Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Recuerdos borrados(Odisea y Araphiel)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdos borrados(Odisea y Araphiel)

Mensaje por Invitado el Vie Mar 22, 2013 8:38 am

Me encontraba abrazando a Araphiel que dormia profundamente, despues de un dia muy cansado y no precisamente por entrenar, nuestra hijita fue la que lo agoto, Lia tenia mucha energia y habia jugado con ella toda la tarde, mientras que la pequeña solo demostrar ser muy parecida a el con sus ansias y su fortaleza, conmigo la peueña era cariñosa y me abrazaba con fuerza, pero con su padre la pequeña adoraba jugar y divertirse, es como si ella viera que el, era el divertido para ella y la verdad yo estaba feliz, de verlos a ambos tan bien. Por la noche al no poder dormir, siempre me acurrucaba junto a mi esposo y le sentia cerca, cubrirme con su calor y era una sensacion tan bonita, que me sentia casi en el cielo...

Removi sus hermosos cabellos negros entreteniendome con ellos, mientras veia su rostro dormir en paz, me encantaba verlo a si, tan tranquilo, tan cerca de mi ...tan mio. Lo abrace con fuerza mientras escuche el llanto de nuestra pequeña, sentia como Araphiel queria despertarse e ir hacia ella, pero volvi a acariciar sus cabellos y le susurre:

-tranquilo mi amor, ya voy yo, seguro que tiene hambre es su horita-bese sus labios y con cuidado lo deje en la cama, mientras caminaba hasta nuestra pequeña, la tome en brazos alborotando sus rizos dorados y viendo sus ojos claros y grandes- mi niña tiene hambre? ahora mismo te doy el bibe mi amor, pero no vamos a despertar a papa si?

-pa...pa...-era lo unico que decia- pa....ga....go....

-si mi amor papa-dije tomandola en brazos y dandole el biberon, se lo comio con rapidez, era muy tragona y despues la coloque sobre mi dandole suaves golpecitos para que soltase el aire, cosa que no tardo en hacer- a si me gusta mi amor- bese su frente y despues frote mi nariz con la suya- quien es la niña mas hermosa del mundo? tu mi vida-bese su cabecita y la deje de nuevo en la cuna, pero no se dormia, tenia los ojos bien abiertos y no hacia mas que balbucear y mirar una hadita que teniamos en su habitacion pintada, Araphiel seguro que la pinto por que sabia que a mi me gustaban, pero la pequeña jamas le habia prestado tanta atencion- mi amor que tienes? es una hadita, mama te hablo de ellas

-aita...aita-imaginaba que queria decir hadita

-si mi amor, quieres que te lea un cuento de una hadita? vamos alla-en la cunita ella me miraba y yo fui a buscar un cuento, entre los muchos cuentos encontre un escrito que parecia de pergamino autentico y al mirarlo , al abrirlo era como ver toda una de mis vidas pasadas, pero en esa vida pasada ya estaba con Araphiel, mi Araphiel, el estaba conmigo, se enamoro de mi, pero lilith nos separo, era como si el jamas se hubiese acordado de mi, por que segun esa historia y mis recuerdos que ahora afloraban mi padre Arwe le evito el sufrimiento a mi esposo de haberme perdido. Sin embargo al mirar las paginas y al sentir aquellos sentimientos perdidos, senti el mismo dolor que senti aquella vida, todo era tan extraño que tenia que comprobarlo, solo si Araphiel era capaz de recordar, podria ver si era algo autentico o era mi cabeza que funcionaba realmente mal. En el dorso de ese cuento, habia un escrito- "es lo unico que he podido dejarte...Araphiel recordara cosas dolorosas, pero todo fue con intencion de evitarle un sufrimiento, sin embargo aunque ya no este aqui, creo que mi nieta se merece unos padres que sepan toda la verdad, tomalo como un regalo para ella, una historia que yo mismo le he contado y que a ella le gusta, solo llora al final, pero por suerte ese final puede cambiarse, mereceis saber la verdad, te quiero...Arwe"

Mire a Lia y le mostre el cuento, ella sonrio, como si le gustase:

-ento, ento...aita lee ento, papa en ento...

-si mi amor lo se...-estaba nerviosa- papa esta en el cuento y una hadita te lee el cuento, eres muy especial mi amor, pero esto debe verlo tu papa- Lia parecia tranquila como si lo que quisiera era que yo por fin viera el cuento, pero los recuerdos eran muy duros, pero sin duda tenia que saberlos y mas Araphiel, ambos debiamos saber la verdad, nos amamos mucho antes, el...el no me recordaba, pero me amo antes, antes incluso de conocer a Gissiel, de unirse con su manada fuimos una pareja hace mucho, solo que yo no pude escapar a la muerte esa vez...

Ambas llegamos a la habitacion y con mi mano desperte a mi esposo poco a poco, Lia al verlo despierto, le sonrio:

-pa...pa.....

-mi amor...-dije casi con miedo...-tienes que ver algo conmigo y seguramente miles de recuerdos vengan a tu mente, pero Lia lo sabia, ella me lo mostro, creo de alguna forma, mi padre y los tuyos lle han hecho llegar nuestro pasado en forma de cuento, ven...ven lo veras

En la habitacion de Lia, la deje en su cunita donde parecia mucho mas tranquila metiendose una oreja de su osito de peluche en la boca, mientras que yo le coloque en las manos el cuento a Araphiel:

-debes verlo...sentiras muchas cosas...pero es necesario mi amor-tenia un nudo en la garganta ya que los recuerdos de ese cuento , eran duros- es una parte de tu pasado que te robaron...y tambien estoy yo...mi amor miralo...por favor-bese sus labios apoyando mi cabeza en su hombro, esperando que no se sintiera demasiado shokeado con los recuerdos

[spoiler][/spoile
r] Lia

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos borrados(Odisea y Araphiel)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 26, 2013 3:14 pm

Había sido un día relativamente normal y tranquilo… toda la tarde estuve con la pequeña Lía jugando todo tipo de juegos… esta pequeña dulzura a su corta edad, es llena de energía y vitalidad, definitivamente Gaia había sido grande con nosotros, el permitirnos la oportunidad de gozar de ella aún bajo las condiciones de nosotros sus padres. Es para mucho una idea descabellada y hasta rara que un Licantropo y una Vampiresa, formaran tan bello hogar, un matrimonio consolidado, lleno de amor, respeto y fuerza… definitivamente todo era mágico dentro del territorio Moon Dead, en esta casa, en medio del bosque, nos traía una gran paz y alegría.

Estaba durmiendo profundamente… sintiendo las carias de mi amada esposa, cuando a lo lejos sentí un leve llanto… es mi pequeña así que susurre sin abrir los ojos –ya voy mi vida- en eso mi amada esposa me abrasa y menciona que ella ira así que trate de dormir mas era casi imposible… sentía que mi pequeña necesitaba a su padre así que no pude concebir el sueño.

Después de unos momentos, se acercó a mi Odisea mencionándome que había algo muy importante –que puede ser tan importante, como para que estés así- le mire, ya que notaba cierta ansia, mire lo que tenía en sus manos y al escucharla accedí a leerle el cuento. Tome a la pequeña Lía entre mis brazos y nos acomodamos todos en nuestra cama. Odi estaba a mi espalda y Lía entre mis piernas mientras con una suave voz empecé a leer tal cual un bardo entreteniendo a su adorado público -veamos mis lindas damitas; asi dice la historia-:




En el siglo XVII, en una pequeña cuidad de colombio vivía una familia de lo más normal, eran los Moon Dead, a pesar de que su linaje era curioso, ellos decían que no era más que una simple coincidencia entre por el enlace de uno de sus antepasados con un hombre cuyo linaje era precisamente ese Moon Dead, la gente del pueblo jamás pensó otra cosa, eran gentes de campo, granjeros, trabajadores y buenas personas, jamás pensaron nada malo de ellos , ni de sus hijos. Los padres eran gente buena, el señor James Moon Dead, era un hombre alto de aspecto fuerte, y cabello oscuro, por el contrario su esposa Elizabeth era una mujer menuda, de cabello claro y aspecto frágil, era muy diferente a el, tanto que quizas por eso llamaba tanto la atencion una de sus hijas, Lizz, ella era como su madre, hermosa, de cabello claro y ojos azules, eso si, sumamente inteligente y vivaracha parecia como si nunca pudiese parar quieta, todo lo contrario a su hermana Lia, una belleza morena de largos cabellos que siempre parecia traer consigo un remanso de paz, su sonrisa era timida y tambien su dulce voz, aun a si era muy inteligente y fuerte, en esa familia todos eran fuertes y capaces de hacer muchas cosas, por que esa familia, era una familia de licantropos.

