Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 15, 2012 2:25 pm

En la carretera...

10 de Mayo del 2014

22.15 pm

En algun punto perdido dentro de la Zona Cero


Y asi el viejo Bill, fue el unico de el escuadron de camioneros que se decidio cruzar la interestatal, el mas viejo de todos los conductores de camiones que ya no se atrevian a cruzar la Zona de los portales luego de que algun genio tuviera la intencion de dejar un desastre de por medio, debia cruzar la doble pista de cientos de kilometros hacia el norte para cruzar a los asentamientos militares que estaban aislados en aquella negra zona terrorifica, donde ningun alma se atrevia a cruzar ya...

Y asi el viejo Bill con su camion Freighlanger con suministros cruzo la mas tenebrosa interestatal...:

Conducia acmpañado por las fotografias de su señora y sus hijos ya mayores sobre la guantera, los 10 rosarios que colgaban de su espejo retrovisor central, el radio de frecuencia de emergencia, y una vieja casetera con una cinta de Johnny Cash sonando como una vieja y desgastada grabacion... asi el camion cruzo silente el Km. 62 cuando un rebote sobre el container lo hizo sentirse dubitativo, pero solo se ajusto la gorra y continuo su trayecto hacia el bastion militar...

Para su suerte llego y pudo cruzar los cercos de aquella fortaleza improvisada, sabian que los cadejos infernales llegaban al lugar en enormes hordas, y no podian arriesgar el pellejo de los centinelas US Marines para abrir el porton con tal de dejar pasar a un misero camionero con una enorme carga de suministros, pero estaabn hastiado de alimentarse de ratas y buitres, por lo que esta carga traida por el viejo Bill era una bienvenida...

Los galpones del sector 5 recepcionaron el container, y lo almacenaron en un lote que apenas era iluminado por bombillas que se tambaleaban por el sonido de las enormes puertas corredizas del lugar... El halo de aquellas luces tambaleaba, pero no era impedimento para el centinela militar que vigilaba con su fusil y una linterna los alrededores de cada Container hasta que en un leve giro parecio ver una sombra que caia de uno de los containers recien llegados, le tambaleaba el fusil al notar que no podia identificar que era lo que estaba frente a el, a pesar de que pedia que se identificara, era un soldado joven, lo habia comprovado al rasgarle la cara de un solo zarpaso, y un grito ahogado le hizo tumbarse sin vida entre ese almacen de provisiones...

Y como espectro la gabardina negra se movia entre la penubra y la bruma del lugar saltando las vallas metalicas con facilidad, adentrandose en una zona que parecia residencial...

-Una isla en medio del desastre... esto es lo que ocultaban??...

Era una pequeña ciudadela en medio del desastre, los sobrevivientes se agolparon bajo las murallas de una antigua fortaleza contra los indios en la guerra civil del 1800... y un pequeño bastion de humanos se alzo en paz...

-Que lastima seria si las sangijuelas del exterior se enteran de esto... cuanto ganaria por esa informacion???...

Musitaba sonriente al estar oculto bajo la sombra de un helecho de un pequeño parque, donde niños jugaban, donde eran paseado los perros y los ancianos se sentaban a vivir en paz los ultimos años que les quedaban de vida...





Última edición por John Creed el Sáb Nov 17, 2012 3:34 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 16, 2012 3:15 am

El trabajar bajo prueba y error, cuando los indicios exactos sobre un procedimiento eran prácticamente nulos, resultaba en la necesidad de una enorme cantidad de especímenes que contribuyesen en el proceso de experimentación como buenos “conejillos de indias”… había sucedido que los ejemplares demoníacos que habían sustraído de la zona cero tiempo atrás, terminaron por desgastarse completamente, lo que, la obligaba a realizar una nueva expedición que le permitiese recaudar nuevos elementos para continuar con el “trabajo” que en aquella zona y laboratorios en territorio Cainita estaban llevando a cabo.

Con un grupo de cinco de los mejores hijos de Caín, la vampiresa se aventuraba nuevamente a esas tierras infestadas de demonios que ahora guardaba una enorme cantidad de misterios, los cuáles estaría gustosa de revelar… máxime porque los indicios la llevaban hasta Rusell una vez más, sabía muy bien que debía de toparlo en su camino en algún momento, y penosamente la oscuridad le premeditaba que sería aún mucho más poderoso que en la última oportunidad que se le había visto, cuando, su sed de poder… su gran imprudencia, le había costado la destrucción de lo que se conocía como la tierra.

