Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Mensaje por Invitado el Vie Mar 08, 2013 12:48 pm

CONTEXTO.
La noche, la amada noche por los seres de oscuridad se cernía sobre la bella y hermosa Budapest. La gran capital de Hungría estaba cubierta por una pequeña y débil neblina que hacía de la ciudad un lugar tétrico y abandonado. Pero solo “Hacia”. Pues la grandeza de Budapest no tenia parangón: sus hermosas calles adoquinadas formaban un laberinto urbano que durante el día se convertía en un lugar placido donde pasear y durante la noche en un oscuro lugar fácil de “cazar”.

Su majestuosos monumentos no parecían a ver sido construidos por hombres, ya que la perfección de la arquitectura era tal que parecía que la ciudad hubiese sido un bloque de piedra cincelado por los dioses de la antiguas edades. Toda ella iluminada estaba, brilla como si hiciera la competencia a la mismísima luna y sus seguidoras(las estrellas). La ciudad no más que lo habitual estaba en calma; el puente de las cadenas brillaba con fuerza y amor por la belleza a lo que las cúpulas del castillo de Buda no iban a ser menos…pero lo más bello de aquella ciudad no era ni los monumentos, ni las personas ni siquiera el preciosos mar que la rodeaba…si no que era una ciudad hecha para la noche…nacida y creada para los habitantes de la oscuridad.

Pues personas desaparecían y nadie hacia preguntas, la policía durante las patrullas nocturnas no iban más allá de los barrios bien iluminados. Los vagabundos escaseaban pues no quedaban mucho y los que quedaban no eran unos cualquieras( Véase Joshep).

Además una ciudad antigua echa escombros yacía a los pies de la hermosa Budapest, un antiguo acueducto levantado hace mucho tiempo montaba una red de túneles y galerías tan grande que podría hacerse una segunda ciudad en el subsuelo de esta. Los túneles estaba hecho de piedra tallada por el curso del agua y el deterioro del tiempo, las galerías se había creado por los grandes del imperio bizantino. Por lo cual sus cúpulas y sus arcadas estaba lleno de grabados antiguos rememorando batallas pasadas o reyes olvidados que en la actualidad carecían de importancia.
Pero lo más hermoso de esa ciudad subacuática era los hermosos estanques de aguas termales que estaban hechos a conciencia para la familia real. Eran estancias hechas a partir del hermoso y resbaladizo mármol blanco, tallado a la perfección cual formaba las cúpulas y las columnas exentas. Pero eso no era lo único pues gigantes de más de tres metros estaban abandonados en medio de las estancias, me refiero a esculturas basadas en reyes o dioses esculpidas en mármol negro o en piedra caliza.

Por el deterioro de los años el acueducto se había llenado de musgo y enredaderas que escalaban las paredes…además de un sinfín de derrumbes, por lo cual había estancias que eran imposibles de ser alcanzadas por el hombre de a pie.

HISTORIA.

Todo comenzó en el lugar más mágico de la ciudad, mas allá del puente de las cadenas..”si” me refiero al imponente Palacio del Buda. Donde generaciones de la realeza húngara a vivido durante siglos y siglos en paz y armonía. Era un día muy especial para la familia real y los habitantes de la ciudad ya que la hija de un importante duque se iba a casar con un joven y apuesto general de la armada. La ciudad se había llenado de adornos y como si hubiese vuelto al siglo pasado, carruajes tirados por caballos cruzaban el puente de las cadenas para aposentar a todos los presentes en aquella ceremonia ancestral. Personas importantes iban asistir: fuesen ministros, comisarios, políticos o cargos eclesiásticos…pero lo más importante la novia asistiría??..

Un palacio enorme lleno de muchas almas, todas ellas anhelado a un único momento. La esperanza de ver a la novia con su precioso vestido blanco, lo que nadie sabía es que la novia no asistiría al acontecimiento más importante de su vida. Varias veces tocaron a la habitación donde se preparaba para hacer su entrada triunfal, pero cuando cruzaron la estancia solo encontraron una ventana abierta y una rosa negra.

Ella al igual que una estrella fugaz solo había sido el deseo de un recuerdo pasado, pues ya nadie la volvería a ver jamás. Solo una última persona seria capaz de ver su rostro antes de la última despedida…pero antes os hablare de esa persona.

