Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Corruption Garden ( Alexander M. )

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 26, 2013 8:23 am

1 de Octubre 2013 8: 15p.m.

Ciudadela de Nueva York.



Idea.. Caracter.. y cuerpo..
Imitando a esas cosas falsas..
Sigo luchando en el mundo acabado por el caos..


Miro un lugar oscuro y lleno de tinieblas el cual me llama con una voz siniestra, mis ojos azulinos se vuelven carmesi y mi cuerpo cambia a un moustro a un inmortal... a un vampiro.
Abro mis ojos sorpresivamente dejando la pesadilla atras, veo como el ventilador da giros een una sola direccion sintiendo la fresca friza en mi cuerpo ardiente, me siento sobre la orilla de la camilla dandome cuenta que me quede dormida en la base de Solaris, me quede viendo un punto fijo sin decir nada.

Incluso empiezo a dudar de mis propios recuerdos...
Y la mentira se volvio verdad...
Al igual que el camino que tomo mi madre de enamorarse de un vampiro y morir..
Al igual que mi padre yo tambien seguiria su mismo camino..

Me pongo mis botas tipo soldado para ponerme de pie, giro mi rostro a un costado y veo mis armas recostadas en la mesita y en la pared, tomo mis pistolas gemelas y las coloco en posicion.. tomo mi katana y la poso en mi espalda, veo el reloj y pasan de las ocho es hora de dar una ultima ronda y ver que todo esta en perfecto estado. Salgo d la habitacion caminando por los anchos pasillos que son ilimunados con linternas, algunos soldados caminan en contra de mi direccion saludandome con respeto.. al parecer era la unica hibrida mujer que se atrevia a mandar a una bola de hibridos hombres... tenia expriensa ya que aprendi del mejor.. de mi padre..

Me dispongo a llegar al angar donde mi moto esta descanzando, al llegar veo a mis companeros quienes le dan una vista rapida a sus autos de batalla, veo el mapa y el horario y veo que me toca mi ruta de vigilancia hacia el este donde el bello jardin aun prevalece apesar de las muertes de la naturaleza, un suspiro sale de mis labios y camino con ese deje de elegancia y sensualidad que apesar del poco tiempo atras se quedaba grabado.. no por nada fui modelo... subi a mi motocicleta para ver a mi sub teniente a cargo -- Si pasa algo.. cualquer cosa... avizame-- sin mas me puse mis lentes para dar marcha rumbo aquella direccion.

1 de Octubre 2013 8: 15p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. Jardines


Al llegar a dicho lugar, veo que gente esta aun en las calles cuando el toque de queda ya fue dado... camino hacia ellos para decirles que se vayan a su casa.. que no es seguro y sin mas me quedo sola en el lugar, miro a mi alrededor y empiezo a caminar observando como las flores de colores chillantes siguen vivas hasta ahora.. a mimente llega aquel sueno...

la gloria se hace cenizas, desciende a la oscuridad
y teñido de sangre, cae el karma
Ponte de pie y trata de resistir el dolor
con esta rivalidad, no sacaremos nada bueno


se repite la derrota, eso fué lo último que soñé
una visión sin fin, monocroma blanco, negro
votos sin respuesta, se van desvaneciendo
incluso la razón se hunde hasta el fondo


Sali de ese recuerdo para ver como aquella flor de rojo chillante se marchitaba poco a poco.. la vida de la tierra poco a poco se vendria acabando y la humanidad qu hasta ahora prevaleseria.. desapareceria para siempre, mis pasos se detuvieron en seco sintiendo una presencia.. apesar de ser humana mi instinto vampirico crecia cada vez mas llevandome al borde de mi final.. Gire mi rostro en aqulla direccion para ver como un hombre venia silbando mientras se acercaba.

una malvada FLOR olvidada en las MEMORIAS
floreces solo para volver a morir
eres el caos en FLOR y repites tu MISERIA
en este jardín la luz y corrupcion..
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 26, 2013 6:10 pm

" I dare do all that may become a man; Who dares do more is none "
- Cita de la obra "Macbeth" de William Shakespeare.



Me atrevo a hacer todo lo que sea digno de un hombre, quien a más se atreve, no lo es.