Habían emprendido camino poco después de que el manto nocturno tocase suelo terrestre, saliendo del territorio que ahora ocupaban enteramente, para darse paso sigilosamente, cuál felino que acecha a su presa, pero con suma velocidad (velocidad vampírica), hasta finalmente dar arribo hasta aquel área que alguna vez conformó el Central Park, el antiguo Bronx y Manhattan, que ahora no era ni el menor vestigio de lo que alguna vez fue, siendo conocido como el territorio Oscuro, la zona cero… alguna ráfagas probablemente gélidas movían sus prendas, fundiendo la extensión de su negro vestido con el neblineado ambiente, al tiempo que algunos mechones de su siempre elaborado peinado se escapaban ondeando en un tétrico e inaudible ritmo.

-Mi Lady, he percibido algunos sonidos extraños en aquella dirección-

Decía un bello inmortal de melena rojiza con sumo respeto hacia la vampiresa, señalando hacia lo que alguna vez fue un centro comercial que se encontraba a unos doscientos metros de distancia.

-Adelante, ve con ellos… ustedes dos diríjanse en aquella dirección…

Les decía con su voz fría y gutural, pausadamente pero con suma decisión en su tono de voz… señalándoles una zona residencial que se encontraba bajo una nube de ceniza y neblina… ella por su parte seguiría una presencia no tan demoníaca que sentía no muy lejos de ahí, con suma cautela.
Momentos posteriores todos se separaron, yendo los primeros tres hacia lo que era el centro comercial, y los otros dos donde se les había indicado, encaminándose ella sin mayor prisa, con su andar felino entre la espesura de aquel blanco ambiente, que no permitía a la vista grandes alcances lejanos (al menos no a una vista normal)… ocultando su presencia por completo, sin hacer el más mínimo ruido al pisar.

Off Rol::
Al inicio de tu post debes de agregar fecha y hora, según el periódo actual del juego, para situarlo en las cronologías de rol...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 17, 2012 3:55 am

Menudo descubrimiento habia entre mis ojos, se supone que apenas sobreviven con un generador y lo que me encuentro aqui es una pequeña ciudadela en medio de la nada, una pequeña flor de loto que crece en una gran cantidad de inmundicias, y yo ahi ininmutable, pasivo, paseandome entre esos estrechos callejones del pequeño mercado central de aquel lugar, camuflado entre la multitud cuando parecia que algunas ligeras gotas hacian llorar el cielo bastante nublado que cubria tamaña fortaleza.

Calculaba que no podia tener mas de una densidad de 3 personas por mt2 debido a lo pequeño que era esta ciudadela secreta. era como de esos castillos medievales donde se levantan trincheras de escombros improvisados para simular las blindadas paredes de un castillo que resguardan la vida de un puñado de ciudadanos en una pequeña villa dentro de estas paredes vigiladas por militares humanos entrenados, supongo que eran colegas Comandos que sobrevivieron al desastre de hace un año. Me preguntaba si realmente aqui me encontraria con alguno de esos vampiritos que ayudo a que se perdiera deliberadamente la evidencia que contenia las fotografias de mi libro secreto desde adentro de la Agencia.

Ya era algo demasiado increible encontrarme con este secreto, supuse que para tener la fachada de una pequeña ciudad fortificada en medio del caos que mis colegas endemoniados tienen afuera, es por que algo importante debe estar escondido aqui... olfateaba el aire para encontrar algo sospechoso, y solo me traia olores sin importancia. quizas debia tomar un poco de distancia del lugar para captar los olores del ambiente, aqui dentro de este pequeño mercado hay muchos olores a frutas, verduras, carnes, personas, cables electricos, mascotas, un sin fin de aromas mundanos y sin importancia, no encontraria nada aqui.

Camine entre las sombras evitando los angulos de vigilancia de cada centinela en la pared sur, escondiendome en puntos ciegos mientras notaba que la luna se asomaba timida entre las nubes que parecian cubrir el firmamento, y cada dos por tres esquivaba el halo de luz emanado de los focos de cada torre de vigilancia desplazandome con ligeresa hasta escalar aquel muro blindado de armamento y escombros reforzados.

Pude divisar hacia el sur lo que parecia ser una antigua ciudad, habia unos edificios similares a un centro comercial totalmente abandonado a su suerte, un par de kilometros mas abajo de esta ciudadela.

-Vaya... snif!-snif! parece que no fui el unico que sali a jugar a los exploradores esta noche...