Araphiel su hijo mayor, y el que solia encargarse de proteger siempre a sus hermanas, estaba apunto de realizar el ritual para ser un licantropo ya adulto, aunque hacia meses que sufria algunas fiebres debido a su inmimente transformacion y el sabia lo que le esperaba, pero no se quejaba simplemente esperaba paciente para ser un buen mienbro de su manada, temia no poder controlarse cuando sus transformaciones pasaran a ser mas que unas fiebres altas, pero en el fondo sabia que habia nacido para ello y que era su cometido. A menudo pensaba en sus hermanas, como tomarian ellas la transformacion? seria dura como para todos, pero ellas almenos contarian con el como guia, aunque Lizz y Lia aun eran muy jovenes, pero se habian dado caso donde las transformaciones se podian dar incluso en jovenes de 13 años, a si que simplemente tenia que estar preparado. Su padre pensaba que la primera en transformarse seria Lia, por edad era lo logico, pero sin embargo Araphiel no lo tenia tan claro, el veia con mas ansias, mas fuerza a Lizz, ella hacia pocos meses que saltaba mas alto de lo normal, corria mas que su hermana y incluso sabia imitar el aullido de un lobo a la perfeccion Lizz era a si, alegre y risueña, ella no temia su destino, es mas lo esperaba

Llovia en toda la zona y Araphiel encendia la chimenea mientras su madre servia la cena a todos:

-ultimamente todos comeis como lobos-afirmo su madre, mientras se sentaba

-madre pronto sere un lobo-sonrio Araphiel

-muy gracioso jovencito, pero almenos disimula, y por cierto es tarde, no se donde andara tu padre

-quizas se encontro con los vecinos raros-sugirio Lizz

-no son raros lizz, solo que son algo mayores y bueno ella es una mujer algo salvaje-la miro Lia

-Es una bruja, vale una bruja buena, pero es una mujer extraña, ademas ella y su esposo son muy mayores ya y visteis a su hija? yo no, pero todos dicen que es una jovencita, como un matrimonio tan mayor puede tener una hija tan joven?-comentaba Lizz mientras empezaba a comer y se hacia una pequeña trenza en sus dorados cabellos

-no es tan raro niñas...seguramente la tuvieron de mayores-la señora Moon Dead comia como una autentica dama y sutilmente daba pequeñas patadas a sus hijos para comieran como ella- ademas mejor no hacer comentarios a si, podriamos crearle dudas a esa niña, a si que ya sabeis niñas, nada de comentarios que no nos importan

-madre yo jamas hago esos comentarios-siguio comiendo Lia

-pero si eres peor que yo, tu te quedas en la plaza del pueblo charlando de todo con tus amigas, yo solo lo comento en casa

-niñas...no empeceis a discutir mañana tenemos un dia duro en la granja y teneis que ayudar, lizz tu tambien, aunque tus pociones sean muy importantes, tu padre se enojara si sigues evitando trabajar

-no lo hara, es la preferida de papa-rio Araphiel- las dos lo son

-y tu me preferido por eso eres mi hijo, ademas el mas protector en la casa eres tu Araphiel

En ese momento se escucho la puerta, el señor Moon Dead, llegaba todo empapado y con frio a la casa, su esposa le ayudaba a dejar su abrigo y lo sento en la mesa, este los miro a todos y les dijo:

-Otra vez la conversacion de quien es mi preferida verdad?-sonrio

-papa no es justo que uses tus poderes lycanos-le reclaro Lizz

-para un padre es justo-se rio y comenzo a comer, para despues dirigirse hacia su hijo- hijo tengo que pedirte un favor, mañana a primera hora debes ir a la casa de los Steel, son los vecinos nuevos, sus caballos necesitan herraduras nuevas y bueno en el pueblo no son muy ....ya sabes la gente habla, y la mujer al tener fama de bruja pues dudo que alguien les haga el favor, a ti se te da bien la herreria tienen una buena forja y el señor Steel es un buen hombre, me haras el favor de ir?

-bueno...y si en realidad son raros?-Araphiel miro a su padre- ya sabes podrian odiar a los licantropos

-te aseguro que no es a si, ademas nosotros no lo tuvimos facil, si la gente supiera que somos, no nos mirarian a la cara, se comprensivo

-eso Araphiel tu eres el mayor danos ejemplo-dijo Lizz bebiendo un poco de agua- ademas a si nos dices como es su casa y si la hija que tienen en realidad es su hija o su nieta

-chicas-dijo su padre- es su hija dejadlo ya...aunque yo la he visto y no se parece nada a ellos, enserio ella es mas como Lizz, sus padres parecen indigenas, pero eso no nos importa

Araphiel se limpio la boca con la servilleta y se levanto de la mesa:

-ire padre, tranquilo, ademas me hara bien salir un poco, las fiebres me hacen sentir algo enfermo y apenas salgo de aqui


La noche paso rapida y sin ningun contratiempo, las dos niñas Lizz y Lia, dormian juntas en una habitacion pequeña donde ambas soñaban despiertas durante horas y la pequeña Lizz ya creaba sus propios perfumes, mientras que lia se dedicaba a coser y a hacerse sus propias joyas, Araphiel no dormia mucho, miraba las estrellas durante horas, en ocasiones temia a su destino, en otras se resignaba , pero muchas veces queria ver ya como seria su vida como licantropo, sabia que el no seria una bestia, que podria ser algo mas, solo tenia que llegar ese dia y ese mismo dia tambien llegaria su camino. Se tumbo en la cama y escucho las risas de sus hermanas y la hermosa voz de la pequeña Lizz mientras cantaba, el tan solo sonrio y se durmio.

El sol golpeo su rostro y abrio los ojos despertandose enseguida, no le importaba madrugar, es mas estaba acostumbrado y solo sus padres se habian despertado antes que el, cuando bajo a la cocina el joven vio a su madre en la cocina calentando un caldo que tenia una buena pinta y este al verla, le sonrio, mientras su madre le devolvio la sonrisa con sus hermosos hoyuelos:

-vas a desayuñar?-le pregunto

-no gracias madre, ya deberia estar en casa de los steel , es tarde la verdad ayer me dormi tarde y no quiero quedar mal , padre se comprometio-dijo tomando su mochila con las herramientas y todo lo necesario

-Araphiel...seras un gran hombre...no temas lo que pasara estas mas que preparado-le comunico su madre mientras se acercaba a el, para besar su frente- y ahora ve a ver a esos raros, tus hermanas querran saber si comen culebras o algo a si-bromeo

-mama...ellas ya piensan que comen culebras-bromee el joven, mientras se marchaba hacia el pueblo

El pueblo era pequeño, tranquilo y con un gran campanario como edificio mas vistoso, la gente lo saludaba y tambien algunas muchachas casaderas a las que el no les hacia demasiado caso, camino rapidamente y se encontro con esa casa, la conocia era antigua y por el tiempo estaba cubierta ya de una gran enrredadera que en primavera crecian flores rosas y blancas, pero ahora era Marzo aun no salian las flores. Pudo observar en la puerta un atrapa sueños y tambien un manojo de ajos, al muchacho le parecio curioso, pero la puerta estaba abierta y un hombre algo mayor de piel oscura y cabello blanco por la edad le indico que pasase:

-pasa muchacho, tu debes ser el hijo de james verdad?-pregunto cojeando un poco- tu padre fue muy amable y dijo que tu serias capaz de poner las herraduras a nuestros caballos, la verdad es que yo estoy muy viejo ya y mi esposa no sabe de estas cosas, a ella le gustan las pociones ya sabes-se rio- y bueno mi hija es demasiado joven aun, aunque ella se atreveria, te agradezco enormemente que vengas a hacernos el favor, te pagaremos

-no, no se preocupe, esto es un favor, ya sabe algun dia yo necesitare otro favor y todos en paz-le sonrio ya que no se esperaba a un hombre tan amable, los comentarios sobre ellos le hacian pensar de forma diferente, pero parecia un hombre agradable- por donde empiezo señor?

-oh si claro-se acerco a el y lo dirigio hasta una gran forja- puedes hacer las herraduras aqui y tu mismo, la verdad yo soy carpintero y...-en ese momento bajo una mujer tambien de edad avanzada, con el cabello gris y piel oscura , pero de labios sonrientes- fijate esa es mi esposa

-hola joven, yo soy clara y este viejo que ves aqui, es Arturo, que por cierto tienes que estar en reposo y acompañarme al pueblo

-ya iremos...por cierto muchacho, el mercado es bueno?

