Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Canto Onírico [Temperance]

Ir abajo

Canto Onírico [Temperance]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 13, 2013 2:35 pm

17 de Julio 2014
Coney Island.
18:00

1ra Noche

Dejó una última maleta sobre el suelo de su habitación. Todo estaba como lo recordaba desde la última vez que lo había visto hacia casi 3 años atrás. La cama tendida y ordenada, la alfombra que despedía un tenue aroma a cítricos, resultado de voltear un frasco de perfume cuando era niña en la habitación de Azuka, desde ese momento había pasado a ser de su propiedad, puesto que a ella lo aromas fuertes la desconcentraban. El esquinero lleno de libros frente a un sillón blanco daba aspecto de estar en dos lugares distintos y justamente eso era lo que más me gustaba de su habitación. Dio una mirada a un espacio vacío entre la cama, cuya armazón de hierro se erguía elegantemente en un diseño victoriano. El dosel, de un rojo vino aterciopelado reptaba por los pilares negros combinando con el cortinaje y la tapicería de un sillón, esta daba a una pared donde antaño había un cuadro pintado, un par de ángeles entrelazados en un abrazo bailaban mientras las nubes los envolvían, se sonrió pensando que en cierta medida siempre extrañaría aquel lugar y ahora debía llevar allí el resto de la mueblería que aguardaba en el primer piso. Algunos baúles de ropa y libros, mas ciertas herramientas de orden espiritual.

Se sentó en la cama pensando en lo que había sido de ella aquellos años lejos de casa. Sobre todo aquel año en particular, había estado estudiando hasta hacia un tiempo atrás en una prestigiosa academia. Sin duda no habría regresado, no para recuperar ciertos recuerdos que ya no le lastimaban tanto, porque tenía nuevas prioridades, responsabilidades que le carcomían el cerebro entre tener miedo a ellas y afrontarlas, su destino ciertamente estaba ligado al estudio profundo de la espiritualidad y aunque ahora no lo comprendía muy bien, sabía que había personas atadas a ella, como aquella “Leyenda del Hilo Rojo del Destino”, sin embargo era feliz, no podría decir lo contrario porque entonces estaría mintiendo.

Suspiró comenzando a acomodar las cosas en la habitación.


18 de Julio 2014
Coney Island
23:00

Dejo el libro a un lado de la cama, sobre una mesita de noche que se sostenía con tres patas alargadas y elegantes, contrarrestaba con la cama de armazón de hierro forjado, aunque lo único que compartían era el color negro y una bella rosa tallada de la superficie. Apagó la luz y se acurruco entre cojines y sábanas blancas, todo era demasiado mullido en comparación con la cama americana de su departamento, pero le traían recuerdos de niña, sonrió cerrando los ojos al tiempo que una cantidad de sensaciones y emociones la embargaban durmiéndose al acto con aquellas, por lo que no supo exactamente cuando el dormir se trasformó en un sueño tan nítido que tuvo la vaga impresión de que en parte no lo era.

“Caminaba por un pasillo largo, no era estrecho, pero si estaba lleno de algunas puertas de madera. Todo se le hacía conocido, como si ya hubiera estado allí alguna vez. Le parecía a un Deja vu, de esos que personas como ella constantemente vivían. Se quedó de pie frente a una puerta y la empujo con una mano, pero esta no cedió.

-¿Hola? – Apegó su oído a la puerta al escuchar movimiento detrás de ella – Hola – repitió, sus manos tocaron la superficie áspera de esta, esperando - ¿Quién está allí?

Suspiró, no aprecia haber nadie, pero el sonido y las vibraciones que sentía del otro lado la hacían pensar que no era así. Allí había alguien, alguien cuya energía era fuerte, tranquila, tanto que causaba calma y paz.