Podia sentir el olor a Vampiro en el aire, se avecinaba a paso firme y sin detencion, aun estaban a un par de Kilometros de distancia por lo que me apoye en uno de los pilares de concreto reforzado mirando hacia aquel abandonado centro comercial, evocaba una sonrisa maliciosa y espectante para dejar entrever los caninos que se me posaban sobre el labio inferior. Me habia desconcentrado de las deducciones del por que se levanto esta ciudad en medio de la nada, y el olor lejano de unos vampiros llamaron mi atencion, supuse que estos fueron los canallas de la Agencia.

Y me quede ahi silente, atento, esperando sobre aquel enorme muro, como una gargola que vigila los exteriores de una catedral gotica en Paris. Sacandole brillo a las garras mientras las frccionaba contra aquel pilar de concreto donde me quedaba observando atento al avance de estos muchachos de la noche.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 17, 2012 6:16 am

No hubo avanzado demasiado cuando, al pasar por una derruida callejuela, cuyos muros parecían increíblemente maltratados, observando con el rabillo del ojo una enorme cantidad de escombros (vidrios rotos, cemento de las estructuras por el suelo, madera de lo que alguna vez fueron muebles)… una fantasmagórica presencia se hizo presente, dándole tiempo apenas de esquivarla (aún con su velocidad vampírica y reflejos sobrenaturales), cuando se lanzó sobre ella… desenvainando su preciada katana para arrancarle la cabeza (pensando, claro, que se trataba de un demonio).

-¿Qué buscas aquí, inmortal?... aún un ser maldito como lo eres debería de alejarse, si lo que busca no es su propia destrucción…

Azuka solamente le miraba, analizándole, comprendiendo de inmediato que no era un simple demonio, no como los que habían visto en el Festival de los Cerezos (Trompetas del Apocalipsis), éste ser, podría catalogarse quizá como, una evolución de fantasma… sería difícil de explicar, una especie de demonio con un impresionante autocontrol y capacidad de razonamiento… sin lugar a dudas un digno rival, si lo que desease realmente fuese atacarla… pero, su advertencia le decía que destruirla no era su principal prioridad, por lo que, al arquear una ceja en sus pensamientos resonaba la idea de que ese ser podría serle útil si jugaba sus cartas de la manera más precisa posible.

-Un ser maldito como yo, busca aún a costa de su propia destrucción, las fortalezas para reinar por sobre sus enemigos…

Le decía fríamente, con su tono de voz gutural que resonó abiertamente en aquel callejón, expandiéndose hasta los locales abandonados que estaban tras las paredes en escombros… sin quitarle la vista de encima a aquella extraña y demoníaca criatura.

-Los años han apartado el temor de tus venas… ¿qué tipos de fortalezas podrías encontrar aquí?...

Sus palabras confirmaban las sospechas que la vampiresa poseía… no trataba de atacarle, por el contrario, parecía tener cierto interés por los planes de Azuka, por lo que procedió a responder a su cuestionamiento.

-Soy un ser de la oscuridad, y sé que en la misma se encuentra la fuerza para evolucionar y controlar las fuerzas demoníacas que se expanden… deseo eso, poder controlarlas y utilizarlas para mis propósitos…

Era, superficialmente, lo más que podría decirle al respecto.

-¿Y qué propósitos serían esos?-

Algo como eso, no podría responderlo sinceramente, pero… al menos, daría la respuesta en nombre de su clan…

-Ver la ancestral profecía del fuego azul cumplida…

Le dijo en un aliento decidido que bien podría haber sido llevado en una ráfaga de viento, si es que soplase algo de vida en ese sito… el ser desapareció de su vista, apareciendo frente a ella, a un par de centímetros en un instante… poniendo su mano sobre el pecho de la vampiresa.

-Que así sea, hija de la oscuridad…-

Dijo esto último, desapareciendo … quedando en el pecho de la vampiresa la marca roja de su mano, junto con lo que parecían ser unos símbolos… que desaparecieron rápidamente, quedando su marmórea piel igual que siempre… dejándole una extraña sensación sobre si… ciertamente, debía de verse con Pietyr una vez más, el entrenamiento no podía esperar ya más…

Siguió avanzando, hasta el sitio de donde provenía la presencia ajena a aquel lugar, divisando finalmente una figura gruesa, que no pareció inmutarse con su presencia (cosa curiosa tomando en cuenta que podría tratarse de cualquier clase de ser demoníaco en busca de almas y carne)… parecía ser que aquel ser jugueteaba con sus garras sobre un enorme pilar… pudo sentir su aroma, lobizón… uno que no había visto antes…

-Agradable lugar para un descanso…

Musitó con un poco de ironía al hablar, con su tono de voz usual… frío y gutural sin dejar de ser femenino y seductor…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 17, 2012 10:12 am

Y apoye mi mano sobre la barbilla mirando hacia el horizonte como si esperara un espectaculo importante, aunque la mirada que preocupaba era la de un perezoso despreocupado, de verdad era cuestion de tiempo para que ese olor a no muerto se acercara tanto como fuera posible, hasta que hubo un minuto en que me sali de concentración ya que escuche una voz masculina que llamo mi atencion.

