Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Winter Festival

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Winter Festival

Mensaje por ::The Authority:: el Vie Jul 27, 2012 4:42 am

TRAMA INICIADA

¡Peligro de ser gravemente herido!

-1 Post por ronda.

-No hay turnos.

-El Narrador les pondrá situaciones que deberan resolver, estas resoluciones y acciones tendran su consecuencia, bien sea buena o mala.

-Tienen libertad de acción, por favor sean razonables.


¡Disfruten del juego!








Fragmentos. Trasmisión del vuelo 753, de Berlín (TXL) a Nueva York (JFK), 30/1/2013:

20:49:31 [Micrófono para dirigirse a los pasajeros encendido].
—Capitan Chuck E. Marvin: Señores pasajeros, les habla el capitán Marvin desde la cabina de mando. Estaremos aterrizando en pocos minutos y sin contratiempos. Simplemente quiero agradecerles en nombre del primer oficial Rothfuss y de toda la tripulación, por haber elegido American Airline. Espero que vuelvan a utilizar nuestros servicios…

20:52:13 [Micrófono para dirigirse a los pasajeros apagado].
—Capitan Chuck E. Marvin: … para así poder conservar nuestros trabajos. [Ríen en la cabina]

20:52:16 Control de tráfico aéreo de Nueva York (JKF): American 7-5-3, aproximándose por la izquierda, en dirección 1-0-0. Listo para aterrizar en la pista 13R.

—Capitan Chuck E. Marvin: American 7-5-3, aproximándose por la izquierda, en dirección 1-0-0. Listo para aterrizar en la pista 13R. Todo bajo control

20:54:15 [Micrófono para dirigirse a los pasajeros encendido].
—Capitan Chuck E. Marvin: Auxiliares de vuelo, prepárense para aterrizar

20:54:19 [Micrófono para dirigirse a los pasajeros apagado].
—Bram W. Rothfuss, primer oficial: Equipo de aterrizaje listo
—Capitan Chuck E. Marvin: Siempre es agradable regresar a casa…

20:59:48 [Ruido de un golpe. Estática. Sonido agudo].

Fin de la trasmisión

El vuelo American Airline 753 ha aterrizado, las luces del avión se han apagado, todas las persianas están bajadas. El silencio es sepulcral dentro del avión. Desde fuera no se ve nada. 4 horas después, tras intensos debates de que ha podido suceder y de porqué no hay respuesta desde la cabina de mando, las autoridades de Nueva York, entre ellos el FBI y la liga de protección vampírica, abren el avión encontrando que todos han sido desangrados. Pasajeros y tripulación han muerto. Una vez el avión ha sido abierto no pueden evitar que los culpables escapen, los vampiros los han pillado por sorpresa y son demasiado rápidos.

Las autoridades humanas no comprenden por qué los vampiros han cometido aquel acto terrorista contra humanos en tiempos de “paz”, los vampiros no comprenden por qué sus iguales han cometido un acto así. Pero la hermandad de los Brotherhood tiene la respuesta. Hijos de Caín.

12 años después de la invocación de Mammon en Staten Island, los Hijos de Caín volvían a atacar y a atentar contra lo que tanto había costado conseguir, la coexistencia en paz (parcial) con los humanos. Las autoridades de ambas razas intentaban contener la noticia, pero era demasiado impactante, y las primeras filtraciones se hicieron eco en la CNN. 218 personas habían muerto asesinadas por vampiros en un vuelo comercial, no podrían evitar que todo el país se enterase.

Pero eso no podría cancelar el evento que el príncipe de Nueva York había tardado tanto en organizar junto a su sequito. El mayor festejo que Times Square haya vivido jamás.


Sede de los Brotherhoods, Manhattan, 16/2/2013:

Ésa era la habitación de un hombre importante.
Completamente automatizada y con la temperatura controlada, para comodidad de los trabajadores humanos. Aun faltaba varias horas para que amaneciera, y él estaba impaciente. Gustav mumuró con el mismo beneplácito de un banquero codicioso ahora que todo estaba en movimiento, el ataque al American Airline aun era una herida latente y abierta en la ciudad de Nueva York. En sus dos siglos de vida, nada le había producido tanto placer como orquestar aquella masacre. Axel Burdock jamás sospecharía de él, después de 160 años trabajando juntos por una misión común. Era su mano derecha… ¿Quién lo diría? Todo estaba saliendo rodado.

Su busca vibró, Gustav sonrió. Todo estaba organizado para el Winter Festival.

Winter Festival, Time Square, 18/2/2013:

En Nueva York los inviernos son gélidos y suelen venir acompañados por grandes nevadas, algunas incluso paralizan la ciudad con varios decímetros de nieve cubriendo las calles. Pero se acercaba el final de este y el tiempo estaba teniendo clemencia sobre los neoyorquinos, volviéndose un tanto más agradable.

Time Square estaba irreconocible.
El tráfico había sido cortado, los negocios solo estarían abiertos hasta determinada hora. El festival organizado por los brotherhoods no era comparable a nada que se conociese, millones de dólares habían sido invertidos ahí y solo había una norma, asistir vestido de blanco.

Los mejores músicos de fama internacional estarían sonando en conciertos gratuitos abiertos para todos aquellos que visitasen el Winter Festival. El olor de los stand de comidas de todo el mundo atraían a cientos de personas, las modelos paseaban sus cuerpos pintados por los mejores artistas, una gran muestra de body painting. Acróbatas de la más alta categoría impresionaban con sus movimientos de peligro extremo desde grandes alturas. Espectáculos pirotécnicos se sucedían cada 3 horas y los juegos de proyecciones y luces jugaban con el sentido de la vista de los asistentes, haciendo parecer que los edificios estaban ardiendo, o siendo invadidos por enredaderas, tal vez un gran dragón los destruía.

Cientos de personas se agolpaban, con pegatinas y pings del evento, con adornos luminosos que parpadeaban. El Winter Festival parecía haber logrado que la población de Nueva York olvidara la masacre del avión en el JFK. La felicidad reinaba en el ambiente. Vampiros y humanos compartían su espacio sin problema alguno, en absoluta armonía, como si así hubiese sido desde que el mundo es mundo.

Pasen y vean las maravillas vampíricas. Sea un amigo de los vampiros. Vivan con absoluta protección. Nunca permitiremos que les suceda nada.

Estos eran mensajes que se retransmitían por todos lados, de manera mas o menos sutil y la gente parecía creerlo. Era el festival mas exitoso que jamás se creara en la ciudad de Nueva York, antes o después de la salida de los vampiros. Y los Brotherhood lo habían realizado.


Trasmitiendo en directo en televisión:







avatar
::The Authority::
Admin
Admin

Mensajes : 38

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 7:36 am

Aun recuerdo cuando me llamaron del periodico, para hacer unas horas extras, me dijeron enseguida que encendiera el televisor y al ver aquello me quede horrorizada...no podia creer que toda esa gente hubiese sido asesinada, los accidentes de avion eran debastadores, pero un asesinato a si era aun peor, sabia que el miedo hacia los vampiros se haria aun mas grande y que los que eran buenos, pagarian la fama de los que habian hecho esa atrocidad...Pense en Vlad, tambien en Sienna e incluso en Azuka, aunque ella parecia siempre tan segura que no creia ni que eso pudiera hacer temblar su temple...

Pero dias despues todo el mundo parecia haberlo olvidado todo y mientras estaba en el periodico escribiendo mi ultima columna, mi jefa me dejo una invitacion en mi escritorio:

-y esto?-le dije mirandola

-no eres buena para hacer hablar a los vampiros, pero se que podras escribir una hermosa columna sobre este evento y para eso tienes que verlo, ademas vamos muchos mas del periodico, recuerda tienes que ir de blanco-fue la unica indicacion que me dio, a si que simplemente asenti

No sabia muy bien que ponerme, en realidad yo hiba a trabajar a si que si no hiba muy de fiesta no pasaria nada, pero tambien tenia que ir adecuada a si que empece a buscar algun vestido, entre ellos vi uno, que use para una fiesta de la empresa de mi padre, era muy de noche, pero pense que aparte de que no tenia mas, pues en esa fiesta todo seria muy recargado a si que por que no?. Me recogi el pelo y me maquille un poquito

Nos recogia el coche del periodico a si que solo salir a la calle ya habia un coche alli esperando junto a unos compañeros, todos estabamos algo extrechos en el coche, a si que salir fue un alivio, pero cuando salimos nos quedamos todos con lo boca abierta viendo ese lujo, era como los oscars, pero aun mas lujosos, era como si desentonase en aquel lugar, me sentia como extraña y no por los vampiros, pero intente no ponerme nerviosa, respire hondo y entre mostrando mi entrada, alli dentro habia muchisima gente, y muchos vampiros, tambien note como los humanos se acercaban a los vampiros como las moscas a la miel, no entendia por que no eran mas naturales con ellos...Desvie mi mirada hacia una mesa y me acerque a ella a ver una hermosa fuente, la verdad es que podria escribir no un articulo, si no una revista entera sobre ese lugar

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 12:40 pm

Hacía días que estaba preparado para aquel acontecimiento, llevaban dos semanas anunciándolo. El Winter Festival era lo que cualquier humano desearía en unos tiempos tan tenebrosos. Después de la masacre del America Airline la gente parecía entrar en éxtasis al ver el lujo y los detalles ostentosos por doquier. Con ello parecían perdonar a los vampiros por ser unos asesinos sin piedad. Alexis había ardido de cólera al saber de la masacre en el avión, no tenían alma… Eran demonios sin escrúpulos, sin corazón, sin paz ni piedad. No existía la redención para los vampiros, porque tarde o temprano todos cedían a sus impulsos y a su sed de sangre.

Habían matado alrededor de unas 200 personas, no podía creer enteramente las noticia, porque ya era un milagro que eso se hubiese filtrado y ni que decir tiene que la presentadora de ese noticiero no había vuelto a ser vista desde que emitiera la noticia.

Alexis se había calzado sus botas más nuevas y unos jeans blancos, junto con una camisa blanca de algodón, eso sumado a una chaqueta blanca componía su vestuario. Estaba dispuesto a asistir a aquel “magnifico” evento vampírico, sabía que ahí no podía actuar como un idiota, pero eso no quería decir que fuera desarmado, iría con un par de pistolas con balas de madera y un puñal de plata escondido entre las ropas. Rabiaría por dentro al estar rodeado de vampiros y no poder “hacer nada”. Aquel sería al menos un buen comienzo para ver las caras de las sanguijuelas establecidas en Nueva York.

Times Square estaba colapsado, la gente llenaba cada espacio libre. La luz hacia que la noche pareciese día. Música por todos lados, espectáculos, pirotecnia… Aquello podía resultar un tanto perturbador para gente con los sentidos sensibles. Era todo un espectáculo, en cada rincón algo distinto, raro y llamativo. La gente parecía feliz, distraída, anhelante, parecían querer a los vampiros y eso le produjo una repulsa inmensa. No podía evitar mirar mal a la mayoría de personas que allí se encontraba. Se colocó las lentes de sol, porque le daba igual que fuese de noche. Lo único que no quería es que algún chupóptero en especial le reconociese e intentase matarlo… Eso podría resultar fatal.

Anduvo disperso. Evitó a muchos y parecía buscar a otros. Finalmente una traca de cohetes que formaban la bandera de estados unidos llamó su atención y quedo mirando al cielo, mirando levemente por encima de sus gafas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 3:18 pm

30/01/2012
Día del Insidente


Tan bien que me habia sentido en estos días, algo aburrido y agobiado por la rutinaria vida de un vampiro encargado de la seguridad. Labores tediosas por resolver, en ese momento la llamada sobre el incidente del American Airlines me desconcerto. Entre tanto papeleo en la oficina, deje todo para ir al lugar de los hechos, queria verlo con mis propios ojos y asegurarme de que no hubiese errores. Era inevitable que la noticia fuese ocultada, despues de todo estaban los familiares de las victimas, tenía mucho trabajo. Me quede pensando mucho en ese asunto, revosando evidencia y repasando los eventos anteriores al aterrizaje, todo era tan normal, pero algo debía haber.