-si señor...esta bien surtido, mi madre sabe comprar alli y jamas nos falta de nada-dijo acercandose a la forja

-a ciertas edades necesitas que tu esposo viejo, te acompañe al mercado-dijo la señora clara sonriendo, mientras caminaba con su esposo hacia afuera de la casa- muchacho puede que venga nuestra niña, ella sale al bosque, le encanta, recoger frutas del bosque y tambien madera, flores, en fin...es una jovencita, le dijimos que vendrias a si que no te asustes si escuches ruidos, ya que sera ella, bueno te dejamos ya, vamos viejito-le decia a Arturo empujandolo suavemente- necesitamos ir a mercado

-ya voy mujer...no te des tanta prisa,, tengo una pierna que apenas camina ya lo sabes

-si lo se....ahora calla a nuestra edad si no nos duele algo es que estamos muertos-le decia la señora clara a su esposo mientras ambos atravesaban la puerta y se perdian de la vista del joven

Araphiel empezo con el trabajo, era una buena forja la de esa casa y ademas aquella gente era buena, el solo tenia que dedicarse a su trabajo y ya, , los caballos que tenian eran algo viejos, pero buenos, uno era negro, mientras que el otro el mas joven era un joven pinto, pero demasiado revelde, apenas podia acercarse a el, a si que para ponerle las herraduras seria algo dificil, pero era normal, no le conocia, en cuanto se dispuso a colocar la heradura al caballo negro el joven escucho un ruido, sabia que debia de ser la hija de la pareja, a si que no se altero, pero si sentia algo de curiosidad por la joven, quizas los rumores sobre ella eran mentira y se parecia a sus padres o quizas era extraña...pero ante todo Araphiel era un muchacho respetuoso y no molestaria a una joven solo para ver su cara. Consiguio colocar las herraduras al caballo negro cuando empezo a forjar las que serian para el pinto, cuando escucho unos pasos muy sutiles y atraves de la enrredadera que caia por la pared cubriendo una ventana vio unos ojos, eran verdes o azules...mas bien era una mezcla de ambos colores, pero eran unos ojos grandes y hermosos, no sabia por que , pero se quedo quieto mirandolos, tanto que nisiquiera se daba cuenta que la joven que escondia esas ojos le estaba hablando:

-estas bien?-le pregunto- perdona creo que no me escuchas-dijo la muchacha apartando la enrredadera de la ventana y dejandose ver, era de estatura media, mas bien menuda, con la piel tan blanca que parecia casi una aparicion como los angeles de la iglesia, vestia un vestido blanco y su cabello era largo, dorado con dos pequeñas trenzas que nacian desde sus sienes hasta tras de su cabeza, sus labios eran gruesos y sus manos pequeñas, delicadas, para el joven verla fue casi un impacto, ya que no sabia quien era...era un angel? que ser era ese? la veia demasiado hermosa para que fuera real...-te pasa algo? te asuste?

-no para nada señorita-logro decir- es que no la esperaba a si, quiero decir que...

Ella se rio, ya que sabia que le pasaba o eso pensaba, salio fuera y ahora en vez de verse atraves de esa ventana estaban frente a frente, el podia ver que era real y que no tenia luz a su alrrededor ni nada extraño, pero para el fue impactante, el mismo se sorprendia de haber sentido eso, aunque quizas era algo que su padre le explico, segun su padre, algunos licantropos quidan impactados por y una mujer, aunque ahora preferia escucharla y no pensar en estas cosas ya que pensaria que se comportaba como un maleducado:

-te sorprende ver que no me parezco a mis padres verdad?

-pues si eso es- la verdad es que se quedo sorprendido por que le habia parecido la muchacha mas hermosa del mundo y sus ojos lo habian atravesado hasta quedarse en su corazon, pero no le diria eso, por que simplemente jamas le habia pasado eso antes- tus padres son muy diferentes a ti, eso si son muy amables

-en realidad no son mis padres de sangre-explico la muchacha sentandose a su lado y ofreciendole agua- de niña fui abandonada cerca de su casa, ellos eran un matrimonio indigena algo mayor para cargar con una niña blanca, pero lo hicieron y les adoro son mis padres, no conozco a otros y bueno mi madre...ella es un tema aparte

-conoces a tu madre?-pregunto con curiosidad

-es algo complicado...es una madre dificil, no como mama clara, te molesta si no hablamos de ella?

-para nada, es mejor que me hables de ti-le sonrio- yo soy Araphiel-le dio la mano y ella la tomo

-Odisea...un placer y bueno estaba en el bosque hay moras buenisimas y tambien me gusta hacer muñecas y adornos de flores, no se siempre me ha gustado hacer cosas con las ramas caidas y bueno tambien se coser, ademas he descubierto un lago precioso

-es el lago de nieve, se lo llama a si por que-la miro pensando- no se por que se lo llama a si, pero a si se llama-se rio- y a mi hermana Lia tambien le encanta coser y esas cosas

-tambien me gusta la herreria-le dijo tomando su martillo y empezando a forjar el hierro frente a el, mientras el joven se cruzaba de brazos divertido al ver que una muchacha a si le gustasen esas cosas, pero no le parecia poco femenina ni mucho menos, el rostro de Odisea le parecia hermoso junto al fuego- te parece raro que a una chica le gusten estas cosas?

-en realidad me parece genial, pienso que una chica puede hacer lo mismo que un chico, pero la demas gente lo ve extraño-la miro y le sonrio mientras le tomaba el martillo y volvia al trabajo- pero hoy tengo que trabajar yo, es un favor que les debo a tus padres

-vale, pero no podras ponerle las herraduras a Manchita-señalo al caballo pinto- se que el nombre no es muy original, pero es muy nervioso

-me he dado cuenta...

-yo le acariciare tras sus orejitas y tu le pones las herraduras, eso lo tranquiliza, enserio es un mimoso-sonrio la joven, mientras acariciaba tras las orejas del animalito y el muchacho pudo colocarle las herraduras al caballo- ves? solo quiere que lo mimen

-es un caballo listo-dijo acariciandole su lomo, mientras miraba la casa, no estaba muy bien, tenia humedades y el techo necesitaba reforzar, el podia ayudar en eso, claro que con su padre el trato era solo echar una mano con las herraduras, pero el no se esperaba conocer a esa muchacha, y tenia que volver a ver a Odisea, y cuanto antes mejor, ya que en el pueblo quizas otro muchacho se fijaria en ella y en esos ojos que ahora solo queria que lo mirasen a el, haria todo lo posible por verla de nuevo- la casa no esta mal, pero necesita arreglos

-que amable eres al solo decir arreglos-lo miro haciendo un mohin- necesita un milagro, pero de momento solo podemos estar aqui y mis padres quisieron marcharse rapidamente de la antigua casa, hubo un ataque y se asustaron dicen que aqui es mas seguro

-creo que nada es seguro pero...respecto a la casa yo podria ayudarte, mañana mismo vuelvo y hago algunos arreglos

-eso seria genial, pero no podemos pagarte tanto, es la verdad, seria trabajar por nada

-por nada no...sabes coser verdad?

La joven asintio, pero no entendia bien que pretendia el muchacho:

-mi ropa necesita unos arreglos tu la arreglas y yo te arreglo la casa

-no es lo mismo, lo tuyo es mas dificil, te llevara mas trabajo

-no creo-se encogio de hombros- ademas tu di que si y...bueno si no te incomoda a si nos conocemos mejor y tranquilizo a mis hermanas diciendoles que eres normal-bromeo

-esta bien, pero te debere una y poco a poco te lo pagare con dinero si?-le advirtio señalandolo- hecho?

-hecho


El sol ya habia caido y en la casa de los Moon Dead, ya estaban todos apunto de cenar cuando las dos hermanas bajaron de su habitacion para cenar y sobretodo para preguntarle a su hermano como era esa muchacha tan rara, la hija de los indigenas , y que ella no parecia serlo. Araphiel las miro y les sonrio a ambas, aunque algo habia cambiado en el, en su mente ya no tenia la imagen de que en esa casa deteriorada y con esa gran enrredadera vivia una muchacha rara y con miles de secretos oscuros, ahora solo tenia en la mente que alli vivia una joven que le parecia dulce, tierna, bondadosa...un ser que por alguna razon deseaba volver a ver y que aunque ahora mismo le dijeran que era el mismisimo diablo, no le importaria por que esa muchacha era algo nuevo en su vida, una ilusion que incluso opacaba el gran dia de su transformacion, para el Odisea se habia transformado en unas horas en una parte de su vida, en alguien por quien sonreir. El joven vio a sus hermanas y con tranquilidad se sento a cenar con toda su familia y con tranquilidad esperaba las preguntas de sus hermanas menores:

-y bien-dijo Lia- como te ha ido? esos viejos son raros? y su hija es tan distinta como dicen? habla? cuenta algo, por que algo has tenido que ver-afirmo lia mirandolo

-Lia...ya deja de molestar a tu hermano-el señor james queria fingir no sentir curiosidad, aunque en realidad queria saber quienes eran esas personas- los padres a mi me parecieron buenas personas, pero yo tampoco vi a su hija, pero claro que tampoco me importa-dijo con disimulo

-bueno...entonces prefiero no decir nada- sonrio el joven quedandose callado y mirando a los demas viendo sus caras de frustracion

-por dios Araphiel-dijo la señora Moon Dead- hable de una vez, ellos no se atreven a decirtelo, pero soy tu madre y me muero de curiosidad por saber que clase de monstruo es esa chica-comento comiendo

-bueno madre, almenos tu has sido clara, para empezar no es un monstruo, es una chica normal y muy amable, es dulce, y tiene unos ojos grandiosos, la verdad es que jamas habia visto a una chica tan ...en fin ella es diferente...

-diferente?-su madre puso toda su atencion- uyy señor años viendo a muchachas del pueblo y esquivandolas y ahora esa muchacha es diferente? te ha gusto eso es seguro, pero cuenta mas, como es?

-bueno-se sonrojo- es pequeñita, no es muy alta, ojos verdes bueno claros , piel tan blanca que parece un angel y su cabello es largo y dorado, sus manos son pequeñas y sonrie siempre, la verdad es que...al verla sentia que no podia tocarla por que era tan...