-Que hacen aqui un monton de humanos??... esto es increible, debo informarselo de inmediato a mi lady...

Alce deliberadamente una de mis cejas para voltearme en direccion a ese comentario para percatarme de que encontre el motivo por el cual sentia el olor de chupasangres en el aire, estaba uno de rostro palido y cabellos rojizos apostado en el pilar adyacente y miraba hacia lo que habia dentro de la muralla, evoque un silvido agudo como el de los entrenadores de aves cuando llaman a sus parvadas y el no muerto con sus enrojecidos ojos de molestia se giro a verme...

-Parece que no solo habitan humanos, si no que tambien perros pulgosos...

-Mucho cuidado blanquito... mira que estoy bien vacunado... *sonrie dejando entrever los caninos sobre la dentadura asomada entre los labios*

-Sera mejor que no me faltes el respeto, estas bajo la cadena alimenticia insecto...

Parece que el pelirojo se habia molestado con ese ultimo comentario, en realidad no pretendia ser buena onda con ese sujeto antipatico que pecaba de sobervia al subestimar a quien tenia enfrente, me hacia reir en cierto modo...

-Ahora que nos hicimos buenos amigos puedo decirte que aqui no vivo copito de nieve...

-Es evidente que no sabes quienes somos...

-Asi que son varios eh??... cuantos blanquitos estan en tu club...

-Callate Inmunda Bestia!!!

Realmente el pelirojo se habia molestado, tanto que con habilidad y velocidad se desplazo por ese muro de contencion dando una pequeña curva y atestarme con sus garras directo hacia la cara, pero desafortunadamente le atrape el antebrazo mientras volvia a girar mis doradas pupilas hacia sus palidas facciones.

-Eres un perrito faldero de una Damita, un perro igual que yo... se perfectamente quien eres, lastima que aunque le seas leal esa engreida nunca te vera, ni te dara un ascenso tal como te gustaria que te diera...

-Que demonios??!!... como sabes...

El blanquito ya se habia desconcertado cuando seguia mirando el ceño fruncido que se demarcaba sobre mi frente, y las pupilas doradas comenzaban a enegrecerse paulatinamente, mis ojos parecian cuencas vacias y profundas como un abismo oscuro y sin fondo cuando sentia el pulso acelerado del vampiro acrecentandose, y sobre el firmamento una nube espesa y grisacea terminaba de pasar para que el halo de luz de luna creciente iluminara aquel lugar, iluminara la cara de pavor de ese inmortal que totalmente sorprendido veia un rostro endemoniado en las facciones de un Licano comun...

-Me gustaria que te quedaras para preguntarte sobre unas fotos, espero no te importe blanquito...

Una voz profunda y reverberante que se acercaba a tonos gravisimos se remitia en sus sensibles oidos cuando el corazon del vampiro parecia acelerarce cuando escuchaba aquel nivel de guturalidad en mi voz, y un grito ahogado fue lo ultimo que se escucho a lo lejos cuando algunas aves de unos arboles secos y muertos a la distancia emprendieron vuelo apenas sintieron el estruendo...

A lo lejos se veia venir una muchacha vestida a la usansa antigua con vestidos en tonos bastante negros y el peinado no parecia variarle en color, lo que contrastaba con su blanca piel al son de la luz de la Luna creciente, y ahi estaba yo sobre el mismo pilar en cuclillas mientras observaba su ligero caminar hacia mi direccion cuando jugueteaba con mis garras sobre el concreto de aquel pilar que se encontraba a mi lado. Mi oido se movio de lado a lado al oir como murmuraba esa misteriosa muchacha que olia como las fragancias a gladiolo que usaba la abuela que nunca tuve, sonrie con cierto cinismo y antipatia cuando pude percibir su semblante de indiferencia dejando entrever mis caninos puntiagudos en aquella sonrisa.

-En realidad estoy entrevistando a los espectros de por aqui, me preguntaba si habian visto pasar a algun Vampiro, y cuando me encontre con uno de ellos le hice un par de preguntitas poco importantes nada mas...