El lugar era un total desastre, sangre por todos lados, trozos de cuerpos y demas. Tube que ponerme un disfras, asi logre poder entrar sin despertar sospechas, a veces eso me molestaba, pero en otras circunstancia era ventajoso. En la escena logre contactarme con gente del equipo forense y habia mucha información que reunir, era extraño, habia enviado a revisar a todos los cadaveres de las victimas en busca de rastros. Estableciendo el orden en que fueron ejecutados podria determinar por donde inicio el ataque.

17/03/2012
Reunión de Planeación


Con este pequeño incidente toda mi agenda se había duplicado, revisar la organización del evento para confirmar que la seguridad estuviese a tono, no queria tener que preocuparme por contratiempos en el evento, La junta me parecio eterna la parte logistica era excelente, el evento prometía mucho, aun asi habia varias falencias en los sistemas de seguridad. Los pequeños detalles que muchos no ven pero en tanto tiempo de trabajo sabia que no debian ser pasados por alto.


No quiero tener problemas ni contratiempos señores, se ubicaran agentes en cubierto en cada esquina y no quiero saber nada mas al respecto.

Mencione aun sentado en mi silla, sin mirar a nadie desde la penumbra me puse en pie y dando un fuerte golpe en el escritorio me levante. Usualmente procuraba sentarme en las reuniones, en esquinas oscuras dejando ver solo mi silueta, era siempre un problema que por mi aspecto nadie me tomase en serio. Tome mis notas y me retire, detras de mi todo quedo en silencio, la puerta se cerro lentamente tras mi salida. Tenía los planes de organización y actividades programadas para mañana, había organizado los sistemas de seguridad y nada cambiaria aunque los responsables de la organización no lo admitieran.

Llegando a mi oficina revise y repase todo el programa buscando dejar cada lugar cubierto. el plan no cambiaba mucho de lo que hace ya semanas se habia programado, cada agente tenia ya sus instrucciones. Mande mensajes a cada una de las unidades, dandoles instrucciones mucho mas detalladas que las primeras que les había enviado, sus asignaciones fueron dadas. Toda la información se las envie a sus buzones personales, para que revisaran sus programas y estuviesen listos para actuar.

18/02/2012
Winter Festival


El día habia llegado, los espectaculos, el show, todo estaba tal y lo programado, mis agentes localizados en cada rincon del lugar listos para actuar en el momento que se necesitase. En medio de la multitud, usaba un traje de color blanco. con una camisa negra y corbata blanca, creo que me habia vestido demasiado formal para la ocasion tomando en cuenta mi edad. Desabotone mi chaqueta y afloje un poco los botones del cuello de mi camisa, así me sentía mucho mas relajado. Procure mezclarme en la multitud, caminando junto a ellos, proveche la oportunidad para relajarme un poco, despues de semanas de tanto estres y cosas por hacer y pensar.

Un sueño casi real, pense mirando a los humanos y vampiros tan divertidos, unos junto a otros, divirtiendose, algo sinceramente ironico. Me acerque entonces a uno de los puestos de comida, me mantuve a una distancia prudente mirando a la gente que iba y venia. Cerca del lugar habian algunos acrobatas, quizas algunos de ellos eran vampiros, no sabia cuantos ni cuales de ellos, en un ambiente así era facil de mezclarse. Mire en la esquina proxima a algunos de los agentes que resguardaban el lugar, me parecía ironico que solo pocos de ellos supiesen quien era yo, mantener el anonimato en mi postura era complicado. Afortunadamente era simple pues por mi apariencia nadie podria creer que fuese yo un vampiro de 200 años, recorde por un momento los tiempos de mi vida, antes de convertirme en lo que ahora era. Efimeros recuerdos, pero con todo lo sucedido, me parecía ver una total utopia esta aparente paz, era de los que no se confiaba en nada.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 4:48 pm

Sobre la pequeña mesa de la habitación se encontraba un pequeño periódico doblado a la mitad donde podía leerse con claridad la noticia de la masacre del vuelo 753 de American Airline. Ya habían pasado varios días desde el incidente, pero aquel diario permanecía en el mismo sitio. A su lado descansaba el programa del festival invernal más grande de todo Nueva York y el cual tendría lugar justo esa misma noche.

Era bastante irónico lo que sucedía pero al recordar a su familia y la forma en que ésta se movía dentro de la sociedad, Charlotte podía comprender que un evento tan grande opacara una noticia aún mayor. Era una de las formas en las que los políticos solían calmar los ánimos del pueblo y el temor que su gobierno infundía.
Estaba molesta, si es que podía decirse, por la forma en que los vampiros actuaban. Por un lado los Hijos de Caín cuyos métodos arriesgaban la poca estabilidad que existía entre vampiros y humanos y por otro lado los pertenecientes a la Brotherhood quienes habían violado el velo que los cubría para poder formar parte del mundo humano y gobernarlos legalmente. Charlotte prefería, a pesar de la temerosa aceptación de los humanos hacia los de su clase, permanecer aún en anonimato y aparentar como lo había hecho desde antes de que la mascarada se rompiera.

A pesar de todo debía asistir al festival preparado por el príncipe de la ciudad no porque estuviera preparado por la Brotherhood, sino porque su “disfraz” de concertista lo ameritaba.

Un festival no requería exactamente un vestido de noche pero esa noche no asistiría como invitada exactamente, formaría parte de los diferentes espectáculos brindados para el deleite de muchos. La variedad del programa era grande y aún así los organizadores habían logrado crear un buen ambiente de entretenimiento.
Al final terminó por ponerse un vestido largo y sin muchos arreglos, tal y como solía hacerlo la mayoría de las veces que daba un concierto, aunque procuró indicar a su mayordomo que colocara en el coche el atuendo sencillo que ella misma había preparado para cuando terminara su participación.


El evento, tal y como lo esperaba, era una fingida armonía entre lo sobrenatural y lo humano, entre la belleza y la mediocridad de la verdad. Pero debía admitir que todo estaba hermoso y que la gente parecía estar feliz, claro que seguramente por dentro reprimían el temor de ser alcanzados por el suave beso de un vampiro.
Y ahí estaba ella, debajo de los reflectores de un pequeño escenario, sentada frente al hermoso piano que ahora era su acompañante. Y así sus largos dedos comenzaron a acariciar las teclas blancas y negras, haciéndolas gemir con dulces sonidos que poco a poco se mezclaron para formar una hermosa melodía que muchos podrían reconocer.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 6:32 pm

Suspiré mientras terminaba de ponerme mi vestido, era lo mejor que tenía y realmente para muchas personas fuera decepcionante, tanto tiempo y aún sin sentido de la moda, ¿qué podía decir? no era la persona más superficial del mundo ni tampoco la que más se preocupara por cosas como estas. Un simple vestido para una de las celebraciones más grandes que hayan hecho los vampiros desde hace 12 años, que no han sido casi ninguna, sonreí y me puse delante del espejo a ver. Bueno, la verdad no me veía tan mal. Vestido

Sabía que The Brotherhood había hecho esto para terminar de acordar la paz que podía (y había) existir entre los humanos y los vampiros, la coexistencia era posible a toda costa, nadie es inferior a nadie y menos nosotros que gozamos de cierta ventaja sobre cualquier raza que habite sobre la tierra. Un hermoso detalle para que se sintieran más cercanos a nosotros y así lograrán estar más cómodos a nuestro alrededor. Bajé de mi departamento mientras pensaba en la multitud de gente que estaría ahí, me abrumaría. Al salir del edificio me esperaba mi limusina, tenía beneficios por formar parte de los organizadores (aunque no influyera ni de manera indirecta en ella).

Le hice una seña al chófer mientras éste arrancó de una vez sin pensarlo. No estábamos lejos del lugar, de acá se veían las luces y se escuchaba la música que daba todavía un mejor ambiente que el que ya había. Y efectivamente sin demorarnos casi ya habíamos llegado, el conductor se detuvo y yo inmediatamente me bajé de la lujosa y cara limusina que me había buscado. Apenas observé a mi alrededor una sonrisa se posó en mi rostro, humanos y vampiros hablando como si fueran de la misma raza, aún obviando el desastroso accidente que hubo en el avión por nuestros antónimos los Hijos de Caín, una verdadera lástima. Pero por fortuna creo que los humanos se han dado cuenta de que no todos somos iguales, poco a poco todo iba cambiando para mejor.

Me adentré entre tanta gente para tomar una vaso de vino, si, no era sangre pero era lo menos lejano al líquido vital que no fuera eso mismo porque aunque sabía bien no ocupaba ni la quinta parte del placer que daba lo otro. Y bueno, decidí confundirme entre la gente caminando y pasando entre ellos, sencillamente para distraerme y disfrutar del perfecto ambiente que se vivía en el Time Square.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Vie Jul 27, 2012 7:35 pm

Estaba sentado de brazos cruzados en un sofá de mi departamento, observando una revista abierta de par en par sobre una pequeña mesa de centro. Extrañamente, no tenía música andando en los parlantes como era habitual de mi. Me encontraba pensando y meditando en silencio. Las ventanas estaban cerradas como usualmente, por lo que no escuchaba el zumbido del viento que danzaba al exterior del edificio. Me acomodé lentamente un mechón de cabello que me estaba molestando en la nariz mientras miraba inexpresivamente mi tablero que descansaba junto al impreso.

Sobre la mesita reposaba una revista de actualidad de alto calibre abierta a la mitad. En la página izquierda mostraba parte un reportaje "a fondo" sobre la reciente masacre en el vuelo 753 de American Airlines mientras que en la página de la derecha se exponía un anuncio a plana completa del evento de ése día. Era curiosa la manera en que los diseñadores habían ordenado el contenido del impreso. Era evidente el dinero que habían recibido por sólo mostrar ese anuncio, pero esto se contradecía con la naturaleza de la publicación que habían escogido justo para ése día.

Estudios habían demostrado hacia ya varios años que el ojo humano al abrir un periódico o una revista, dirigía la mirada primeramente hacia la página derecha, para luego observar la izquierda. Esto había ocasionado, eventualmente, que éste lado del impreso sea más requerido para plantar anuncios publicitarios en él y, por ende, sea más costoso. El hecho de que para el festival hayan tomado en cuenta incluso ése detalle evidenciaba aún más la casi enfermiza preocupación por opacar los eventos que se mostraban en la otra carilla. Eran claros los desesperados esfuerzos de los brotherhood por calmar el ambiente y aligerar las tensiones existentes con los humanos. ¿Daría resultado?

Sopesaba mis opciones. Podía quedarme en mi casa tranquilamente durmiendo o podría optar por ir y presenciar el evento en persona al menos para decir "yo fui testigo" y utilizar esa experiencia a futuro. Al fin y al cabo, la vida es larga, y más aún para un licántropo. El conocimiento que pueda sacar de aquella experiencia podría serme útil algún día. Por otro lado, todo estaba organizado por los vampiros que se decían amistosos y amantes de los niños. No estaba en posición de juzgar la veracidad de esas palabras, pero tras los eventos acaecidos hace unas 3 semanas, la masacre en el avión en texas en diciembre y todo el historial manchado de sangre que los más agresivos y temidos de su raza blandían con orgullo, era difícil creerles. Al menos para mí, porque al parecer la gran mayoría de los humanos les estaba creyendo. - Cuando todos piensan lo mismo, es porque nadie está pensando demasiado - susurré para mí.

Sentía que debía ir. Algo me impulsaba a ello. Di un vistazo a la ventana mientras pasaba una bandada de pájaros en V. Me incliné sobre el tablero de ajedrez y la revista e hice avanzar al rey un espacio mientras sacaba mi celular de mi bolsillo y buscaba a Leyla entre los contactos. Le dejé un mensaje diciendo "Iré al evento para ver que onda y despejarme un rato, nos vemos allá si gustas". Estaba apunto de presionar el botón de envío, pero me detuve para agregar un pequeño detalle: "Seré el sujeto vestido de blanco". Hecho esto, me puse un atuendo bastante simple y cómodo pero elegante y me dirigí al lugar, sin olvidar guardar mis armas habituales bajo mi ropa.

