Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

La curiosidad mató al gato (Aaron Hoffman)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La curiosidad mató al gato (Aaron Hoffman)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 18, 2013 10:02 am

16 de Mayo de 2014
Hora 22:35
Lugar: Territorio Oscuro

Siempre me había considerado una persona muy curiosa y cotilla, que le gustaba fijarse en todos los detalles de las cosas que le rodeaban. Eso con la edad había ido en aumento, no es algo que se haya quitado con el tiempo de hecho a ido a más. Por eso hoy había decidido salir a curiosear por el territorio oscuro, cercano a Nueva York. Por aquellas tierras, no se atrevía a pasar mucha gente, debido a la gran cantidad de demonios y criaturas malignas que habitaban por aquella zona desolada. Pero allí había cosas interesantes para los humanos, cosas que teníamos que seguir utilizando, para poder llevar una vida lo más normal posible. Desde que ocurrió esto, yo nunca había pasado la línea de aquella zona por temor a lo que podía encontrarme por allí. Pero hoy, era el día en que debía de ir a mirar.

No solo era la curiosidad lo que me llevaba hasta aquella zona ahora maldita, hacía tiempo que no probaba la sangre de vampiro. El no probar en días aquella sustancia, me estaba volviendo loco. Necesitaba aquello casi o más que respirar. Se había vuelto algo necesario para mi organismos, sin aquella sustancia rojiza que salía del cuerpo de los vampiros, mi mente no podía funcionar con claridad. Puede que aquel no sea el mejor sitio donde conseguir aquella droga, que mi cuerpo pedía a gritos pero...¿qué perdía por intentarlo? Siempre llevaba conmigo el crucifijo y la biblia, acompañado de mis dos dagas. Nada ni nadie me podía pillar desprevenido, ¿o sí?

Sin darme cuenta, más pendiente de lo que podía suceder delante de mis ojos, no me percaté de lo que pasaba a mis espaldas. Una figura se acercaba sigilosamente hasta donde yo me encontraba, mostrando sus largos colmillos al aire. Cuando me doy cuenta de aquello, ya es demasiado tarde. El vampiro me ha cogido del cuello, y me eleva en el aire. Supongo que este es el fin de Gavin, a no ser que alguna que otra criatura de la zona se apiade de mi y me ayude, aunque...no creo que nadie sea tan estúpido de ayudar a un humano en una zona como esta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La curiosidad mató al gato (Aaron Hoffman)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 21, 2013 3:43 am

La vida se había vuelto muy complicado desde hacía ya muchos años. Las cosas no eran tal y como las recordaba y toda la oscuridad que había estado en las sombras durante siglos ahora había salido a la luz, dominando el mundo en todos los aspectos y convirtiendo la Tierra en un infierno viviente. Criaturas que la gente solo creía que existían en cuentos cobraban vida para campar a sus anchas por el mundo. De todas ellas, los vampiros eran los más mortíferos. Lo sabía mejor que nadie...pues hacía siglos que era uno de ellos.

Desde que me convirtieron había hecho lo imposible por mantenerme al margen de mi nueva "familia", desvinculándome de todo lo que tuviera que ver con los vampiros, incluyendo el alimentarme de sangre humana. Al principio me costó un poco más pero ahora, con más de un siglo a mi espalda como vampiro, había aprendido a alimentarme de la sangre de animales y, solo en ocasiones, me alimentaba de humanos moribundos que no tenían nada que perder. Desde que habíamos salido de las sombras, intentaba mantenerme al margen pero infiltrado en esta nueva sociedad nocturna, formando parte del selecto grupo de personas importantes que gobernaban en este nuevo mundo. Pero, en realidad, me dedicaba a salvar a todos aquellos humanos que pudiera de las garras de los chupasangres, aunque sabía que sería mi final cuando se enteraran, no caería sin pelear.

Estaba pensando en mis cosas cuando detecté que un humano había traspasado la zona permitida y se había adentrado en la zona de los vampiros, corriendo peligro en el instante en el que hizo ese estúpido movimiento. Debía de tratarse de uno de esos adictos a nuestra sangre, que era como una droga para los humanos y que no eran capaces de desengancharse de ella. Me acerqué un poco para observarlo, siempre desde las sombras. Se trataba de un hombre joven, de buena estatura e incluso llegando a ser como yo de alto, y con un físico bastante impresionante, por no hablar de un rostro tremendamente atractivo. Debe de dar gracias a que me quedé admirándolo cuando, de entre las sombras, otro vampiro apareció en escena agarrando con fuerza al chico para beber su sangre, acabar con su vida y convertirle en uno de nosotros.

- Basta - dije, con tono serio, interrumpiendo por un momento la muerte del joven, haciendo que el vampiro se fijase en mi. - Suéltalo, ese humano no es lo que estás buscando y no te alimentará como debe. Además atraerías a otros y estoy convencido de que no querrás compartirla - dije, sabiendo que me jugaba mucho, pero pareció surtir efecto porque el vampiro soltó al joven y se acercó a mi. - Gracias. Ven acompáñame, te llevaré a un lugar mejor - dije y, cuando le tuve delante, me moví rápidamente para arrancarle la cabeza, separándosela de su cuerpo y, antes de que se pudiera recuperar, saqué de mi espalda la maza de plata que iba siempre conmigo, y machaqué su cabeza, acabando con la vida de aquel monstruo. Guardando de nuevo la maza en el escondite de mi gabardina, me dirigí hacia el humano, haciendo enormes esfuerzos para no beber su sangre. - Deberías de saber que, si entras en esta zona, es porque estás dispuesto a morir. Dime ahora mismo que estás haciendo aquí si no quieres encontrarte en una mala situación - dije, viéndole aun tirado en el suelo, algo conmocionado por lo que acababa de pasar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.