En ese momento la pequeña Lizz dio un golpe en la mesa, con su puño cerrado, estaba ejerciendo tanta fuerza con su puño que sus nudillos estaban blancos y sus mejillas sonrojadas, bebio agua y dijo:

-pareces un idiota, como si no la pudieras tocar? es una chica como cualquier otra, por dios, solo por que es la rara del pueblo te gusta? , sinceramente esta conversacion me esta dando arcadas y no quiero saber nada de ella, ademas si es bajita con lo alto que eres, jamas hareis una buena pareja, ademas eres un crio, tu no vas a casarte con nadie como ella, sera con una licantropa o no se...pero la verdad ya no tengo ganas de cenar-se levanto y subio a su habitacion. Araphiel sabia que su hermana menor era celosa, pensaba que un dia el se marcharia con una muchacha y que los dejaria a todos, seguramente con la edad entenderia que eso no era a si, pero ahora aun era muy niña para entender estas cosas

-bueno no te lo tomes a mal hijo-elizabeth coloco su mano en el hombro de su hijo- ya sabes como es...es celosa, piensa que la vas a abandonar, pero se le pasara

-a mi la verdad lo que me sigue extrañando es que esa joven sea tan diferente a sus padres-Lia seguia con su propia historia

-bueno no es un secreto, sus padres la dejaron y los señores steel la han criado, pero ella no es su hija de sangre, eso es todo que es adoptada

-y ya esta?-resoplo Lia- pense que habia una historia mas interesante detras, que habia sido robada o que la habian creado a si por una bruja, incluso pense que quizas era una princesa europea loca que habian secuestrado

-cielo...aveces preferiria que te pusieras celosa como tu hermana a que te inventes esas historias-sonrio elizabeth- pero bueno Araphiel, si realmente quieres ver a esa muchacha y frecuentarla tienes que...contarle todo...

-ya...pero no es facil, papa como se lo tomo mama cuando le dijiste que eras un licantropo

-salio corriendo tube que perseguirla para que viera que era de fiar- james miro a elizabeth y esta lo atraveso con su mirada- pero fue algo pasajero, ahora ella es como nosotros y es mas al saber la verdad todo fue mejor, pero claro yo se lo conte a la mujer que sabia que seria la mujer de mi vida, no cuentes la verdad a ningun mujer a la que no ames con todo tu ser y creeme...si te enamoras la amaras de por vida, se paciente con ella, no es facil aceptar que existimos ...no es facil ser uno de nosotros, por eso piensa bien las cosas

Araphiel penso en las palabras de su padre toda la noche, decirle la verdad era lo correcto, pero tambien suponia perderla para siempre, o sentir su rechazo, pero la necesidad de verla era mayor que ese miedo, a si que intento no pensar en nada mas y visualizar de nuevo su rostro, el rostro de aquella muchacha que tenia algo extraño, pero que no sabia que era y ahora poco le importaba, solo queria escuchar su voz y verla...

Esa misma noche en la habitacion de la joven Odisea, una habitacion llena de libros, muñecas de trapo y pequeños adornos hechos de madera y adornados con flores, algunos ya con flores secas por el paso del tiempo, mientras que sobre su cama habia una rama de laurel , segun mama clara daba suerte, tambien tenia mucha ropa aun por colocar y un pequeño tocador blanco con un espejo redondo y un cepillo de madera, con que cada noche se peinaba antes de ir a dormir, sobre su escritoria habia libros y un broche en forma de mariposa, se lo compro su papa arturo cuando era solo una niña, le encantaba, pero jamas habia tenido oportunidad para lucirlo, ademas las noches no eran muy gratas para ella, ya que en las noches no estaba sola y sus padres no se atrevian a frenar a quien venia a visitarla ya que estos estaban aterrorizados por ella. Mientras peinaba su cabello en el espejo vio el reflejo de una mujer morena de ojos verdes, increiblemente hermosa y sensual, esta tomo su cepillo y comenzo a cepillar el cabello de Odisea:

-hola mi amor...tenia tantas ganas de verte esta noche, estas preciosa y cada dia mas...

-gracias madre...tu como has estado?

-cada dia mas olvidada...cuando una deja de ser adorada pierde poder, pero en fin , si tu estas bien eso no me importa-le decia colocandose un mechon del dorado cabello de Odisea en su mejilla

-yo...yo te quiero, no te basta que te quiera yo?-le dijo la dulce voz de su hija

Sin embargo esas palabras solo provocaron una sonrisa en esa mujer...que lentamente acerco su mano de largos y delicados dedos al cuello de la joven y lo apreto suavemente:

-como quieres que me baste? he sido una diosa, el ser mas adorado por tantas mujeres...tuve el mundo en mis manos, yo guie a quien ahora se burla de mi en mi cara y tu ...tu me preguntas que si me basta que tu me quieras?-acerco el rostro de la muchacha a su pecho- mi amor te amo mas que a nada, pero necesito mas y tu debes entenderme, mi dulce niña, mi pequeña...quiero ser adorada como antes...por que lo merezco, soy tu madre tu tambien deberias querer eso...por que te cuesta tanto entenderlo mi niña?...

-no es eso, es que podrias estar mas contenta sin esa obsesion-le dijo con temor en su voz

-tu me devolveras todo mi princesa-la abrazo de nuevo despeinandola, mientras tomaba su rostro y miraba sus ojos- no tienes que contarme nada mi niña?

-pues...un dia como otro cualquiera madre...trabajando y fui al bosque-no pronuncio ni una palabra de Araphiel

-nada mas mi amor?-acariciaba sus cabellos

-nada mas...

La pobre niña sintio como aquella mujer tiraba de sus cabellos con fuerza y la levantaba de la silla, para verse caer sobre la cama:

-me mientes...siempre me mientes!! me ocultas cosas por que? piensas que no te entendere verdad? jamas me has amado como la madre que soy!! es que acaso no entiendes que eres mi vida!!, dime la verdad-se acercaba a ella colocandose casi sobre su hija- quien era ese joven que has conocido?

-no tiene importancia madre, es un amigo el hijo de los vecinos nada mas, por favor madre...

-es mas que eso...pero bueno...se que no me has mentido por mal-la miro- por dios sientate llevas un pelo horrible, eres mi hija, la hija de lilith, tienes que ser siempre hermosa-le dijo peinandola de nuevo- no sabes nada de ese chico, es diferente a los demas-miro a su hija- lo siento...lo siento mi amor, ya sabes como me pongo cuando me ocultas cosas-tomo sus manos y las beso- aveces siento enloquecer, pero te he perdido tantas veces y ahora...no lo entiendes pero te volvere a perder ese joven no es...es un monstruo mi niña...

-no...no enserio que no, es bueno y amable, no es malvado, te equibocas madre, ademas es ...-sonrei- es hermoso

Algo hirvio dentro de lilith, lilith diosa de la fertilidad, compañera de adan que ayudo a cain enseñandole a sobrevivir de la sangre de los humanos, ella ese ser, deidad, demonio o como se pueda calificar, enfurecia por que la hija que le quedaba para recuperar el poder se estaba enamorando de un simple licantropo:

-hemos hablado mucho sobre seres extraños hija mia, vampiros, demonios, hadas, duendes...

-si...pero no es un vampiro, lo habria notado

-claro mi amor-acaricio su rostro- se que lo habrias notado , pero el aun no es el monstruo que sera en un futuro y tengo que advertirte-la miro a los ojos- ese muchacho es un hijo de la luna, lo sera muy pronto , es un lobo...un sucio licantropo y tu mirate, ya sabes que en tus vidas pasadas estos seres te han arrebatado de mi lado, el tambien lo hara no lo entiendes?

-el no me haria daño-la muchacha estaba sorprendida, pero conocia tan bien a los seres extraños que no se habia asustado, simplemente se acerco a la estanteria y tomo un libro donde habia un simbolo de un lobo en su portada- ellos siguen siendo humanos, no pierden su calor y estan vivos, no son como los vampiros, ademas madre te lo digo muy enserio, siempre te he respetado, obedecido y incluso soportado tus maltratos, pero quiero volver a ver a ver a ese chico, es...importante para mi, tu no lo entiendes

-es tu futuro asesino!!-le grito

-mientes madre!!!-le grito

-no miento y te lo prohibo, te prohibo que lo veas, no hagas surgir mi ira

-no olvides que yo puedo frenarte-eso las freno a las dos y en cierto modo el miedo se adentro en lilith- tu me has obligado a decirtelo madre..

-esta bien...esta bien haremos un tregua-la miro intentando tranquilizarse- pero prometeme que tendras cuidado y yo intentare no meterme en esto-le dijo sonriendo, pero esa sonrisa era falsa como sus palabras. En ese momento lilit vio un libro sobre la mesa de noche de su hija y lo tomo entre sus manos, era pequeño, viejo y sencillo- el nuevo testamento?...sabes lo que pienso de ellos verdad?

-me cae bien...jesus era sencillo y bueno y sus angeles no parecen malvados, tu misma me dijiste que debia leer todo y ser mas inteligente que las demas mujeres, tener mis creencias

-es cierto, pero sabes cuantos angeles bajaron para ayudar a Cain? para darle una segunda oportunidad?-dijo con rabia

-lo se...cuatro y se que a ti...ninguno, pero quizas no les pediste ayuda

-cuatro...cuatro angeles y una mujer sola, pero en fin si te cae bien el hijo de un carpintero-dijo con ironia mientras dejaba de un golpe el libro sobre la mesa- ahora debo marcharme, pero vivo en ti, te quiero no lo olvides...