Al llegar, mi oído se alzó para escuchar la melancólica melodía que llenaba el ambiente. Busqué una posición lo más privilegiada posible para poder observar los dedos que ejecutaban esa hermosa tonada. Para mi sorpresa, resultó ser nada menos que la vampiresa que había conocido hace poco más de una semana en Central Park. Inmediatamente supuse los alcances de su fama para llegar a tocar en un evento de tales magnitudes. Me acerqué lo más que pude al escenario pasando entre humanos y vampiros, evitando dentro de lo humanalicántropamente posible los tumultos de gente. Finalmente, me puse las manos en los bolsillos y me quedé quieto observando el piano, para luego cerrar los ojos y perderme en la música.

Spoiler:

Traje:

Remera bajo el traje:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 28, 2012 9:45 am

Gruñó aturdido ante el espectáculo musical, le parecía fascinante cómo el público podía disfrutar tanto de aquel estruendo cuando él sentía sus delicado oido suplicando por un poco de silencio. No era nadie para juzgar a las nuevas generaciones, pero si que eran cada vez mas ... interesantes.

Se acomodó algunos cabellos sueltos con una mano y siguió vigilante. Esa noche una hembra de su manada se había encargado de dejarlo mas o menos presentable, con la barba recortada y el cabello domado. Un traje casual, una bufanda tan grande que solo en él se veía de tamaño convencional y unos lentes de pasta. ¿Por que alguien usaría gafas sin el cristal? "Es la moda" le habían contestado en una musical risa. "Para pasar desapercibido"

Se detuvo en tu paseo por el terreno y negó con la cabeza, indicado que todo parecía en orden. Tenía a los mas experimentados de su manada infiltrados entre la multitud y regularmente hacian reportes sobre lo que veían. Era como si nada hubiera pasado, nada de tragedias ni preocupaciones, solo música y frenesí.

-Que desagradables pueden ser los humanos a veces... pensó decepcionado. Alguien con grandes esperanzas en el mundo tiende a decepcionarse con frecuencia. Luego recordaba que todo había sido preparado por aquella persona.

-¿Habrá sido para calmar sus corazones? - Los vampiros le parecían tan impredecibles, el hecho de querer confiar en ellos le parecía una burla y el que aquel príncipe no se hubiera puesto en contacto con su manada para discutir ciertos asuntos era una falta de respeto.

Caminó un poco, alejandose del espectáculo. A los vampiros que habían llegado los tenía bajo vigilancia y seguramente ellos también ya habrían sentido su presencia. Esperaba pasar una noche sin incidentes y luego llegar a descansar a su hogar en su viejo sillón. Suspiró.

-Señor, todo parece en orden... solo que aun no podemos identificar la raza de la mujer cantante...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 28, 2012 11:09 am

El encuentro con aquella chica había sido algo poco fácil de creer, primero me caigo encima suyo, y luego... ba mejor ni contarlo, ya estaba yo en mi hogar, sentado en una silla con los pies encima del escritorio, como de costumbre, ¿Qué chico de 20 años no lo haría? solamente alguien que tuviera mucho dinero, o muchos modales, pero Arquelao no era ese tipo de persona específicamente, mas bien era una persona normal, sin contar lo de ser vampiro que ahogaba sus pensamientos con un buen cigarrillo que había obtenido quien sabe donde.

El sueño caía como una avalancha en una montaña nevada , a 300km/h y con un frió impresionante, por lo que sabía que la cama respondería sin problemas esta solicitud tan evidente, ya acostado en aquel sitio que era el sitio de un dios, o eso creía él. Una sábana, una frazada y un acolchado cubrieron enteramente su cuerpo y el calorcito se comenzaba a sentir. Sus parpados se cerraron en milésimas de segundo y se olvido que el mundo existía, pero no todo lo bueno dura para siempre, ya que su televisión estaba programada para que a las 7:00 AM se prendiera solitariamente y se colocara en el noticiero matutino, Y así mismo como "La profecía" decía a las 7:00 AM prendió con el volumen tan alto que seguramente todo el vecindario se hubiese enterado.

En aquella noticia aparecía una reportera con una piel blanquecina, unos cabellos rubios y unos ojos oscuros, que resaltaban ya que el contraste no era para nada similar, ella hablaba como una tonta, ya que él pensaba que nadie veía aquél noticiero, pero su mirada cambió drásticamente al sentir las palabras "asesinato", "vampiros" , "humanos muertos", su oído oyó eso, e hizo que él prestara especial atendió en aquella noticia, que no se oía todos los días. La noticia era algo que no se podía dejar pasar, era seguro que los hijos de Cain habían hecho esto.

- Malditos, matan por matar. Nosotros nos preocupas por la paz entre razas y ellos destruyéndola -

Bufó con una rabia tremenda, tanta era esa rabia que comenzó a patear las paredes de su cuarto, una y otra vez repetidamente, y ya se parecía a un entrenamiento en un gimnasio, pero evidentemente, así no era. Se calmó y tomó asiento , él sabía que eso no le hacía bien, pero qué más da, era un vampiro, un muerto ambulante, no tenía sentimiento y no pensaría en preocuparse por él.Pasó todo ese día de la misma forma, insultando a los Cain en general, pero de algo se estaba olvidando, quiera o no eran de su especie, y no debía tratarlos mal, al menos por respeto propio. Otro día volvió a pasar , otro, otro y otros más, y ya había salido a cazar por allí algún animal, porque no había tenido la oportunidad de encontrarse con algún humano donante de sangre.

Estábamos unos cuantos días después y el televisor volvió a prenderse a la hora recurrente, en el mismo canal, pero esta vez para su sorpresa, el noticiero no estaba como debería estar, en su lugar estaba un programa de esos que muestran la vida de los famosos, eran repugnantes, pero había algo en él que lo atraía, una especie de fiesta, que por lo que decía había que ir solamente vestido de blanco, y para su felicidad era justamente ese mismo día que Arqueleao estaba viviendo. Pasó aquel día y ya estaba atardeciendo, justo el momento en que debería estar saliendo para la fiesta, pero ¿Qué hombre llega en hora? pensó y se dirigió a su guardarropa donde cogió una camisa, unos jeans grisáceos claros que casi parecía blanco y unos championes deportivos que imitaban ser formales, y un cinturón también blanco que no lo usaba para apretar su jean, pero cuidaba su imagen. luego de haber colocado todos eso artilugios en su cuerpo se colocó un perfume bien varonil, de esos bien fuertes que a los alérgicos les achicharra la nariz, bueno ese perfume se había colocado.

Ya pronto se dispuso a salir a la calle, estando allí caminó por las calles de Nueva York en busca de un taxi, y lo encontró, ya subido a él le dijo al conductor el lugar donde se ubicaría la fiesta y rumbo allí partieron, media hora duró aquel viaje, ya que no era muy lejos de donde estaba, pero para Arquelao eso había sido una vida entera encerrado en la parte trasera de un taxi.Luego de haber llegado a aquella fiesta y haberle pagado al taxi-metrista se dirigió al medio de la multitud, mirando con desprecio a las personas que allí habían, esperando que una verdadera fiesta comenzara...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 28, 2012 1:21 pm

Temperance:

Discúlpame linda, he tenido problemas de conexión y hasta ahora puedo pasarme. Lamento profundamente que retrasara tu llegada a la trama. Lo mismo par la peqeña Odette


Las fiestas no eran precisamente mi fuerte. Para nada. Me consideraba alguien un tanto apático para los ambientes concurridos, los eventos ya no eran como antes -me sentía más que viejo, anticuado por pensar de esa manera.- el recato y la elegancia se parodiaban debajo de intenciones que cada uno de los invitados tenía para asistir a una convocatoria que prometía bastante para ambas partes: seres normales y seres sobrenaturales, una brecha para la integración, para recuperar equilibrio que había sido planeado antes del atentado aéreo.

Recuerdo cuando me enteré de ello días antes, América era un imán para los vuelos que terminaban de manera fatídica, deberían reconsiderar el viajar en aerolíneas pues cualquier desequilibrado mental pudiera tomar el control hacia un sólo destino. Había sido una pena, una alarma para la hermandad, para el Príncipe y eso significaba que la calma de la Señorita Brunswick también se habría alterado, ahora que era madre tenía más razones para estar bajo la protección del líder de los buenos y apoyaba de lleno esa fiesta a la que por cierto ya iba un poco tarde para encontrarla. No era su acompañante, tampoco su pareja, simplemente rondaría cerca de ellas dos, la dulce Odette y su nueva mamá -o hermana, considerando la edad de Temperance- quien tenía protectores por montones pero cada uno con sus intenciones.

La indicación de la vestimenta era un simbolismo más: ir de blanco para contagiar paz, para irradiar calma, confianza y un poco de distinción al evento. Opté por un traje como los que siempre utilizaba sólo que en la tonalidad opuesta, lo había mandado confeccionar a la medida como me daba el lujo de utilizarlos, en parte porque el estilo me agradaba y para ocultar una enredadera que llevaba tatuada en el brazo, secreto que sólo Dana conocía de mí entre otras mujeres pasajeras que desgraciadamente no recordaba de nombre.

Me transporté en taxi un tramo pero las calles cerradas por la concurrencia en Time Squere era tal que caminé varios metros hasta llegar. El lugar tenía un efecto claustrofóbico para mí, los rascacielos nunca habían sido de mi agrado y en las fiestas se hacían tan presentes como gigantes de neón, el ruido retumbaba en mis oídos y pecho, ni siquiera el humeante cigarrillo me hizo ignorar la ansiedad al verme rodeado de tantas personas, el espectáculo era atractivo, la gente se miraba asombrada y expectante. Mi altura me daba un poco de ventaja y veía encima de varias coronillas, no logré ver a nadie conocido hasta que di la vuelta y me topé a lo lejos con la visión de Odisea, sonreí de gusto admirando lo bien que le sentaba ese vestido de noche. Pretendía quizás alcanzarla después.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Temperance Brunswick el Sáb Jul 28, 2012 3:28 pm

-Quisiera que fueras con algo distinto - susurró la vampireza en el cuello de Temperance, mientras la tenía desnuda delante de un espejo. Sólo la blanca y pequeña braga cubría su virginal sexo- La mujer se pegaba al cuerpo de Temperace, pasando sus rojos labios por el cuello delgado de la mujer, que lo movía más como un gesto mecánico que por otra razón. Luego de tantas mordidas, la emoción de la primera mordida o la excitación es reemplazada por un frío placer, una sensación ausente de lo que realmente significaba el placer.

-¿cómo que debo usar Ursula?- Ursula era una de las vampiresas cercanas al principe, una peliroja de ojos color violeta, terrible, e imponente que muchas veces era llamada la dama roja, por aquella gloriosa melena escarlata. Había estado con Temperance desde que había llegado y se había transformado en la figura más cercana a lo maternal, pero aquella mujer tenia otros gustos en los que la joven delgada estaba entrando, ahora que se estaba transformando en una mujer hermosa y codiciada.Ursula pasó su mano por el cuello de Temperance y luego aquellos helados dedos fueron descendiendo por su talle.

- Algo más acorde con tu edad, ya no eres una niña. sino una mujer, que debe estar vestida más acorde, más si irás con el príncipe, - respondió siseante la mujer, echando una mirada por la ventana, a lo lejos, se podía ver a la pequeña Odette jugar en el jardín de la mansión. Aquella niñita, uno de los caprichos que el príncipe estuvo dispuesto a cumplirle a su muñeca, uno de los pocos que ella había expresado con tanta devoción desear cumplir.

-Supongo, señorita Ursula- respondió con un suspiro, bajando los hombros, a lo que Ursula de inmediato se lo corrigió. De ella había aprendido aquellos delicados y protocolares modales, Ursula era la artífice de haber creado una jovencita de perfectos modales, aunque jamás pudo corregir la personalidad evasiva de su creación.

La joven arrugó el ceño, porque a pesar de siempre estar distante, ahora no podía dejar de sentir aquel mal presentimiento, aquel deseo de no ir a aquella celebración además, ¿que haría ahí? no era el lugar para una niña como Odette ni para ella, menos para ella que no sabía desenvolverse entre tantas personas. Ladeo su cabeza, y miró de una manera doliente a Ursula, porque en aquellos ojos verdes se escondía el miedo que sentía por los hechos acontecidos desde hace poco tiempo.

