero su mirada, en ese instante era terrible, como si estuviera cargada de oscuridad. Una sonrisa se dibujó en sus labios rojos, marcados sobre el lienzo blanco de su rostro, tan blanco que parecía carecer de calor y de vida.

- hay alguien... y un vampiro...- susurró aquel espectro que la acompañaba, y blandió la guadaña, moviendo ligeramente la larga melena oscura de la cazadora. La chica se puso de pie, y se movió entre las sombras, no podía ver nada, ni de quien se acercaba, podía ser un cainita, o uno de los caminantes, ya sabia que muchos estaban bebiendo sangre de demonios, lo que los descontrolaba más de la cuenta, pero era mejor a eso, a que mataran a los pocos humanos que estaban quedando.

y lo vio, a contra luz, su silueta era una imagen que jamás se le había olvidado, y aveces, se quedaba pensando en aquella imagen, pero ya con el pasar de los días, ese pensamiento se había diluido entre sus pensamientos, hasta este momento en que el estaba ahí, con aquella aura oscura... Bebía sangre de demonio...

Habían cambiado demasiado, y cada día que pasaba alejaba cada vez más de aquellos dos seres que se juraron amor en algún momento, tan lejano y perdido que parecía no haber existido en realidad. Avanzó hasta que la luz de la luna le dio en el rostro y le pudiera verla.¿la reconocería? ¿la atacaría?. La ironía ya era parte de su vida ¿o no?. Sólo algo que la hizo sentir que aquellas vivencias habían sido reales, su corazón estaba latendo con fuerza, en su pecho, podía escuchar su palpitar.... y lo mejor, es que ya no sentía la rabia que sintiera aquella oscura noche de walpuris.

- Vladimir... - susurró su nombre, y la delicada sonrisa de sus labios, que evocaba aquellos lejanos tiempos en donde ella no usaba un arma, asomó -¿estás bien?- preguntó, Vladimir la vio erguida ne todo su porte, vestida de negro completo, con pantalones negro de cuero, y una chaqueta del mismo material, y aquella faja roja cruzando su pequeña cintura de la que pendía su arma y la katana, que había aprendido a usar en el ultimo tiempo.

-dime que eres tú...- exclamó, su cuerpo estaba tenso, su parte racional había superado por unos instantes a su corazón desatado por haberlo visto, y la hizo recordar, que Vladimir estaba rodeado por la energía demoniaca que había visto en otros vampiros que comenzaban a alimentarse de demonios, como Pietyr, y no todos lograban superar a la bestia interna que se hacía mas fuerte cuando la sangre de un demonio fluía por el interior de un vampiro.


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 22, 2013 3:59 pm

Hubo un instante en el que me sentí nuevamente como había hecho al ser bienvenido a ésta vida sin vida, cuando fui confinado a una condena impuesta por todos los pecados venideros que cometería, el momento efímero en el que me encontraba en medio de la línea que divide un plano del otro, un limbo fugaz en que pareciera que el alma se desprende del cuerpo sin dolor o quizá el sufrimiento fuera tan agudo que no fue posible distinguirlo. En ese último momento pude recordar los eventos más significativos, los que me ataban a lo que fuí y a resumidas cuentas miré mi vida pues era algo de lo que me costaba despedirme.

Lo mismo pasaba en este suelo infértil justo ahora: mis ojos estaban lleno de memorias que iban desde lo más próximo a lo más lejano, aunque no tuve que ahondar demasiado para dar con el sentido que le daba a la existencia que ahora tenía y temía se estuviera extinguiendo. En mi precaria condición, a causa de la transición que daba mi cuerpo y mi mente en muchos aspectos, insistía ese palpitar cada vez más fuerte, más próximo, haciendo conjunción con los aromas, imágenes y voces que evocaban mis sentidos distorsionados. Tenía el nombre de ese ser atorado en la garganta y un reproche para mi mismo al pensar ¿por qué en lo que se ve como mi último paso por el mundo la llevo a ella presente?

Ponerme de pie no era una opción pues tenía que encargarme de sobreponerme a lo que se percibía como "fiebre". Abrí de súbito los ojos, la mirada profunda hacia el infinito que se extendía en el firmamento, emergieron los colmillos provocándome un ligero corte en el labio inferior mientras que se un gruñir sordo hizo eco en mi garganta. Era como si una fuerza se posara en mi pecho para no dejarme erguir, mis manos se aferraron a la tierra y dejaron rastros de la fuerza con que lo hacía bajo las uñas hasta que una preciosa visión eclipsó mi atención y todos los demonios que se peleaban en mi interior por sorber los restos de mi alma se apaciguaron: Temperance había llegado.