Un oscuro vampiro había convertido el hermoso y abandonado acueducto en su morada del miedo, un lugar donde muchos sueños había terminado allí..tantos sueños como vidas humanas. El vampiro se había convertido en uno de los terrores de Budapest, aquel que secuestraba a las novias que estaba apunto de contraer matrimonio con sus trajeados novios. Pero por que?? Venganza?? Ira o rabia contenida??..ni mucho menos, solo eran ansias de alimentarse y gozar de mujeres hermosas que intentaban ponerse lo más guapas posibles para el día de su vida.

El era una bestia reencarnada en cuerpo humano con el corazón oscuro y tenebroso “si se puede decir que tenia corazón”. Raziel hijo de las tinieblas, portador de la oscuridad y seguidor de la eterna noche…era el terror de Budapest.

El era hermoso, altivo y atlético…nadie podía deducir que fuera una criatura del mal. Pues en su rostro se podía ver una cara de inocencia, pero en realidad no era más que un cruel y sanguinario vampiro que alimentaba su alma con las penas y el yanto de sus víctimas. Sus ojos verdes hacia que las mujeres cayeran rendidas a sus pies, su cabello castaño corto le daba un toque juvenil que junto a su sonrisa de inocencia hacia que sus víctimas confiaran en el y sin resistencia alguna se dejasen manipular con facilidad. Ese era Raziel..ahora comienza su velada.

ACTO 1.

Eco y reverberaciones, llantos y gemidos que morían en los labios de la pobre y infeliz Alina. La estancia era grandiosa y de forma octogonal; columnas de mármol blanco con filigranas de plata yacían semi derruidas alrededor, el suelo negro azabache estaba recubierto por una pectina de polvo y herrumbre. En las paredes habían escenas de batallas libradas hace siglos y escenas de coronaciones o nombraciones de algún alto cargo. El hermoso y grandioso techo comenzaba en las columnas y acababa en arcos plateados que como si de raíces se tratasen daban comienzo al hermoso tronco la “cúpula”. Cúpula era una escena de la Coronación del último rey del imperio bizantino, en la imagen se podía vislumbrar la servidumbre y el hombre con su hermosa y ancestral armadura arrodillado, a continuación un hombre con sotana algo deteriorado levantaba una corona de oro y joyas preciosas que se la posaba en la cabeza de dicho caballero.

Pero todo aquello solo eran pequeños detalles del lugar pues lo que más destaca era el hermoso trono, un trono imponente yacía en mitad de la estancia, justo debajo de la cúpula dorada. El sillón real estaba hecho de piedra y joyas, pues los arquitectos del imperio bizantino les gustaba hacer uso de todos sus materiales más valioso, ya que eso significaba signo de poder y riqueza. Los reposa brazos del trono eran grandes y cabezas de leones con ojos de rubí posaban para que pudieran descansar las manos, en la parte de la columna el trono hacia un relieve, pues parecía echo a medida, pero por desgracia media parte se había derrumbado hacia detrás y solo quedaba medio respaldo.
Finalmente una alfombra roja de lino desgastada y deshilada comenzaba en los pies del trono y moría en las arcadas donde anterior mente estaba la puerta real.

ACTO 2 (ESCENA).

Allí estaba sentado en mi morada mirando como la vida de aquella hermosa joven la abandonaba. Yo portaba una casaca de color granate abierta con mi colgante de media luna cayendo en el centro de mi pectoral…pues solo mi cuerpo esculpido con un cincel yacía debajo sin otros ropajes. Además de ello mis piernas era vestidas con unos pantalones de cuero que terminaban en unos zapatos negros con una hebilla dorada.

Miraba detenidamente a la hermosa Alina con su vestido de boda algo roto y su corpiño abierto. ( Ella tenía el pelo largo negro y un rostro angélica..era una verdadera pena que tanta belleza se echara a perder).Mi mano izquierda acariciaba uno de los senos de ella mientras que mi mano derecha sujetaba su nunca.

Podía sentir el miedo en su corazón y como su rostro me clamaba piedad y misericordia.

-No..no lo hagáis mi padres os cubrirá de riquezas( Pronuncio la jovencita mientras derramaba lagrimas de terror).

-Ssss…no tiene que por qué ser desagradable( comente mientras mantenía una sonrisa en mis hermosos labios).

Cada vez era más tentador saciar mi sed con la sangre de aquella pobre inocente, pues podía notar como su corazón se aceleraba por momentos..”pobre chiquilla”. Ahora podía notar como la vena de su hermosa yugular se agrandaba por el exceso de oxigeno que entraba en la sangre a causa de la hiperventilación que estaba teniendo mi víctima. Al ver ese hermoso cuello mis ojos se volvieron de un color rojo carmesí y mis colmillos como dagas desenvainadas surgieron para probar el sabor de su carne.