El avión en las Vegas, las desapariciones de humanos y algunos vampiros y ahora, esto, otro avión destruido. Temperance no daba más, pero comprendía las razones de sus sueños, ya aquellos mensajes que desde el mas allá le llegaban ¿sería su madre?. Tenía miedo porque sabía que aquellos sueños eran los albores de malos tiempos para todos, y en cierta manera se estaban cumpliendo técnicamente no había logrado presagiar nada.

Ursula quedó prendada de aquellos ojos verdes y se inclinó hacia ella, besando su boca roja - cambia aquella mirada, jovencita, al príncipe no le gusta verte así - pasó su mano por sus cabellos, y buscó lo que le había comprado a su creación.

-Odette no irá - no fue una pregunta ni una petición, Ursula pareció ignorarla, cuando ponía el vestido delante de ella el vestido, pegándolo a su pecho y midiendo la prensa.

- como digas niña, como digas - no la tomaba en cuenta, estaba más pendiente de lo que llevaría aquella noche la joven vasalla.

Vistió a la joven, porque a pesar de que era un evento casual, quería que se viera angelical y aquel vestido era perfecto, si hasta le dijo que parecía un copo de nieve Temperance. Odenaría su cabello, peinando hacia atrás el sedoso cabello de la chica.

***

La fiesta era un emblema de hedonismos y suntuosidad, propio de los vampiros, y más cuando querían borrar de las mentes aquellos atentados que se sumaban a los atentados que venían sucediendo desde hace tres años. Primero fueron muertes que aprecían ser accidentales, si no fuera porque los cuerpos no tenían no una gota de sangre, y luego fueron aquellos mensajes con cuerpos en las estatuas, desangrados, cortados por el canal y limpiadas sus viseras tal como borregos. Una vez encontraron uno colgado desde el arco de una escultura, cortado con lo que aprecia ser una hoz. Temperance había tenido acceso a aquellas fotografías e investigación. SIn embargo en el ultimo año, los asesinatos habían aumentado en frecuencia y en cantidad. Pocos sabían que Las Vegas estaba en control de los Cainitas y los humanos en ella se entendían perdidos. Temperance oraba por ellos y sus almas, rogando que espiristas no se encontraran en aquella ciudad, y que otra vez el infierno azul se desatara.

Alguien la empujó, Temperance se movió y volvió a la realidad, aquellas luces, la música y todas las personas a su alrededor, moviéndose y brillando con aquellos halos fatasmagóticos que producía las luces y sus ropas blancas. ella misma se miró, también parecía un fantasma. Odiaba aquel lugar, pero estaba por el príncipe, el que había desaparecido de pronto, dejándola sola en medio de aquella masa de gente a la que ella no pertenencia.

Spoiler:


Sujétame como te aferraste a la vida cuando todos los miedos revivieron y me sepultaron
Quiéreme como quieres al sol Que quema la sangre en mi corazón de vampiro
Relaciones CelularPágina Personal
avatar
Temperance Brunswick
Admin
Admin

Mensajes : 512

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 28, 2012 6:16 pm


Me levanté de la cama corriendo algunos aún dormían porque era muy temprano, sin embargo mi mamá ya no estaba por ahí, ella madrugaba siempre para ir a atender al príncipe y su cortejo, pues yo iba hacer igual. Me puse el jersey y los pantalones al mismo tiempo y caí a la cama perdiendo el equilibrio al no ver con el jersey en la cara. Yo era muy grande y me sabía vestir, pero se ve que con las prisas se me dificultaba la faena. Misión cumplida ya estaba vestida, cargue mi mochila. Me dirigía al gran comedor como de costumbre manteniendo la vista baja para no ver a los caras pálida… En la cocina azul tome un panecillo y un cartoncito de leche, podría desayunar por el camino, de tanto en tanto y cuando la gente del patío no miraba fui introduciendo algunas galletas.

Salí corriendo por el camino del patio de las cabañas, debía de ir a la cabaña azul. -¡Soy la abeja voladora!- Comencé a decir mientras corría y luego recordé la canción de mis dibujitos preferidos, sólo que mi mamá le había cambiado el nombre a la abeja. “En un país multicolor, nació una abeja bajo el sol y fue famosa en el lugar por su alegría y su bondad. Y a la pequeña abeja le llamaron Odette, ¡la traviesa y dulce Oddy! Odette vuela sin cesar, en su mundo sin maldad. ¡No hay problema que no solucione Odette, la traviesa y dulce abeja Odette! Odette yo te quiero Oddy, ¡Oddy, Oddy, ven y háblanos de ti!“ Entre en la cocina azul. – ¡Oddy ya esta aquí! Vengo a buscar una tarta -me lleve el dedo a los labios– Es un secreto, vengo en misión abeja -me la dieron en una cajita muy bonita y me dijeron que no corriera, pero si corría llegaba antes– Bueno vale, llegaré un poquito más tarde -comencé a caminar y me entro curiosidad. ¿Cómo sería la tarta?

Me senté en uno de los porches, y la abrí un poquito- ¡Que rica! -Miré hacia los lagos debatiéndome No eso no estaría bien, tapándola me puse en pie y llegue hasta la cabaña ocho- ¡La Abeja Oddy llego! -Le pase la tarta a Ursula– No la he tocado , de verdad de la buena -Qué dolor de pancita, pero la tarta estaba tan rica y las galletas y las patatas, el jugo. Miré a mi mamá y a Ursula, decían que eso me pasaba por mezclar la comida, que comiera sólo de una. Pero es que no podía decidir ante tanta variedad, yo quería comer todo. Me quedé mirando fijamente como mojaba la galleta en el refresco. ¿Eso estaría bueno? Cogí una galleta y hice lo mismo, para después comerla estaba algo raro.

Mamá fue por unas cosas aquí y allá, mientras yo me quedaba ahí solo esperándola, porque me cansaría rápido y era aburrido ir a esos lugares llenos de gente grande que te chocaban, y algunas no eran muy amables. Me senté en un banco que había con dos o tres flores que había cortado del césped, había por todas partes, por eso me encanta el invierno, la escarcha caía sobre mi cabello, solo las flores fuertes permanecían despiertas y los animalitos durmiendo. Estaba muy entretenida solo mirándolas e intentando contar los pétalos de cada una, ya que en la escuela me estaban enseñando a sumar pero, no podía contar bien porque eran muchos y muy pequeños, así que me confundía. De repente pasó algo frente a mi, algo que yo conocía y me encantaban- ¡Mariposas! -Era una sola, pero quería tocarla y, al ver que se alejaba bajé de un pequeño salto y comencé a correr tras ella- Ups, ¿y si mami luego no me encuentra? -Bueno, me buscaría bien espero.

Pasé corriendo y dando pequeños saltos intentando atrapar el bonito insecto con esas bellísimas alas, hasta meterme en medio de una multitud sin darme cuenta. ¿Y si me perdía? Seguí corriendo buscando la salida hasta que, sin darme cuenta, tropecé con un borde de la acera. Lleve rápido mis manos hacia adelante volteando el rostro para no hacerme mucho mal, pero de la nada siento como alguien toma mi brazo. Mis ojos, que estaban cerrados con fuerza se entreabrieron un poco para mirar a esa persona, pensando que iba a ser mamá pero no, era un hombre al que poco conocía, el príncipe. Me puse otra vez de pie y le sonreí de forma amable- ¡Mi mariposa! Ups... Casi me caigo, muchas gracias señor... –dije contenta poniéndome de pie otra vez y respirando hondo, ya que me cansaba mucho cuando corría, mis piernas aún son muy cortas.

Miraba hacia todas partes buscando aquella mariposa de alas azuladas con tonos mandarina, tan bellas y delicadas, pero que de seguro ya habían volado muy lejos, así que deje de buscar pues seguramente luego encontraría otra, aunque no tan linda como aquella. Pase por el patio y comencé a correr para que nadie me detuviera en mi propósito, acabe frente un precioso árbol y lo miré fascinada. Temperance estaba alistándose para la noche y aun que no quisiera ir me hubiera gustado estar junto a ella…

El atardecer ya recaía por el cielo y yo de tanto juguetear y correr estaba agotadísima. Mi osita Mins era mi fiel compañera de juegos, algunos parecían querer evitarme, y a otros agradarle; en una mansión tan grande aun no sabia el nombre de todos, pero quienes eran malos me los conocía de memoria.. Llege al quinto piso donde mi mami me había dicho dicho que fuera. Mamá había preparado la tina para mí y contenta de tanto juego accedí a tomar un rico baño luego de una jornada de todo un día. El agua no estaba ni muy fría ni muy caliente, simplemente era linda, tibia. Las delicadas manos de mamá casi acariciaban mi cabello con cremas de brillo que tan sedoso lo dejaban.

Después del baño pase al cuarto envuelta en la salida de baño y con una toalla en el cabello. Ya tenía mi pijama y estaba lista para dormir. Mamá terminaba de arreglarse colocando pendientes en sus orejas y agregando rubor en las mejillas, se acerco a mí y me dio un tierno besito en la mejilla. La luz se apago y el sonido de la puerta cerrándose me dijo que mi mami ya se había ido. Mis parpados ya estaban pesados para seguir despiertos por lo que poco a poco mis ojos se cerraron. Hasta que un sonido me despertó…- ¿Shit.. Shit, Odette? – era la voz de una mujer rubia entrando a la habitación mientras encendía la lámpara de la mesita de luz. Se trataba de Dafne, una de las mujeres que era acortejada junto con el príncipe, prima directa suya. Me sorprendí un poco ya que ella solo me hacia gestos o sonrisas desde lejos y me enviaba galletas con algún empleado.

La mujer hablaba pausadamente, entendí la mitad por que había tenido un día movido y estaba algo cansada, yo solo asentía medio despierta y la mujer efusivamente me abrazaba. Me sentó en el tocador de mamá y con sus delgados y precisos dedos comenzó a cepillar mi cabello con algo de apuro, parecía su muñequita, luego de que mi cabello quedo totalmente liso y sedoso se dirigió al pasillo donde al rato apareció con muchísima ropa infantil. Por lo que entendía en sus palabras, ella quería tener una hija pero renuncio a eso por ser una vampira… Aun que las palabras no lo dijesen sentía que ella me veía como a su hija y deseaba que yo fuera al festival- Pero… Mamá se va a enojar.. –le decía algo preocupada por no avisarle a mi mami.

Paseaba un vestido tras otro por sobre mi pijamas intentando decidir cual era el mas acorde. Ya estaba algo mareada, parecía que mi decisión no tendría importancia en esto, ya que ella me vestiría de todas formas. Así continúo por mucho tiempo mas revolviendo elegantísima ropa y seleccionando prendas, hasta decidirse por un vestido blanco con falda de pequeñas flores en tonos azules y un lazo en la cintura. No era el más elegante de los vestidos, pero era el que mejor me asentaba y no me reconocía con él. Dado así que la sesión duro mucho más de lo que yo esperaba, al menos iría al festival por algodón de azúcar con Dafne, la vi sonriente- ¡Gracia! -le dije contenta y ella asintió.

Caminaba algunos maquillajes por mi rostro d los cuales me negaba, aun que fuese inútil por que ella no paro yo accedí, solo si tenia brillito de labio sabor fresa, lo comería mas que otra cosa pero era lo único de todo eso que me gustaba. Tras negarme a unas espesas pestañas negras y un berrinche me dejo un momento en paz pero rápidamente volvió con un sombrero color crudo y lo recostó sobre mi cabecera dejando la corona de flores blancas que yo había escogido. Y así fue como ella decidió vestirme, entre forcejeos y quejas ya estaba vestida, tome un abrigo entre brazos y le di un besito en la mejilla.

Ella tomo mi manito y me acompaño a bajar los escalones de la mansión donde quedaban nada mas que algunos empleados dando vueltas, llegamos hasta la entrada donde un lindo auto negro paro frente a nosotras y Dafne abrió la puerta por mí, en cuento me subí y espere a que ella lo haga solo cerro la puerta y el auto arranco, hasta el momento creería que iríamos juntas, de seguro ella vendría al rato.