No, no estaba bien y sólo pudo decírselo al mirarla largamente, me vería con ese rostro desencajado de facciones ensombrecidas.

-La Iglesia.-emergió con la voz más rasposa que había escuchado de mí, volví la cabeza hacia el templo y luego a ella.- No... puedo...-apretando la mandíbula traté nuevamente de ponerme de pie pero la influencia divina hacía mella en mi actual condición: no había demonios que exorcizar, esos se estaban fundiendo con mi naturaleza sin opción alguna de separarse pues desde antes ya había anidados vestigios de demonios que me volvían tan inestable y en ocasiones un ser tan ruín. ¿Cuántas veces habría que renacer para poder estar completo? ¿Estaría ella conmigo o , siendo sensata, se alejaría?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Temperance Brunswick el Mar Ene 22, 2013 4:47 pm

Como temió, no estaba Vladimir, su protector, su guardian, su... si... ¿amor? El amor se había relativizado tanto en la vida de Temperance, que ya no podía calificar de buenas a primera que aun sintiera amor por aquel vampiro, además estaba Luca, sí Luca, aquel vampiro que la esperó por docientos años, aguardando poder llegar hasta ella, y revelar quienes habían sido en otra vida. De todas formas se sintió culpable, verlo en ese estado, sin haberlo socorrido antes, el no haber llegado donde él antes, pero no podía hacerse cargo del impecable trabajo que el vampiro había hecho para mantenerse separado de ella, incapaz de perdonarse por lo que había pasado. Esos solo eran laureles de él se había ganado, y no por haber embarazado a una pobre chica, en un afán de no sentirse solo ni culpable por su propio estado, sino... sino por todo lo demás, por haberse ido, por...

Se auto censuró, no era el momento para despertar aquellas emociones que pensó haber perdonado y expulsado de sí misma, pero si se sintió peligrosamente fría de mente como para analizar todo con la suficiente distancia como para calcular y sentenciar como juez y parte de las acciones del vampiro. Pero era un ser necesitado, no pudo negar que aquellos días felices habían sido verdaderos y que ahora, podía volver a sentir aquella sensación, pero en compañía de otro hombre, de otros brazos.

-oh Vlady, ¿hasta donde has caido?...- se encogió de hombros y fue hasta él, ya sin miedo de que la lastimara, después de todo, esa vida que ahora ostentaba y decidía, él se la había regalado y hasta cierto punto, le pertenecía, y como tal, podría terminarla y ponerle broche de oro a esa tragedia griega que habían decidido protagonizar.

Agachada, impidió que él se levantara y rodeo su cabeza con sus brazos, acogiéndolo ne su regazo, sonrió, había un brillo nuevo en esos ojos que él conoció distraídos y que ahora lo miraban con determinación y madurez. Acarició su frente helada, y contempló sus labios manchados con la sangre del demonio aún.

- tranquilo, he visto vampiros hacer lo que haces... y pueden mantener su cordura e incluso su humanidad... te ayudaré.... - murmuró la joven, y lo ayudó a ponerse de pie, colocándose a su costado para llevarlo a un improvisado refugio, entrando en lo que fuera un edificio, un hotel. Curioso, aquel hotel fue donde conoció a Luca, y el la vio tocar la primera vez en esa nueva vida.

Subiendo escaleras, lo metió en una de las habitaciones, y lo recostó en la cama, correría a la puerta en donde dibujaría sellos de protección así como en la ventana.

-protejan el edificio, no podremos movernos de aquí en algún tiempo, avisen a Pietyr donde estoy, el podrá informar a Luca... pero no le digan que estoy haciendo- le informa a los fantasmas que se le acercaron, eran por lo menos seis animas, que se dispersaron en el lugar.

-¿te quedaras?- preguntó a aquel espíritu que la seguía a todos lados, su presencia pareció inmutarse a la pregunta de ella, y movió su guadaña sobre el cuerpo de Vladimir.

- los seres como él, escapan a nosotros, pequeña Temperance, y aunque insistas en mantener la idea de que viven... son mortales, mortales que les cuesta un poco más morir pero... deben hacerlo... Memento Mori... pequeña - dijo aquel ser, acercando su mano huesuda al pecho de Vladimir, que parecia aun no recuperarse del todo, y aquel toque lo haría sufrir un dolor horrible, al tocar su corazón al apretarlo.