Cuando lilith se marcho, de los labios de odisea solo salio una frase:

-jamas me dejas olvidarlo-susurro para ella misma mientras se acostaba y leia un poco mas del nuevo testamento, intentaba dormirse, pero tenia mucho en que pensar, le habia sorprendido que Araphiel fuera un licantropo, pero no le importaba, le importaba mas el no poder contarle a el quien era su madre, ese era realmente el problema de Odisea. Por suerte el rostro amable que veia entrar en su habitacion era muy diferente al lilith- mama clara-le sonrio- te desperte?

-no...a mi edad ya no duermo, siempre tengo un ojo abierto-bromeo- vino verdad?...niña...por dios no le hagas caso

-es mi madre y sufre por mi, cuando me pongo enferma no se separa de mi y daria todo por mi, pero...aveces me da miedo ese cariño, mama clara, tengo que pararla lo se, pero no creo que nunca tenga fuerzas-acaricio el rostro de la anciana- te quiero

-y yo a ti mas, pero ahora debes dormir...y no pienses en nada malo, solo en cosas buenas-le acariciaba su pelo mientras le susurraba una dulce nana. Clara siempre era buena con su niña de algodon, a si la llamaba, pero Clara tenia miedo a lilith, demasiado incluso para defender a su niña de algodon


Por la mañana Araphiel llego temprano a la casa de Odisea, todo estaba en calma y el estaba feliz por volver a verla, de hecho cuando la vio a lo lejos, ella estaba sacando agua de un viejo pozo y el verla solo le saco una sonrisa, tenia muchas ganas de hablar con ella, de preguntarle miles de cosas de volver a ver sus ojos:

-hola...deja que lleve el cantaro-dijo tomando la jarra de agua- que te ocurre por que esa cara?

Odisea lo miro a los ojos y no podia ocultarle nada, agacho la cabeza y empezo a hablarle en voz baja:

-se lo que eres...y no me importa, se que los licantropos no sois malos, pero tengo que hacerte una pregunta yno es agradable...veras se que te sonara a una locura

-como lo sabes?-le pregunto sin dejar que ella terminara- quien te lo dijo? es imposible que sepas nada, que haras ahora, lo contaras?

-no claro que no, ya te dije que no me importa y jamas contaria nada, eres...eres especial jamas te traicionare

-mira aunque no lo creas somos una familia, somos buenas personas, no hacemos mal a nadie, pero imagino que ahora ya no quieres verme verdad?-dijo enojado

-no , claro que no quiero dejar de verte, pero es que han pasado cosas y veras solo necesito saber si...no se tu me matarias?

Araphiel tiro el cantaro al suelo enojado, no podia creerse que ella, el ser que habia desbaratado su vida en un solo dia le hiciese esa pregunta, matarla era lo unico que jamas podria hacer, ella era un ser que habia despertado algo dentro de el y ahora ese ser lo habia decepcionado:

-me mataria a mi antes de matarte a ti, pero sabes? ahora ya no importa, no se que eres ni como sabes todo eso, es mas ahora mismo podria pensar que estas loca

-pues piensalo, pero es que tenia que preguntartelo era importante

-por que? por que sabes todo eso de mi, por que me preguntaste esa estupidez?

-es que no puedo contartelo...ella no...quiere

-tu lo sabes todo de mi y yo no puedo preguntarte por que? pense que eras especial, es mas odio el dia que te vi en esa ventana, odio el dia de ayer y sabes una cosa? es mejor no vernos jamas-Araphiel se marcho dolio y aguantando las lagrimas, mientras Odisea no podia dejar de derramarlas. Todo habia terminado...

Pasaron los dias y odisea no salia de su casa, jamas se habia sentido tan vacia, tan sola, aunque lilith estaba feliz y cada noche la visitaba para contarle cosas que no le interesaban en absoluto. Por su parte Araphiel ya habia sufrido su primera transformacion, habia aprendido a controlarse y cuando todos pensaban que el se habia olvidado de todo, todos se equibocaban, su transformacion no hacia mas que aumentar el cariño que sentia por ella, las ganas que tenia de abrazarla, de cuidarla, de volver a verla. Era tanto su deseo de encontrarse con esa muchacha que lo habia decepcionado que en las noches cuando corria en su forma lupina no podia dejar de aullarle a la luna, pero pensando en ella, un dia su desesperacion llego tan lejos que espero a que Odisea estuviera dormida para entrar por su ventana y verla dormir, el sabia que lo que hacia no estaba bien, pero necesitaba verla y al contrario de lo que pensaba ella no estaba bien, aun quedaban restos de lagrimas en sus mejillas y su habitacion parecia estar desordenada, algo pasaba, pero el no lo entendia, no entendia que ella pudiera pensar que el la mataria

Al irse de su habitacion, unos ojos verdes lo miraron , no eran los ojos de Odisea, eran los ojos de una mujer hermosa, que estaba acariciando una serpiente y que no permitiria que esos encuentros se produjeran mucho tiempo mas:

-te apartare de mi hija, por las buenas o por las malas-dijo para si misma


Pasaron dos semanas era la fiesta de la cosecha y todo el pueblo se disponia a ir, alli aun se honraba a la antigua diosa, y en ese hermoso festival todos entregaban uno de sus frutos a la diosa para darle las gracias por la buena cosecha y a si pidiendole que la proxima fuera igual de bien y la bella diosa solia ayudarles, aunque no era una festividad muy querida por la iglesia, el clero no se metia en esos asuntos ya que si lo hacia, las gentes del pueblo se lo tomarian a mal, a si que simplemente decidieron que la fiesta siguiera igual, pero antes se haria una misa en la iglesia en honor a santa brigida, pero despues la fiesta era totalmente pagana y divertida, muchos jovenes aprobechaban esa festividad para declararse o acercarse a las muchachas que les gustaban, pero no todos tenian esa suerte...

Araphiel se sentia triste esa mañana, y no tenia ganas de ir a la fiesta de la cosecha y menos ahora que su hermana menor tenia un amigo especial, que todos consideraban ideal para ella, pero que el sin embargo se veia en la obligacion de vigilar y ver si todo marchaba bien, pero la autentica razon, no era el joven enamorado de Lizz, si no que esa fiesta para el no significaba nada, sin Odisea, habria muchas chicas con quien bailar, con quien hablar y hasta empezar una relacion, pero en su mente solo estaba la joven de esos grandes ojos. Eso le provocaba una gran rabia, tanta que apesar de estar trabajando en la granja y cortando troncos con rabia, no pudo mas y tiro su hacha al suelo para adentrarse dentro del bosque y despejarse, le dolia demasiado todo lo que habia pasado, le dolia no verla, le dolia verla, le dolia todo y sin darse cuenta llego al lago de nieve, y alli justo alli la vio, Odisea estaba en el lago mojandose los pies y mirando a su alrrededor algo distante a Araphiel le parecia que estaba aun mas bonita que antes, las primeras flores de primavera le sentaban bien, el lago rodeado de flores blancas eran un hermoso marco para ella y el cabello suelto agitado por el viento era demasiado tentador para no acercarse a ella.

Tomo valor y se acerco a la muchacha, esta sintio los pasos y giro su cabeza para mirarlo, en el fondo de su corazon ella tambien queria reclamarle, pero solo pudo sonreirle:

-Araphiel yo...-se levanto y se limpio su vestido de tierra mirandolo avergonzada, ya que sabia que el no le perdonaria que ella le hubiese preguntado si la mataria- a mi me gustaria hablar contigo...

-no...perdona, quiero decir que dejame hablar a mi-se acerco a ella y la miro fijamente- no se que eres...ni que ocultas, pero el corazon me duele , me duele tanto que si no te digo lo que siento, rebentare ahora mismo, a mi me pareces un angel, pero te digo la verdad, si fueras el mismisimo demonio me da igual, no puedo apartarme de ti, fingir que estoy ofendido y que no deseo verte, por que desde que discutimos no hago otra cosa que pensar en verte y aun no se por que pensaste eso de mi, no se nada, pero perderte no es una opcion-tomo su rostro con sus manos, la acerco a el y sintio sus labios cerca de los suyos, hasta que los junto, sus labios se tocaron y la beso, jamas penso que besarla fuera a si, que fuera como si el calor pudiera quemar sin dañar, que el fuego fuera bueno...Odisea no se resistio, continuo con el beso y es mas al separar sus labios de los de el, ella le sonrio y volvio a besarlo- quiero estar contigo siempre no me importa lo que pueda pasar

-a mi tampoco...pero se acabaron los secretos, veras la razon por la cual te pregunte eso..