Mi otra mano se poso sobre mi espalda lentamente y sostuvo unos rojizos cabellos, que al final, por medio de extender la mano, sostenia el craneo desprendido de un palido vampiro de cabellos pelirojos... tenia los ojos desorbitados y parecia que se le desprendian de las cuencas, goteaba una gran cantidad de sangre de su maxilar ya que la mandibula inferior se le desprendio producto de un zarpaso probablemente... y sostenia ese grotesco craneo totalmente verdoso y manchado en gotas coaguladas de sangre al igual que casi la totalidad de mi mano que lo sostenia de sus rojos cabellos como un titere... se lo mostraba a la muchacha como si quisiera contarle un mal chiste hablandole a esa cabeza mientras cambiaba la voz a una mas aguda de manera burlona...

-Dime una cosa, sabes si tu jefecita ha visto unas fotos que se perdieron hace unos meses?? .... 'no no no no no, no se de que me hablas' -Ohh vamos, no seas timido, no te comportes asi frente a tu lady jejeje... 'no te metas con mi lady... uyyyy sii... con ella no perro sarnoso' blrpblrlpblrpblr... hahahahaha... Sera mejor que se lo pregunte a ella directamente... 'no no no no la toques!! waaa!!'

En un espontaneo acto irrespetuoso hice girar aquella cabeza como una bolea que cayo rodando precisamente hasta los pies de esa vampiresa mientras sacudia un poco la mano cuando la contemplaba aun sonriente...

-No te preocupes si te falta algun niñito explorador cuando regreses a casa cariño... yo ya lo encontre... jejejeje...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 22, 2012 1:29 pm

Al acercarse el olor a sangre inundó sus sentidos, y sus ojos azules cambiaron casi de inmediato a rojo, uno brillante… ese aroma, lo conocía… no él… uno de sus mejores hombres, uno de sus mejores amantes… lo vio claramente, su cabeza, tomado de aquella preciosa melena roja, Jeremias… realmente le enfureció lo que ante su mirada estaba sucediendo, pero… lo reconoció, estaba mucho más controlado que desde la última vez que le había visto, pero sin temor a fallo en la predicción, sabía que se trataba de él… el ser que había logrado arruinar el suelo sagrado de Elysium noches atrás.

-Insolente… ¿Cómo te atreves?...

Dijo con algo de furia en sus palabras, pero, sin dejar su elegancia y frialdad algo gutural al hablar, simplemente eliminando el típico tono seductor que normalmente resonaban en sus palabras… escuchando luego la tétrica función de ventriloquía que le realizaba con los restos de lo que alguna vez fue un poderoso inmortal… observando la cabeza que era lanzada hasta sus pies, quiso tomarla, por un instante, más no era prudente… estaba frente a un enemigo, por lo que debería de estar completamente alerta de cualquier movimiento que intentase realizar.

-Parece ser que te has divertido lo suficiente… ¿no es verdad?...

Le dijo con el mismo tono de voz que antes, observándole fijamente, pisando la decapitada cabeza, pasando sobre la misma para quedar aún en la distancia, pero frente a aquel ser… con esto le dejaría en claro que el ser que había eliminado no significaba absolutamente nada para ella… aunque en realidad fuese un elemento de suma importancia para la vampiresa, jamás dejaría demostrar ni un ápice de debilidad frente a nadie… mucho menos frente a quien parecía ser un enemigo de temer…

Además… este ser representaba un cierto valor para la vampiresa, lo que había percibido de él durante la noche del Walpurgis, era algo que no dejaría pasar, y de hecho, entre sus planes, desde aquella interesante noche, estaba el encontrarlo… ahora las diosas tejedoras del destino le sonreían, guiando sus pasos hasta él… era algo que no podía desperdiciar, por lo contrario, debería de sacarle el mayor provecho posible… así que, aunque sus instintos le gritasen que debía eliminarlo, su autocontrol prevalecería, pues… era valioso… vaya que lo era!!.

-Permiteme presentarme… Lady Azuka Von Doom… ¿en presencia de quien me encuentro?...

Amigo o enemigo, no importaba demasiado en ese momento, lo propio sería una adecuada presentación… si llegaban a un acuerdo, o si terminaban asesinándose el uno al otro… lo mínimo que se esperaba siempre, desde tiempos ancestrales al menos… cabía sobre esa pequeña costumbre, la de presentarte y conocer el nombre del ser que se tenía en frente… guardó silencio mientras le analizaba ahora bajo esta nueva aura y esencia, distinta a la que había visto, esperando por su reacción o posible respuesta ante sus palabras…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 22, 2012 2:06 pm