-Hooo…eres un monstruo, no por favor no lo hagas ( chillo mientras intentaba forcejear..algo inútil la verdad.
-Reinaldo salvarme por favor …REINALDOO!!!!!! ( gritaba mientras las lagrimas caían de forma abundante por su mejilla acabando en sus labios o en mi ropa).

- (incopore la cabeza hacia atrás con mis ojos mirándolo la cúpula) Reinaldo!!! ( grite acompañado por una carcajada terrorífica).

De repente el silencio de la hermosa Alina se silencio y mis colmillos se hundieron en su cuello de una forma bruta y dolorosa…ella sabiendo que iba a morir ya desistió de forcejear y miro hacia otro lado pensando en su amado..que ya no volvería a ver

No deje vida en ella, pues mi bestia interior necesitaba ser saciada…además podía notar como su sangre caía por mi pectoral, deslizándose por mis abdominales…estaba tan dulce y sabrosa..

De repente una oscuridad envolvió la sala…un nuevo ser había llegado….en un momento inesperado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 16, 2013 4:33 am

Budapest… la hermosa Budapest; como una diosa griega de inmensa belleza, como una diosa a la cual todo humano desea ni tan siquiera rozar con sus dedos para sentir dicha y extrema belleza… perdición de muchos y gloria de otros. Desde tiempos inmemoriales allí en aquella basta tierra, capital ahora de Hungría, la cual es acariciada por el vaivén del agua que llena y se hace llamar Danubio. Como si del mismo corazón de la vieja Europa se tratase allí estaba ese país, Hungría con su capital Budapest; rodeada o mejor dicho escoltada por sus países colindantes que como pretendientes incansables le ofrecían la mano a la pura belleza del país que contenía dicha ciudad.

Mis pasos sonaron en la noche… rebotando en las antiguas paredes de los más antiguos edificios que se habían erguido cerca del gran caudal de agua que venía desde Alemania. Tranquila y solemne esperando su desembocadura para unirse al mar negro. La baja niebla que rodeaba mis tobillos era densa, tanto que casi no se deshacía ni se apartaba de mí caminar.

Así y con las sensaciones de mi antigua progenie en mi cuerpo; débiles, muy débiles por el paso del tiempo. Llegue al subsuelo de Budapest, galerías misteriosas cubiertas por la mezcla de modernidad y antigüedad de la ciudad que se encontraba sobre ellas pero que no podrían eclipsar en belleza a estas paredes y a estos suelos que ahora eran recompensados en su espera con mi presencia, las columnas elegantes y antiguas como titanes sosteniendo las enormes bóvedas que los ojos humanos ya no contemplaban hacia décadas. O quizás unos ojos humanos habían podido contemplar ahora esta magnificencia de construcción… los ojos de una joven la cual ahora su corazón latía con miedo absoluto. Los latidos de su tierno y dulce corazón ahora se hacían escuchar como si miles de ellos latieran al mismo tiempo. Llegando hasta mis sentidos y guiándome entre las sombras, oscuridad que me acogía como aun hijo y que me rodeaba para arroparme.

La voz de la joven alzada en tono corrió por todas las galerías y esta fue acompañada por un ligero derrumbe que dio su toque de belleza al chillido reclamado a su amado que la rescatara. Un corazón roto, el del amado que había perdido a la que hubiese sido su esposa para el resto de su corta vida. Podía escuchar como ella intentaba convencer al vampiro… ¿cubrirlo de riquezas? El buscaba mucho más que eso, el buscaba saciar su sed, él buscaba el poder de tener una vida entre sus manos y luego segarla haciéndola suya… en ese momento supe que debería de haber venido en su búsqueda mucho antes y no haber esperado tanto tiempo.

Tras la carcajada terrorífica del vampiro, llegue al lugar sumiéndolo todo en la más absoluta penumbra, mi mirada cristalina de un azul sobrehumano se clavo en mi progenie al cual contemple con la joven de reluciente vestido blanco adornado de tonos carmesí entre sus brazos y sin vida. Como líder de la hermandad eso no me había gustado, pero… digamos que llegue tarde para detenerlo.

Me acerque lenta y solemnemente, las sombras engrandecían mi presencia en aquella maravillosa sala ahora sumida en la oscuridad gracias a mi ser. Mi voz sonó gutural y lúgubre como si toda la sala fuera esta misma.

-por tus venas inmortales corre mi sangre… pues yo fui tu creador, yo fui quien te dio la vida eterna, yo fui quien te dio la oportunidad para logra tu venganza y yo soy ahora quien reclama y quien te recuerda el juramento que hiciste al beber de mi.