Pero entonces ¿ A que se puede atrever un demonio? ¿ Hay realmente algo digno de un demonio? ¿O será que la dignidad, no es mas que algo a lo que solo los que puedan tener bondad, puedan aspirar? Un debate interno extenso, eso es lo que aquellas preguntas, aquellas dudas iban a desencadenar en Alexander. No iba a encontrar una respuesta en el tiempo cercano, al menos no ninguna nueva, al menos no alguna que ya se le hubiera ocurrido. Sí, se le ocurrían respuestas a las preguntas que se relacionaban con todo lo que pueda ser digno de un demonio. Y es que esa era la gracia de ser un demonio. No había nada digno de uno, sino que todo el mundo era un gran abanico de posibilidades. Todo era posible, porque simplemente nadie esperaba nada bueno de ellos. No había trabas sociales, no había nada que se interpusiera entre el pensar y el hacer. Nada, sorprendía demasiado, si venía de un Demonio. Al menos, eso era lo que se creía.

Su viaje personal, lo llevaría hasta lugar realmente inesperados.

Que dolor en el culo.

_________________________

1 de Octubre 2013 5: 15 p.m.


Zona Cero, en una choza improvisada erigida en el Central Park.


El paisaje seguía tan pintoresco como siempre. El cielo parecía demostrar la ira de una deidad que ya no se interesaba en absoluto por los que estuvieran en su creación. En el tablero que el mismo había dispuesto. Pero mas allá del abandono de Dios, el panorama era una mierda, independientemente de que el se haya o no, ido del cielo. Los demonios se cernían por doquier. Y no de los mejores tipos de demonios, sino los impíos, los mas detestables. Demonios menores.
Insultos en todas las lenguas. Antiguas, nuevas, lenguas muertas como el latín. Los demonios menores insultaban, gritaban, maldecían y asesinaban a puro gusto, a total y completo placer. Combates submarinos en el lago, combates a campo abierto en los muchos descampados que antes oficiaban de cancha de béisbol o simplemente, de parque donde los estudiantes pudieran tomar sol. Pero eso era antes. Antes de los portales, los vampiros visibles ante el mundo humano. Antes del choque de egos y deseos de poder.

Ahora todo era muerte. Muerte y seres sobrenaturales debatiéndose los restos. Los cuervos, se estaban dando un festín con el cadáver putrefacto de lo que había sido una vez, una bella ciudad. Claro, los demonios, todos, no eran mas que cuervos en aquél juego de ajedrez.

Pero no había gritos ni dolor donde Alexander se encontraba. Solo tensión en el aire. Un aire denso, cargado de sensaciones, energías de todo tipo. Excitación, nerviosismo, miedo. Todo se mezclaba y funcionaban cual máquina de engranes para que el aire diera la sensación de que allí, uno pesaba fácil el triple de lo normal. Y el peso no era solo físico, si no que también mental. El demonio de ojos azules se encontraba en una choza muy venida a menos. De madera mal gastada, era casi un milagro que aún se mantuviera de pie. Toda una proeza para una construcción tan simple y precaria. Pero según el demonio había escuchado, que siguiera de pie, no era una simple coincidencia.

- Hagan sus apuestas.

Se oyó decir al crupier. Las cartas ya estaban encima de la mesa.

- Yo apuesto tres almas puras.

Se oyó decir al mas corpulento de los demonios. Todos los allí presentes tenían formas humanas o...casi humanas. Mas de uno ostentaba importantes deformaciones. Protuberancias, falta de ojos, cualquier tipo de cosa.

- Igualo esa suma - Contestó el segundo, este era mas pequeño, pero con un rostro menos deforme. Su voz era ronca, gastada - Este maldito marica no me ganará la mano, no con estas cartas.

- Yo apuesto cinco humanos, esclavos - Apostó el tercero, de apariencia mucho mas avejentada, pero con un rostro sin deformación alguna - Están todos sanos, no se preocupen - Afirmó ante la mirada desconfiada de los otros dos. Su sonrisa denotaba confianza en su mano, mas no habló en voz alta de la misma - Solo quedan dos por apostar.

- Yo apuesto, toda la sangre de mi cuerpo, por tu sangre, viejo - Dijo sonriente al momento que apuntaba al mas anciano con un cuchillo - Tenemos la misma edad y tus esclavos no me interesan, si pierdo, dividan mi sangre o que se la quede toda el ganador - Su tono era firme, confiado - ¿Y que apuestas tú, Alexander?