El auto se acercaba a una multitud de gente vestida de blanco amontonada de a grupos, acróbatas, músicos, bailarines todos y cada uno de ellos me asombraban desde el coche con los ojos bien abiertos, pese a que ya fuese tarde se me había ido el sueño estaba algo calmada. Quería encontrar a Temperance junto al príncipe y de una vez conocerlo… Así fue como el auto se paro y el señor se bajo a abrir mi puerta. Salí del auto despacio y me quede a un costado queriendo alzar la vista, lo que era inútil por que todas las personas me tapaban y por mi baja estatura no podía ver mucho…

Winter Festival:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Dom Jul 29, 2012 5:30 pm

Estaba en plena sección fotográfica cuando Alexandra vio las noticias, otro avión había sido atacado, toda su tripulación desangrada, y los pasajeros. Alexandra dejó de posar ante el lente de la cámara y se largó de lugar, ente los gritos del fotógrafo y de uno de sus asistentes que corría detrás de la alta joven -demándame... si igual ya tienes tu foto - le gritó, ya montada en su motocicleta y colocándose el casco. Le importó bastante poco lo que había pasado, su mente estaba focalisada en el grupo y en como tratarían ese asunto. Ya era el segundo puto atentado en menos de dos meses, y nadie parecía hacer nada.

Se echó a rodar por la calle, y como siempre, respetó el límite de velocidad sólo en el límite, pero ahora, con esa persistente preocupación, había dado al acelerador al máximo y recorrido las calles en muy corto tiempo. ¿Robyn estaría en su casa?, ¿o el líder?. Ni sabía, lo mejor era dirigirse al cuartel general, que de cuartel sólo tenía la denominación, porque era una bodega abandonada cerca de los aserraderos de la ciudad. El mar estaba como barrera, y los conteiner de desembarco, como una manera de escapar, por eso ya había comenzado el entrenamiento de parkour de los nuevos miembros que iban aumentando a medida que el tiempo iba pasando y los atentados iban aumentando en intensidad y crueldad.

Aparcó cerca de la bodega, dejando su moto debajo de unas carpas y entró en la bodega, observó a su alrededor, de hecho, olisqueo el aire, en busca de algún olor extraño, cualquier cosa, pero solo había olor a humedad, mar y pescado. Seguro... si claro, y ella era monja, chasqeo la lengua, y vio a los vigilante sobre los conteiner más altos, chicos militares cansados de los juegos del gobierno. Sonrió gatunamente y entró en el lugar.

La reunión fue corta, algunos estaban callados, otros, bociferaban como borrachos en una cantina, diciendo que había que acabar con los vampiros de una vez por todas, sacarlos de las calles, y más madres que Alexndra casi ignoraba, observando detenidamente la cara de Etienne, que estaba demasiado concentrado, que llega a estar ausente. Alexandra que estaba apoyada en una esquina, y cruzada de brazos, ya no aguantó más, y salió de las sombras llegando a la mitad del circulo donde estaban los "rebeldes". Para Alexandra esa palabrita era una ofensa, no eran rebeldes y toda esa pompa, sino personas con sentido común y descontentos... ¿indignados?. Casi era jocoso llamarse así misma "indignada", por eso no soportaba etiquetas,

-ay callense, manga de idiotas, claro... vamos a ir a dispararle a los vampiros, uno a uno en la cabeza, con algo de suerte los mandamos a dormir un rato... - resopló, poniendo sus manos en su cintura -paff, despierta - se puso delante de uno de los gritaban y le golpeo la frente -no tenemos la fuerza para atacar, de momento por lo menos, y me parece que de neuvo los vampiritos tienen su guerra interna, con un poco de suerte se matan entre ellos, por eso, gente debemos estudiar de más de cerca como se mueven - se giró hacia Etienne - desde que nos formamos, no habíamos tenido la oportunidad de ver sus jugos, esta es la ocasión perfecta, algo me dice que pasará algo importante, en dos meses más podremos estudiarlos, mientras sigamos entrenando, recabando información, obteniendo fuerzas, actuar a tontas y a locas , nos costará a todos la vida. - entornó los ojos, ya le había dicho a Etienne sobre la ciudad cerrada, sus contactos habían llegado hasta el gobierno de Washinton. Dicho esto, movió su cuello haciendo crujir las vertebras de su cuello - ¿quien viene conmigo? quizás consiga algún nuevo contacto, los podré parar en dos meses. - sonrió, ella tenia mejores ideas, como volar la ciudad pero para ello, había que sacar a los que se podía sacar.

Noche de la fiesta

Como maniquie de alta costura, estaba invitada con pases vip, una de las ventajas de estar en el frívolo mundo de la moda, además, tendría otros pases para los "rebeldes" que la acompañarian, y se dió el trabajo de conseguir hasta una limusina. A veces se comportaba demasiado raro, y esta fue una de esas ocasiones, porque no parecía que estaba metida en una misión, sino que era parte de esa celebración. Con copa de champaña en la mano, brindó por un amanecer más brillante, una frase que en boca de Alexandra sólo significaba el ferviente deseo de terminar con aquella locura.

-sólo no sean demasiado obvios, disfruten de este lugar, y mantengan los ojos abiertos, vamos en busca de cualquier hueso, aunque tenga poca carne - fue la recomendación que le hizo a sus compañeros antes de bajer de auto y sumarse a la fiesta.

Spoiler:


Última edición por Alexandra Asimov el Dom Jul 29, 2012 7:04 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Dom Jul 29, 2012 7:01 pm

30/01

La televisión estaba encendida mientras todos los habitantes del edificio se encontraban en el comedor, era más sencillo repartir las raciones y evitar los conflictos de aquella manera, sea como sea, cuando la muerte rodeaba a cada uno de ellos, los había convertido en familia. Suspirando, Robyn jugaba con la sopa que comía, no tenía tanta hambre y había una sensación extraña en su pecho.

La música de los comerciales se detuvo y escuchó la voz de una conocida reportera, frunciendo el ceño, la chica alzó el rostro y con horror vio la televisión.
-Lleven a los niños a sus habitaciones- les indicó a algunas de las mujeres, aunque varias de ellas eran mayores que la pelinegra, ella imponía más autoridad… quizás porque de alguna manera, ella era una de las personas que más les proveía alimento y protección. Cuando la habitación se vació, se quedó junto a algunos de los hombre mientras le subían el volumen a la viaja televisión.

-Algo sucederá- murmuró uno de ellos, nadie dijo nada en ese momento, pero Robyn sabía que él tenía razón. Sin perder el tiempo salió del edificio ordenándoles a todos no salir a menos que fuese necesario.

Con rapidez se dirigió a lo que llamaban cuartel general, y aunque era realmente deplorable cumplía con su función. Suspirando entró justo al momento en el que uno de sus compañeros gritaba y era golpeado por la que muchos consideraban la segunda al mando. Sonrió levemente y se acercó más –Los humanos correrán más peligro ahora- se atrevió a decir la chica mientras se mostraba a los demás –¿Alguno podría ayudarme a cuidar de mi refugio? Hay muchos niños y mujeres, casi todos indefensos- no estaba acostumbrada a pedir ayuda, pero esta vez no era por ella, era por todas las personas que cuidaba.

Miró a Alexandra de nuevo y sonrió levemente a su propuesta.

Winter Festival

Desde su escape, ella robaba, pero en muy pocas ocasiones usaba el dinero para darse lujos o comodidades excesivas. Tener que usar el dinero para comprar ropa elegante se le había hecho una completa idiotez, pero era necesario para camuflarse entre las personas en Times Square, sobre todo por la zona a la que se dirigían.

Caminando cerca de Alexandra, Robyn trataba de sonreír, pero había demasiados vampiros, su piel blanca los delataba, aun así las personas estaban fascinados, intentado acercarse a ellos, como si fueran algo hermoso… aunque sabía que lo eran, al menos en lo físico. Por un momento, su mano estuvó a punto de dirigirse a su cuello marcado, aunque gracias a su abrigo no se podían ver las cicatrices, logró controlarse y sólo apretó la cartera negra, donde guardaba su daga. En una de las últimas reuniones había hablado sobre los Lycans con los rebeldes, no estaba segura si le creerían o no, y tampoco estaba muy segura de que, como contaban las historias, la plata los hiriesen. Después de todo, los vampiros no podían repelerse con ajo. Llegaron a la zona designada y la chica posó una sonrisa en sus labios rojos, tratando de olvidarse de lo estúpida que se veía con aquel atuendo, del frió que rozaba sus piernas o de que un vampiro la miraba en aquel momento, sonriéndole de manera seductora. Debía estar calmada y enfocarse, aunque…
-Necesitare un trago- tuvo que susurrarle a Alexandra con algo de nerviosismo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 8:03 am

Las cosas no habían ido tan mal después de todo, estaba impaciente por ver la reacción de todos y cada uno de los conservadores de la paz entre especies, sabía que la noticia no pasaría desapercibida, era imposible. Me gustaba ver que nuestros actos provocaban una intranquilidad y sensación de alerta en todos y cada uno de los humanos y vampiros que pretendían vivir en “paz”, todo era mucho mejor cuando la única vez que se escuchaba dicha palabra, era en algún funeral.

No entendía el afán por convivir con aquellos meros recipientes de sangre fresca, no tenían demasiadas utilidades, podían servir como divertimento algunas horas, días, dependiendo de lo que te ofrecían, pero después sólo eran comida, alimento para poder seguir viviendo como hasta el momento. Lo del avión no se hizo esperar, todos los noticieros y periódicos se hicieron eco del suceso, me sentía casi hasta henchida de orgullo por el trabajo bien hecho, no todos los días se puede disponer de un banquete en lata como aquel.

Los días pasaban y la noticia seguía muy presente entre los ciudadanos, caminar por las calles era un constante hervidero de cuchicheos y comentarios al respecto, no podía evitar sonreír cada vez que pasaba por al lado de algún grupo de personas hablando de eso. Era divertido ver o sentir el miedo en su voz o verlo en su mirada. Como era de esperar, los buenos de esta “película” necesitaban de alguna manera reactivar la calma y devolver la confianza de los humanos en los vampiros, aunque siempre que podían hacían gala de sus ostentaciones y esta vez fue con el tan esperado “Winter Festival”, se celebraba en una de las calles principales de la ciudad y como era habitual se debía ir de una manera apropiada.

No quería perderme las caras de todos aquellos humanos y vampiros reunidos en una sola calle, aunque si era cierto, aquel festival podía ser sin lugar a duda un banquete bastante tentador, un montón de humanos con sus atuendos blancos impolutos y su sangre corriendo caliente por sus venas… las condiciones no eran del todo favorables para controlar los instintos, pero era conveniente si deseaba disfrutar del espectáculo. No me llevo mucho tiempo vestirme, elegí algo ligero y sencillo, un vestido, sin demasiados complementos, no quería ir demasiado sobrecargada.

Al llegar ya se podía escuchar la música de fondo, decidí caminar entre la multitud, sin un rumbo fijo, ni tan si quiera alguien con el que quedar en algún punto exacto, me limite a caminar hacia la zona del escenario, donde estaba el mayor número de personas, pasear entre esa gente era casi como volver a recordar el aroma que aquel avión desprendía.


Última edición por Katherine L. Miller el Lun Jul 30, 2012 11:30 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 10:32 am

Varias sesiones ajustando detalles, luego de haber tomado las Vegas bajo su control, las normas de seguridad, como era natural, se vieron mucho más exigentes, no obstante, no lo fueron lo suficiente, ya que con un poco de investigación y moviendo los hilos de la manera más adecuada, habían conseguido perpetuar un segundo atentado, ésta vez le tocaba a Nueva York caer.

Justo como en el atentado anterior, se habían infiltrado gloriosamente, ésta vez no habían más que mortales dentro del avión, no obstante eso bastaba para enviarles un saludo de advertencia “el momento del juego ha empezado”… de una quizá no muy sutil manera, les sería obvio el pensar que la guerra se afianzaría, era tiempo de comenzar a mostrar las cartas… la vana paz entre humanos y vampiros, comenzaba a asquear… y aquel magno banquete que se habían dado, les dejaría muy claro que así era.

