Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Vanidad [LIBRE]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vanidad [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 23, 2013 5:22 am

Vanidad… mi pecado favorito. Mientras me miro en mi pequeño espejo de bolsillo, sólo puedo sentirme complacido y ronroneo del mismo modo que el gato a rayas que reposa convertido en un ovillo peludo sobre el cuero suave y obscuro de mis pantalones. Lo acaricio distraídamente mientras la vibración de su cuerpo aumenta y otros se acercan maullando exigiendo la misma atención.

- Agradezcan que me caen en gracia o los haría arder a todos ustedes por atreverse a hacer exigencias a un demonio – los regaño a pesar de que se que a ellos no podría importarles menos y lo demuestran afilando sus pequeñas garras en mi pierna mientras continúan maullando – Silencio! – exijo poniéndome de pie arrojando al rayado con mi brusco movimiento y siseando a los demás que no tardan en desaparecer bajo los muebles rotos y los agujeros en el yeso de las ruinosas paredes.

Esas criaturas sin vergüenza no tardarán en regresar pero mientras tengo trabajo que hacer y no puedo permitirme más distracciones. Camino hasta un viejo armario de dos puertas, el único mueble que permanecía intacto, quizás por lo grueso de la madera, al abrirlo mi indisciplinada criatura lanza un molesto grito que me hace fruncir las cejas, sin embargo aunque me encantaría pulirla hasta la perfección ya me he divertido bastante y necesito que empiece a mostrarme resultados.

- Sólo soy yo, querida – le digo en el más dulce de mis tonos mientras le levanto el rostro con cuidado. Cuando la encontré era sólo otra adicta sin nada más que un rostro bonito, ahora en cambio ya no era ni eso, sólo una patética mujer con un torrente infinito de lágrimas y cicatrices indelebles descomponiendo sus expresiones, casi perfecta, lo sería cuando lograse extinguir del todo ese brillo de esperanza en su mirada. – Recuerdas lo que me prometiste? – interrogue enredando su cabello entre mis dedos y sonriéndole.

Ella mira la venda sanguinolenta que envuelve lo que ha quedado de su mano y brazo, por supuesto que lo recuerda con claridad, sus propios gritos y las promesas que me hizo para que parara, un niño! Nada menos… a los demonios siempre nos han visto como monstruos pero la mente humana nunca deja de sorprenderme con sus retorcidas ideas, ella me ofreció un jugoso niño para que satisficiera mi apetito si perdonaba su patética existencia, claro que no iba dejarla ir tan fácilmente, sólo estaba prolongando el momento de deleitarme royendo sus huesos dándole algo a que aferrarse y por supuesto también deseaba ver su alma cubierta de obscuridad.

- Es hora de que cumplas lo prometido cariño… estoy… indeciblemente hambriento y eso me pone de mal humor – rasguño su mejilla con la garra metálica en mi índice para dar veracidad a mis palabras y la siento estremecer hasta lo más profundo.

La saque de ahí tirando de su brazo herido mientras ella chillaba de dolor, música pura que atrae a mis mininos, ellos están igual o más hambrientos que yo mismo y han aprendido a compartir mi gusto por la carne humana.

La dejo ir mientras la vigilo en la obscuridad, no intentara escapar de mi, ya hemos jugado a eso y sabe que no terminaría bien para ella, sin embargo en el fondo deseo que lo intente sólo para enseñarle una vez más la dura lección.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vanidad [LIBRE]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 10, 2013 7:03 am

Me encontraba caminando por la abrumadora oscuridad, habían indicios de que los demonios de bajo rango como los hacían llamar andaban muy inquietos como si presas fáciles y vulnerables rodeaban el entorno, mucho tiempo hemos tenidos para eliminar a cientos si no es que miles de ellos para la protección de los humanos, un suspiro salio de mis labios para ver a mi alrededor, dos equipos muy bien armados con utileria de PENTEX nos era fácil de tener nuestra cazeria, por mi parte caminaba sola como de costumbre a la zona donde según algunos chiquillos que habían salido de la zona segura vieron hace un par de días a una mujer correr.

Raíces de arboles marchitos era lo único que me rodeaba en estos momentos, lucubre frialdad que calaba hasta los huesos, era una ventaja ser un híbrido pues no me afectaba en demasía, mis ojos azulinos miraban todo fijamente a al rededor, mi katana sobre mi espalda descansaba y mis pistolas preparadas en manos listas para actuar por si alguna anomalía hacia acto de presencia "Encontramos suministros, son escasos pero servirán por un tiempo" escuche por el intercomunicador, cerré mis ojos un momento para abrirlos y seguir mi camino-- Hagan lo que sea posible y vuelvan al punto de encuentro -- dije con una voz delicada pero firme, ese tono de voz que solo era mio, como si tratara de seducir pero amenazar al mismo tiempo, sin embargo decidí ignorar lo siguiente y seguir con mi búsqueda... Una mujer aquí?... Porque?.... Porque hasta ahora y que era la razón de su estadía en un lugar sin vida?... eran mis preguntas las que me albergaban mi mente.

Mi camino seguía por un largo sendero viejo lugar de un pequeño parque lo cual no se comparaba a Central Park o lo que quedaba de ello, viejos juegos para niños oxidados en el olvido, ya no había vida si no solo muerte, seguí mi camino si no antes eliminar a algunos roedores demonios de bajo rango, claro con limpieza y sin ser detectada, con un movimiento elegante y rápido limpie mi katana y la guarde sobre mi espalda. La luna llena iluminaba la oscuridad y mi única compañera en ello era mi esbelta sombra, los rayos lunares se reflejaban en mi uniforme de látex, mis botas estilo soldado dejaban huellas en aquel apestoso fango que era causa de las lluvias pasadas, suspire nuevamente y sali de ese viejo parque para adentrarme en la acera.

Detuve mi andar para ver a ambos lados y alzar mis pistolas pues pasos rápidos y desesperados corrían hacia a mi, mi mirada azulina giro a la derecha para ver lo que se aproximaba, moje mis labios color durazno y el olor a sangre inundo mis pulmones, maldije internamente pues comida sanguínea era lo que menos trataba de no comer y era lo que ahora me servían en bandeja de plata, dispare para que aquella criatura se detuviera y asi lo hizo "Po..por favor..." escuche decir con devilidad "Ayu...ayuda..me" decía entre sollozos, cerré mis ojos lentamente para deshacer la idea de siquiera beber su sangre pues solo bebía de un solo tipo de sangre y ella no era ese tipo, baje mis armas con cautela y camine a paso lento a donde ella.. sin duda era era chica que habían dicho.

Maltratada era esa la palabra o mas bien torturada, pues la chica padecía desidratacion, su piel la delataba, sus ojos igual, sus labios partidos y hematomas en su cuerpo sin contar uno que otro rasguño a causa de un animal o tal vez otra cosa -- Como te llamas?... Quien te hizo esto?-- le cuestione mas solo ella temblaba y lloraba y ninguna respuesta me daba... sus labios se movieron como tratando de decir algo mas sin embargo pude prsivir su leve susurro -- Quien te comera?... Un demonio... Un animal...?-- cuestione nuevamente mientras me quitaba mi largo abrigo de piel y se lo ponia sobre sus hombros, suspire pesadamente para ver como ella alzaba su mano hacia una direccion... direccion en la cual se podia escuchar unos pasos firmes y calmados hacia nuestra direccion.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.