Todas las miradas se posaron encima del demonio de ojos azules. El cual no pudo evitar sonreír y dejar escapar un suspiro de sus labios.

- Apuesto mi cuerpo y mi poder, todo, en contra de una tarea que ustedes llevarán a cabo, si yo gano la mano - Dijo con seguridad, pero muy calmado. Su tono era incluso cálido - Creo que queda clara mi jerarquía, soy mas viejo que ustedes, mi forma es mas perfecta y mi poder, mayor. Es un trato justo.

Al no escuchar objeción, las apuestas quedaron hechas y todo comenzó. El crupier repartió y las cartas llegaron, una tras otra. Hasta que las cinco allí estuvieron. Revelando al ganador.

______________

1 de Octubre 2013 8:10 p.m.

Afueras de la Ciudadela de Nueva York.


La vista de aquella fortaleza era realmente impresionante. El seno de la sociedad humana estaba delante de las azules orbes de Alexander. Murallas erigidas donde antes habían edificios. Brooklyn, ese había sido el nombre del barrio donde los Brotherhood y los humanos que quedaban se habían asentado. Alianzas tan finas como el cristal, alianzas basadas en mentiras que nadie creería en su sano juicio. Pero los portales habían privado de la razón a mas de uno. La fortaleza era una realidad y era la única esperanza de supervivencia de los humanos. Amasar un ejército, crear un arma, lo que sea. Algo, tenían que hacer.

Pero lo que fueran a hacer los humanos no era del interés real de Alexander.

- Paguen su deuda, hermanos.

- Esto de atarse mágicamente es realmente un dolor en el culo.

- Yo no hice las reglas, cumplan su parte y todo estará saldado.

- ¿Para que demonios quieres entrar? Incluso si entras, es poco probable que salgas...

- Tengo mis motivos y seguirán siendo míos al entrar y al salir. Hay algo dentro que me interesa, solo háganlo.

No hubo réplica ante lo último. Solo asintió y se puso en marcha hacia los que Alexander les había ordenado. El caos estaba a punto de ser desatado. El no contaba con mas de un minuto para entrar. No contaba con mas que eso. La distracción no duraría mas. No, no podía darse el lujo de esperar mas que eso.

_______________________

1 de Octubre 2013 8:12 p.m.

Puerta Oeste de la Ciudadela.


El caos llegó muy rápido. Sin previo aviso, un gran estruendo sacudió la gran puerta Este de la ciudadela de Nueva York. Y luego otro. Y otro. Y otro. Golpes, poderosos golpes azotaban la puerta que daba a una ciudadela que por lo visto, parecía despertar con aquellos estruendos tan aterradores. Las alarmas sonaron, ofuscando en una leve medida los estruendos que azotaban la puerta. Pronto, varios cainitas y muchos humanos aparecieron en la escena. No tardaron en llegar también los disparos. Pero ellos solo funcionaron de antesala a los poderosos gruñidos de aquellos demonios. Eran demonios de media calaña, eran fuertes y temibles, mas aún en la forma que acaban de adoptar. Su verdadera forma.

La masacre acababa de comenzar.

__________________

1 de Octubre 2013 8: 15 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. Jardines.

Infiltrarse no había sido algo complicado. Por lo visto su plan había funcionado mucho mejor que bien. Solo tuvo que dormir un par de guardias y borrar la memoria de los mismos, al menos los recuerdos de que hayan sido dormidos de un golpe, claro. El alboroto ocasionado había bastado para que la seguridad de la ciudadela se mermara considerablemente. Entrar para un ser de la jerarquía de Alexander, fue pan comido.
Ver con sus propios ojos la realidad del mundo humano fue interesante. Puesto que esa ciudadela, era realmente el último atisbo de lo que la tierra fue alguna vez. Toque de queda, que ahora quedaba justificado por unos demonios de buena jerarquía que por lo visto, habían enloquecido. Toda una puesta en escena para que aquél demonio de ojos azules, caminara con tanta libertad por la ciudadela. Con un rumbo fijo, por supuesto.

Silbando iba, caminando con total tranquilidad, cuando sus ojos la vieron. Mucho tiempo sin problemas, pensó para sus adentros el demonio, que no dejó de silbar a medida que se seguía acercando a la muchacha. En un determinado momento, se detuvo, se inclinó y reverenció a la mujer.