-Detente!- ordenó y corrió hasta Vladimir, pero antes de traspasar a aquel ser, este desapareció y los dejó solos, solo su helada presencia se podía sentir. Temperance se quedó apoyada en la cama, con su rostro contemplando el doliente rostro de su amigo...

-Vladimir...- susurró su nombre, con miedo de que aquel ser se lo hubiese llevado, y lo acogió entre sus brazos, apoyando la cabeza del vampiro contra su pecho.


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 27, 2013 11:46 am

Let me never see the sun and never see your smile:

Con un simple movimiento Temperance rompió el efecto que tenía la Iglesia sobre la influencia demoníaca que trajo consigo la sangre nueva en mi cuerpo. Todavía parecía difusa la escena, la voz de la joven era lejana pues el ensordecedor palpitar del órgano que alguna vez brincó a causa mía continuaba impaciente, imparable como el tiempo que había hecho de ella una mujer diferente, un ser transformado en una obra de arte. Aún con la vista un tanto nublada pude distinguir los rasgos femeninos y detrás de su cabeza un halo brindado por la luna que le daba cierto aspecto angelical, siempre había sido eso, una salvación, guía y protección pero hoy se acentuaba cada uno de esos roles pues era el momento que más lo necesitaba.

Sin saber todavía cómo, ella me levantó cargando a su lado mi cuerpo hasta llevarlo a donde quiso, no pude oponerme, tampoco estaba seguro si cooperé pero cuando tuve de nuevo un rayo de consciencia reconocí bajo mi espalda la suavidad de una cama, lejos de estar cómodo me encontraba al menos estable y capaz de levantar una mano frente a mi rostro. Dejando caer la cabeza de lado miré a la joven en la puerta.

"Mordent. Interficerent eam." -dijo una primera voz que se comenzaba a repetir en un susurro.

"Ista est tragoediam. Est minaces."-le segundó una voz mucho más rasposa.

"Nos llevará pronto"-dijo una tercera pero en mi lengua natal.- "Lo veo venir"

Apreté los ojos intentando alejar todas sus palabras que volvían imposible escuchar los murmullos de Temperance con alguien que no podía ver. Los demonios insistían en que era ella un riesgo, una amenaza que debía extinguir, que debía morder... que debía matar. Cada vez eran más insistentes y más fuertes, se sumaba una o dos más cuando trataba de recuperar mis pensamientos. Llevando las manos a ambos oídos intentaba sin resultado acallar las voces que me comenzaban a hacer arder el pecho.

Lo que vino no era resultado de tal legión pues cuando ese dolor agudo me sacudió el cuerpo las voces enmudecieron y el único ruido que pude escuchar fue un nuevo grito, un alarido ronco acompañado de una mueca agónica; tembloroso y con la sensación de sudar frío sólo la voz de Temperance me hizo volver cuando susurró mi nombre. Entonces todo parecía estar acabando.

-Temperance...-respondí a su llamado y el corazón de ella contestó al mío. Arrullado por su palpitar pude haber caído dormido ahí mismo. Dormir de verdad, por siempre como debía ser luego de cientos de años. Aspiré su aroma y me di cuenta de cuanto lo había extrañado. Busqué con una mano su mejilla y al tocarla no hubo estremecer en ella. Una sonrisa debilitada por lo inevitable hizo aparición en mis demacradas facciones. Era de esperarse, a pesar de que yo podía seguirla queriendo sin admitirlo, oculto hasta para mi, su corazón de humana había sanado las heridas que le provoqué.

Bajé la mano lentamente y me aparté sólo quedando conectados de mirar a mirar, ojos verdes de ella; fríos y con un brillo de mortalidad que iba menguando, ojos verdes míos; muertos desde antaño, opacos pero con ese destello peculiar al verla. "¿Cómo estás?" "Que bien te ves" "Luces preciosa con tu porte de cazadora." "Al fin te veo y me siento orgulloso de tus decisiones" Fueron palabras que le dije sin decir, que pensaba saldrían sobrando pero mientras la miraba se lo hacía saber en silencio, después de todo, era ella la única capaz de traducir cada una de mis miradas y lo sabía, aunque quisiera ignorarlo mientras llevaba el aroma de otro vampiro encima, tenía todo ese conocimiento sobre mí que no podía desaparecer tan fácil.

-Hay algo sucediendo dentro de mí. Algo sin precedentes y no creo que sea como lo que dices que has visto en otros que beben lo que yo.-dije con voz gutural, firme aunque tenía el cuerpo apenas recuperándose por el reciente y desconocido dolor en el pecho.- ¿Alguna vez te conté sobre las voces que enloquecieron a mi madre?-estaba seguro que lo había hecho, recientemente, cuando le externaba mis miedos por ser tan mal padre como los que yo tuve.

