Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

En las redes de la Tejedora

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Lun Nov 05, 2012 7:39 pm

18 de Septiembre 2013 6:30p.m.

Ciudadela de Nueva York.


Su estadía con Gissiel y el tiempo que esta dedico a su enseñanza, tanto del idioma como de las costumbres, hicieron que la Garou sintiera mucho más curiosidad por el mundo fuera de los bosques. Además, si quería proteger el mundo, tendría que ver como era este aun más de lo que había visto cuando se abrió el portal y le devolvieron la vida. Además tenia que saber más, para regresar con sus hermanos pronto con una idea certera de cómo podrían ayudar a Gaia, sabia que tenia mucho que compartir con los de su misma especie, pero era tiempo de ver como el wyrm afectaba y crecía en este mundo, debía conocer a su enemigo para poder atacarlo.

Durante su viaje había conocido a varias personas, humanos, licans y había hecho uno que otro enemigo entre los vampiros. Sin embargo la madre la había llevado por alguna razón hacia el territorio humano. Tal vez entre ellos se encontraba la clave para escapar del apocalipsis que se avecinaba cada vez más y más, la estrella roja, el ojo del Wyrm se notaba reluciente, eso le causaba escalofríos, tal vez pronto sus ataduras serían destruidas y todo se convertiría en nada tras su fuerza descomunal.

En esta ocasión Rowan viajo en su forma humana, no era algo que le agradase, pero era la única forma en la que podría pasar desapercibida, su apariencia era de una joven de 19 años, Gissiel le comento que en esa forma debía estar abrigada con ropa, pues cuando adoptaba la forma homínido, usualmente no llevaba nada que la cubriese, pues le estorbaba, sin embargo estaba acostumbrándose. En esta ocasión llevaba unos jeans algo gastados, una blusa de cuello mao color negro que se pegaba a su piel y una chamarra color azul marino de material térmico e impermeable que la cubría del frio. Llevaba en sus pies calzados con calcetines y unas botas Caterpillar, todo este atuendo fue conseguido por Gissiel. Su cabellera sedosa, brillosa y rojiza siempre llamaba la atención, precisamente parecía en extremo cuidado y el tono rojizo era muy brillante, con la suficiente luz parecería el tono de la llama del fuego, definitivamente no era el clásico pelirrojo pues esto es debido al origen de la tribu a la que pertenece, los Fianna no solo llevan en su sangre a la bestia sino también la herencia feérica corre por sus venas.

El lugar parecía desierto, al parecer la gente tenia una nueva dinámica, al menos a lo que le pareció ese mundo y la costumbre de sus habitantes cuando se abrió el portal en NY y se escaparon varios de los esbirros del Wyrm. Pero algo que sin duda no había cambiado, era el dominio de la tejedora, esa fuerza primordial parte de tres que enloqueció al Wyrm. La razón y el control que impone comenzaban a aterrarle tanto como los esfuerzos por liberarse y pensamientos de su homologo el wyrm como una de las primeras fuerzas parte de tres. Entonces miro algo que le resulto familiar, un viejo poster en las puertas de un museo, donde un bosque venia plasmado, un bosque que conocía a la perfección, Galway en Irlanda, al parecer antes de que cerrara sus actividades, el museo tenía una exposición de Irlanda, su mirada mostraba la melancolía que le ocasiono, todos sus seres queridos habían dado su vida por conservar esa majestuosidad de tierra. La chica no quería conectarse con el mundo espiritual en esos momentos, le sería mucho más triste el acontecimiento, seguramente, los espíritus de los pocos árboles que quedaban, le parecerían seres pordioseros, con vestigios de su pulcritud, sin embargo la chica sabía que eran sabios y que si necesitaba de apoyo los tendría de ellos. Pero tenía que soportar su destino, y si Gaia la devolvio a ese tiempo, seguramente tendría una muy buena razón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Jue Nov 08, 2012 10:00 am

Los dias pasaban rapidamente desde aquel incidente, las cosas estaban casi por completo a la normalidad, quien diria que en un tiempo atras era una modelo reconocida, humana para todos y despues de todo aquello dejaba salir a la luz mi verdadero ser un hibrido que se uniria a Solaris para poder defender a los pocos humanos que creian en una esperanza, a un no se por que paso todo esto pero se que de tras de todo esto estan los vampiros con deseos de poder. Mi padre siempre decia que los vampiros llenos de codicia terminarian haciendo un caos sobre el planeta y no se equivocaba ya que su instinto vampirico le decia que algo malo pasaria, tal vez por esa razon me entreno, me mostro los secretos de los vampiros, me mostro como comportarme como ellos pero sin perder esa alma y espiritu aventurero que poseian los humanos.

Aun recuerdo que despues de todo ese alboroto en lo que ahora es la Zona Cero mis pulsaciones eran al mil por hora, jamas en mi vida me habia topado con aquellas abominaciones pero yo sabia que si no hacia algo todos aquellos que se abrazaban entre si dandose apoyo uno con los otros, aquellos ninos temerosos y con lagrimas en sus rostros no serian los mismo y claro no sobrevivirian por mucho tiempo, lo pense por horas, dias hasta que tome una decision dejando la vida llena de lujos que tenia por armas, entrenamiento arduo y claro el deseo de salvar y proteger. Una vez enlistada corri grandes peligros junto con mi grupo llendo a aquella zona prohibida para ir por suministros para los necesitados, inclusive habiamos tenido una disputa con algunos vampiros rebldes o algunos hombres lobos pero todo eso quedo atras, ahora muchos se habian unido al pacto de paz para vivir con un poco de armonia.

Mi pasos entre la gente era calmado, mi mirada era rapida y siguilosa viendo que todo estaba en orden, sonrei levemente a unos ninos que jugaban en la acera frente a los grandes edificios, salude a algunos mayores quienes les vian y me devolvian el gesto, era cierto que en un principio nos odiaban por no ser normales pero eramos su ultima esperanza y bueno debian guardarse sus disgustos. Mi olfato era mas agudo indicio de que me quedaba poco tiempo como humana, unos anios mas y todo cambiaria, mi mirada hizo contacto con el cuerpo de una joven a quien nunca habia visto, puse una de mis finas manos sobre mi arma y camine con cautela hacia su direccion.

(Siento la demora y las faltas de ortografia u.u estoy desde mi movil)
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Jue Nov 08, 2012 2:42 pm

18 de Septiembre 2013 6:38p.m.

Ciudadela de Nueva York.

Al parecer el estar observando el paisaje del poster hizo que algunos de los sentidos de Rowan se distrajeran, haciendo que no notase a la joven de también un tono rojizo de cabello acercarse, sin embargo todo lobo es alertado cuando hay alguna amenaza, su mirada que aun veía hacia el vidrio donde estaba colocado el poster, observo una silueta justo detrás de ella, una mujer, que posaba sus manos en un arma, la cual no sabia del todo como funcionaba, sabia que era un arma porque aquel día en que los pensamientos del Wyrm invadieron esta tierra, vio a hombres vestidos como ella utilizándola, el olor de la chica no era de un muerto que camina, sin embargo no tenia el olor de un humano, o tal vez si, pero uno que convive mucho con esas sanguijuelas, desde ese momento para ella ya era un humano en quien no depositar toda la confianza. Sin embargo no ataco, pudo haberlo hecho, pero prefirió darle la oportunidad de demostrar alguna inocencia. Entonces menciono aun sin voltear.- Mujer, un arma se saca para utilizar, con esas cosas no se juegan.- El tono era extraño, algo rustico, sin duda te dabas cuenta que no era de la ciudad, sino una extranjera, para ser exacta una europea, además que su ingles no era muy bueno del todo, sin embargo algo propio como el de los ingleses o al menos eso te pareció. Despacio fue dándose la vuelta para mirar de frente a su oponente. Notaste una mirada limpia, además que sus ojos podían llamar mucho la atención si se les veía con detenimiento (azul con gris) eran como si reflejaban los alos del resplandor de la luna llena. -¿Por qué me quieres atacar?- A Rowan, esa arma tenia mucho que ver con la tejedora, si la viera en el mundo espiritual, seguramente estaría rodeada de telaraña.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 10, 2012 8:27 am

Camine hacia ella al estar detrás de ella saque mi arma y apunte a ella, seguía de espaldas admirando un poster, le mire de reojo rápidamente del viejo zoológico, moje mis labios rápidamente viendo con cautela sus movimientos mas no se movía seguía como una estatua, mi mirada se poso en el reflejo del vidrio viendo detenidamente como sus cuencas se movían en mi dirección estaba de mas decir que ella sabia de mi, ladee un poco mi rostro para escucharla hablar, lo sabia siempre tenia razón no por nada era teniente del grupo solaris, sin mas mi oído percibo su tono al hablar dandome a entender que no era de por aquí mas aun así era una extranjera... una extraña para los demás... no obstante sonrió levemente para bajar mi arma can cautela y mi mirada azulina mezclada con un leve ámbar hacia contacto con las cuencas azulinas con una mezcla de gris sobre ellas-- Eso lo se perfectamente, mi deber es proteger y tu eres una extraña.. mujer-- dije con un deje de diversion para enfundar mi arma y cruzar mis manos-- Soy Americus..--pronuncie con seriedad presentándome viendo como veía mi arma fijamente seguido de una pregunta que si no me hizo reír, me hizo verle con un deje de sorpresa.. no me caracterizaba por una persona que atacaba a diestra y siniestra a cualquiera, siempre con cautela recordaba las palabras de mi padre.