El silencio se hizo tan presente que le mismo silencio permanecía e silencio

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 20, 2013 9:34 am

Un murmullo…un tormento del pasado había retornado para prestar acto de presencia en aquella hermosa escena, donde un pobre inocente perdía la vida a manos del amante de la muerte y el vitae. Durante el preciado y melancólico evento una figura con un porte magnifico: y trayendo consigo el hedor a tumba se dio a conocer. Surgiendo entre los brazos de la oscuridad. La oscuridad y el ser eran uno. Pues aquel siniestro y poderoso vampiro que hostigaba a Raziel era un señor de la sangre, uno de los grandes de Nueva York..aun que en este momento no tenía a sus fieles seguidores para poderle proteger o eso parecía.

Raziel lleno de rabia y ira, grito de forma diabólica.

-Basta(pronuncio con tanta fuerza que la poca sangre de la humana que permanecía en su boca salió de forma esputan te y desagradable hacia el suelo).

-No sois más que un reflejo de mi anterior debilidad…de mi falta de conocimiento por la noche y el amor a la oscuridad.(Sonríe de forma gutural y observa un punto concreto de la estancia).

-Tan necio y benévolo, astuto..tal vez..pero ingenuo(comento el señor vampiro sentado en su trono de piedra).
La estancia comenzó a ser un lugar más perturbador del que era, pues en el ambiente se podía respirar un aire de hostilidad junto a los últimos gemidos de vida de la humana. Cuando ella hermosa y bella abandono su urna de carne y dirijo su alma hacia el cielo torno sus ojos en blanco; el se dio cuenta y sonrió al ver que había conseguido otro de sus logros.

-Pobre…tan llena de amor y esperanza…ahora que su familia y su amado sienta el dolo que yo sentí aquel entonces( pronuncio mientras dejaba caer al frio suelo el cadáver de aquella pobre chica).

-Bueno…por donde iba…a si ya recuerdo, bastardo me has venido a buscar…pues aquí me tienes(sonrió al mismo tiempo que alzaba los brazos en el aire señalado todo su alrededor). Bienvenido a mi reino, acogedor verdad( deja caer un pequeño suspiro de melancolía), yo diría que es hasta tenebroso(las palabras del vampiro murieron en el aire con un leve suspiro y como si fuego fueran sus ojos rojizos se avivaron. Pues el llanto de mil mujeres habían muerto en ellos y el fuego del infierno miraba a través de aquellos oscuros rubíes carmesís.

La oscuridad envolvió la estancia al igual que una madre en vuelve a su recién nacido con sus brazos, ya que la oscuridad era la madre de ambos y ambos la honraban con su presencia. Las columnas parecían crecer por momentos y las paredes desaparecieron al mismo instante que los pequeños candelabros que se mantenían encendidos se apagaban. Ahora todo oscuro solo se podía ver una leve silueta en el medio(Raziel con sus ojos rojos) y una leve forma cerca de una de las columnas.

Raziel haber que su señor se mantenía frio y perspicaz comenzó a ponerse irascible, algo irritado…pues él sabía que su palabra la debía mantener. Pero realmente aquel vampiro solitario cazador de sueños, tendría alguna palabra…sería algo “honrado” después de hacer lo que hace.

El vampiro cerro sus ojos un momento y comenzó a escuchar una voz….una dulce voz que provenía de unas fauces femeninas que no paraban repetir una y otra vez.

-Raziel…mátalo amor mío…él es débil y los dos unidos somos mucho más poderoso que el…termina con su existencia y cumple el mandato de nuestro amor divino ( pronuncio una voz en su cabeza producida por su locura y por el trauma de haber perdido a su mujer).

-Bien..juguemos…cu cu…(pronuncio mientras una carcajada recorría la estancia)..vas a morir..

El ser desapareció del trono de piedra como si hubiera utilizado un truco de magia, pero n iba mas allá de tener una velocidad excepcional. El vampiro se coloco justo al lado de la columna donde yacía el otro ser de las tinieblas. Se apoyo y observo al señor Luca detenidamente.

-Hola padre, por fin nuestra madre noche nos une de nuevo para expirar nuestros pecados ( dijo Raziel mientras sus ojos carmesís penetraban en el iris de su rival, al mismo tiempo que cruzaba los brazos y se apoyaba con desdén en la fría columna.