-Mi nombre es Lilith – murmuro dejándose caer tras la puerta y apoyando la espalda en ella – vivo aquí… tú ¿Quién eres? ¿Por qué estas encerrado? – la pregunta en si era tonta porque creía saber la respuesta, podía tratarse de un prisionero, alguien atrapado y privado de libertad. Si bien ella no tenía por qué sentirse privada de la tan preciada libertad, siempre había sentido en su alma la urgencia de ella y por ende, odiaba que alguien pudiera sentirse así también o lo viviera en carne y hueso - ¿quieres que te haga compañía?

Toco la puerta con su mano una vez apegando el oído en ella.”
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Canto Onírico [Temperance]

Mensaje por Temperance Brunswick el Sáb Feb 16, 2013 2:48 pm

La puerta era negra, y tenía sobre esta un símbolo, una gran B con espinas entorno a la letra y una rosa que parecía crecer en ella, y al apoyarse en esta, unos cerrojos sonaron, y la puerta se fue abriendo, tal como lo hace una puerta que en mucho tiempo no se abre. La habitación estaba demasiado helada y el halo de frialdad recorrío el cuerpo de la chica,tal como un fantasma que la rodeaba y acogía en ese ambiente. Una poderosa luz se posaría sobre ella, y sus ojos se encandilarían por aquella luz que se tornó tibia como la caricia del sol, era evidente que ya no estaba en esa habitación, sino que al abrir los ojos, se encontraría con un hermoso jardín interior.

la tibia sombra de una parra la invitaría a entrar, los pilares estaban rodeados de flores, pequeñas flores blancas que despedían un delicioso aroma, que se mezclaba con el aroma de las uvas maduras.

- ¿que buscas? - una voz que no tenía ni un punto claro desde donde venía, ni si quiera se podía saber si era la voz de una mujer o un de un hombre, ni muchos menos si era un niño o un anciano, porque era una voz que parecía venía de todos lados y tener todas las edades. - ¿que buscas Bunswick? - la llamaría por el apellido de su madre, antes de desaparecer. Sobre ella la luz del sol se colaba entre las hojas de parra y aquel aroma que parecía acogerla. Caminaria un poco más, y otra vez esa voz que le susurraba al oído, y dentro de su cabeza - ¿que buscas?...-

Al final, habían rosales blancos, hermosas rosas que formaban un camino hacia una pileta, la frescura de aquella agua podía ser percibida por la mujer, y luego su mano sería tomada por la mano pequeña y suave, al voltear su cara hacia aquella pequeña mano, vería a un niño de cabellos rubios y ojos como los de ella.

- ¿mamá que buscas?...- preguntó el pequeño antes de salir corriendo hacia donde habian dos niños, una niña de hermosos ojos mentas y un niño alto y de ojos verdes que reía con un gesto bobo y tierno, que al ver al hijo de Lilith, salieron a su encuentro y comenzaron a jugar a la ronda entre risas y cantos. Esos tres niños parecían ser felices en medio de de sus juegos.

-ellos siempre estarán juntos, de una manera o de otra...- la suave voz de Temperance sonaría detrás de Lilith, y efectivamente, la joven estaba detrás de ella, la miraba con un toque tierno en su rostro, emitiendo esa calidez melancólica que tanto la caracterizaba -¿eres Lilith Bell cierto?- se acercó a ella, hasta quedar a su mismo nivel, viendo a los niños que seguían riendo y cantando.-¿sabes que es un sueño, cierto? - preguntó, mirándola de reojo, la cazadora estaba vestida de blanco y se abrazaba así misma, lo que si llamaba la atención era una banda de identificación en su muñeca derecha, como la que ponían en los hospitales, aquella identificación tenía su nombre y una anotación... aquella letra era la letra de Evanegline.

-nunca antes hemos hablado... es una lástima... nunca hemos podido compartir, a pesar... de que la sangre unos une- se giró hacia ella y le sonrió, los niños corrieron hacia Temperance, y se prendaron de sus faldas, los tres niños, abrazaban las piernas de la cazadora, y miraban expectantes a la espiritista.

- ¿es la tia Lilith?- preguntó la niña.

-Sí.. Emanuela... es la Tia Lilith - respondió Temperance, acariciando la cabeza de la niña, que sonrie, y se aferra más a la pierna de su madre.