- Buenas Noches, Señorita - Habló calmado, con su tono mas cálido. Se había quitado el sombrero para completar aquella reverencia-

¿ De quién se trataría ?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Dom Ene 27, 2013 5:15 pm

1 de Octubre 2013 8: 15 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. Jardines.


La sombra se diviso bajo la luz de una lampara dandome a ver a un hombre con traje sastre, un sombrero y una sonrisa en su rostro, mi mirada azulina hizo contanco con los suyos del mismo color, mi mano se poso en una de mis armas y alce mi rostro subitamente para acomodar mi cuerpo en su posicion -- No podria decir lo mismo... es toque de queda... deberias estar en tu casa--dije serena pero seria sin olvidar estar atenta, apesar de que el actuaba como un humano sus actos eran un poco suspechosos, sin mas me atrevi a caminar un par de pasos aqui para poder divisarle mejor.

Podia notar su atractivo un hombre sin duda con clase, su estilo al pararse, su perfilado rostro solo daba a notar que en su vida antes de los portales o era modelo o actor, su respuesta estaba tardando y eso me hacia exasperar un poco... solo perdia mi tiempo y debia terminar mi ronda.

1 de Octubre 2013 8: 20 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.

Los soldados de Solaris habian acudido al llamado de alarma el subteniente acargo mandaba ordenes una tras otra para no dejar pasar a los demonios, algo no andaba bien y lo sabia... como era posible que su teniente haya salido y todo el caos se salira de control "Cubran todas las entradas.. matenlos si es posible" dijo autoritario para sacar sus armas dadas por Pentex las cuales eran modificadas para licanos y posibles amenazas demoniales, el subteniente bajo del jeep para caminar a un grupo de Solaris que tomaban armas "Ustedes tres siganme.. tu ve con el interseptor y que mande un mensaje a la teniente Americus... La zona Oeste esta en zona de guerra" sin mas vio como el soldado asintio y corrio a rumbo desconocido. Alzo su rostro para ver la gran puerta siendo abierta por los demonios y empezo a disparar.

El cabo corria entre la multitud de soldados para llegar a donde el interseptor, el cual estaba en un refugio de los soldados humanos llamando refuerzos "Un.. mensaje.. para.. para la teninte.. Zona de Guerra en la puerta Oeste" dijo algo cansado de correr pues era un hibrido que apenas empezaba su entrenamiento para un verdadero Solaris.

1 de Octubre 2013 8:25 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. Jardines.

El silencio pasaba y no hablaba solamemnte se quedaba ahi en su lugar mirandome fijamente, me movi en mi lugar para verle y sacar mi arma-- No eres humano eso esta claro...-- dije finalmente para apuntarle-- que quieres aqui y por que estas aqui-- dije para verle y senti una opresion en mi pecho como ultimamente lo estaba sintiendo, cerre mis ojos y ese sueno volvia a mi mente pero ahora era diferente... Sangre caia de mis manos para ver todo a mi alrededor, dejando caer un cuerpo inerte y seguir mi camino... todo, la ciudadela ahora estaba en ruinas y mis cuencaz carmesi pararon en una mujer quien me miro fijamente y sonrio levemente para hablarme con una voz firme y potente.

Las sombras cubriran todo a nuestro entorno
todo sera muerte y desolacion...
ningun sobreviviente vivira para contar todo esto..

Sali de aquel sueno vago y lejano para escuchar una voz en el intercomunicador "Teniente.. tenemos problemas en la zona Oeste... estamos en zona de guerras.. demonios nos atacan" escuche que decia el chico para ver fijamente al hombre-- haz sido tu... o me equivoco?-- le cuestione seriamente a un estando un poco confundida con aquel sueno.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Dom Ene 27, 2013 6:09 pm

" Tú eres, lo que sea que necesites ser. Gánate el favor ajeno, gánate las confianzas de los demás, pero nunca deposites secretos o conocimientos en otras mentes. Solo tomarías el riesgo de ser traicionado. El conocimiento representa mas poder que un par de puños grandes y el manejo del fuego infernal. El conocimiento, gana guerras Alexander. Y tú, debes ganar tu guerra..."