En un principio pense que la chica reaccionaria con una histeria tipica de las vampiresas de su edad, sin embargo se esforzaba por demostrar un autocontrol, ya sea por protocolo, por etiqueta, por alguna basofia estupida como esas. Mostraba un autocontrol como si intentara amagar el efecto que tuvo ver la cabeza del blanquito sin vida, de la conmocion que la embargo por leves segundos, su autocontrol que la motivo para pisar el craneo y caminar para estar frente a mi con una impronta inquiebrantable, eso me era bastante atractivo, descolocar a las damitas aristocraticas con sus costumbres sin sentido, era parte de mi manera de ser, por ello... pretendia seguir sorprendiendola. La observaba sonriente, detenidamente, cada comportamiento que hizo hasta que se acerco en frente de mi para verme directamente, yo estaba con la mano posada sobre mi barbilla, y los dedos bañados en sangre coagulada al igual que las carras se paseaban por las facciones de mi rostro salvaje y provocativo, apenas habia exhalado al escuchar su nombre.

-Von Doom... escuche ese apellido entre los fiambres del baile, comentaban que era una Cainita, y parece ser...

En un acto subito y repentino flecte las rodillas para pararme, reincorporandome con una lentitud bastante misteriosa sobre todo cuando mi figura parecia mostrar la gabardina batiendose al viento en aquel movimiento y en un ligero paso salte de aquel muro, dejandome caer y amortiguando la caida en los escombros que se encontraban en la base de aquel muro, agachandome en el impacto mientras una pequeña polvareda se levantaba, alli entre aquella polvadera mi figura aparecio un poco mas cerca de ella, lo suficiente para extender mi garruda mano para tomar la suya, y plantarle un beso sutil en el dorso de su mano.

-...que por la actitud del blanquito, y por lo del baile... eres la jefa...

Suspire evocando una sonrisa malevola mientras no le perdia vista cuando comence a caminar a su alrededor como si jugueteara con mi mirada la contexura de su cuerpo envuelto en ese traje bastante costoso y oscuro.

-Mi nombre??...

Replicaba mientras arqueaba una ceja y extendia lentamente la mano, como si se mezclara con el viento, como si una pluma se depositara para apartarle un mechon de cabello que se depositaba sobre su cuello en un toque lujurioso de mis garras.

-Tengo muchos nombres...

Replicaba en un susurro que llego a su oido por medio de ligeras brisas heladas que parecian replicar en siseos, ecos y susurros profundos las mismas palabras que habia pronunciado... tengo tantos nombres.... tantos nombres... tantos... nombresss

En un minuto habia arqueado la ceja al notar la contextura de su pecho, como si hubiera detectado algo alli, quizas un toque anterior, por un minuto llamo mi curiosidad, mi mano se alejo de sus cabellos lentamente cuando termine de caminar a su alrededor y me pare una vez mas frente a ella.

-Llamame Creed, John Creed... cariño... *sonrie dejando entrever los caninos sutilmente*...espero no te moleste si te invito a una cita, debemos hablar acerca d enuestro amigo...Mammon...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 23, 2012 5:27 am

El aroma a sangre coagulándose inundaba el fino olfato de la vampiresa, ciertamente era agradable, aunque una pena que no fuese sangre fresca, corriendo por sus venas… estuvo aquel ser frente a ella callado, dejando escapar un medio suspiro al escuchar su nombre, y luego, procedió a hablarle… haciéndole saber que antes de que el caos se implantase en la fiesta, había tenido el tiempo suficiente para indagar un poco, escuchando el nombre de aquella inmortal… aunque bueno, es probable que pudiese haber sido también luego de que el rey elfo que los licántropos habían traído, le transportase hasta la sala, y las tradiciones se vieron comprometidas ante los ojos de todos…

Aquel ser se puso en pie, pudiéndose denotar como la gabardina se movía siguiendo el ritmo del viento… de la misma forma que el vestido de la vampiresa se movía al tiempo; para momentos previos observarle saltar en un solo movimiento, cayendo sobre algunos escombros justo en frente de la vampiresa, levantando una enorme polvareda, y en medio de la misma, momentos después, tomando la mano de Azuka, quien no se movió un solo milímetro, permitiéndole besar el dorso de su blanca mano, que se encontraba cubierta por un guante de fino encaje negro… la vampiresa le observaba fijamente, lista para reaccionar ante cualquier imprevisto…

Pronunciaba palabra nuevamente, al parecer había recolectado los indicios suficientes para llegar a la conclusión de que era ella era la líder de los Cainitas, cosa no tan extraña, porque desde la catástrofe había decidido no ocultar ya más quien era ella, dejando que lo poco que quedaba del mundo la conociese como tal… lo observó de reojo, sin moverse en absoluto, caminar a su alrededor, como un cazador lo haría con su presa… ella misma habría hecho esto muchas veces en el pasado… y es que, resulta algo natural en un depredador; y bueno, era claro que la posición de presa no le era usual, ni satisfactoria, era divertido estar en esa posición… era darle un vuelco a las cosas… aunque claro… solamente era una pequeña danza, pues, jamás dejaría que la convirtiese en presa realmente.