--Siempre dicen que las apariencias engañan-- pronunciando con tranquilidad viendo a mi alrededor para sonreirle levemente-- podría ser que tus ojos hayan visto la visión de una mujer atacándote, pero yo... veo una muy distinta--dije para verla fijamente, a decir verdad su vestimenta era muy... poco común en esta zona, sus ojos reflejaban no se tal vez pureza mas sus facciones eran parecidas a los licantropos... tal vez ella era de la manada de lobos mas no estaba segura. Suspire levemente para bajar mis brazos y cuestionarle--puedo saber la razón de su visita?--termine para ver a un grupo de Solaris caminar a lo lejos vigilando la zona.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 10, 2012 7:49 pm

18 de Septiembre 2013 6:40p.m.

Ciudadela de Nueva York.


Rowan podía entender que la mujer estaba protegiendo esa zona, la escucho y siguió todo movimiento que hizo, se encontraba en alerta, inclusive se percato de los refuerzos que tenía Americus algo cerca, además había olor a humanos, ¿acaso ella protegía humanos?

Ladeo un poco la cabeza, veía la forma de sus labios al hablar, esto era porque aun se estaba acostumbrando, lograba entenderlo y gran parte era por los espíritus del viento que le ayudaban a traducirle, sin embargo también aprendía rápido el idioma y de cada platica sacaba provecho.

La chica le hizo preguntas y decidió darle una respuesta verdadera.- Conocer este nuevo mundo.- Tal vez Americus pensó que era una persona que gustaba de las aventuras fuertes, pues nadie en su sano juicio atravesaría el continente en busca de peligro.- Mi...- Pensó la frase un momento ya que estuvo a punto de decirlo en su idioma el gaélico.- Mi, nombre es Rowan.- Comenzaste a sentir como sus ojos se fijaban en los tuyos, su mirada limpia también era una penetrante.-¿Los proteges a los hombres de mi?- Aun estaba dudosa de ese hecho. Ella no había sido hostil, al menos no creía. Americus, había guardado sus armas y le había sonreido. Además que notaba que le costaba cierto trabajo comunicarse, pero estaba dando las ideas entendibles.

Spoiler:
Por cierto, el poster era de Irlanda, de donde ella viene, del bosque que ella conoció como hogar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Mar Nov 13, 2012 5:47 am

La chica no parecía peligrosa pero aun así era peligrosa que la vieran por aquí, podía ver a simple vista que si fuera de aquí estuviera con los suyos y no en esta zona, mire el póster detrás de ella y entendí todo... ella era de ese lugar, la mire ladear su rostro y viéndome con detenimiento, mire de nuevo al grupo solaris y suspire cansada nuevamente.

-- Quieres conocer este mundo..--me mordi mi labio infrior-- puedes conocer esta zona solo si.. vistes de otra manera-- le dije viendo su vestimnte que era muy claro que la hacian un blanco facil, podia ver sus ojos y definitivamente hacian mis sospechas ciertas ella pertenecia al grupo de licantropos, asi que sin mas cruze mis manos esperando a que terminara de hablar-- un gusto Rowan...-- le sonrei levemente para escuchar a unos ninos correr detras de mi, sonrei para girar y ver como jugaban con el grupoo solaris, una distraccion que me haria sacarla de aqui-- uhm.. los defiendo de los que son extranos... bueno para los que se ven sospechosos... uno nunca sabe lo que pasara-- dije tomando su mano y entrando a un callejon-- los Solaris no entenderian razones.. han hecho un trato d paz con los tuyos pero tu eres diferente te vez mas... salvaje por asi decirle-- le explicaba saliendo del callejon a otra calle-- quieres conoceer el mundo... esta zona...--gire a verla para soltar su mano -- te dare otro tipo de ropa y dejare que andes libre por este lugar-- le dije para sentir como una manita jalaba parte de mi armamento, era un grupo de ninas y ninos que paseaban por aqui, a decir verdad ellos desde que supieron que eramos especiales nos llamaban heroes y cada que tenian la oportunidad nos entretenian con preguntas. -- Hola Judie-- dije ya que conocia a la chica.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Mar Nov 13, 2012 6:46 am

18 de Septiembre 2013 6:40p.m.

Ciudadela de Nueva York.

Rowan sintió como fue jalada a un callejón. ¿Qué tenía su vestimenta pensó?¿Qué no se supone que andaban con ropa? Ella preferiría andar sin ella, era más cómodo y estar en su forma Lupus (lobo), pero era necesario caminar entre los hombres para entender. Se le hacía raro que esa Mujer, Americus, a pesar de oler que tenía contacto con vampiros, quiera proteger a los humanos, y estos la apreciaran. ¿Tratado con los míos? ¿Más salvaje que los míos? Probablemente era la herencia feerica. Pensó, entonces medito las palabras correctas para mencionar.- Agradeceré me muestres la zona que proteges y de que la proteges. Así como la vestimenta que sea apropiada para poder andar con libertad- Para ella el Wyrm era lo que se debía combatir y el wyrm no se combate a si mismo…¿Acaso estaban de parte de la tejedora que aun luchaba por el control sobre el Wyrm.?


Entonces sintió peligro, aparto por un momento a la joven y a la niña, notaste como comenzó a correr, tomo impulso de una barda, para subir de un salto a la azotea, entonces miro que había una fábrica en funcionamiento. Era nueva en el lugar. Comenzó a saltar entre los techos acercándose a esta, era de prueba de armas y no era dirigida por gente de solaris tenia el sello de PENTEX. La gente de solaris no sabía bien quienes lo dirigían pero comenzaban hacer investigación sobre eso y estaba renuente por lo mismo. Sin embargo hasta la fecha no habían hecho ningún mal a las personas. Al menos no a simple vista.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 17, 2012 9:43 am

Sabia que no era conveniente ayudarla pero no podia dejar que el grupo solaris la viera como una amenza cuando no habia tal, sonrio levemnte al escuchar a la chica aceptar su ayuda. La verdad es que no se caractrizaba mucho en estar en un solo bando se consideraba mas bien neutral, alguien que estaba cauteloza ante cualquier situacion, los humanos eran los mas afectados en todo esto ya que eran los mas debiles en poder pero en determinacion eran mucho mas fuertes que todos los que no somos normales. Mire a los chiquillos queriendo tomar mi arma y hice un ademan ngativo con uno de mis dedos-- esto no es un juguete..--dije para poner mi mano sobre mi arma y darme mas seguridad y ver a la chica que nos veia con un deje de curiosidad.

Lo siguiente que paso es que se alejo de nosotros, mi mirada se puso fria y calculadora esto no era buena senal la chica salio corriendo rumbo al este, mire a los ninos y les indique que se fueran a un lugar seguro. Sin mas emprendí la carrera tras ella, esquive algunos obstáculos para ver como brincaba una barda con el impulso que tenia salte cayendo con elegancia sobre mis pies dejando caer una rodilla sobre el asfalto para alzar mi vista y verle a lo lejos saltar por los tejados, mire a la direccion a la que fue y entrecerre mis ojos un momento.. La fabrica PENTEX.. que hacia ella llendo hacia aquella direccion.. sin mas me levante y corri hacia donde ella, no era que no me agradara la idea pero desde hace varias semanas atras empezamos una investigacion sobre aquella fabrica.. las cosas estaban llendo un poco mal desde que se instalaron a las afueras de la ciudad.