No es una guerra, padre. Le hubiera gustado responderle. Pero no lo hizo. Alexander era muy respetuoso para con los consejos de su padre. Siempre lo escuchaba atentamente y eran realmente pocas las situaciones en las que se le ocurriera siquiera llevarle la contraria. Pero en ese momento, con ese tema, Alexander pensó no en llevarle la contraria, sino directamente, en corregirlo. Porque para el, no estaba en ninguna guerra. No había siquiera una guerra en el mundo, no, para nada. Para el demonio de ojos azules, el tenía que recorrer un camino, tenía que caminar derecho y no desviarse. Confiarse en los demás, eran las desviaciones o los carteles que llevaban a caminos erróneos. No tenía que siquiera pensar en confiar en alguien. Como no tendría que pensar nunca en desviarse de su camino.

Pero que difícil se hacía a veces.

____________

1 de Octubre 2013 8: 20 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.


El enfrentamiento apenas acababa de comenzar. Los demonios no habían siquiera adoptado sus formas reales, pero ya estaban ocasionando un desastre de enorme magnitud. Las alarmas, los disparos de esas armas que no estaban preparadas como para pelear en contra de demonios. Los lastimaban, sí, pero no los matarían. No mientras haya miedo en el aire. No mientras los humanos produzcan energía negativa. Solo rellenaban las heridas que sus armas acababan de abrir.
El demonio anciano y el demonio mas corpulento eran visiblemente los mas viejos de entre los cinco o seis que se encontraban atacando la fortaleza. Y visiblemente, eran los mas experimentados entre los agresores. El poder de todos ellos era excepcional, pero cuatro de ellos eran medio estúpidos. No tenían estrategia alguna, no hacían mas que maldecir y golpear cosas o seres. Sangre mortal, sangre híbrida, los Brotherhood no tardarían en presentarse en la escena. Ellos serían los verdaderos enemigos de los demonios, los enemigos a resistir. El viejo arrojó un auto en contra de un grupo de humanos que se disponía estratégicamente para acribillar a los demonios. El impacto y la explosión, arruinaron ese plan. Los otros cuatro arrojaban mortales hacia un lado, destrozaban sus armas, pero seguían recibiendo heridas y su movilidad se iba mermando. Se escondían de la balacera de tanto en tanto. Pero sin que ninguno lo notara, una de las cabezas de los demonios, salió volando. En conjunto con un sello de Salomón, que mandó al decapitado al infierno.

Y así, llegaron los Brotherhood, con la primer baja de los seis demonios.

________________

1 de Octubre 2013 8:25 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. Jardines.

" Busted "


Pensó, al momento que miraba a la mujer con tranquilidad, manteniendo aquella sonrisa. Es mas, ni bien vio como la mujer acercaba su mano a su arma, no hizo mas que enseñar sus manos vacías, encogiéndose de hombros ante cualquier cosa que ella le dijera. La mujer ostentaba por lo visto un muy buen rango en la guardia de la ciudad, la policía o lo que sea que tuvieran en la fortaleza. Sí, que muchacha lista. Sin que el dijera algo, se percató de que no era humano y de que su llegada estaba ligada con los sucesos de la puerta Oeste. Pero no sabía que era, o al menos se lo había guardado para sí. Los demonios por lo visto se habían dejado llevar un poco mas de la cuenta, él les había dicho que simplemente derribaran la puerta, no que entraran. Era un error entrar, un error gordo. Uno que quizás pagarían con sus vidas o con un largo letargo en el infierno. Los Brotherhood no se tomarían nada bien aquella pequeña invasión o asalto, como lo quieran llamar y sin duda alguna, de poder hacerlo, matarían a todo demonio que se cruce en su camino. Era mejor seguir en las sombras. Había que manejarse con cuidado con la mujer de los cabellos rubios. Una teniente debía ser una excelente combatiente. O al menos, eso es lo esperable...

- Muchas acusaciones o pocas y muy serias, son las que usted esta realizando, Lady Teniente - Dijo al momento que volvía a ponerse el sombrero. Su mirar se plantó en el ajeno, mientras se erguía apropiadamente, adoptando nuevamente su buen porte. Había roto el silencio después de un buen rato - Antes de continuar con tanta palabrería y que devele el misterio, Permítame presentarme como el gran padre, manda. - Su sonrisa se agrandó ligeramente y dio un paso al frente - Mi nombre es Alexander Michael Hartfield, le daría la mano pero mi presencia, a estas horas y en este preciso lugar, dadas las circunstancias, no facilitan que usted se fíe de mi y no la culpo.