Por desgracia el vampiro a causa de las ansias de encontrarse con su creador no se dio cuenta que habían dos vampiros más que seguían a Luca, ellos permanecían a la espera de su señor para neutralizar al su so dicho ser en el caso que no dese cooperar, aun que había que decir que Luca por antigüedad era mucho más superior que Raziel. Él durante los años que había permanecido solo a su suerte, había alimentado su poder con el odio y el dolo de su pérdida más valiosa…con lo cual había aumentado considerablemente su nivel como el señor de la noche que yacía delante de el.

Había de decir que el aspecto del vampiro hostigador era abrumador; pues tenía unas facciones italianas que eran muy varoniles..parecía el mismo “Don Giovanni”, pero dentro de ese poderoso carácter seductor de damas se encontraba un demonio embaucador y poderoso que lo único que ansiaba de este mundo era la alimentación constante de su más preciado bien el vitae.

(Que sucederá…como contestara el señor Luca Giovani a este desafío hecho por uno de sus hijos más rebeldes y p
oderoso).
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 25, 2013 9:32 am

El borbotón de sangre salió de la boca de aquel ser de la oscuridad que cual ironía de la situación ahora se encontraba en la oscuridad que yo mismo creaba y manejaba a mi antojo. Cayo al suelo haciendo el único ruido que la vitae podía hacer al caer al suelo; un sonido sordo que emitió un leve y diminuto eco solo audible para los seres inmortales. Ahí se encontraba mi querido chiquillo, mi progenie, alimentándose… disfrutando al vaciar a su víctima del líquido que le proporcionaba la vida a él, a su cuerpo inmortal.

Escuche sus siguientes palabras dedicadas a mí y a el mismo y a su posible evolución como vampiro, sus ojos se clavaban en un punto muy concreto de la estancia… como si por unos instantes el pudiera verme o incluso sentirme. Su sonrisa tan tétrica inundo la sala mezclándose en mi oscuridad, ambas se entrelazaron y crearon el ambiente perfecto para el lugar. Fue en este lugar donde el sonido vacio del cuerpo sin vida de la humana cayó al suelo, deslizándose desde las manos del vampiro que se encontraba cómodamente sentado en su trono de piedra. Por un momento no se escucho nada hasta que de nuevo la siniestra voz del morador de aquel subterráneo Budapest sonó.

-aun habiendo conseguido la venganza sigues arraigado al dolor de la perdida de aquel entonces. Tu vida humana paso, asume las consecuencias de haber elegido la inmortalidad… sufre el resto de tu imperecedera no vida o entierra el recuerdo dentro de tu humanidad y acéptalo para poder vivir en muerte con él. De todas formas conseguiste lo que buscabas hace mucho tiempo… venganza.

Mis palabas, pausadas y en un tono terrorífico solo se centraron en mi progenie. Ni tan si quiera tuve una sola de estas silabas que mis labios construían en palabras audibles para la joven, al fin al cabo no estaba allí por ella.
Sonreí, y mis perlados incisivos se hubiesen visto cual piezas de vello marfil si la oscuridad que era mi más fiel servidora no nos estuviese abrazando por completo.

-acogedor… podríamos decir que estoy de acuerdo con lo de tenebroso

Mis ojos encontraron sus rubíes que como si los mismos dioses los hubieran creado en ese mismo lugar brillaban con la energía de las vidas arrebatadas. Dichos orbes carmesís fueron encerrados por los parpados del vampiro, el cual, y en el mismo instante que acabo de aprisionar sus iris, desapareció y se coloco a mi lado, apareciendo apoyado en la columna de mi costado.

-la madre noche siempre nos ha mantenido unidos Raziel… hijo mío. Por muy separados que estemos, siempre estaremos unidos... ¿como crees que te he encontrado?

Mire con mis azulados y electrificantes ojos azules los del vampiro que se encontraba cerca de mí. Nuestras miradas se golpearon a media distancia de ambos. El azul de mis pupilas dejo de ser ese azul que daba a mi rostro un aspecto humano para convertirse en un rojo con matices diabólicos.

-ahora Raziel… que te tengo tan cerca puedo sentir cuanto resentimiento hay en ti hacia mi (encogí mi hombro derecho adoptando una postura chulesca) aun asi debes devenir conmigo, pues nuestro pacto y tu juramento te obligan a ello. (Hice una pausa) no yo… si no tus palabras… palabras que pronunciaste en aquella noche en la que deseabas venganza.

Mis palabras se perdieron por cada rincón del mundo subterráneo y los dos vampiros que me acompañaban estaban preparados para cualquier eventualidad

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Recuerdo de un juramento ( Luca Giovanni)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.