Mire el edificio en el que estaba y subi las escalera de emergencia hacia la azotea una vez en la sima la mire fijamente dandome la espalda. -- PENTEX.. un fabrica de funcionamiento.. la hemos investigado por semanas-- dije poniendome a su lado para verla en la lejania-- se a dicho que lo controlan vampiros renegados... otros dicen que son simples humanos que desean destruir a todos los anormales como nosotros--dije para verle y reir levemente ante lo ultimo que dije, era cierto no eramos normales, almenos yo no lo era, naci como una hibrida.. seria un vampiro pronto pero eso no inpediria salvar vidas humanas.. mi madre lo fue hasta su murte y mi padre era un vampiro hasta que lo mataron...sin mas quite esos pensamientos de mi mente para volver al presente-- sabes algo al respecto?--cuestione para verla por unos segundos y despues mi vista azulina se poso en aquella gran estructura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Lun Nov 19, 2012 8:13 am

18 de Septiembre 2013 6:50p.m.

Ciudadela de Nueva York.

Rowan escuchaba a Americus, pero comenzaba a concentrarse, el mundo espiritual comenzaba a verse solo para los ojos de Rowan, entonces todo absolutamente estaba forrado por telarañas, la influencia de la tejedora que hila todo con la razón, sin embargo, esa fabrica tenía la mancha del wyrm, lo sentía tanto que la chica comenzó a cambiar, instintivamente su cuerpo comenzó a temblar y sus músculos a engrosarse llenándose de bello rojizo, en unos segundos, Americus despejo sus dudas, las ropas de la chica quedaron hechas girones ante sus pies y tenia ante si a un Garou en forma crinos ante sus ojos, era la forma más imponente que un lobo puede tener, la de batalla.

Para Rowan la forma en que cambiaba el mundo era agobiante, le dolía ver de que forma había sido dañada su madre Gaia, ya no se escuchaba claramente la voz de la madre con los sonidos de la naturaleza, era la tejedora la que se escuchaba en su hilar. Si, Americus había acertado en algo, Rowan era mucho más salvaje que los lobos en la actualidad, lo que ella no sospechaba es que también actuaba con sabiduría, honor y gloria. Aunque en la sociedad actual esos conceptos pudieron haber variado en su percepción, ella era simple, venia de tiempos antiguos. Mundos en el que la tejedora tenía menos control del mundo y el wyrm comenzó a enloquecer por la influencia de esta al sentirse aprisionado, esas fuerzas eran místicas y espirituales eran 2 de las fuerzas de la creación de la vida en la tierra.- Wyrm.- Dijo con un tono de rabia en su hablar. Todo lo que hace es para el mal de Gaia.- Mujer… - La voz de Rowan era ronca en demasía y rasposa.- Me adentraré a los dominios del Wyrm.- Entonces, salto acercándose aun más al tejado de la empresa, Rowan no sabia, pero había sido detectada por cámaras de seguridad, ella no entendía de la tecnología y probablemente Americus sería de mucha ayuda en esa misión.
Más apenas toco el tejado del lugar, una descarga la lanzo fuera de este, la loba quedo inconsciente y poco apoco fue volviendo a su forma humana quedando nuevamente desnuda.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 15, 2012 10:23 am

La escucho en definitiva era una licantropa y una muy vieja a decir verdad antes su forma sabia de hablar y su profundidad en esa voz ahora rasposa y amenazante, mas no temi por que hacer, nosotros eramos los mas temidos ellos siempre vivian en las sombras hasta ahora que el caos se apoderaba de todo el mundo. Sin mas gire mi rostro para verla al momento que me llamo mujer-- Americus...-- dije mi nombre como para que se lo grabara pero me calle al instante ya que dijo que se adentraria a los dominios de Wyrm?.. que era eso.. jamas habia escuchado aquella palabra, sin mas salto alejandose nuevamente de mi vindo como corria a gran velocidad para hacercarse a aquella area que era prohibida para todos nosotros.

--Demonios... esta chica-- susurre para saltar hacia la calle y correr rapidamnte a donde ella, al acercarme pude ver como las camaras de seguridad la captaron ero no seria bueno, recorde la primera vez que queriamos entrar en cubierto y salio herido de gravedad el segundo al mando en mi equipo, saque mi arma y con agilidad y punteria limpia destrui las camaras de seguridad para que no me captaran, me acerque a ella viendo como volvia a su forma humanoide, desnuda la mire ahi para ver las grandes compuertas a unos cuantos metros de nosotras, mi mirada profunda y seria veia el lugar para ponerme de cunclillas y tomarla entre mis brazos, debia explicarle muchas cosas a esta chica. Sin mas salte a un edificio cercano para ver como algunos guardias con ropa de Elite salian a revizar esa zona, alce mi rostro un poco mas para bajarla y ver a la chica y dar media vuelta para regresar a los dominios de la ciudadela.

No paso mucho tiempo para llegar a mi departamento y depositarla en mi cama, la mire ahi fijamente para suspirar cansada y busque una manta para tapar su desnudez, despues de ello saque unos jeans, una blusa de tirantes grueso de color negro y unas zapatillas deportivas, alguna ropa interior y la puse a un lado de la cama. Cansada y viendo que mi turno habia termindo decidi entrar a tomar un bano, la chica despertaria cansada y muy adolorida y no se recuperaria en un par de horas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 29, 2012 5:42 am

-Algunos de los cabellos de la pelirroja danzaban en el aire y su cuerpo temblaba, mientras era transportado por Americus. Su cuerpo dolía y no sabía si era influencia de la tejedora, pero al sentir la descarga sintió como las redes se incrustaban en su piel y sintió a la araña picar, se sintió envenenada.

El sueño inducido por la descarga, trajo consigo una premonición. Un ente de luz y un ente de sombras, luchando, el paso del ente de sombras solo traía devastación en Gaia, ríos verdes que quemaban eran vertidos en los túmulos sagrados de los licanos y el bosque se perdería. Mientras que la luz intentaba evitarlo, después de una hora de pesadilla, la Garou despertó sobresaltada, un olor perfumado se hizo presente, debido a las fragancias tanto de lociones como de jabones de Americus.

El efecto de la descarga no había pasado, su cabello seguía electrificado y sus dientes titiritaban y e l cuerpo dolía y temblaba, pero ya mucho menos que cuando dormía. Intento convertirse a su forma lupus, sus patas no le respondían para sostener el peso y su cabello solo la dejaba como una esponja de pelos parados y danzantes rojos. Volvio a su forma humana y observo a su alrededor, escucho ruido en el baño, miro la ropa puesta cerca de ella, el olor era de Americus. Curiosamente todo le quedo, mientras se lo ponía, pero al intentar ponerse de pie, cayo de la cama y se escucho el golpe. Se arrastro y con fuerza volvía a subirse a la cama, cuando noto salir del baño a Americus. Los ojos de la garou la miraron directo a los ojos de la hibrida, la verdad es que se sentía desprotegida y la ciudad no le agradaba. Y Americus podía verlo en los ojos de la chica, no había miedo, pero si se notaba que necesitaba ayuda.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 29, 2012 7:32 pm

Habia estado pensando en todo lo ocurrido ese dia la llegada de esa chica licano fue una gran sorpresa, aun asi ella debia explicarme muchas cosas de las cuales no entendia y tenia curiosidad en saber de ello, cerre mis ojos dejando que el agua caliente tocara mi esbelto cuerpo y se llevara todas mis preocupaciones para relajarme un poco. Ultimamente pasaban mas cosas raras de lo usual, habiamos planteado la posibilidad de una alianza entre licanos, hibridos y vampiros para ayudarnos a encontrar una soluciob, no obstante muchos se oponian a ello y es esa la razon de por que ayude a esa chica.

Los minutos pasaron y decidi que era hora de salir de ese lapso de relajacion, cerre la llave para detener la corriente de agua y tome una de las toallas cercanas, sali de la regadera y seque mi cuerpo para proseguir a cambiarme, me puse unos shorts cortos licra negros, una blusa de tirantes de tirante grueso color blanca, mire mi reflejo en el espejo y solte un suspiro, estaba apunto de secar mi cabello cuando un fuerte ruido se escucho fuera, rapidamente tome el pomo de la puerta para salir y encontrarme con la escena de la chica vestida con las ropas que le habia preparado y sentada sobre la cama, la observe para ver sus ojos los cuales pedian ayuda y le vi con un deje de preocupacion. Me acerque a ella para sentarme a su lado y verla de reojo -- aun te sientes debil..eh?-- le cuestione para girar a verla y reir levemente, su cabello rebelde ahora esponjado era una comica escena sacada de la television, solte un suspiro viendo por el gran ventanal, a decir verdad agradecia internamente mi departamento siguiera intacto despues de todo lo que a pasado.