Sabía que era analizada, ella misma analizaba a cualquier ser que tuviese en frente, siempre… casi como un reflejo… finalmente continuó hablando… sintiendo las palabras guiadas por el viento en sus oídos… y esto le recordó el motivo por el cual este ser había llamado su atención. Sintió la mirada sobre su pecho, ¿sería posible que se percatase de lo que había sucedido antes de que llegase hasta ahí?, o ¿simplemente era alguna clase de pervertido?... ¿o ambas?... sea lo que fuese, cualquiera de esas dos alternativas, podría utilizarlas… ahora finalmente sabía su nombre, uno que ciertamente no olvidaría… máxime luego de la proposición que le estaba haciendo en ese momento… ciertamente le sorprendió, pero la idea le agradaba…

Así que este ser estaba interesado en Mammón, el que conociese la profesía, eso si era algo inédito, pues, era algo que se manejaba solamente entre lo más altos cargos vampíricos; aunque por la demostración de hacía un momento, sería sencillo deducir la manera por la cuál obtuvo esos datos… y a saber cuáles más…

-Mammón?...

Le dijo arqueándole una ceja…

-Continúa…

Dijo denotando su interés en el asunto… ciertamente tenía su atención prendada en esos instantes…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 23, 2012 6:44 am

No podia evitar sonreir ante su expresion de interes que se le demarcaba en su profunda y femenina mirada, solia contrastar con la palidez de sus facciones, sin embargo, podria tomarme todo el tiempo de contemplarle los atributos de mujer de una manera perversa o podia continuar con mi propuesta...

-Te parece comodo que platiquemos en este lugar primor?? no vaya a ser que aparesca un cadejo infernal y nos interrumpa en la mejor parte...

Observaba lentamente a mi alrededor, un paisaje desolado, bastante gris, las nubes tenebrosas eran habituales en este firmamento nocturno muerto, de vez en cuando dejaban pasar los halos de luz de luna cada cierto tiempo, habia alguno que otro arbol de ramas secas que parecian albergar buitres, y al horizonte un cumulo gigantesco de aquellas nubes tenebrosas y oscuras parecian juntarse para dejar explotar alguno que otro relampago que las iluminaba en el horizonte en un intervalo natural, habian escombros de lo que solia ser un lugar centrico por doquier, hasta el mismo olor a vortice se podia respirar en el ambiente, alzaba un poco la barbilla para captar no solo el aroma a perfume de flores que parecia desprenderse del cuerpo de la vampiresa sino que tambien el olor a muerte que rondaba alrededor. En un subito movimiento comienzo a caminar en silencio para darle las espaldas mientras mis manos se posaban sobre ellas sosteniendose mutuamente en una pose de descanso.

-Me cuesta encontrar un punto por donde empezar... supongo que debes poseer una gran cantidad de laboratorios para experimentar distintas combinaciones y formulas misticas y biologicas... una suerte de hiperrealismo magico con algunas desafortunadas victimas de cada especie, y seguramente la concepcion de los Berserkers nacio en parte dentro de esos experimentos. Se nota que debes tener recursos suficientes para poseer tamañas instalaciones, incluso pueden asemejarse a las que vi dentro del Pentagono cuando trabajaba para la Agencia...

La diferencia esta en que no tenia los grados militares y estatales sufcientes para entrar a esas "areas restringidas" del Pentagono capullito. Debes tener unos ostentosos palacios en tus territorios, y unos aposentos bastante sensuales *rie picaro* tener guantes con un encaje tan sofisticado, y un perfume cuya fragancia es tan dulce como los tuyos en una zona de guerra como esta denosta demasiado poder adquisitivo... y presiento que tambien demasiado poder... politico *se vuelve a girar para verla con una mirada ladina* Quiero hacer un pequeño intercambio...*sonrie algo siniestro*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 23, 2012 11:09 am

Una sonrisa en su rostro fue evidente cuando la vampiresa hablaba… respondiendo luego con una frase meramente capciosa… por no decir irónica… por lo que claro, la vampiresa no hizo comentario alguno al respeto… ya que bueno, de todas formas si apareciese alguna clase de criatura infernal, daba por sentado que ambos serían sumamente capaces de hacerle frente, además, si las cosas se complicaran, solo sería cuestión de llamar a sus subordinados, que aún se encontraban en las cercanías, cumpliendo con la labor que se les encomendó.