La miré fijamente esperando su respuesta y de paso que aclarara lo que conocía de otros como yo en circunstancias similares.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Temperance Brunswick el Dom Ene 27, 2013 12:16 pm

Era más desesperación lo que movía a la joven al abrazar de esa manera al vampiro que fue el amor de su vida, y en realidad, seguía siendolo, Vladimir se había llevado la niña que había sido, y marcado a fuego el sentido del amor que repudió tantas veces luego de que él no estuvo. Acarició sus cabellos, y su mejilla, incluso con su mano marcada seguía tocándolo, desabrochando su camisa, y buscando heridas, pero no habían heridas físicas, las que adolecía el vampiro, era tan profundas como las de ella.

Y ahí, dijo su nombre... y tocó su mejilla... pero no la hizo sentir perdida, ni débil, no la hizo estremecer como antes, pero no dejó de acelerar su corazón... ocultar lo que había en ella era imposible, y se sentía en una dicotomía entre dos hombres, uno que le ofrecía el cielo, y otro que la llevó al infierno. Cerró sus ojos, y deslizó sus labios hacia la frente helada de Vladimir, impactántemente más helada que de costumbre. Y la conversación comenzó, no sin antes que los ojos de ambos se cruzaran, el vería en ella esa fuerza, ese misterio que se anidaba en sus pupilas, en las cuales él se reflejaba, era aquel poder que ahora lo envolvía y si cerraba los ojos podría sentir la caricia de sus alas...

Pudo entenderlo, no era difícil comprender lo que esos ojos verdes le transmitian, habían logrado hacerse cómplices a pesar del poco tiempo juntos, es que su relación estaba entrelazada desde antes, desde que ella era una niña, y que en silencio se observaban con admiración. Esa relación nunca comenzó bien, se admiraron demasiado, olvidado que eran simples mortales, pero ahora ¿que quedaba? el cariño, el amor hacia lo que fue, y el deseo de proteger al otro, como antes, como siempre. Lo acunaría con mayor fraternidad entre sus brazos, se dio cuenta que él reconocía su fuerza, y que no era necesario escucharlo.

"te sientes orgullo de mí, ya puedo cuidar de mí, Vladimir, dejé de ser un pajarillo... lo dejé de ser por mí" pudo responderle, en un susurro ahogado, en un beso perdido en los recuerdos de lo que fueron cuando sus almas se pusieron de acuerdo y se unieron, pero ya ese espacio de tiempo había quedado atrás, y se encontraban en la oscuridad, en ese momento, con caminos distintos, con aromas distintos... Sin embargo Temperance sintió algo de pudor que él sintiera el perfume de Luca sobre su piel, pero no bajaría la cabeza, ella había seguido con su vida, como él. Era obvio que desconocía el hecho que Vladimir aún la quería, incluso él mismo lo desconocía.

-Lo sé, puedo sentirlo Vladimir - le dijo con un tono conciliador, y lo fue soltando para ponerlo más cómodo en la cama, contemplando sus rasgos, su barbilla, y pensó que desearía verlo reir, esa risa media boba, media infantil que compartía con ella mientras comía fresas, y sus mejillas se sonrojarían cuando recordara la primera vez en que la hizo suya, desvió sus ojos, porque no era el momento para evocar aquellos momentos intensos y gravados a fuego en su piel de mujer -y lo recuerdo... pero es la fuerza de la sangre de demonio... buscará destruirte, buscará tus dolores, tus pecados para terminar con todo lo que eres, debes ser fuerte Vladimir si has decidido esto- tomó sus manos y las apretó con determinación -debiste saber a lo que te exponías al beber sangre de demonio, y ahora muestra esa fuerza... - "esa fuerza de la que me enamore" pensó y sus ojos lo transmitieron, pero no lo dijo. Fue soltando timidamente sus manos y se levantó para ir al baño en busca de algo de agua para limpiarlo. Aquella fuerza no estaba presente, estarían tranquilos...

- ¿podrás con esto?... sino, veremos la solución, Vladimir - se sentó delante de él, y con un pañuelo que llevaba en su pecho, lo mojó y pasó por la frente del vampiro, aquel pedazo de tela estaba cargado de su aroma, - ¿confías en mí?- lo miró a los ojos, y le sonrió, había una fuerza y determinación que antes no existía, y que ahora iluminaba el camino del vampiro.


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: It's all tears. (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.