La masacre en aquel avión había causado gran temor y desconfianza entre los mortales, comenzando dentro del pensamiento colectivo el pánico al creer que todo lo que los medios masivos les vendían sobre los vampiros no era más que una falsa máscara. “Los vampiros les protegeremos”, “podremos vivir en paz”… bah, cuanta basura!!, realmente una grave ofensa a la estirpe; aquella blasfema fantasía debería de romperse pronto, ella y los suyos se encargarían de que así fuese.

Poco más de dos semanas habían pasado… días después del atentado la fuerte propaganda del “Winter Festival” asediaba los medios masivos, intentando con esto ocultar y opacar el furor que los habitantes de aquella ciudad sentían por la sanguinaria muerte de sus allegados… cientos de actividades difuminadas por toda la zona, los artistas del momento… blanco, representativo de paz; planeaban con esto calmar sus ímpetus… pero ella no tenía pensado dejar que así fuese… en cuanto la noticia del festival fue de su conocimiento, una linda sorpresa comenzó a ser planeada…

Por fin la noche había llegado… dentro de la comunidad mortal, ella era una magnate, generalmente una accionista que conservaba su anonimato, con un gran poderío en varias empresas transnacionales, que se habían posicionado con la globalización por todo el mundo… alguna vez había comprado acciones de “Wal-Mart Stores”, “ExxonMobil Corporation”, “BP”, “General Motors Corporation”; entre otra gran variedad más… en 300 años de existencia hay tiempo suficiente para invertir una pequeña herencia mortal adecuadamente…. Y siendo la magnate que era, una invitación llegó hasta sus manos, para ella y otros cuantos acompañantes.

De igual forma entre los miembros de clan se encontraban algunos otros inmortales con gran poderío dentro de la sociedad mortal, por lo que varias invitaciones cayeron dentro de los miembros del clan, justo con la proposición abierta de llevar invitados a la misma… al parecer los brotherhood tenían pensado que toda la ciudad asistiese a éste evento… bien, eso sería sumamente provechoso para ellos.

La noche anterior la última reunión se había llevado a cabo para afinar detalles, esa noche todos se harían presentes, llegando cada quien por su medio, estando separados unos de otros, a simple vista debería parecer que solamente disfrutaban del festival… otros cuantos se harían cargo de efectuar la pequeña sorpresa… cuando la señal se hiciese presente sería el momento justo para actuar.

La vampiresa se vistió adecuadamente para la ocasión… un ostentoso vestido blanco con bordados y encajes en color azul, y pequeños zafiros azulados incrustados en el mismo; llevaba un collar platinado bastante elegante, con unos aretes que le hacían juego… su cabello arreglado bajo un elaborado peinado, dándole un aspecto realmente sobrio y refinado… una figura realmente bella… el vestido era largo, tanto que sus pies no alcanzaban a verse… bajo aquel vestido, llevaba puesto un par de botas blancas bastante cómodas, y un pantalón de cuero negro (que no se notaba en absoluto bajo la tela del vestido), muy cómodo también… esto previendo que necesitaría de buena movilidad en algún momento de la noche.

Una limusina llegó a por ella a una falsa dirección que se le había dado… ella con seis acompañantes llegarían hasta aquel festejo en la misma, todos miembros del clan, claro… al sentarse en la limusina, una pequeña risilla se escapó en el ambiente por parte de un bello rubio que iba sentado frente a ella… al ver como la punta de su espada se podía divisar bajo el vestido… bueno, al menos estando de pie no se notaba en absoluto… ella le miró con una malévola sonrisa, y devolvió su mirada hasta la ventana.

Por fin habían llegado al lugar donde el evento se estaba dando a cabo, los siete vampiros se bajaron de la limusina, lucían realmente alucinantes, y claro que llamaban la atención de los mortales… una vez ahí tenían en claro que debían de dispersarse hasta puntos estratégicos debidamente previstos, pero sin llamar la atención… disfrutar del evento es lo que debían de simular…

No se hubo adentrado demasiado cuando las esencias de varios seres comenzaron a llegar hasta su nariz, al parecer varios licántropos también se habían hecho presentes en la fiesta, cosa que no era de extrañar… pudo divisar un par de ellos bastante cerca de sí… al igual que a varios vampiros… todos parecían estar expectantes, vigilando… sonrió en sus adentros, ya que no les decepcionaría, pronto toparían con algo de trabajo que hacer.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 10:44 am

30-enero

Tenía una gran sonrisa en mi cara cuando la noticia del segundo avión fue hecha pública, se habían lucido. Los gritos de incredulidad y rabia contenida eran lo que escuchaba en este pequeño café, los humanos estaban alterados, algunos ofendido o enfadados, otros se preguntaban qué sería de ellos, que no era seguro salir de casa y que mejor no molestarnos, unos más ilusos hablaban del exterminio de nuestra raza, lo que me gustaba es que hablaban de generalidad y incluyendo a los pacifistas. Alce una alabanza a la hermandad, ahora esperaba que esta casa de naipes cayera.

HOY.

Winter Festival de lo Peor, me preguntaba si los humanos eran estúpidos o solo pretendían entender, es decir, el ataque al avión fue un lindo presente con un mensaje que decía claramente “témanos”, al organizar este festival los traidores pretendían reivindicar la precaria imagen que poco a poco perdía credibilidad, y los borregos aquí presentes parecían querer perdonarlos, acaso no entendían que la convivencia era una vaga ilusión. Debieran vivir con el temor y nunca de los nuncas salir de sus casa, o si lo hacían deberían preocuparse por lo que podía esperar fuera en las calles oscuras.

Había venido por curiosidad vistiendo de lo mejor, un vestido largo, como lo ameritaba la ocasión seria blanco con detalles en plateado y zapatillas con un tacón altísimo, aunque también para causar estragos, en una pequeña calle encontrarían eventualmente el cuerpo de un pequeño mocoso de escasos cinco años, desangrado, no me importaba beber de los niños su sangre era un poco más dulce, y mi código moral era inexistente, camine entre las personas, fingiendo un placer que no sentía. Pretendiendo que me agradaba los humanos.

Era un banquete todo lo que puedas comer, las personas se comportaban con amabilidad, había demasiados vampiros, era un buen lugar para memorizar caras y después buscarlas para decapitarlas, entre menos vampiros quieran precaria paz, sería más fácil mostrarles a los homos sapiens cual es el lugar que les corresponde, aunque esperaba sinceramente que hubiera mas como yo en este lugar para destrozar todo.

Pero hasta yo podía sorprenderme de lo ostentoso que resultaba el festival, el derroche de banalidad era enorme, los puestos de comida ofrecían un pequeño extracto de cultura de diferentes partes, los vampiros y los humanos parecían disfrutar la compañía mutua, me pregunte cuanto de ellos eran sinceros con lo que demostraban. La pirotecnia era demasiada, las luces en el cielo me mantenían entretenida. Y la música de fondo hacia que esto en verdad pareciera una fiesta a lo grande. Como digo ESTUPIDO.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 1:07 pm

Previo a la Fiesta:
31/1/13


Me encontraba cenando con mis hijos, cuando nuestro programa fue interrumpido por un hecho reciente. Al parecer, más de 200 homosapiens habían sido asesinados en un avión. Algo muy similar a lo ocurrido anteriormente, aquel asesinato masivo en Las Vegas. Seguramente los causantes serían los mismos, aquellos repugnantes Hijos de Caín, pero no podía estar seguro hasta averiguar cada mínimo detalle. Esta vez me resultó casi imposible descubrir quién estaba detrás de esta atrocidad, ya que el detective perteneciente al clan que utilicé aquella vez no pudo obtener información, debido a que oficiales de mucho mayor rango se ocuparon del caso. Pero no me importaba realmente quién había sido el culpable. Solo sabía que me beneficiaba, y mucho. Los humanos comenzarían a desconfiar de los vampiros, lo cual provocaría, a la larga, un intento de éstos por derrocar a los espectros. Obviamente no podrían lograrlo solos, pero servirían como sustento en mi guerra.

Esa misma noche, me reuní con los licántropos de mayor confianza dentro del clan, en mi voluminosa mansión. Habían un total de 15 individuos, incluyéndome, sentados alrededor de una gran mesa de mármol rectangular. Algunos de ellos hablaban por lo bajo, comentando sobre el atentado causado por los vampiros. Finalmente, comencé a hablar fuerte y apasionadamente. -Hermanos y hermanas... Seguramente muchos de ustedes se habrán enterado sobre el acontecimiento ocurrido esta noche. Gracias a esto, pude llevar a cabo una decisión. Una decisión que cambiará la vida de muchos, dentro y fuera de la manada. Hoy comenzaremos a formar parte del mundo. Dentro de poco, saldremos de las sombras y todo el mundo se enterará de nuestra existencia.- Hice una pausa, para observar sus expresiones. La mayoría parecía estar de acuerdo, y escuchaban atentamente mientras asentían. -Mañana a primera hora, comenzaremos a movernos. Será peligroso, pero si nos mantenemos juntos como manada, todo resultará bien. Empezaremos con algo pequeño, así que quiero que hagan lo siguiente...-

18/2/13

17:20 PM.~

Era el día en el cual se celebraría una vulgar fiesta, llevaba a cabo por aquellos seres despreciables. Cientos de personas estaban invitadas a asistir, y yo era una de ellas. Después de todo, poseía una de las principales empresas de Nueva York, que se encargaba de la compra y venta de muebles. Tenía algo pensado, algo que llevaba más de dos semanas de organización. Nada podría salir mal, o eso esperaba al menos. Sería un golpe que afectaría mucho a la sociedad, en especial a aquellos humanos que odian a los vampiros. Esto servirá como un pequeño "estímulo" para que comiencen las acciones bélicas.

El sol brillaba alto en el cielo, el cual se encontraba completamente despejado. Yo me encontraba vestido informalmente, al costado de una ruta desierta que llevaba a la ciudad de Nueva York. Algunos autos pasaban cada dos o tres minutos, pero era demasiado temprano y el tráfico era muy reducido. Esperaba ver pasar un camión de reparto, hacía ya casi una hora. Pero estaba retrasado, y yo comenzaba a impacientarme. De repente, lo veo venir a lo lejos. No había dudas, era el camión. Levanté mi pulgar, esperando que éste se detuviera. El conductor frenó lentamente, y me subí al vehículo -Hola Alan... Llegas tarde.- Le dije al que se encontraba detrás del volante. Era mi mano derecha dentro del clan, y al parecer todo estaba bien.

-Mejor tarde que nunca, ¿Eh, Jefe?-
-Lo que digas.- Respondí con una sonrisa. -¿Traes la carga?
-Se encuentran empacados y ordenados.-
-Perfecto. Continúa, no los hagamos esperar.-

Todo marchaba según lo planeado, los humanos se llevarían una grata sorpresa. Alan me entregó un paquete que contenía la ropa que me pondría aquella noche. Me cambié aún sentado dentro de la cabina, y al terminar me observé de pies a cabeza. Llevaba un horrible esmoquin blanco. Esa imagen de pureza me disgustaba demasiado. Pero no importaba, en unas horas se teñiría de un fuerte rojo.

El camión se detuvo a una cuadra de donde comenzaba el festival. Se estacionó, y yo me bajé. Antes de cerrar la puerta, me dirigí a Alan. -Cuando te llame, o la situación se ponga fea, actúa según las órdenes. Cuídate, no quiero perder a mi mano derecha.-
-Claro jefe, suerte tratando de convencer a los idiotas.- Reí amigablemente y comencé a caminar hacia la multitud. Me dejaron entrar al recinto, al mostrar mi invitación, y me distraje viendo el espectáculo. -O los vampiros crearon una nueva raza repugnante, o los gustos humanos con respecto a los artistas son muy peculiares... si es que a eso se le puede llamar "artista!- Pensé avergonzado mirando a la cantante. Había visto cadáveres mutilados con más gracia y belleza.