Soltó un pequeño bufido y miró a la mujer de arriba a abajo. De un momento a otro el demonio se encontraba detrás de ella, a unos cinco metros, manteniendo la distancia, de forma mas que prudente. Rió ligeramente y de un segundo al otro, su rostro se encontraba mas serio.

- Sí, estoy involucrado en esta cadena de coincidencias - Confesó con una tranquilidad perturbadora, para luego dar un paso hacia atrás - Pero de ser usted...

Hizo una pausa para suspirar y mirar a los ojos a la mujer.

- No me preocuparía, los Brotherhood ya han llegado al lugar.

_______________________

1 de Octubre 2013 8: 30 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.


El silencio ya se había apoderado de la escena. Algunos gemidos de puro dolor interrumpían la tranquilidad del lugar. El caos había pasado, jugado un poco con las cosas y ya se había marchado. Seis demonios en contra del poderío de la ciudadela, no tenían oportunidad. Tendrían que haber escapado, idiotas.
Solo uno quedaba en pie. Su cuerpo se encontraba completamente magullado. Ya su porte era penoso y su expresión no reflejaba ni ira, ni valentía. Solo expresaba dolor y temor. Temor a la muerte, a no existir mas, a irse al limbo, al letargo. Solo había miedo en sus ojos. Miedo y el reflejo de un miembro de la Brotherhood con un puñal en mano. Lo interrogaron, lo torturaron, pero no le sacaron nada.

Se vieron forzado a desterrarlo de este plano terrenal. Ya todo había terminado. El viejo había escapado.

____________

1 de Octubre 2013 8: 35 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.


- Por lo visto, el conflicto ya terminó. Un solo sobreviviente al cual le darán caza, el resto asesinados o desterrados del plano terrenal apocalíptico en el cual vivimos - La sonrisa en el rostro del demonio se achicó ligeramente al pensar en los hermanos que acababa de perder. Bueno, los idiotas que acababan de morir, era mucho mas apropiado para definir aquello. No habían sido mas que eso, idiotas - Sí, yo orquesté ese pequeño asalto. También aciertas en que no soy humano, soy un demonio, aunque aseguro no tener un bando en esta "guerra" que ustedes están sosteniendo en contra de mis hermanos - Las orbes azules del hombre se fijaron en las ajenas. Ella tambien tenía unos ojos preciosos - Aunque claro, necesitaba una forma de entrar, sin llamar la atención de nadie. Creo que mi plan falló - Divertido pero cierto. Tanto problema y justo la teniente lo había descubierto - ¿La señorita híbrida tiene nombre?

No había porque no ser cortés. No había porque olvidar los modales. Después de todo, hasta a los enemigos hay que respetar. Eso siempre es inteligente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Dom Ene 27, 2013 7:47 pm

1 de Octubre 2013 8: 25 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. jardines
.


"Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes."

El hombre frente a mi dice ser un demonio.. mas para invocar a un demonio necesitas saber qué nombre tiene, pero al verlo frente a mi y ver que era real podia saber que esas palabras eran una vil mentira, mi mano sguia apuntando aquel hombre, en verdad no confiaba en el... Como hacerlo si el entro y causo alboroto?, mi mirada simplemente seguia sus movimientos, escuchaba sus palabras pero aun asi no podia identificar que proposito tenia en mente. -- Como no he de hacerlas si usted un demonio pisa tierras ajenas-- dije sin quitarle la vista de encima y escuchar como se presentaba ante mi, su nombre a lo que escuche era Alexander.. ya despues averiguaria mas sobre el.. todo demonio con una apariencia casi perfecta tenia un linaje e historia... el tendria una estaba segura..



1 de Octubre 2013 8: 30 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.