-- necesito que me expliques todo lo que sabes--le dije con seriedad para girar a verle y mirar fijame te sis ojos, raramente me ponia asi de seria pero esta situacion me volveria loca y debia saber todo-- es la unica manera en la que podre entender y ayudarte-- sin mas una leve sonrisa sincera se formo en mi rostro esperando que ella pudiera confiar en mi.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Miér Ene 02, 2013 7:34 am

Rowan escucho las palabras de Americus, parpadeo mientras la escuchaba varias veces, su cuerpo temblaba aun pero mucho menos que cuando la transportaba. Entonces intento hacerse explicar, no era del todo buena hablando en el idioma de Americus, pero ya se sabía dar entender.- No, soy de aquí. No concer tu entorno, tiempo.- Esto lo dijo tartamudeando por el dolor. Además que podía darse cuenta que aún no formaba bien las frases, pero se daba a entender, aunque había frases que si las decía a la perfección, solo que había veces que se le iba.- Mi nombre… Rowan…Mcgregor. Tú Americus…¿verdad?

Intento mencionar algo más, pero se quejó de dolor. La verdad fue su resistencia la que hizo que no se quemara por dentro y muriera, pero si estaba herida, que en un par de horas sanaría. Al reponerse del dolor, su mirada se volvió a clavar en la hibrida. Suspiro, no sintió el wyrm en la chica cosa que era una ventaja…- Gaia, es herida en cada momento… la oscuridad se acerca clavándole sus garras y la luz trata de protegerla…- Intento explicar su premonición…- La tierra supura y las reservas no podrán ser utilizadas pues se agotan… Eso trae muerte…a todo ser…

Spoiler:
FdP: Americus, estarias de acuerdo si invito a unos cuantos lobos más?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Lun Ene 14, 2013 7:38 pm

EN LAS REDES DE LA TEJEDORA

18 de Septiembre 2013 7:00p.m. - Ciudadela de Nueva York.


Las cámaras de la empresa PENTEX habían detectado a un intruso un gran lobo rojo que al ser electrocutado fue cambiando de forma durante su caída, solo que no llegaron a ver la transformación homínido, pues alguien ayudo a la creatura y disparo a las cámaras.

Entonces se escuchó una voz dirigiéndose hacia la seguridad del lugar, todos en el eran de la manada de los danzantes de la espiral negra y es que habían muchas secciones de estos en todo el mundo…estos seres habían salido dela apertura de los portales, donde tanto can del infierno salió, incluso se habían camuflajeado entre ellos, Semyazza entre todo ese caos que tanto disfruto, se apodero del cuerpo del líder, pues el cuerpo humano que poseía estaba descomponiéndose, todo estaba escrito y él lo había visto en el mapa estelar. La voz solo menciono.- Que alguien siga a la garou y que sea con sumo sigilo.- Fue así que un par de danzantes en forma homínido sortearon a los Solaris que sin duda habían salido a ver qué pasaba e incluso siguieron a la hibrida hasta su edificio, el olor de la Garou era evidente, ellos podían olfatearla, pero ella en esos momentos no, sin duda no tendría el control de su cuerpo y es que la descarga tenía más potencia de la normal es por eso que la lobo de pelaje rojizo tardaría en reponerse.

Entonces el comealmas menciono a su segundo al mando.- Creo que es necesaria una visita a Natasha Perkins. La líder del movimiento humano.- El garou puso atención a lo que le mencionaban.- Es hora de negociaciones.

18 de Septiembre 2013 8:00p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1Er Bastión de los Hombres en NY.

Los hombres, Solaris y por supuesto Brotherhood tenían nexos, la influencia en política de Natasha era inminente, era la típica persona que en verdad creía en sus ideales políticos, por algo fue puesta en el senado con altos votos, pues cumplía al pie de la letra sus promesas de campaña, mientras otros miembros del senado no se las obstruyeran, después de la apertura de los portales y al ver la situación la dama de la política visualizo los posibles tratados y es que gracias a ella tenían muchos de los recursos que hacían a los humanos ser lo que son, y no una carnada para demonios y otros tipos de seres sobrenaturales. Ellos se defendían y así sería siempre, el apoyo de los Solaris era grande para ellos, pero los humanos aun lucharían por su supervivencia, al haberles caído la desgracia de los portales, ella se puso en contacto con varios compatriotas en los demás estados de USA, poco a poco le fue llegando la noticia, ya para como estaba la situación era el telegrama en clave morse lo que serbia. Y es que tenía pleno conocimiento que todos los lugares habían caído, esa noche, le llego un telegrama las vegas, el sitio más afectado y del que todos tenían pensado que estaba en completo poder demoniaco, esto enseguida le llamo la atención, “Aun hay humanos en las vegas, necesitamos apoyo, Pentex nos lo está proporcionando, seguimos luchando no se rindan”. Natasha leyó el contenido impactada.

18 de Septiembre 2013 8:20p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


Esa noche un hombre se presentó entre los humanos, varios militares lo llevaron hacia Natasha, pues había pedido verla. Los recursos para los humanos se estaban agotando, el hombre había mencionado que era aliado, que tenía mucho que ofrecer, fue la razón por la que lo dejo llegar hasta ella, ofreciendo asiento mientras se entrevistaban y ella misma lo atendía. Era el segundo al mando de la manada de los danzantes. – Buenas noches estimada dama.- Le extendió una tarjeta la cual decia. “Charles Duglas. Gerente representativo mercantil Pentex”. – Hemos venido a ofrecerles los recursos para seguir sobreviviendo y luchando, la verdad es que el dueño de la empresa está muy preocupado por la situación del mundo y es que esta al favor de todos nosotros los seres vivos, tengamos en cuenta que entre nosotros cae el destino del mundo y Pentex no dejara que decaiga, hemos conseguido la forma de tener nuestra propia energía y es que nuestra tecnología es de punta. Sobrevive la magia de nuestra empresa por los recursos existentes creando aun muchos más. Sus armas son obsoletas, sus medicamentos están vencidos y pronto no tendrán comida, es por eso que montamos la sucursal cerca de ustedes, sabemos bien que han mandado a investigarnos y usted misma debe saber que mientras menos se sepa de un operativo se lleva mucho más control en estos tiempos. La sucursal es de armas, pero nuestras filiales, nos hacen llegar cada una de nuestras remesas de recursos, que sin duda comenzaremos a repartir a ustedes. La nueva filosofía de Pentex, es que todos unidos para sobrevivir. - Natasha comenzó a preguntarse quién era ese famosos dueño de Pentex y porque no era el quien venía a hablar con ella. Entonces lo externo.- ¿Por qué los tratos no los ha hecho el mismo?- El individuo con el que sostenía la plática mencionó.- Es un hombre bastante ocupado supervisando cada una de las empresas y es que, usted sabe que viajar en estos tiempos no es fácil, es mucho más fácil hacer llegar varios paquetes a viajar varias personas. Usted lo sabe, más si es alguien como él. Más sabía que probablemente no confiaría en nosotros y tal vez en algunos meses el personalmente sea quien se presente. Pero por el momento que consideren nuestro apoyo.- Natasha no tenía mucho que perder, esta solitaria y luchadora mujer, estaba consciente que inclusive los Brotherhood estaban batallando en conseguir los recursos, tal vez era la hora de comenzar con algo drástico y no pedían nada y ofrecían mucho, prácticamente pedían ser un grupo encubierto de nosotros mismos, alguien que desean su privacidad a costa de todo pero para aunarse a la lucha por la supervivencia y es que si todo iba bien, tal vez, solo tal vez, no solo sería por sobrevivir, sino para recuperar lo que por derecho les pertenecía, su propio hogar. Despues de un breve momento de meditación, Natasha en un tono seguro le mencionó.- El primer bastión de humanos en NY aceptan el acuerdo, bienvenidos a la lucha.

18 de Septiembre 2013 8:40p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


El hombre había partido, Natasha entonces llamo a los soldados y menciono a primera hora de mañana necesitaba hablar con la Teniente del grupo Solaris con quienes tenían tratados para mencionar que sus investigaciones habían dado frutos y que ahora tenemos un nuevo aliado. El asunto era que tenían que recoger el primer lote de armas.