-no me importa, enserio, dejalo, yo ya lo olvide

-debo decirtelo o siempre habra una mentira entre nosotros, la razon fue mi madre-lo miro

-la señora clara?-se sorprendio

-no, no, por dios ella no, mi madre espiritual, una madre que tengo en mi sangre y en mi alma, se llama lilith y ha sido mi madre en todas mis vidas-vio el rostro de sorpresa del joven a si que intento explicarle- el alma en ocasiones se reencarna y la mia se reencarnara hasta que logre ser inmortal y tenga el poder de poder quedarme aqui o avanzar, es como una maldicion que tengo, siempre muero joven y al cabo de unos años me reencarno de nuevo, con el mismo rostro...el mismo nombre, todo...pero jamas he logrado sobrevivir mucho tiempo y en esas vidas anteriores lilith dice que me han matado muchos licantropos, por eso ella me dijo que tu...en fin ya sabes...-se avergonzo- pero es imposible, lilith esta equibocada, pero no es solo eso, ella es no se...casi es alguien que me da miedo, parece fuerte y dispuesta a todo por el poder, en ocasiones no entiendo su forma de amar, pero lo que si se es que mientras siga viva, ella en parte lo estara y tu tampoco puedes cargar con ella, es decir si me quieres, ella tambien estara en nuestras vidas y no es justo para ti

El muchacho habia oido hablar de lilith, ese nombre tenia muchos significados, una diosa de la fertilidad, la dama de los vampiros, maestra de cain, casi un demonio con forma de mujer, pero ese demonio era la madre de odisea, un ser puro, y sin embargo con la sangre de lilith, hubiese sido mas facil marchar y enamorarse de una muchacha normal, cargar con esa maldicion no era algo que nadie quisiese para uno, pero ella no era lilith, solo era su hija y en cierta forma ambos se habian escogido ya, una diosa ancestral no lo separaria de ella. Tomo sus manos y las beso:

-hay suegras mejores y peores, tendre que conformarme con la que me toque no crees?-le sonrio y la tomo en brazos- tu madre no es un angel precisamente, lo se...pero no te perdere por ella, gaia te ayudara, estarias dispuesta a renunciar a la maldad de esa mujer?

-si...pero eso es imposible es demasiado fuerte, aunque no pienso renunciar a ti, por nada-lo beso de nuevo y ambos caminaron de la mano un buen rato- no crees que estoy maldecida o algo?

-yo me transformo en lobo, creo que estamos maldecidos los dos-bromee- te amo a ti, y solo tu me importas, te presentare a mi familia, pedira tu mano a tus padres y no perderemos el tiempo, te gustara mi familia y tu les encantaras, y bueno es una tonteria, pero tienes pareja para la fiesta de la cosecha?

-pues si...tu-le susurro Odisea sonriendo- y dime te dolio? ya sabes al transformarte...

-un poco...pero despues pense en ti y se me paso-la beso tomandola de su cintura- es enserio, estos dias han sido muy duros

-si...apenas he podido dormir y todo fue mi culpa

-nadie tuvo la culpa-la acerco hacia el y la beso de nuevo- entonces iremos a la cosecha, te recojo en tu casa...ya sabes antes hay que ir a la misa para quedar bien

-iremos a la misa, pero despues quiero hacer una ofrenda a la diosa, quiero gustarle-dijo con esa hermosa sonrisa

-le encantaras, creo que ya le gustas, por que estas demasiado hermosa en el bosque para no gustarle-la beso de nuevo y sus manos se entrelazaron con la suyas- te amo

Por la tarde Odisea ya tenia todo preparado para ir a misa y despues al baile de la cosecha, habia preparado un hermoso vestido azul, con unos lazos azules para su pelo, era la primera vez que se arreglaba con tantas ganas, aunque sabia que a su madre eso no le gustaria, ya no pensaba en ella, estaba dispuesta a hacer su vida, miro dentro de su armario y vio unos humildes zapatos forrados con la tela del vestido a si podia ir a conjunto:

-mama clara...me ayudas a peinarme?

La señora clara entro a verla y acaricio su mejilla con cariño, como si fuera un angel para ella, para clara Odisea siempre fue un regalo que recivio sin preguntar:

-claro que si mi niña, anda ven, yo te peino, cuando era joven nadie se peinaba mejor que yo y era la mas hermosa de todas las fiestas-sonrio mientras la llevo al comedor para peinar sus cabellos- en mi tribu dirian que tienes el cabello como el sol

-tu seguro que eras guapisima verdad?-pregunto curiosa

-pues...habia una mas linda que yo, pero no tenia gracia alguna, a si que si yo era la mas solicitada-bromeo- ese chico se quedara feliz al verte, me alegro mucho que por fin seas feliz

Llego la hora de vestirse, la señora clara le habia recogido el cabello dorado con cintas azules que caian sobre sus hombros y estaba realmente hermosa, su peinado recordaba al de las hadas de las aguas y como hermosas gotas de agua sus lazos caian. Fue hasta su habitacion y tomo el vestido, pero al hacerlo vio que estaba totalmente cortado, es mas parecia desaliñado con unas tijeras de mala manera, ese vestido era imposible de llevar, estaba destrozado y era imposible arreglarlo. Odisea lo tiro al suelo con rabia ya que sabia quien habia sido, tenia tanta rabia que incluso grito:

-dejame en paz!!!sal de mi vida!! no te quiero en ella, dejame en paz!!-le grito cayendo sobre una silla llorando

No paso mucho tiempo cuando Araphiel la fue a buscar, la señora clara le conto todo, pero el no se conformo y subio enseguida a su habitacion, al verla tan hermosa con las cintas celestes y su hermoso peinado, sabia que no queria verla llorar y menos por un vestido. Se acerco a ella y acaricio sus mejillas:

-vamos...estas hermosa sea como sea...ponte cualquier vestido y nos vamos

-no...no puedo ir con un vestido cualquiera ademas, ella no tenia por que tocarlo, lo habia hecho con mucho cariño-tenia mucha rabia- apenas tenia ese vestido, ahora como ire a misa con camison?

-a mi me parecce genial...pues con camison, pero vamos a salir, si no vienes ella habra ganado y no puedes permitirlo

En ese momento la señora clara, entro en la habitacion con un vestido tambien azul, tenia volantes, pero muy discretos, era un vestido casi de dama sureña a no ser por algunos adornos indigenas que lo hacian si cabe aun mas hermoso:

-lo use la primera vez que fui a un baile con blancos...todos me miraban y pensaban que no eramos dignos de bailar con ellos, pero no nos importo, tu papa arturo y yo fuimos dignamente, jamas me volvi a poner este vestido y aunque es viejo, creo que ahora se por que nunca lo tire...tu tenias que llevarlo mi niña, pontelo y lucelo-le sonrio, mientras sentia el abrazo de su hija

Odisea se puso ese vestido que era casi magico, sureño con toques indigenas, una maravilla que le quedaba ideal, se veia muy bonita y el mismisimo araphiel no podia apartar su mirada de ella, ese dia fue magico, primero fueron a la misa, donde odisea no paro de hablarle sobre el significado oculto de algunos cuadros de angeles y de historias que hablaban de las hadas y que ellas se decian paganas pero claro eso a odisea le parecia injusto. Muchas chicas del pueblo no se molestaron en fingir los celos al ver a Araphiel con esa muchacha extraña pero ninguna le dijo nada y por fin en la ofrenda, Odisea entrego a la diosa un ramo de trigo dorado como ofrenda y sonrio a Araphiel besandolo, mientras los padres de este vieron por fin a la muchacha:

-es un placer conocerte Odisea-james beso la mano de la muchacha- Araphiel no exageraba, eres muy bonita

-si que eres bonita, y buena, cuando hiciste la entrega a la diosa, esta parecia feliz de verte, creeme noto esas cosas-sonrio elizabeth

-son ustedes muy amables, pero exageran yo simplemente quise darle las gracias a la diosa, pero me alegro que lo vieran tan bien-dijo sonriente

-es la verdad preciosa-sonrio elizabeth- me gustas, se nota que eres buena muchacha y ademas eres la felicidad de mi hijo, con eso me basta y tienes nuestra bendicion-la beso en la mejilla de forma maternal

Apartir de ese dia todo marcho muy bien entre ellos dos, la familia Moon Dead, acepto totalmente a Odisea y incluso Lizz llego a quererla, Araphiel dia tras dia se esforzaba mas y mas para ofrecerle a su amor todo y casarse en breve, todo era un sueño, y en el verano cuando los frutos nacen como si fuera un niño apunto de nacer, ellos tenian la fecha para casarse, pero justo cuando todo marchaba bien, la guerra estallo con mas fuerza y Araphiel sintio la necesidad de luchar por una causa, pero al decirselo a Odisea, seria muy triste, a si que se encontraron en el lago de la nieve y ella al verlo le sonrio como si ya supiera lo que el deseaba decirle:

-no pongas esa cara...la guerra terminara algun dia-le sonrio

Araphiel la abrazo y la beso con fuerza, mientras acariciaba sus cabellos:

-nunca has tenido la sensacion de poder hacer algo y no hacerlo? es decir no hacer nada y dejar que los demas lo hagan por ti...

-aveces...cuando no me enfrentaba a mi madre y mama clara tenia que venir a consolarme siempre...-lo miro a los ojos- si no vas a la guerra sentiras que faltas a tu deber

-mi amor si tu no quieres, no me voy, es mas casemosnos ahora mismo, lo siento, no deberia ni pensar en marcharme...