Los soldados ayudaban a otros heridos a los muertos los llevaban a un auntobus para darle su santa sepultura como debian, los brotherhoods veian toda la escena y su preocupacion estaba en aunmento ahora debian redoblar la vigilancia y tener cualquier alerta ante alguna amenaza, suspiraron aliviados al no ver que entraron mas haya de esta fortaleza pues los soldados actuaron con rapidez y destreza. "Buen trabajo a todos.. sin ustedes no sabriamos que hubiera pasado" Dijo uno de los vampiros para ver al sub teniente quien habia salido herido " Descuiden es nuestro deber... Aun asi muchas gracias por su apoyo" dijo el subteniente quien sonrio levemente, "La teniente... donde esta?" cuestiono curioso otro Brotherhood pues Americus era siempre la que estaba al frente. "Salio a dar su ronda por el area Este... aun asi hubiera sido inevitable su asistencia la zona Este es la mas alejada y solitaria en donde un ataque sorpresa se hubiera desencadenado" dijo nuevamente el subteniente para ver asentir a los vampiros quienes despues de varios minutos y todo listo y asegurado se marcharon, mientras que los soldados de Solaris se marchaban a dar tributo a los muertos en batalla.

1 de Octubre 2013 8: 35 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este.. jardines
.

Aquel demonio habia dicho algo muy cierto mas no dije nada simplemente le ponia atencion y seguir sus movimientos con cautela mi arma habia bajado tan solo un poco -- Pues digamos que los suyos lanzaron la primera piedra iniciando esta guerra... lo unico que hacemos es defendernos y salvar a los que realmente lo necesitan-- fue lo que dije mas sin embargo el decirme que no pertenecia a ningun bando llamo mi atencion pues yo misma me sentia de esa manera, mis ojos fijos en el ahora dieron una vista rapida a nuestro al rededor y baje mi arma en su totalidad, mi cuerpo aun estaba tenso pero algo habia cambiado en el entorno algo que me hacia sentir aunque sea un poco de confianza -- Pues en eso si lo afirmo.. fallo pero no creo que haya sido un descuida...pienso que fue aproposito-- dije con serenidad para guardar mi arma y verle fijamente, ladee un poco mi cabeza y sonreir levemente-- Americus..-- fue lo unico que le dijo al demonio al momento que una suabe brisa hacia danzar sus cabellos rubios rojizos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Invitado el Mar Ene 29, 2013 6:38 pm

1 de Octubre 2013 8: 30 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Puerta Oeste.


Un par de truenos resonaron a lo largo de todo el firmamento. Ya pocas veces el sol salía de abajo de las nubes y las que lo hacía, no era mas que un avistamiento furtivo, casi penoso. Por la hora, ya era naturalmente de noche. No eran mas de las nueve de la noche en la ciudadela, cuando esos truenos retumbaron por doquier. Los pocos vidrios que seguían intactos retumbaron violentamente con aquél sonido. Luego de que pasara, se hizo el silencio. Un silencio prolongado, casi tranquilizador para lo ánimos de la escena que acababa de concluir allí. Los cadáveres aún no habían terminado de secretar la esencia demoníaca. Aún no llegaba el padre para purificarla.
Uno de los Brotherhood que allí se encontraban, comenzó a examinar ligeramente la sangre de demonio. A examinar como era que funcionaba el arte de la posesión, que los demonios manejaban tan bien. Su mirar era tranquilo, calmado, mas no severo y visiblemente entregado a su tarea de servir por toda una eternidad. Sus cabellos blancos eran realmente llamativos, llamaban mucho la atención. Mas de lo que debería llamar la atención un cainita tan experimentado. En las misiones seguro utilizaría casco. Seguro se cubriría la cabellera que ahora comenzaba a mojarse.

Sí, comenzaba a llover.

Despacio al principio, mas fuerte después. Como en la mayoría de las tormentas, esta fue gradual. Mas agua, mas viento, mas frío. Un proceso, pasos a seguir para que la tormenta en sí, pueda ser considerada como una evento natural de cuidado. Los sacerdotes iban a tener que apurarse, de lo contrario, la esencia demoníaca se esparciría y quedaría en la tierra. Eso nunca es recomendable. La esencia oscura de un demonio no es buenas noticias, mucho menos, en una ciudad tan repleta de humanos como aquella ciudadela. Todos parecían mas relajados. Todos, menos él. Su mirar no se relajó, permaneció siempre analítico. Y cuando lo entendió, no pudo evitar sonreír al voltearse para hablarle a los demás.