Spoiler:
FdP: Bueno para ambientar te dejo la música con la cual me inspire:



Natasha Perkins


Creo que Natasha y Americus se llevaran bien.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Mar Ene 15, 2013 7:03 am

18 de Septiembre 2013 8:40p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Habia pasado tiempo desde que habia llegado a mi departamento con esa chica pelirroja llamada Rowan, la cual ahora habia despertado y pedia explicaciones de lo sucedido, de lo que se tramaba en este lugar y queria resolver mis dudas en el momento justo de ahora, sabia que con lo que habia pasado hace una hora aproximadamente, actuarian, moverian sus fichas.. quiza la buscarian es por eso que necesitaba saber todo lo que ella supiera para acomodar la informacion y estar alerta, hacer una estrategia y en el momento justo hablarlo con Solaris. Sin embargo si PENTEX era peligrosa... los humanos estarian en problemas... seguro estallaria el caos en la ciudadela entre Solaris, Brotherhood y Licanos que vivian en alianza. Todo ello era de preocupartse es por eso que tendria que averiguar por mi cuenta.

Escuche hablar a la chica, la cual hablaba con dificultad, me cruce de brazos y tome asiento en una de las sillas cercanas al tocador que se encontraba en mi habitacion, cruce las piernas y me dispuse a escucharle atentamente. -- No comprendo.. no eres de este tiempo.. osea que.. viajaste en el tiempo o algo por el estilo-- dije sorprendida.. era una locura pero con todo lo que hemos pasado ya no me sorprende mucho, sin mas ella siguio hablando, tratando de comunicarse conmigo -- Si es Americus-- dije para sonreirle levemente, la vi quejarse un poco y me levante de mi lugar para socorrerle mas eso fue inutil por que asi como se torcio de dolor volvio a la normalidad, ahora me sente junto a ella sobre la cama y la mirana mientras seguia hablando.

Algo que no me quedaba claro era el nombre d Gaia.. Quien era Gaia?... por que era tan importante, sin embargo comprendi todo al escuchar lo demas, era cierto desde los portales todo era un caos era una perdicion para la humanidad, para todo lo que tuviera vida sobre la tierra, fue ahi donde comprendi cual era su mision en este tiempo como ella habia dicho-- Osea que tu vienes en busca de una solucion y salvar al planeta.. que seria Gaia?--cuestione para verle y seguir con mi supocision-- las garras serian los portales... los demonios... todo aquello que trajo la muerte a la zona cero-- decia pensativa, era cierto desde ntonces era mas dificil encontrar sustento, las cosas necesarias que los humanos necsitaban, suspire largamente para verla-- creo entender tu punto y si necesitas ayuda cuenta conmigo para ello.--dije decidida.


18 de Septiembre 2013 9:15p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


Despues de aquella platica lo unico que queria era pensar con claridad, despejar mi mente y poder descanzar un poco, que mas que encontrar una solucion yo misma queria que todo volviera a la normalidad, caminaba descalza sobre el piso de madera de mi departamente hacia la cocina, habia dejado descanzar a la chica para que se recuperara por completo, estaba dispuesta a prepararme un te cuando mi movil sono, gire mi rostro y camine a la sala para contestarlo se trataba de Lucian un joven de mi grupo en solaris -- Hola...Si que novedades me tienes?--cuestione para caminar al ventanal de mi departamento y ver la luna llena en todo su esplendor, mire hacia la calle la cual estaba vacia sin ningun alma que anduviera por ella-- asi que eso pasa... Bien creo que tendre que ir.. Si Natacha quiere mi presencia es por algo grave--dije para terminar mi llamada y divisar un gran poster de mi persona algo desgastado y roto algo que eran rastros de una vida pasada plena y llena de seneridad.. ahora ese poster era la prueba de lo que eramos y de lo que queda de nuestras natiralezas.

Poster desgastado:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Jue Ene 24, 2013 6:17 pm

18 de Septiembre 2013 8:40p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


-Los dientes de Rowan aun titiritaban, mientras trataba de explicarse mejor a Americus. Pues la hibrida tenía la duda de si viajo en el tiempo o qué había pasado con ella.- Yo…morir y luego Gaia…devolvió…vida…y aparecer cuando…portales abrirse…en tu… tiempo… gracias por apoyar…No entiendo…mundo…costumbres…malas…la madre…débil…Wyrm fuerte. –Sus ojos se posaron en los de Americus.- Gaia…ser…la madre…de vida…no…solo… tierra…Wyrm…traía… equilibrio al inicio…ahora…loco…ahora…destrucción…mal…mata…carcome…corrompe…Gaia…El lugar que visitamos…sentir…Wyrm…- Suspiro, tomo aire y es que necesitaba descanso, pues los lobos resisten y sanan poco a poco como los vampiros, solo que no a voluntad como estos.

La hibrida la dejo descansar, tal vez en poco tiempo podría estar hablando, parándose y caminando con naturalidad. Pero al caer dormida, el sueño no la dejo libre hasta que escucho el sonido de un celular, tomemos en cuenta que no solo era la descarga, ella había viajado a pie, usualmente hubiera resistido bastante bien y normal, pero en estos momentos la descarga de electricidad le canso, debilito e hirió. Abrió los ojos cuando la chica comenzó a hablar, escucho sus palabras, algo ocurría…pero el sueño la volvió a atrapar, sin embargo, logro ver el gran poster que observaba Americus y entendió que añoraba la paz y la vida serena que había perdido.

18 de Septiembre 2013 11:00 p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


Rowan dormito pero, noto que la chica seguía pensativa, ella se sentía mejor y trato de hacerse explicar lo mejor, entonces hablo mientras se sentaba.-¿Puedo saber que te causa melancolía? ¿Y qué ocurre, pues algo te preocupa?-Observaba tanto a la mujer actual como a la gran poster de espectacular que se miraba, que sabía era su anfitriona.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 26, 2013 8:12 pm

18 de Septiembre 2013 8:40p.m. – Las Vegas.
Ciudad de las Vegas.

-Un equipo de militares humanos había logrado llegar a la bodega de PENTEX, el problema no era transportar las cosas, era llegar y salir del lugar con bien. El sector de las Vegas era el más hostil de todo el planeta, las perdiciones y los demonios se encontraban a la vuelta de la esquina y por cada vez que un humano respirará, un enfrentamiento por la supervivencia se daba lugar.- ¿Has logrado transmitir O’Donell?- Pregunto el mayor al capitán Connor, este solo asintió. Habían gozado de solo unos segundos después de su arribo a las instalaciones de PENTEX pues trabajadores de la empresa les habían permitido enviar el mensaje desde la misma bodega y es que todas las instalaciones de la empresa eran el lugar más seguro, pero tenían el acceso restringido salvo a las bodegas, cosa que causaba curiosidad a la gente que era beneficiada, a lo lejos se escuchó decir a sus compañeros.- ¡Vámonos de aquí, una horda de demonios de nivel 1 se acerca!- El mayor tomo el vehículo con el cargamento de medicamentos, complementos y algunos armamentos y salió a toda velocidad, entonces por el comunicador aviso.- Cúbranme.

- La gente de la empresa en la que estaban, esperaban a que pasen las compuertas con el cargamento, para estos cerrar el edificio y dejarlo completamente impenetrable. Al salir las pesadas compuertas de la bodega se cerraron.


El equipo de humanos en motocicletas iban cubriendo a la hummer que llevaba su tesoro, sus provisiones. El capitán O’Donell menciono por radio.- Carguen con municiones de energía. – Ellos no entendían esa tecnología, pues no sabían de que estaba compuesta, pero, si sabían que era efectiva, los cañones de las metralletas de motocicletas al disparar, hicieron huecos entre las hordas de Demonios que al ser impactados y es que era energía espiritual concentrada, esto lo sacaban de la tierra, de los animales y los bosques, al hacer sus colmenas los danzantes, toda la energía pura de su tierra, era robada dejando a la parte muerta o muy corrupta.

Al ver que ellos elegían nuevas técnicas para atraparlos, los militares sabían bien que lo que importaba que llegase sano y salvo era el cargamento. La voz del capitán volvió a sonar.- Cambien a modo ráfaga.- Las motocicletas cambiaban un poco su estructura cubriendo como escudo al conductor pero siendo aún una motocicleta con movilidad ágil y segura, pero esto le permitía al conductor tener más precisión al conducir a pesar de la rapidez, entonces disparaban con mayor precisión y rapidez a sus atacantes, que les lanzaban fuego con sus bocas, cosa que el escudo lograba soportar. Entonces el mayor menciono.- Divídanse, que los sigan a ustedes, estamos por llegar a la ciudadela.- Las motocicletas, giraban sus ruedas para alcanzar movimientos no pensados en una motocicleta normal, entonces el Capitán al grupo que lo siguió los guio a una calle sin salida, al el mismo toparse con pared, la moto siguió en dirección a esta, la llanta delantera giro en la misma pared de la barda elevando un poco la parte de atrás y el capitán Connor O’Donell cambio a modo armadura, mientras dela metralleta salía también una cuchilla con los restos de la carga de energía. La motocicleta lo cubrió con una armadura, uno de sus pies toco la barda y se impulsó para que en un salto como una voltereta quede atrás de sus atacantes partiéndolos con la cuchilla que al contacto seguía destruyendo a los demonios de ese nivel con facilidad. Además que lograron el objetivo eran las motocicletas perseguidas y el cargamento llego sano y salvo al primer bastión humano en las vegas.