Me mezclé entre la multitud, conversando con algunos humanos conocidos, y observé la decadencia presente allí. ¿Cómo podían denigrarse así? Hace apenas dos semanas atrás, murieron más de 200 personas en manos de vampiros, y en navidad ocurrió algo similar en Las Vegas. Pero así eran los homosapiens... unas luces de colores, comida extravagante y música eran suficientes para asombrarlos. Que raza tan patética y vulgar. Pero no había nada que hacer más que resignarse. Con suerte la guerra los cambiaría. Ahora esperaba encontrar algún licántropo del clan, pero no veía a ninguno.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Mar Jul 31, 2012 2:35 pm

Las cosas estaban bastante caldeadas, el atentado había hecho que los vampiros estuvieran más atentos. Al parecer los otros grupos se habían puesto en movimiento y no habían elegido un mejor momento para hacerlo que días previos a la gran fiesta que el príncipe estaba planeando. Pero al parecer, el terror que invadió a los humanos en un primer momento fue aplacado gracias a esta celebración. ¿Quién los entendía? Una guerra estaba a punto de estallar y ellos se preocupaban en como irían vestidos a un estúpido evento.

Las ganas de ir estaban ausentes. No le apetecía tener que estar rodeada de las criaturas que tanto le desagradaban, pero las órdenes del líder habían sido claras. Debían infiltrarse en la fiesta y hacer reportes cada tanto. Así que no le quedo más opción que cerrar la boca e intentar poner su mejor cara. No era únicamente aquello, la pauta de tener que vestir de blanco hizo que tuviera que gastar dinero en comprarse algo para usar. No le dio demasiadas vueltas a aquello, antes de entrar a uno de sus turnos pasó por una de las tiendas que había allí cerca y se compró el primero que vio. Acomodó su cabello, dejando que las ondas cayeran, llevándolo suelto. Se aplicó un poco de maquillaje y salió.

Al llegar se sorprendió con lo que se encontró. Así que, al parecer, los vampiros se habían encargado de que estuviera todo perfecto, hasta el último detalle. La gente disfrutaba como si no hubiera ocurrido nada. Patético. Time Square estaba poblado de gente, su olfato se vio invadido por la mezcla de aromas y no pudo evitar poner una mueca de asco. Intentó divisar a alguno de su manada pero fue en vano, no consiguió nada. Su cara no era la más alegre del lugar por lo que con esta logró espantar a cualquiera que intentara acercársele.

Caminó un poco entre la multitud intentando mezclarse entre todos ellos.

vestido:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Mar Jul 31, 2012 3:15 pm

Desde el palco de un edificio que desembocaba justo sobre el festival, Everett contemplaba a la muchedumbre. El exceso y el lujo reinaban en el lugar y no habían escatimado en gastos, debían hacerlo tan fastuoso que, en la limitada mente humana, solo hubiera lugar para la magnificencia de aquella fiesta. Los brotherhoods tenían órdenes directas de usar su carisma, con todos los humanos posibles, para hacer que el atentado del American Airline fuera cada vez mas relegado al olvido. Los humanos parecían disfrutar, los vampiros parecían estar en un estado de ensoñación en el que se veían rodeados de comida que no podían tocar. Esa noche nadie debía alimentarse de los humanos del festival, estaba absolutamente prohibido, y quien rompiera esa regla elemental, aunque el humano en cuestión le hubiese dado consentimiento, sería tan severamente castigado que todos los brotherhoods lo recordarían durante décadas.

Le vino a la memoria los sucesos ocurridos aquel 30 de enero… En cuanto le dieron el aviso no tardo ni una hora en llegar al JFK. El avión parecía un gran fantasma de hierro en mitad de la pista de aterrizaje, todo era realmente espeluznante, apagado y sin vida.

Cerca de tres horas tuvo que discutir con las autoridades pertinentes para que accediesen a abrir el avión y encontrar a todos aquellos humanos muertos. La primera sensación fue de un shock, este solo duro unos segundo, para dejar paso a una furia incontenible, que haría temblar a cualquier ser sin importar raza o condición. Cuando regresó a la sede de los Brotherhood, Everett mando decapitar y quemar a algunos de los prisioneros de los hijos de Caín.

Regreso a la realidad, Lady Gaga había sustituido a Florence + The Machine en el escenario. Puso los ojos en blanco y siseó, no entendía los gustos humanos, la mayoría de las veces… Pero todo estaba bien para contentar a la marabunta que había bajo él. Hizo una seña a Gustav, su mano derecha y ambos bajaron juntos hacia la salida del edificio. Everett debía buscar a Temperance, ya que le habían dado el aviso de que la chica se encontraba ya en el festival. Gustav se rigió por su parte hacia la parte de atrás del escenario, para seguir organizando y supervisando que todo iba como se suponía que debía ir. Por el momento todo iba sobre ruedas. Aquella ensoñación los embriagaba a todos y junto al espectáculo y la parafernalia los vampiros se estaban desenvolviendo de fabula.

Al salir del edificio un sinfín de aromas se mezclaron y olió el almizclado y salvaje olor de los licántropos “curiosos…” se dijo a sí mismo y con velocidad inhumana, que le dotaba ser un vampiro, comenzó a buscar a su vasalla. Captó su olor y lo siguió, ella era inconfundible. La había dejado demasiado sola en aquel lugar, enseguida la diviso y con suavidad la tomo por el brazo, mientras que con la otra mano acomodaba su traje blanco. La observó de arriba a abajo, y el vampiro sonrió como pocas veces hacía, despampanante.

—Úrsula sabe lo que hace, querida Temperance… Estas sobrenaturalmente hermosa. –su tono fue solo lo necesariamente alto para que la muchacha lo escuchase.

Tomado del brazo de Temperance comenzó a guiarla a través de la muchedumbre, sin problemas para pasar. Se situaron en un flanco privilegiado, similar a un área VIP. Solo accesible para gente como ellos dos. A través del busca le llego un mensaje que decía “Sobre ruedas”. Si… todo estaba saliendo rodado, sus agentes estaban preparados en todos lados. No había posibilidad de que ningún intruso arruinara el plan de reconciliación con los humanos.

La cantante humana abandonó el escenario, dejando paso a un DJ que pincharía algunas canciones mientras la orquesta filarmónica de Nueva York se acomodaba sobre el mismo escenario donde un sin fin de reconocidos artistas habían pasado ya. La musica no se hizo de rogar y nuevamente los humanos quedaron eclipsados por el encanto de los vampiros. A Everett le evocaba un pasaje biblico que decia: “Dejad que los niños vengan a mí. Sabéis que el reino de Dios recibe con satisfacción a los débiles y a los pequeños. Me habéis oído decir esto muchas veces.” Los humanos solo eran niños... Y él debía acogerlos en su seno, como padre y protector.

El DJ en el escenario:


Atuendo para la fiesta:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Mar Jul 31, 2012 4:17 pm

Era algo tan locamente concurrido, no sabía que sucedería pero el aroma a sangre me atrajo, después de todo esta fiesta seria prometedora. Después del incidente de American Airlines había empezado a oler sangre más seguido en la ciudad y en este lugar ese aroma se hacía cada vez más fuerte, debía estar ahí. Ante tanta seguridad, me sentí intimidada, sería difícil siquiera meter un alfiler entre mis ropas, revise entonces mi arsenal de armamento.

- Lastima no hay nada que pueda llevar lo suficientemente oculto -mire entonces un arma pequeña, cabía perfectamente en mi entrepierna y ese era un lugar que no todos se atreverían a revisar. Tome el arma, una pequeña daga, las coloque delicadamente para que no se notasen y me coloque mi traje, no iría elegantemente vestida, me puse una blusa blanca unos short blancos y una chaqueta para cuidarme un poco del frió, use unas botas hasta la mitad de mi pierna de color blancas y trence mi cabello con cuidado. Me mire en el espejo y luego puse mis dagas en mis botas, así estaría más cómoda, todo parecía normal, tome mis llaves y salí rumbo a la fiesta.


Al llegar todo era un alboroto completo, música por todos lados, mucha gente, pero claro está por su aroma pude notar que algunos no eran precisamente seres humanos. Pasar los puestos de guardia de los Brotherhood sí que fue algo molesto pero estrictamente necesario, lo pase sin muchos problemas, me mezcle en la gente. Mirando el espectáculo, pero no perdía oportunidad para olfatear, sintiendo algún aroma familiar en el ambiente, note entonces a algunos licántropos, a los cuales procure no perder de vista. Había mucha gente, los humanos eran blancos fáciles entre tanto tumulto, pensé en que esto no estaba bien.

- Vaya tanta gente en el lugar, tengo un mal presagio –era claro que una situación así era propicia para que los Hijos de Caín atacaran, además que entre tantos seres, seguramente habrían híbridos, licántropos, vampiros y rebeldes. Me sentí un poco molesta, no podría disfrutar mucho de esta noche. Note entonces un aroma familiar habían varios licántropos de hermanos, un Fenris, pensé aspirando el aroma. Esto será divertido, me acerque entonces a Bjron (líder de los Fenris), siguiendo su aroma, me coloque a un costado, sin dejar que me mirase, le susurre a su oído.

- Este lugar se puede convertir en un campo de batalla, hay vampiros por doquier, rebeldes y muchas víctimas potenciales, disfruta la noche –mencione sonriendo un poco, le entregue entonces una tarjeta, en ella se mostraba mi nombre y mis servicios como detective, creo que la presentación de mis servicios no fue nada mala, había procurado colocar perfume en mi ropa, para poder ocultar mi aroma natural. Me aleje entonces caminando despacio en medio de la multitud, en busca de algún alma perdida, pero siempre manteniéndome alerta a los aromas que podría percibir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Mar Jul 31, 2012 5:35 pm

Kendal se encontraba en la tienda arreglando asuntos de la empresa cuando un chico entró corriendo a su oficina,estaba atónito y pálido tanto que tuvo que moverlo unas cuantas veces para que reaccionara, le acercó una silla y un vaso de agua para que se calmara un poco entonces le explicó lo sucedido, otro atentado más...nada que le sorprendiera en realidad,los vampiros se habían vuelto cínicos desde hacía ya mucho tiempo atrás pero eso no significaba que no le importase. Kendal estaba furioso en esos momentos, no imaginaba lo mal que estaban esos tipos para hacer tal cosa,sin embargo, sabía perfectamente que en la tienda no solucionaría nada así que mandó a todos los empleados a sus casas y cerró el local, él se dirigiría hacia donde estaban todos los de su grupo, a la bodega.

Se subió a su Aston Martin clásico y después de unas horas de tráfico pesado logró llegar al lugar, aparcó su carro unas cuadras lejos de ahí pues el Bronx no tenía muy buena fama de ser un lugar seguro y su carro no era muy barato, caminó de prisa hasta llegar a la bodega y entonces entró. Ahí ya se encontraban varios amigos y compañeros, todos furiosos ante lo que unas horas antes acababa de suceder, pasó rápidamente antes de que Alexandra se molestara de ser interrumpida y se recargó contra un muro a quedarse callado.

Escuchó detenidamente el discurso que acababa de dar Alexandra, en realidad no le gustaba mucho que le insultasen pero sabía el carácter que se cargaba ésta así que se limitó a escuchar."No tenemos la fuerza para atacar, de momento por lo menos, y me parece que de nuevo los vampiritos tienen su guerra interna, con un poco de suerte se matan entre ellos, por eso, gente debemos estudiar de más de cerca como se mueven" escuchó decir a la mano derecha del líder y solo sonrió, claro que no estaban preparados pero era una lástima ver como se quedaban esperando hasta estar "preparados", esta era la segunda vez que daban atentado y estaba seguro de que ésta no sería la última vez. Una vez dada la orden siguió a los demás, esta no sería una oportunidad para dar un alto a los vampiros pero estaba seguro de que serviría bien de algo estar ahí aun que a Kendal no le agradase mucho esa idea.