- es linda...- dice el niño, Temperance, lo levanta y carga en brazos, el hijo de Lilith avanza y se toma de la mano de ella, contemplando a sus primos.

-lo es Baltazar...- le responde a su hijo, besando su nariz, y bajandolo, dejandolo al lado de su hermana, quien jaló del brazo y salió corriendo, jalando a su hermano, revoloteando bajo los manzanos cargados de frutas, serían la delicia de los niños que jugaban en ellos, el pequeño Ajax saldría tras sus primos soltándose de Lilith, y corriendo a reunirse con sus primos menores -este es el mundo... que deseo para ellos Lilith...- Temperance parecía entristecer cuando sus hijos estaban lejos, y bajar la mirada -pero no sé... no sé como conseguirlo...- se lamentaba, sin poder levantar su cara, mientras amas escuchaban las risas de los niños.


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: Canto Onírico [Temperance]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 28, 2013 2:54 pm

Traspasar la puerta la había llevado a un mundo totalmente nuevo, desconocido, donde el sol acariciaba su piel como si lo hiciera con plumas, rosaba como con un cálido abrazo, sutil, lleno y expresivo. Siempre había amado esa sensación de plenitud al estar conectada con la naturaleza, sentía que podía hacer lo que deseara mientras aun siguiera atada a ella como por el cordón umbilical, solo que la magia espiritual que desprendía de ella jamás le había permitido cortar dicho cordón. Aquel mundo que veía, sin duda no era algo normal, era el mundo onírico que se desprendía del Gran Padre y la llevaba a vagar por algo que ella deseaba, aquel, era el ideal de la paz, el amor y la esperanza.

¿Qué buscas? Aquello resonó en su cabeza como si taladrara sus sentidos. ¿Qué buscas? ¿Qué buscas? Ella misma se lo pregunto luego. ¿Qué era lo que buscaba? Al principio no lo tuvo claro, si no fue hasta el preciso momento en que diviso una cabellera rubia. De un momento a otro una mano pequeña, suave y cálida se había aferrado a la suya, reconocería esos ojos donde fuera, los había visto ya innumerables veces, los tenia tatuados en la memoria, en su alma y en su corazón, eternamente, porque el amor de una madre es eterno.

-Ajax – susurró su nombre sin miramientos con el profundo amor y devoción que ella solo destinaba para él, Ajax le pertenecía como ella le pertenecía él. Un sentido de propiedad muy típico de los vampiros, pero que iba aún más allá que eso, los unía una conexión libre y muy práctica, porque el niño podía leer su mente y su alma – eres tan hermoso, mi tesoro, mi luz… lo eres todo para mí… te he estado buscando, a ti y a alguien más, he perdido algo – musito para sí misma. Solo sonrió luego de hablarle, entonces ella hablo y volteo casi bruscamente al tiempo que Ajax iba a jugar con dos niños pequeños, un poco más pequeños que su propio hijo.

La escuchaba con atención, aunque en realidad estaba perdida en sus pensamientos y en sus facciones, tenía unos aires que ya había visto en alguien, en alguien cuyo rostro había olvidado, cuya mirada no era precisamente de amor, sino más bien de odio o repulsión. Recordó entonces como la habían llamado al entrar allí. “Bunswick”. No, aquello no tenía sentido, ella se apellidaba Bell, Bel Grey. Pero aquella muchacha, tenía rasgos muy parecidos a quien había sido su madre, a excepción de su mirada cálida, amable. Había desprendimiento en ella.“Bunswick”. Acaso ella pertenecía a esa familia. Registro en su mente entonces conversaciones pasadas, no podía entender cómo podía haberlo olvidado, su ama se lo había dicho o no, pertenecía a una larga casta de espiritistas. Bell Bunswick, no Bell Grey.

-Tía Lilith – repitió y una sonrisa se dibujó en sus labios –si… Emanuela – canturreo feliz al verlos. Amaba ver jugar a su propio hijo en sus sueños.