18 de Septiembre 2013 11:00 p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Uno de los garou danzantes que las siguieron realizo su transformación a glabro (casi humano)y comenzó a escalar el edificio para vigilar lo que hacían desde cerca, pudieron detectar que departamento era debido al olor de Rowan, además que el oído había mejorado en esa transformación y entonces podría estar vigilándolas.

19 de Septiembre 2013 06:00 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Natasha esperaba en su escritorio a que Americus apareciese, al verla sonrió y dio la bienvenida a la chica.

Spoiler:
Te dejo imagen del capitan O'Donell





Esta es la musica que llamo mi atención para poder vivir tranquilo.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Dom Ene 27, 2013 1:00 pm

18 de Septiembre 2013 11:00 p.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY
.

Su mirada perdida en aquel poster casi destruido la dejo tan sumergida en sus recuerdos que no se alerto de la precensia de Rowan, cerro sus ojos un momento para abrirlos y ver el reflejo de la licano sobre el cristal, dio media vuelta sin bajar sus brazos y le sonrio-- Veo que ya estas mucho mejor...eso es bueno--dije tranquila para procesar las preguntas de ella.. me quede seria un momento, la mire y volvi a ver hacia afuera-- Mi melancolía se debe a todo... el pasado solo es eso pasado.. recuerdos lejanos y olvidados-- dije para bajar mis brazos y tocar el cristal con delicadeza... rara vez Americus se sinceraba con las personas-- el saber que cada dia morimos y por mas que luchamos no logramos nada--solte un suspiro para ver de nuevo a la Licano que me miraba detenidamente y le sonrei levemente-- pero estoy bien.. siempre debo estarlo... es mi trabajo-- dije para alzar los hombros-- sobre lo otro bueno-- hice una pausa como pensando la respuesta correcta, asenti levemente-- tengo el presentimiento que ocurrira algo muy malo.. algo que nos afectara a todos incluyendo a tu Gaia-- dije para ver su reaccion de preocupacion.

Era cierto que las cosas cada vez se ponian dificiles, aunque el pacto de paz entre licanos y vampiros estuvieran estas estaban aun con rivalidades de poder... eso no lo cambiarian nunca ni que pasaran siglos no lo harian, sin embargo.. nosotros los hibridos mitad humanos mitad vampiros.. estabamos dentro de todo esto.. debiamos dividirnos en dos.. sabia que tarde o temprano muchos llegarian a su final y deberian escoger un camino ya sea el del bien o el del mal... solo nosotros sabiamos en que determinado momento dejabamos de ayudar a los humanos y nos volviamos completamente esos moustros que causaban destroso... o podiamos seguir siendo los mismos apesar del cambio. Un suspiro salio de mis labios debia descazar temprano deberia ir a ver a Natasha para hablar sobre ese famoso aliado. -- Sera mejor dormir... necsitas mas reposo y yo necesito descanzar para estar animada por la manana-- le dije a la licana para sonreirle y guiarla de nuevo a la habitacion, hoy podria dormir en el sofa y sederle mi cama.

19 de Septiembre 2013 05:30 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Habia despertado mas temprano de lo usual, es mas creo que era la primera vez que no podia conciliar el sueno por una noche, la chica aun seguia dormida asi que me cambien en silencio cargando mis armas y mi katana, la mire y deje algo de ropa sobre la cama para que se sintiera libre de cambiarse y tomar lo que fuera para comer, esperando que cuando regresara ella estuviera aqui y no se fuera, sin mas tome las llaves de mi motocicleta y cerre la puerta con cautela, baje las escaleras hasta llegar al estacionamiento encontrando mi moto estacionada, sin mas subi en ella introduje la llave y di marcha a mi encuentro con Natasha.

La brisa de la manana era de esperarse fria y reconfortante, mis cabellos danzaban ferozmente entre la ventisca rapida de mi motocicleta, algunas personas empezaban a salir de sus moradas para aunque sea trabajar y seguir la rutina de antes.. aunque ya no fuera igual, veia como la gente entre el intento de ciudad abrian sus locales, se veian felices a pesar del cambio, trataban de ser positivos y salir adeltante de todo esto.. buscar una solucion, mi mente seguia pensativa pero mi vista seguia en mi camino.. llegue a una cuchilla donde cambie mi direccion hacia la base viendo que no faltaba mucho en llegar.

19 de Septiembre 2013 06:00 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY
.

Al llegar a la base, baje de mi motocicleta para caminar hacia el edificio principal encontrandome con humanos que saludaban con cortesia o simplemente seguian en su trabajo, soldados de los estados unidos quienes empezaban su rutina o entrenamiento uno que otro grupo de Solaris que venia a informar sobre misiones o cosas por el estilo, subi las escaleras de concreto hasta llegar a las puertas de cristal, al entrar al edificio miraba a la gente trabajando o caminando de un lado a otro, uno de los ayudantes de Natasha me miro y se acerco a mi... "Natasha espera por usted teniente Lombergueth" dijo para verme, mas simplemente asenti para empezar a caminar a la par que el-- Amricus... solo dime Americus-- dije para verle de reojo mientras este asentia.

Caminamos por un largo pasillo hasta llegar a unas puertas juntas, sabia que detras de aquellas puertas mi vieja amiga Natasha estaria, el hombre abrio las puertas correrisas y me dio el pase, al entrar camine unos cuantos pasos para alzar mis ceja-- Buenos dias... ahora si me puedes decir que esta pasando?-- cuestione directamente, asi era yo no podia cambiar por mas que ella quisiera, vi como sonrio y yo simplemente suspire... esta charla en verdad que seria larga sin mas tome asiento y cruce mis piernas para ver a Natasha y esperar a que prosiguiera.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Miér Ene 30, 2013 4:30 pm

" Just another day in hell "


O al menos, eso parecía.

18 de Septiembre 2013 15:00 p.m. - Afueras de la Ciudadela de Nueva York.

En un edificio abandonado, antiguo barrio del Bronx.


Capacitación. Esa era la orden del día. Entre tanto demonio, vampiro, hombre lobo, mas valía estar con hombres capacitados, preparados para enfrentar la que se aseguraba ser, la peor guerra de todos los tiempos. Una que por ahora, los humanos estaban perdiendo y con mucha facilidad. Victor era un oficial condecorado con interminables honores. Pocos en la historia habían recibido tantos premios como el y a ninguno le habían importado tan poco como al morocho de cabellos oscuros. Con su rango, con su carrera, con todo, el ya podría estar en una oficina, delegando ordenes, delegando trabajo, todo para vivir mas tranquilo y a salvo. Pero, con 34 años, no podía hacer una vida tan tranquila. Como un hombre tan capacitado, tenía que capacitar, el mismo, a los nuevos aspirantes al ejército. Aquél día, el entrenamiento era el combate cuerpo a cuerpo. Dominar el elemento mas importante de todos. El instinto. Aquello que no se puede enseñar, es aquello que uno desarrolla por uno mismo. El reflejo de la experiencia.

- Soldado Martins ¿ A eso le llama usted golpear?! - Gritó con autoridad el oficial Cavallari, mientras se acercaba rápidamente al soldado Martins. Medía dos metros y parecía mas un armario que un hombre, pero este no golpeaba de forma apropiada - Me han dicho que es usted muy fuerte, Soldado Martins, pero déjeme contarle, que la fuerza no es nada, sin técnica ¡¿Entendió? - Gritó cerca del oído del gigante, para que este respondiera en un grito.

- ¡ Si Señor!

Al girar Victor, las pocas miradas curiosas que lo miraban, se volvieron rápidamente, mientras continuaban golpeando aquellos escudos, cargados por su compañero de entrenamiento. Al cabo de unos diez o veinte minutos, el hombre al mando, gritó y juntó a todo el pelotón de entrenamiento alrededor suyo. Todos permanecieron expectantes de lo que sea que el tuviera para decirles. Siempre que hacía aquello, era para darles una lección importante.