Winter

El lugar estaba perfectamente arreglado, todo parecía lucir como un verdadero festín de reyes, habían músicos, bailarines, comida y sobre todo humanos engañados que parecían haber olvidado lo que unas horas antes había sucedido, una lástima...Kendal iba vestido con un traje de tornasol blanco ya que así era la única forma de entrar a aquél festín, ese día como todos los demás no arregló su cabello ni se rasuró pues no le gustaba. Caminaba cerca de Robyn y Alexandra mientras observaba a toda la cantidad de personas que se encontraban ahí, todas con lucesillas fosforescentes gritando y bailando. "Necesitare un trago" dijo Robyn a Alexandra silenciosamente y sonreí, también necesitaba de uno así se abrió paso entre todo el gentío para llegar hasta una barra de bebidas, pidió un whisky en las rocas y entonces comenzó a "actuar" como si fuera uno más entre el gentío.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por ::The Authority:: el Miér Ago 01, 2012 11:46 am

2ª RONDA

¡Peligro de ser gravemente herido!

—1 Post por ronda.

—No hay turnos.

—El Narrador les pondrá situaciones que deberán resolver, estas resoluciones y acciones tendrán su consecuencia, bien sea buena o mala.

—Tienen libertad de acción, por favor sean razonables.

—Aun pueden incorporarse nuevos jugadores. Pero en la 3ª Ronda no habrá esa posibilidad.


¡Disfruten del juego!









El Winter festival era lo que todos habían esperado, un absoluto éxito. Los humanos, hipnotizados por el carisma de los vampiros comenzaban a apartar de sus mentes el incidente del American Airline. Los cuerpos se contoneaban al compas de la música, los niños reían y correteaban cerca de sus padres, señalaban el cielo y los cohetes que allí detonaban en mil luces de colores, formando cualquier figura imaginable. El espectáculo era un ostentoso símbolo de poder que jamás en todos los años de existencia humana se había puesto en marcha para un simple festival. Pero aquello iba mucho más allá. Se trataba de la dominación, de la convivencia, de la paz. Todo eso estaba pendiendo de un hilo que amenazaba con romperse.

Los lobos iban llegando al festival. Nadie le impedía la entrada pues este era un festival pacifico, una muestra de la caridad y la empatía vampírica. Pero eso no quería decir que todos los ojos inmortales no estuviesen puestos en ellos. El olor y las formas los delataban, y la seguridad del festival estaba preparada para saltar sobre ellos a la menor señal de que tramasen algo extraño. Todo el recinto podía olerlos.

En el ala este del festival el increíble talento y delicadeza de Charlotte Dubois eran aclamados por todo cuando después de algunas piezas, la vampira abandono el escenario entre aplausos y suspiros encantados.
Pero la alegría y el fanatismo se desataban en el festival. En el escenario se producía un cambio, la anterior artista abandonaba el lugar, siendo sustituida por un DJ, mientras tanto la orquesta filarmónica de Nueva York lo preparaba todo para el espectáculo más llamativo, más caro y más hermoso, donde la magia de la tecnología tenía preparada increíbles espectáculos de luces, acompasadas a la música y bailarines de la más alta calidad. Y los Brotherhood disfrutaban con prudencia la fiesta, la sangre aquella noche era un elemento vetado.

Los rebeldes por su parte habían llegado al festival guiados por la mano derecha del líder Alexandra Asimov y parecían disfrutar de la fiesta tanto como cualquier otro en el área suroeste del festival, donde los reservados VIP estaban ocupados de gente de alta clase, como la modelo. El aire de esa zona estaba impregnado de olor a dhampiro y es lo que podría captar la líder de los hijos de Caín, Azuka, cuando su limusina la dejara en ese área del festival.

Mientras tanto, todo el festival aclamó al príncipe Everett Goodweather, cuando hizo acto de presencia agarrado del brazo de su hermosa vasalla y su imagen apareció en algunas de las grandes pantallas del festival, que estaban colocadas por todo Times Square y que normal mente se usaban para publicitar productos. El príncipe saludó entonces, mostrando una cordial sonrisa que parecía invitar a todos a una confianza férrea en él.

La orquesta comienza a tocar, y la dulzura de Tchaikovsky inunda la parte central del festival donde el escenario es más grande, toda la demás música cesó y en las pantallas gigantes de Times Square apareció la orquesta, para que todo el mundo pudiese verla aparte de oírla, los mejores bailarines rusos hicieron acto de presencia, con vestidos de gala blancos, con aires fantasiosos y encantadores, la atmósfera se cargo de serenidad, paz y confianza… Los vampiros no podían ser tan malos después de todo si habían logrado

Aquella noche se emitiría el noticiero menos visto de la historia de Nueva York, todo el mundo estaba en el festival, así que nadie podría enterarse de la aburrida noticia de que próximamente la enmienda que convertía oficialmente a los vampiros en ciudadanos americanos con derechos y libertades seria próximamente llevado al parlamento después de 9 años redactándolo y estudiándolo. Los vampiros podrían haber tomado la ciudad, pero aquella enmienda era parte de su plan de coexistencia pacífica. Nadie vería aquella noticia… ¿Nadie? Las pantallas gigantes de Times Square comenzaron a parpadear, y la orquesta dejaba de verse por momentos. “Problemas técnicos” pensaban todos desde abajo, pero no…

Cuando Kent Harrison, presentador de las noticias de la noche en la TBBN apareció en todas las pantallas un murmullo colectivo se desató y la orquesta tuvo que dejar de tocar. Todo el mundo asombrado, confuso y curioso miraba a las pantallas…

Visionado en directo en todas las pantallas de Times Square (obligatorio):




Él era Russell Edginton, oficialmente el vampiro más antiguo de todos los Estados Unidos de América. 3000 años de maldad y crueldad hecha carne. Camarada de la líder Azuka a la cual le hacia un favor, con entusiasmo y encantado, para asestar el golpe maestro a aquella velada en Times Square. Un grito rajó la noche, interrumpiendo el silencio sepulcral que se había formado después del visionado de aquel noticiero. Una mujer con su vestido blanco manchados con algunos restos de sangre, portaba el cadáver desangrado de un niño de unos 5 años. Lo había encontrado en un callejón que comunicaba con el festival, aquel presente de horror era cortesía de Natasha Vólkov. La gente comenzó a gritar, sollozar y correr en todas las direcciones, pero ya no podían hacer nada…

Los hijos de Caín se habían infiltrado en el festival… Gran parte de la seguridad de los Brotherhood habían muerto… Y un nuevo olor se sumaba al de todas las criaturas sobrenaturales…

Berserkers… que Dios los ayudase en el cielo, porque en la Tierra… estaban desamparados. Los híbridos se han lanzado sobre la multitud, y los hijos de Caín no se hacen de rogar demasiado...


¡Que comience la sangría!



AZUKA Y ARTHUR SON LOS PRIMEROS EN POSTEAR YA QUE ELLOS PONDRAN EN SITUACION A LOS BERSERKERS, TRAS ELLOS NO HABRA TURNOS.


avatar
::The Authority::
Admin
Admin

Mensajes : 38

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Invitado el Miér Ago 01, 2012 1:48 pm



La fiesta se tornaba aburrida para mi. Después de una larga vida, lo único que deseo es vivir tranquilo y en paz... además de provocar baños de sangre para cumplir mis objetivos. Así es, muchos morirán esta noche. Todo había sido minuciosamente planeado desde el atentado en el avión. Hoy se llevaría a cabo uno de las mayores matanzas jamás vistas. Realmente no sentía demasiados deseos por acabar con la vida de decenas de humanos, por más patéticos que fuesen. Pero la situación lo demandaba, al asistir a esa fiesta demostraban su idiotez al confiar en los vampiros. Pero yo les daría una razón para ser desconfiados...

Saqué mi celular del bolsillo derecho de mi esmoquin, y comencé a marcar el número de Alan, que se encontraba esperando en el camión. Pero en ese preciso instante, las pantallas gigantes comenzaron a transmitir un programa de noticias, con un final inesperado. El espectro de acento español habló fuerte y claro. No pude hacer más que sonreír, mientras pensaba -Vaya... Estos idiotas están continuamente haciendo mi trabajo. Parece que no tendré que hacerlos quedar mal, ellos lo hacen muy bien solos.- Nada más cerca de la verdad, me estaba ahorrando el realizar un discurso criticando a la sociedad neoyorkina actual.

El público había quedado anonadado ante el espectáculo. Algunos gritos de desesperación retumbaron por las calles pobladas de gente, mientras otros huían de los depredadores. Segundos después me encontraba llamando a Alan. -¡Ahora, rápido!- Grité a mi mano derecha, sin recibir respuesta. Las palabras sobraban en ese momento. Entre los gritos de la multitud se distinguía un sonido extraño y fuerte. Era el motor de un vehículo que venía a gran velocidad.

Fugazmente y de la nada, un enorme camión atravesó una parte de la multitud, arrollando algunas personas, y finalmente chocó contra la pared de un negocio. De él salió un hombre de mediana edad, cerca de 30 años, y corrió hacia el container que se encontraba detrás del camión. Abrió las puertas de par en par, y rápidamente se abrió paso entre los curiosos, huyendo de allí. Luego de unos segundos de insoportable y tenso silencio, unos seres salieron del contenedor lentamente. Eran vampiros con las ropas rasgadas, y extremadamente pálidos y mortecinos. Parecían cadáveres andantes. Salieron uno tras otro, caminando lentamente y mezclándose entre la aterrorizada multitud. Los efectos de los sedantes estaban aún vigentes, pero no por mucho.

Eran 6 en total. Siete vampiros en estado Berserker, que comenzaban a oler sangre, y a ponerse frenéticos. Estaban poco alimentados e infectados por la enzima proveniente de la saliva de los licántropos. Atacarían a cualquier que viesen en este estado, no importaba si eran amigos o enemigos. Finalmente, estos seres comenzaron a atacar a la gente, mordiéndolos y bebiendo de su sangre. Los humanos caían muertos uno tras otro, nada se podía hacer contra estas temibles bestias.

Ahora, cómo había conseguido aquellas armas de destrucción masiva no era algo muy simple. Hace ya dos meses, salimos de cacería junto con otros miembros de la manada. Buscábamos una sola cosa: Vampiros. Pero no los matábamos, si no que los secuestrábamos para llevarlos a la "Casa de la Tortura" subterránea cerca de mi hogar. Los mantuvimos sedados y casi sin probar sangre hasta hoy. Pero les hicimos algo especial, algo que los volvería mucho más fuerte. Los mordimos, provocando que entraran en estado Berserker. Los mantuvimos sedados luego de su transformación, hacía ya una semana.

Me movía evitando contacto con estos seres. Si me cruzaba con uno de ellos, este intentaría atacarme, y me vería obligado a revelar mi forma lobuna, lo cual no era para nada conveniente. Mientras caminaba, hacía tropezar a algunos indefensos humanos para que fueran pisoteados por los otros que intentaban escapar. Nada personal, más muertos mejor. Todo estaba saliendo según el plan. Este movimiento sería el comienzo de muchos atentados para alejar a los vampiros de los homosapiens.


Allí me encontraba yo, sonriente en el medio del caos. Solo esperaba que ninguno de los miembros de la manada hubiera asistido. Les había informado por medio de cartas que no me haría responsable de sus muertes si es que asistían a la fiesta. Pero quién sabe... algún perro travieso puede haber ido de igual manera. Esperaba no encontrarme con otro ser que deseara matarme, pero de ser así, llevaba mi Magnum calibre 45 cargada. Solo me convertiría en lycan si no quedaba otra.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por ::The Authority:: el Jue Ago 02, 2012 10:31 am

MINI MASTEO EXTRA
Os ponemos en situación por la demora de Azuka

El terror se ha apoderado del festival. El miedo se podría cortar con una de sus dagas escondidas. ¿Quien podría haber imaginado tanta maldad en una noche que pintaba tan conciliadora? Los Garras Rojas, que parecían haberse puesto de acuerdo con los Hijos de Caín traían un container con 6 berkesers... Pero eso no era todo, los Hijos de Caín habían soltado 5 mas en distintas áreas del festival... Estaban todos condenados...

¡PUEDEN CONTINUAR JUGANDO!


avatar
::The Authority::
Admin
Admin

Mensajes : 38

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Festival

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.