-mi amor si no te marchas, siempre pensaras que no hiciste lo que debiste, eso en cierto punto nos separaria...y no quiero que en un futuro nos podamos reclamar nada, en esa guerra tu podras salvar muchas vidas y yo te amo demasiado para retenerte aqui, solo te pongo una condicion-miro sus ojos y lo abrazo- no nos casaremos hasta que llegues de la guerra...a si es seguro que volveras-lo beso lentamente...

El correspondio a ese beso, y despues de ese beso vinieron otros y los besos dieron paso a las caricias, mientras que aquel dia, sin estar casados, sin ningun lazo mas que el del amor, el uno al otro se entregaron , ambos sabian que volverian a verse, pero las despedidas eran duras y poco tiempo parecia mucho...

Odisea le escribia cartas todos los dias y Araphiel las respondia todas, todas las noches ambos deseaban verse y en todo el tiempo que duro esa guerra, no hubo una sola noche que no pensaran en estar juntos. Araphiel acariciaba un mechon dorado de Odisea, ella se lo habia regalado y para el era un tesoro que guardaba mucho de ella, su aroma, la suavidad de su cabello, era su esperanza en los dias mas duros, mientras que Odisea cada dia miraba un anillo de madera que el mismo le habia hecho, Odisea solo tenia un problema los enfrentamientos con Lilith pero ni ella conseguia que su ilusion se marchara.

Por fin un año despues Araphiel se dirigia hasta su casa, no habia dicho nada a nadie, queria dar una sorpresa a todos, era invierno como cuando conocio a odisea y la nieve lo cubria todo como un velo blanco impoluto, todo era perfecto, por fin la felicidad estaba cerca

Sin embargo en una cueva donde unos seres se refugiaban de la luz dia, se jactaban y se reian de lo facil que habia sido matar a esos soldados y ponerse sus trajes, de noche pasarian desapercividos y tendrian mas facilidad para marchar, pero antes de marchar, una figura femenina, hermosa, y alta aparecio ante ellos:

-que os pareceria si antes de partir os llevais de trofeo a una familia de licantropos?-sonrio

-y por que la diosa-dijo con sorna- se digna a darnos tal informacion? tu odias a los hijos de cain...

-uno de esos licantropos terminara por matar a un ser que es muy importante para mi, esto es un trato, vosotros me librais de los licantropos y os llevais el triunfo de acabar con esos seres y yo conservo a esa persona, que me decis? gloria por una vida?

Uno de los vampiros dio una palmada con sus manos y se rio:

-siempre estamos dispuestos a matar a chuchos, eso si, no te metas, lo haremos a nuestra manera

-no esperaba menos-su sonrisa cinica se marcho al igual que ella, mientras poco a poco la noche llegaba y al mismo tiempo llegaba Araphiel

Lo que se encontro al llegar fue horrible, esos seres que en un principio penso que eran soldados, estaban acabando con su familia, al ver a su padre muerto, no supo como reaccionar y se descontrolo, mato a muchos de esos seres, pero eran mas de diez contra un solo licantropo, poco pudo hacer para salvar a su madre aunque se coloco sobre ella estos seres lo apartaron y rompieron el cuello de la mujer. Lia era una buena corredora, pero cuando son tantos que podria hacer la pequeña Lia? Araphiel corrio hasta su hermana intento protegerla, llevarla mas alla del bosque, pero era tarde, Lia tenia una herida en su cuello y su cuerpo apenas tenia color, el cuerpecito de la niña quedo junto al rio, mientras su hermano buscaba con desesperacion a su otra hermana, pero esta habia corrido mas que nunca, luchado mas que nunca y se habia adentrado hacia el bosque, la pequeña, la mas dulce, se habia transformado antes de hora, ya sea por supervivencia o instinto, pero ella se estaba salvando

Pero nadie la esperaba a ella, su cabello rubio su vestido azul, el mismo que lucio en la cosecha, Odisea venia a ver a la familia de su prometido, su padre habia escuchado que muchos soldados volverian hoy a sus casas y ella queria verlo al igual que el queria verla a ella, pero ninguno de los dos se esperaba esto, la guerra en una sola casa. Araphiel corrio hacia ella, ella lo miro y el vampiro con sus garras rasgo su pecho, mientras Araphiel se avalanzo sobre el, haciendole pedazos y en su forma lupina, pero eso ahora de nada servia, corrio hasta ella y volvio a su forma humana, mientras la veia sangrar y teñor la nieve de rojo, la miraba llorando y acariciaba su rostro:

-queria que me vieras , supe que venias-sonrio

-te vere...ahora vamos al pueblo tienes que curarte, mi amor no se como pedirte perdon

-perdon por hacerme feliz? tu me has dado la vida, solo siento no poder darte mas-miro sus ojos- te amo, nunca te rindas y...-la sangre ya cubria plenamente su cuerpo- me gusta cuando te dejas un poco de barba...hace frio, mucho frio...no la ves?

Araphiel no hacia mas que llorar, no veia nada y apreto a Odisea contra su pecho, acariciando su cabello rubio:

-esto es una pesadilla, mañana volvera todo a ser normal...-se repetia a si mismo una y otra vez

-es...la...diosa...y jesus...se quieren no es cierto lo que dicen...quiero que sonrias...siempre...te amo...

Estuvo horas agarrandola, no queria separarse de ella, ni soltarla, amanecia y el permanecia abrazandola, solo una mano casi eterea que rozo sus ojos lo hicieron separarse de ella y caer dormido a su lado

Unos gritos de mujer desgarradores se escuchaban desde lejos y al llegar junto a la muchacha la mujer la aferro con fuerza, llorando casi con desesperacion:

-no...esto no tenia que salir a si!!mi hija, mi amor tienes que vivir!!!-la abrazaba junto a su pecho y aferraba su cabeza y la besaba con desesperacion, mientras miraba el rostro frio y sin vida de Odisea, besando sus ojos y su rostro- Odisea, mi niña perdoname, pero por que no me hiciste caso? por que no te apartaste de los licantropos? mi niña

-tambien es mi hija lilith...-el hombre que hizo dormir a Araphiel, era un ser hermoso lleno de luz dorada y de cabellos claros, se llamaba Arwe y era el padre de Odisea- y tu la has llevado a la muerte...acaso crees que no se que fuiste tu la que advertiste a los vampiros?-la miro-esos vampiros estaban saciados, llenos de sangre, tu solo les diste un minuto de gloria y a nuestra hija

-no...ella es mia, es mia-la aferraba con fuerza- ademas ella volvera a vivir, volvera y estara conmigo

-volvera, pero no es tuya, tu solo eres su mal, ese muchacho es un licantropo...si despierta y recuerda a odisea sufrira muchisimo, por eso le he borrado ese recuerdo...si no sufrira durante siglos y seamos realistas puede que jamas vuelvan a verse, por tu culpa, por que a si no se ama lilith, esto no es amar...la ahogas con tu amor de madre y una madre es otra cosa

Por primera vez lilith deja el cuerpo de su hija y se aferra a las rodillas de su antiguo amor:

-es nuestra, por eso es especial tu la haces especial, tu haces que la ame tanto, por que tu eres el ser que mas he amado, pero la hemos perdido, ahora cuando reviva volvamos con ella criemosla, sea nuestra hija, inmortal, fuerte, una lider, con los dos puede ser la mejor

Arwe la separa y le da la espalda:

-pero es que yo no quiero que sea la mejor, quiero que sea feliz...y contigo no lo sera, solo espero que algun dia pueda vencer tu maldicion y dejarte de lado, pero siempre llevaras en tu conciencia haberla separado de el amor de su vida, solo espero que este muchacho sea feliz sin el recuerdo de Odisea, aunque si algun dia se encuentran no creo que podamos evitar que sientan algo y tu vas a tener que aceptarlo-se acerca al cuerpo de la joven y la toma en brazos- lo siento mi dulce niña-la abraza y el cuerpo de odisea se desvanece como si fueran pequeños fragmentos de luz dorada, como si nunca hubiese existido- no quiero volver a verte en mi vida...eres un ser dañino y estas enferma de dolor...

Arwe desaparecio solo quedo lilith de rodillas llorando por su hija y por el gran amor de su vida, al que amaba y odiaba...Nadie supo donde marchaba pero muchas personas dijeron que vieron caminar a una mujer muy hermosa con la boca ensangrentada y con el cuerpo lleno de sangre, lilith mato a los vampiros que quedaron vivos en venganza por su hija, se bebio su sangre fria y insipida para ella, pero todos los que la vieron no han podido olvidar esa imagen

Araphiel y Lizz fueron los unicos supervivientes, ninguno de los dos recordaba a Odisea, ambos partieron tras enterrar a los suyos, ambos intentaron sobrevivir a esa gran perdida

Arturo y Clara si notaban la ausencia de su hija...y cada dia clara llevaba flores al bosque, donde un hombre alto y de cabello rubio las recogia, era arwe y clara lo hizo hasta el fin de sus dias

Odisea revivio dos veces, para morir dos veces mas...pero siempre hay una tercera vez, en irlanda, nacio una niña de piel muy blanca y cabello rubio, sus padres estaban felices y la madre acunaba a su hija con cariño:

-nuestra hija es preciosa...la mas hermosa del mundo...-le decia con dulzura a la bebe

Pero en ese hospital, alguien se acerco a los cuneros de noche, tomo a la pequeña Odisea en brazos y la miro a sus ojitos:

-te contare un secreto pequeña, esos dos...no son tus padres yo soy tu madre-sintio ruido y vio a una enfermera, sin vacilar sonrio a esta- es mi hija, se parece a su padre...-la dejo en la cuna y se marcho, aunque no del todo siempre estuvo junto a ella

Tiempo despues...