Claro que esto era solo un sueño, pero no quería decir que no fuera real o que no estuviera sucediendo. Observo a la muchacha.

-Es el mundo que deseo para mi hijo también… y para sus hermanos, pero el mundo está sumido en el caos – la observo – Temperance… un caos que lo consume poco a poco, mientras le roba la vida, absorbiéndola como alimento. Nada sobre la faz de la tierra vivirá mientras lo que lo consume siga pululando en ella – se acercó hacia su hijo observándolo jugar con los demás – sabes que ellos tienen un destino, ¿no? Sabes que al final, deben cumplirlo, creamos o no en ello.

Suspire con cierta tristeza, yo también tenía un destino. Me preguntaba cual camino elegiría.

-¿Qué camino elegirás Tempi?...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Canto Onírico [Temperance]

Mensaje por Temperance Brunswick el Lun Mar 04, 2013 3:10 pm

Los niños siguieron sus juegos y sus hermosas risas se podían escuchar detrás de Temperance, que mantenía una gesto distante, quizás no tan consciente aún de que era un sueño, en donde las dos jóvenes se estaban comunicando... Lo cierto era que no era la primera vez en que ambas se encontraban en sueños, sus visitas se habían mantenido por años, pero no siempre del todo conscientes, no siempre lograban recordar aquellos encuentros, de ahí que sintieran un cariño más allá de la mera sangre. Temperance despertó y clavó sus intensos ojos verdes en su prima que parecía mucho más fuerte, mucho más empoderada en su posición de espiritista.

-caos...- murmuró esa palabra, y su mirada entristeció en el acto mientras todo el escensario comenzó a despedazarse, como si una tormenta estuviera arrancado jirones de ese onírico sueño, hasta que las risas de los niños desaparecieron y ambas se encontraron en medio de la destrucción de aquel infierno en la tierra, en donde el sol era un sol rojo y el cielo, perdido en las sombras, se dibujaba sobre sus cabezas con los colores del abismo, del hades...

-caos... no... esto no es lo que quiero...- su vista estaba nublada por sus propias pesadillas y se abrazaría así misma, -esto es lo que deseo evitar...- Temperance cerró los ojos con mucha fuerza, y sus pestañas se humedecieron con las lágrimas que saltaron de sus ojos verdes.

-Lilith- pronunció el nombre de la chica, y corrió hasta ella para abrazarla con fuerza, mientras el escenario volvía a reconstruirse al jardín en el que antes estaban, -prima...- levantó su vista y quedó nuevamente mirando a los claros ojos de LIlith, ella no podría saber que su prima le costaba mantener la consciencia en ese plano, puesto que estaba siendo acosada por las terribles tribulaciones que en la actualidad estaba sufriendo, su alma estaba alicaida, y su mente, su mente... era un caos que se graficaba en el infierno que antes le mostrara a Lilith y que constantemente amenazaba con consumir la existencia y la cordura de la espiritista.

-¿ya estamos a salvo?- preguntó con una voz desganada, y cerró nuevamente los ojos, tapando los ojos de Lilith, que cuando los abriera se vería recostada en el suelo, mirando el sol moverse entre las hojas de un manzano, los rayos de sol, teñían de luz su piel y sus ropas, un vestido claro que se pegaba a su cuerpo, a su lado, estaba su prima, con su cabeza junto a la de ella, pero con el cuerpo en dirección contraria.

-no había podido darte las gracias, salvaste mi vida aquella noche de carnaval, sin ti... hubiera desaparecido Lilith, eres un espiritista poderosa... incluso más que yo...- le dijo Temperance demostrando que estaba más consciente del sueño y de que ahora estaban juntas -¿crees que ahora recordemos este sueño, prima?... parece que siempre los olvidamos... pero no se puede olvidar el amor y el cariño que se puede tener por quien sientes familia - estaban tomadas de las manos, y Temperance acariciaba la mano de su prima con ternura.


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: Canto Onírico [Temperance]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.