- Dígame, Soldado Henderson ¿ Cual es la lección del Día?

- Que entrenemos nuestro instinto ¡ Señor!

No llegó a vaciar de aire sus pulmones, que el puño de Victor impactó en contra de su rostro. El soldado cayó hacia atrás, con la nariz rota. Muchos se hicieron a un lado y se quedaron mirando perplejos al oficial al mando, que se posicionó en el centro de aquél círculo. Con una expresión de piedra.

- Señor Ferguson ¿ Eso fue instinto? ¿ Porque el soldado Henderson no detuvo mi puño? - Mientras cuestionaba, daba un par de pasos hacia atrás, con tranquilidad-

- ¡ No señor!

Y antes de que se terminara de oír el grito del soldado Henderson, otro mas cayó al suelo. Esta vez, de una patada en la boca del estómago. Las miradas perplejas iban en aumento, mientras que la tranquilidad de Victor, nunca se modificaba, nunca se corrompía por tanto mirar deseoso de arrancarle un brazo y romperle ambas piernas. Pero ninguno se atrevía a decir nada. El muchacho de la nariz rota seguía en el suelo y al que acababa de patear, parecía que se estaba a punto de quedar inconsciente. Entonces señaló a tres soldados mas y sonrió al momento que les indicaba que pelearan con el. Los muchachos se miraron entre sí, dudando si hacer o no lo que su superior les indicaba. Ante un grito de Victor, no pudieron pensar mas. Arremetieron en su contra.

- ¡No veo instinto en sus acciones! ¿ Como esperan, no ser sorprendidos por un grupo de vampiros, si no pueden leer mis acciones? ¿ Si no pueden ver cuando los voy a golpear? Para eso sirve el instinto. Para estar alertas en todo momento, para estar preparados en caso de que esos seres mas rápidos, mas fuertes y mas crueles que nosotros, nos ataquen. Debemos estar listos, porque contamos con la ventaja de ser subestimados, es un regalo que nos dan sin saberlo, sin apreciarlo. Es una estupidez que los subestimen, demuestren que ellos están equivocados, pero demuestrenlo...- Hizo una pausa mirando de reojo a los tres que estaban tumbados en el suelo, jadeantes. El les tendió una mano y los ayudó a ponerse de pie. Ya no había duda en los ojos de los mas jóvenes, sino admiración...- ¡ Con sus acciones! ¡ Vuelvan a ponerse en grupo! ¡ Aún quedan horas por delante y mucho sudor y sangre que derramar!

Sus gritos de aliento, inspiraron gritos de energía del resto de los hombres. Pronto, todo el edificio resonaba con aquél pelotón. Pronto, todos pudieron notar como Victor, había elevado su espíritu.

___________________

19 de Septiembre 2013 12:30 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

Centro de la Ciudadela, Apartamento de Victor Cavallari.
El entrenamiento había sido arduo y extenso. Mas de uno vomitó un par de veces. Pero claro, así se conseguía el instinto. Esa sensación de que algo va mal, esa sensación de que alguien quiere dispararte o golpearte. Esa habilidad de percibir el peligro cuando este te rodea. Aquellos muchachos estaban lejos de tener un buen instinto, pero estaban encaminados para tenerlo. Por desgracia, cualquier a de ellos podría morir al día siguiente. Si un ataque Cainita se desencadenaba todos asistían, no importaba en absoluto que estuvieran entrenando. Eran hombres que manejaban armas, en esa situaciones, con eso bastaba. Muchos morían y algunos, solo algunos, sobrevivían. Un mundo caótico, tiene ciertamente muchas consecuencias.

Victor se pegó una ligera ducha y se dispuso a dormir. No tendría mucho para descansar mañana. Mañana era día de misión. O algo así le había comentado Natasha hacía ya un par de días. La situación se encontraba muy mal y había que tomar medidas, según ella le había indicado. Por lo visto, lo iba a necesitar. Mañana, por suerte, podría dormir un poco mas.

_______________

19 de Septiembre 2013 05:30 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

Apartamento de Victor.

" Toc toc"

Alguien llamaba a la puerta. Quizá se hubiera equivocado. Pero el toque a la puerta no se detuvo. Finalmente, Victor despertó. Enfundó su revólver personal y lo llevó en mano al momento de ir a abrir la puerta. Aún medio dormido, abrió la puerta y lo que vio, le quitó el sueño por completo.

- Señor, la señorita Perkins Requiere su presencia en menos de treinta minutos. Me pidió que lo venga a escoltar hasta el bastión.

- Muy bien, me vestiré, espera afuera unos minutos. Ya salgo.

Cerró la puerta y en medio de una gran confusión, comenzó a vestirse.

" ¿ Por que me ha llamado a estas horas? "

____________________

19 de Septiembre 2013 6:05 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Demoró bastante poco en llegar. Ciertamente, poco mas de media hora. El soldado que habían enviado a que lo escoltase, se quedó en la puerta del edificio y le deseó buena suerte. El joven tendría una misión por lo visto, en la tarde, y debía arreglarse para la misma. La suerte la iba a necesitar mas él que Victor. El solamente tenía que hablar con Natasha. "Solamente" como si fuera poco una llamada a estas horas. No era algo común en ella llamarlo a estas horas. ¿ Que podría necesitar? No se le ocurría nada. Simplemente le quedaba la de ir y ver que era tan apremiante.

- Natasha, llegué tan rápido como pude... - Dijo al pasar de largo al sirviente en la puerta, el cual ni se gastó en intentar detenerlo. Al entrar, pudo ver a Natasha y a la Teniente Lombergueth, una miembro muy conocida del ejército humano o bueno, Híbrido - Americus, siempre es un placer. ¿ Que sucede, Natasha? - Cuestionó, realmente intrigado.

No entendía que sucedía. Creo que nadie lo hacía.


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 02, 2013 6:34 pm

19 de Septiembre 2013 06:01 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.


-Ambos oficiales pecaban de puntuales y es que el ejército ahora necesitaba de mucho más disciplina que incluso la que ya tenían. Ella no era un soldado propio, era un político pero había dado de sí para que el cuidado de su gente no solo dependiera de sus movimientos de alianzas, ella misma había cambiado y se había vuelto una luchadora y esa era la razón por la que estaba en ese lugar, pero las condiciones precarias aumentaban un año había pasado aproximadamente, poco más poco menos desde la apertura de los portales en la que todo se sumió en un caos, aunque antes de ello, la revelación al mundo de los seres sobrenaturales hizo que un grupo que en realidad era fuerte también se mostrara y comenzará a cazar todo los seres paranormales y es que…incluso tomaban a humanos, humanos que les parecían anormales, sus fuentes decían que los reclutaban para algo.

-Ahora apenas se escuchaba algo del movimiento de ese grupo y es que, la verdad en estos momentos era mucho más importante asegurar la supervivencia que preocuparse si nos apoyan los seres sobrenaturales. El pacto con Brotherhood era fuerte, prueba de ello teníamos a la gente de Solaris trabajando en conjunto y en igualdad con la milicia, y es que estos por así decir superhombres estaban sangrando por conservar la vida de los humanos y nuestros mejores humanos no pensaban dejar que nuestro futuro sea incierto.
Pues bien aquí tenia a los dos oficiales frente a mí y la primera que disparo su pregunta fue la teniente Lombergueth de Solaris.- Buenos días oficiales, tomen asiento por favor.- Miro como se sentaban justo frente a ella.- Es importante.Hemos montado operativos para averiguar sobre que es PENTEX.- Entonces extendió una tarjeta sobre la mesa. Para que ambos lo vieran.