Una muchacha cantando en un hospital, un licantropo escuchandola, solo hay un problema ella es una vampiresa su mayor enemigo sin embargo al verla no pudo sentir Odio:

-Me llamo Odisea...

-Es un placer...soy
Araphiel....


Escuche la risa energica de mi pequeña Hija, al parecer ella ya conosia la historia según entiendo… mas para mi no fue fácil… mi rostro se opaco en ese momento, miles de recuerdos oscuros llegaron a mi mente de tan fatídico día, mas ahora era peor… -por que demonios fue a combatir- mencione de manera suave para que Lia no me escuchara maldecir… -por mi culpa no solo murieron los mios- sujete con fuerza en ese momento la delicada mano de mi esposa –por mi culpa tu moriste… por mi culpa… te deje sola… no pude protegerte… no soy digno de ser llamado tu esposo- la verdad estaba tan impactado que en ese momento, al notar que Lia había quedado dormida, con mucho cuidado la deje recostada en la cama… Salí de la habitación sin mencionar ni una sola palabra… llegue a la cosina y saque una vieja cajetilla de cigarrillos cosa que no hacia desde el día que conocí en el Hospital a Odisea.


Tome uno, me dirijo a la entrada principal y sentándome en el pie de la puerta lo enciendo y sin poder retener más, rompo en llanto… este dolor me estaba invadiendo por completo, no solo por el hecho de recordar la muerte de mis padres y mi hermana, sino el haber conocido a mi esposa en una de sus vidas pasadas, haberla enamorado y haberla perdido de tal forma –ES MI CULPA!!!!- grite mostrando asi la impotencia que sentía en ese caso… mi rostro cubierto en llanto, mi corazón destrozado y una mente enloquecida… como una gran ráfaga todos los recuerdos empezaron a llegar, acompañados de sentimientos de alegría, amor y dolor… quería morir en ese momento hasta que llego Odisea, me quito el cigarrillo y abrazo… no pude contenerme mas en ese momento –discúlpame Odisea…. Te ruego que me perdones…. Jamás debí partir a esa guerra… jamás debí dejarte sola… por mi culpa…. Todo es mi culpa…- no negare que a su vez fue muy grato saber que la ame desde tiempos atrás que fue mi primer y único amor –me da consuelo saber que fuiste mi primer y único amor… mas la culpa en este mundo me invade y ruego tu perdón- en ese momento agache mi cabeza, recostándola en su pecho –ahora entiendo lo que sentí la primera vez que te vi… y entiendo porque no me despertaste ese sentimiento de odio al verte y me enamore perdidamente de ti a primera vista… tus recuerdos se fueron pero lo que sentía por ti, por esa Odisea de aquellos tiempos… el por que nada surgió ante Gissiel y el por que el estar a tu lado me hace tan feliz- de nuevo rompí en llanto sin parar –discúlpame te lo ruego… no soy digno de ser tu esposo- en eso caí arrodillado, completamente derrotado, agachando la cabeza… la culpa se apoderaba de mi de nuevo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos borrados(Odisea y Araphiel)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 27, 2013 9:14 am

Al escuchar la historia de sus manos, se hacia mas dolorosa, pero al mismo tiempo mas real, la verdad es que no podia creerme que esto nos hubiese pasado a nosotros...y mientras el contaba la historia, yo veia a la unica culpable en mi mente, a Lilith, por mucho que ella lo intentase adornar todo con amor de madre, ella lo provoco todo, ella me aparto de el y por su culpa los vampiros alcanzaron a la hermana de Araphiel...era como si mi propia madre hubiese matado a su familia, no pude evitar sentirme culpable y una basura solo por tener una madre a si, por descender de un monstruo como ella, capaz de sacrificar a su hija, por que eso habia hecho, me habia sacrificado

Note el dolor de mi esposo y como se marchaba, yo no queria que se marchara, sabia que se culparia sin razon y no queria eso:

-mi amor....no te vayas mi amor ven aqui-acoste a Lia en su cuna que dormia tranquila, mientras yo me dirigia hacia la cocina y pude oler el olor a cigarrillo , estaba llorando y eso me partia el alma- mi amor no es tu culpa, no te culpes a si-me acerque a el y mire sus hermosos ojos oscuros, mientras tome el cigarrillo y lo tire. Seguia disculpandose y yo negaba con mi cabeza ya que el no tenia que disculparse el no hizo nada malo, el no tenia la culpa de nada- mi amor escuchame-le mire- tu no tienes culpa alguna, te fuiste para cumplir con tu deber, no hiciste nada malo, la unica que tiene culpa es lilith, ella lo organizo todo, ella llamo a los vampiros, ella me quiso alejar de ti, tu solo hacias lo correcto, ella nos separo

Pero seguia desconsolado, no sabia ni podia imaginarme como podia sentirse ahora que todos esos recuerdos, habian vuelto a el, pero no podia verlo a si...no podia permitir verlo tan apagado, tan mal. Me acerque a el y lo abrace con fuerza:

-yo tambien tengo la culpa por arrastrar a mi madre hasta tu familia, yo la lleve cerca de vosotros, yo tampoco deberia ser digna de ser tu esposa, pero no voy a permitir que lilith me aparte de ti-le mire y acaricie sus cabellos mientras deseaba mas que nunca borrar esas lagrimas y besarlo, amarlo y consolarlo entre mis brazos- no te culpes por algo que no podias imaginar, se que han sido muchas emociones juntas, recuerdos horribles, pero tu no eres culpable mi amor...-le mire- por favor mirame...

Tome su rostro entre mis manos y lo acaricie, mientras con mis manos lentamente recorri sus brazos hasta llegar a sus muñecas y acariciarlas, mientras entrelace mis dedos con los suyos, queria hacerle entender que ahora teniamos otra oportunidad que ahora estabamos juntos, que la vida nos habia vuelto a unir:

-eres el amor de mi vida, y en un pasado es cierto, mori en tus brazos me perdiste, pero la vida me ha devuelto a ti, estoy contigo y tu dices no ser digno de ser mi esposo?-le bese con pasion dejando que mis labios recorrieran sus labios lentamente- mirame, estoy viva, puedes tocarme, tocame, soy tuya, la vida nos ha dado otra oportunidad, he vuelto a ti y te ruego que no pienses que no eres digno de no ser mi esposo, piensa en todos los besos que estos años no has podido darme...en todas las caricias, en todas las noches que no nos hemos entregado, piensalo-junte mi frente con la suya sintiendo su respiracion- quizas te de rabia o pena, pensar eso, pero...yo solo hay una cosa que deseo-le rodee con mis brazos y comence a besarlo con locura, deje que mis manos acariciaran su torso bajo su camisa y bese su cuello amandolo aun mas que antes, el siempre habia sido mio y yo siempre habia sido suya- me debes muchas caricias...me debes millones de besos y han sido demasiadas noches sin ti-acaricie su rostro con barba de pocos dias y le sonrei- y no pienso perdonarte nada, vas a tener que compensarme por todo esto-bese sus labios y lo aferre con fuerza junto a mi- amame...es lo unico que deseo que me ames, no quiero verte llorar por el dia en que me perdiste, quiero verte dandome todo el amor que se nos nego, te amo, te amo mas que a nada, amame mas que a nada tu tambien-le susurre besandolo con amor , locura y tambien pasion, no queria verlo sufrir, despues de ver esa verdad, solo queria amarlo mas y valorarlo aun mas, era el amor de mi vida y esto solo me uniria mas a el...

((Una cancion muy bonita y ambiental jajaja))

LILITH

Me acerque a la cuna y la tome entre mis brazos, era lista, hermosa y fuerte, mi nieta era perfecta, hice mal en querer separar a mi hija de ese lobo, la verdad es que su sangre daba buenos vastagos, bastaba con ver a esa criatura:

-hola mi pequeña, tu abuela esta aqui, voy a contarte historias y a mirarte, que hermosa eres...como tu hermano, pero tu has tenido mas suerte, sabes que tienes un hermano?

-abueita...-la niña extendia los brazos hacia a mi, no era raro me conocia y solia visitarla amenudo, ella me hacia ser mas fuerte-la aita , la aita

-la hadita?...bueno ahora estas conmigo no pienses en hadas-tome su manita y la bese-quien soy yo?...

-abueita, abueita mala-como podia decirme eso?- pena que abueita sea mala- tomo su juguete y se dormio, como podia ser que esa cria hablara a si? y es mas, no me dejaba penetrar en ella, no dejaba nisiquiera que entrara en sus sueños, es como si cuando me dejaba acercarme a ella lo hiciera por cariño, solo cuando ella queria, pero sin embargo mantenia las distancias, era posible que una cria a si, ya me diera el lugar que ella estimaba?...preferi marcharme antes de ver que a si era...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos borrados(Odisea y Araphiel)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.