- Hermanos, Guardias, manténganse en estado de alerta. Si mis sospechas son correctas, aún hay demonios en la ciudadela.

__________________

1 de Octubre 2013 8: 36 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este, Jardines.
Quien lo hubiera pensado. La teniente ya había bajado el arma y le había dedicado incluso una sonrisa. Un gesto de simplicidad, el de mirar a su alrededor, y el enfundamiento, mostraban que la mujer al menos, no se sentía tan incómoda con Alexander. Incluso acababa de presentarse. Americus, buen nombre, algo confuso pero al fin y al cabo, le sentaba muy bien. No, Alexander no había planeado encontrarse con ella. Aquello no había sido mas que una excelente coincidencia. Sin embargo, pese a que el aire en este entorno parecía volverse mas liviano, el demonio de los ojos azules no podía deshacerse de un par de pensamientos que la verdad, eran preocupantes. Que los Brotherhood se hayan involucrado con tanta celeridad no era un buen presagio. Deberían de haber enviado a alguien especial para lidiar con sus hermanos. Con aquél asalto nuevo. De tratarse de alguien así, entonces su estadía no sería tan calmada y tranquila como le hubiera gustado creer.

- Me halaga que considere que planifico tanto mis acciones, pero a decir verdad, esperé que la teniente de la famosa unidad de hibridos de la ciudadela, se encontraría eliminando a mis hermanos demonios o ¿debería llamarlos, mis títeres? - Sonrió para luego mira a la muchacha los ojos- Encantado de conocerla, Teniente Americus, he oído muy buenas cosas de su unidad, por eso me cuesta creer que usted se declare neutral como yo - Dijo arqueando ligeramente las cejas al momento que acortaba la distancia a tres pasos y tendía una mano, con mucho respeto, en dirección a la mujer, con la esperanza de que ella la tomara en gesto respetuoso de saludo - Dispongo de un par de minutos, si a usted no le importa, para conversar.

Dijo con un encanto extremadamente natural en su voz. Seductora en la medida justa, cándida y alegre en la misma cantidad. Respetuosa y con la distancia justa. Cálida, pero que no hacía sudar a nadie ni pegoteaba a nadie con lo azucarado. Era un tono precisamente, perfecto. Perfecto para alguien que exhibía tanta galantería, mas que nada.

_____________________

1 de Octubre 2013 8: 39 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Oeste.


- ¿Han llevado al sub-teniente a la enfermería?

- Sí, claro que lo hemos llevado, por lo visto sus heridas fueron de un par de balas encantadas, nada que el no pueda superar Señor, ¿ Puedo preguntarle algo?

- Claro, pregunta, tenemos tiempo antes de llegar hasta destino.

- Muy bien, en vistas de lo que ha ocurrido ¿ Usted de verdad cree que hay mas demonios aquí? Es decir ¿ Porque no unirse y atacar todos juntos?

-No tenemos idea de a cuantos pudo haber matado ese vampiro, ni hoy, ni en el pasado. Simplemente no se puede determinar con ningún tipo de seguridad. Pero sí, considero que lo ocurrido en las puertas no fue mas que una distracción para que algo mas suceda. Para que algo mas entre, o salga.

-¡ Señor! No hay respuesta de la torre de la zona C.

- ¿ Como que no hay respuesta? Maldita sea, algo entró o salió, hay que determinar qué y como.

-- ¿ Vamos a buscar a la teniente?

- Déjenla fuera de esto, esto es asunto Brotherhood a partir de ahora. Ve hacia el banco, necesitamos dinero.


______________________

1 de Octubre 2013 8: 40 p.m.

Ciudadela de Nueva York.-- Zona Este, Jardines.

" No tienes demasiado tiempo, los vampiruchos andan en movimiento. Verán las cámaras y no solo tú, sino que la teniente estará en problemas. No todos son neutrales como tu y ella, Alexander.
"
- ¿Disculpe, podría molestarla con una auto-invitación? Me gustaría preguntar, si no sería posible beber una taza de café, en su casa, la lluvia arruinará mi traje, si he de sincero.

Sonrisa en rostro, siempre. Tenían que dejar aquellos espacios abiertos. Si los ratones se comen al queso, el queso de estos ratones son personas. Si lo iban a buscar, que lo busquen en un condenado laberinto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Corruption Garden ( Alexander M. )

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.