La tarjeta si la observaban notarían que pertenece a Charles Douglas “Gerente Representativo Mercantil”.- Si, por fin se han abierto, según explicaron buscan apoyarnos, los humanos deben estar unidos. Mencionan que su confidencialidad ante todo el mundo es porque funcionan mejor de esa forma. – Los miro seria.- Acepte su acuerdo y nos hemos aliado.- Miro la cara de sorpresa de todos. Rio un poco pues no entendían como es que manipulaba las cosas.- Oficiales, ¿me toman por estúpida? Seamos objetivos. Y veamos la realidad. Teniente Lombergueth usted sabe del pacto que tenemos con su gente, y sabe bien que están batallando en conseguir recursos. Ustedes son diferentes en todo aspecto y la verdad que los miembros de la noche lo son aún más. Pentex ofrece los recursos, llevamos meses con medicamentos vencidos que ya no sirven para nada salvo para dar una esperanza, prometieron una remesa pronto, la comida, la comida esta escasa y es que esto nos lleva de nuevo a el tema medicamentos y hospitalizaciones, sin olvidar a nuestros heridos, el hospital cada vez está más lleno de nuestra gente y para colmo es que no podemos salir de aquí, parecemos ratas atrapadas. Y he sentido que Brotherhood solo el grupo Solaris es quien se ha preocupado por la humanidad, aunque he de decir que si no fuera por su ayuda N.Y. no existiría. – Miro al Mayor Cavallari.- También tú lo sabes tus mejores hombre yacen o en una tumba o en un hospital y los nuevos reclutas, dan lo que pueden y te respetan y tú intentas enseñarles a sobrevivir, a servir y a proteger lo que nos queda. Nosotros mismos.-Hizo una pausa.- No me fio de Pentex, al menos no me da buena espina que no sea el dueño el que haya dado la cara y es que en negocios grandes, es lo usual.- Esto lo menciono por su vasta experiencia en alianzas más por la forma en que creció en el gobierno.- Pero hay más. Hemos recibido noticias de las Vegas.

-Miro nuevamente sus reacciones, y es que todos habían dado perdido ese lugar, pues entre los Bastiones en cada estado, había cierta, mínima pero al final cierta comunicación.- Si, después de todo este tiempo, por fin alguien se comunicó y dicen que han sobrevivido gracias a PENTEX. Esto realmente me ha hecho reconsiderar, y es que ellos mismos me han dicho que se han instalado en todo el mundo. Y esto solo confirma, tienen controlado sus viajes y los recursos. Gente con agallas al final que arriesga su vida a diario tal cual nosotros. Lo primero que quieren entregarnos son armas. Y ese es el motivo por los que los he mandado llamar. Quiero que ambos supervisen la entrega de ese cargamento. Si, PENTEX es aliado ahora, pero antes de utilizarlo, quiero que lo lleven al hangar 24, que es el equipado para nuestro laboratorio donde Robert Clark, examinará el cargamento y las características. Y quiero que hagan siempre este proceso con cada cargamento. PENTEX nos dará acceso solo al área de la bodega 1. Les aclaro solo quiero que lo entreguen, yo les informaré de los resultados que me de Clark.

-Su rostro se veía serio y es que sus facciones eran elegantes y finas, pero en este momento se veía consternada por el peso de sus decisiones pero bastante firme. Al final era la mejor opción la que había tomado, pues había más.- Después de la visita del señor Duglas, no solo mande a que les comunicaran, me contacte con los demás bastiones con los que hay contacto, PENTEX los ha ayudado. Y mencionan que en verdad se pueden confiar.- Les agita una serie de respuestas que tenía en papel pues estaba codificado en clave morse.- No señores, no he tomado la decisión a la ligera, les daremos oportunidad, pero, hasta no tener pruebas y yo me haya cerciorado que el dueño diere la cara, entonces podre estar en paz, por lo pronto, mandaran auxilio que en realidad lo necesitamos inmediato, sin más. Ahora saben sus órdenes, es obvio que ellos no se meterán a luchar por nosotros, no se meterán en la escena sangrienta en directo, pero ellos tienen las suyas propias, que al final nos benefician. Tienen programada la cita a las 9:00a.m. Les dejo en sus manos el traslado.


Spoiler:
FdP: Estuvieron fantasticos muchaschos. Espero les agrade y como ambientanción que es lo que me inspiro les dejo lo siguiente:

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Invitado el Mar Feb 05, 2013 4:37 pm

En el momento que Victor se graduaba de la academia de las fuerzas especiales.


- ¿ Juras solemnemente servir y defender a los Estados Unidos de América, mas allá de toda opinión personal, prejuicio o gusto que puedas llegar a tener, obedeciendo a todo superior, incluso si esa misma orden fuera llevarte a la muerte defendiendo a la patria?

- Sí, lo juro, Señor.

___________________

19 de Septiembre 2013 06:06 a.m. - Ciudadela de Nueva York.

1er Bastión de los Hombres en NY.

Aún recordaba ese juramento.

Lo recordaba y era precisamente por el mismo que Victor no interrumpiría en ningún momento a su superior. En ningún momento le llevaría la contraria, en ningún momento el le diría que bajo ningún concepto debían aceptar la ayuda de esa empresa extranjera. Sí, no se fiaba en absoluto de PENTEX, pero no por eso le diría a Natasha que el estaba en desacuerdo con todo el asunto. El simplemente escucharía todo lo que ella tuviera para decir. Aquello era una citación para exponer los planes y que irían a hacer en adelante. Una resolución personal de Natasha, no un debate. El tendría que estar allí de oyente y simplemente asentir ante todo lo que sea dicho por la comandante.

"También tú lo sabes tus mejores hombre yacen o en una tumba o en un hospital y los nuevos reclutas, dan lo que pueden y te respetan y tú intentas enseñarles a sobrevivir, a servir y a proteger lo que nos queda. "

No pudo hacer mas que mirar hacia abajo cuando ella dijo aquello. Ya estaba sentado en el asiento contiguo a la teniente de los Solaris, se había sentado allí al momento que la comandante les tendió aquellos volantes de PENTEX. Lo dicho por ella era cierto, ya muy pocos quedaban en las filas humanas para defender el fuerte. Pocos humanos dispuestos, pocos humanos con fuerza y con edad para pelear. Mucho menos decir, aptitudes mentales. Ya no había lobos en el ejército. Solo había ovejas, o bisontes torpes y fuertes. No había instinto de depredador, no había instinto de combate. Solo unos pocos además de Victor quedaban de los viejos días de gloria. Natasha lo sabía y bien se lo había señalado. Era inteligente, apuntarle al lugar que sabía que Victor tenía como uno débil. O mas que atacar, empezar por ese lado. Era cierto, la ciudad se mantenía enteramente por la intervención de Solaris y su unidad especial, siendo Americus un importante factor de esta entereza. Pero por mas que ella haya hecho mención de aquél tema tan delicado, Victor no podía dejar pasar nada.

" Pero hay más. Hemos recibido noticias de las Vegas "

No, no era posible...¿ Las Vegas?

Aquello ciertamente tenía que ser algún tipo de pobre manipulación de parte de los medios o algún demonio imitando las cuerdas vocales del que sea que haya llamado. Las Vegas había sido la ciudad que mas demonios había recibido. Por no decir mas, el portal fue abierto allí. En ese lugar...donde antes la gente se divertía ahora no hay mas que un infierno en la tierra. Demonios por doquier, excitándose a la mera fragancia de humanidad y mortalidad en el aire, lleno de azufre, lleno de muerte y podredumbre. Pero, Natasha les decía algo mas...¿ PENTEX era la razón de que ellos estén con vida? Una prueba, como Victor había pensado. Palabras de las Vegas que Pentex estaba en todo el mundo, que Pentex ayudaba siempre. Pentex aportaba recursos, transportes, medicamentos...¿ Pero, porque? ¿ A cambio de qué?

Ni en el apocalipsis las cosas eran gratis.

- Si, Señora

Fue todo lo que se limitó a decir mientras miraba de reojo aquellos mensajes y repasaba ligeramente algunos, muy por encima. Sí, todos decían cosas similares. Alababan a Pentex, hablaban de confiar, que eran buenas noticias. Pero tampoco viendo aquellos papeles se confiaba de Pentex, nada le daba buena espina de todo el asunto y no iba a usar una de esas armas en ningún momento de su vida. Podía llevar un cargamento, podía ocuparse de todo, pero nadie lo iba a obligar a usar un arma con la cual se siente incómodo. Nadie le pone dientes postizos a un lobo. Porque aunque no le queden demasiados dientes, el Lobo aún puede morder. Y Victor mordería si lo intentaban obligar.

- Después de usted, Teniente - Dijo Victor al momento que se paraba al lado de la puerta, luego de que Natasha terminara de hablar. No la miró a los ojos, apenas si la miró cuando hizo el saludo correspondiente por ser un superior. No podía mirarla, no cuando parecía haberle entregado la ciudad a un grupo de parásitos gigantes. Unos parásitos poco confiables...o al menos, eso parecía querer hacer - Vayamos a terminar con esto, tengo escuadrones que entrenar.

Dijo una vez abandonó la oficina. Con su mano derecha sintió el gran mango de su revólver. No, no lo cambiaría por nada. Que alguien intente quitárselo...

Ahora solo tenía que cumplir una misión, solo eso importaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: En las redes de la Tejedora

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.