Frente a sí la vampiresa solamente tenía a aquel hombre, y el centro comercial bastante derruido a sus espaldas… y tras las espaldas propias, un paraje sumamente inhóspito, mismo por el que había pasado… se daba cuenta de que la neblina que mantenía el ambiente blanquecino se disipaba, dejando observar mucho mejor lo que sucedía a lo lejos, y el peculiar paraje… que le resultaba sumamente encantador… un panorama como aquel bien podría incitar dos tipos de situaciones en aquella inmortal… una, el romanticismo (sí, eso le era romántico, de una forma macabra que es usual en su forma de ver las cosas), y la otra, la tortura… aunque una mezcla de ambas ciertamente no era una mala idea… pero bueno, era claro que no era momento para ello… además, aquel lobo no le incitaba precisamente el romanticismo… así que…

Le vio caminar tras sus espaldas, pero no se giró… le dejó caminar… escuchando atentamente lo que tenía para decirle… le sorprendió que llegase a la conclusión de que ella poseía laboratorios… porque, sí, los tenía, una amplia zona era su territorio, y muchos de ellos, muy bien ubicados y resguardados se encontraban ahí dentro… parecía ser que la mente de aquel ser era bastante analítica, y sagaz, pues había dado en el clavo con todo lo que le decía… aunque… los bersekers en sí no eran su obra, habían existido desde siempre… tan sólo un vampiro contaminado con el veneno de la mordida de un hombre lobo… pero… el controlar a los bersekers, eso sí era parte de los resultados de sus bellos experimentos…

Así que había trabajado para el gobierno, ese era un dato que le sería muy útil para saber un poco más sobre él posteriormente… un militar, por lo que decía, pero no uno de rango demasiado superior…. La vampiresa se giró para seguir escuchándole, pero observándole ésta vez… este hombre era alguien que fluctuaba con lo serio y la sensualidad, sumamente interesante en realidad… había inferido las cosas muy bien en todas sus conclusiones… lo observó ladearse, con una medio sonrisa que no le quedaba mal al decirle que quería hacer un intercambio…

Y bueno… estaba claro que era lo que la vampiresa poseía, y que el necesitaba… su poder, sus instalaciones… pero él… que podía ofrecer como para que la vampiresa le diese acceso a su territorio… estaba dispuesta a escuchar su propuesta, y si era lo suficientemente interesante, era probable que estaba frente a un posible aliado.

-¿Qué tienes para ofrecerme a cambio?...

Le dijo arqueándole una ceja… cambiando su tono de voz al que poseía normalmente, frio y gutural a su vez que frio y seductor… al tiempo que sus ojos cambiaban al azul de hielo que era natural en ellos noche a noche convencionalmente.

Una equivalencia de intercambios era necesaria… las cosas no se daban solo porque si, si no sacaba ventaja de sus acciones, el hacerlas no tendrían razón realmente… pues, ella no era precisamente un ser de naturaleza altruista… así que guardó silencio mientras clavaba sus orbes azuladas en la mirada ajena.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 26, 2012 7:31 am

Al fin la damita se mostraba preciosa, amable, condescendiente, exibiendo la hermosura de unos ojos color cielo que hacian destacar sus orbes entre la armonia de un niveo color de piel sobre cada una de las facciones femeninas de su rostro. Habia dicho las palabras magicas, preguntaba que podria ofrecerle y yo estaba dispuesto a mostrarle una pizca de ese poder intrinseco, todo estaba calculado, una ligera y sutil nieblina de color purpra se mezclo entre la polvadera de los escombros y la bruma del paisaje tan desolado de aquellas ruinas Neoyorkinas que nos rodeaban, y causaban el efecto como si flotara sobre la niebla penas esta se empezaba a escurrir sobre mis pies. Me acerque lo bastante como para notar que sus claros orbes seductores lentamente iban mirando hacia arriba, su barbilla vampiresca se levantaba para poder captar la dorada mirada lupica que poseia sobre mis ojos, conectando esas miradas en un instante de silencio gobernado por alguno que otro susurro infame que giraba como ligera brisa helada entre ambos, habia notado que era mas alto que esa chica, mas alto que aquella dama aristocratica de las cuales siempre me burlaba cuando era un niño travieso hace un par de siglos atras.

-Si me permites... no te hare daño...

alce lentamente una de mis manos para erguir el indice que se acercaba sin tapujos a su pecho, notando como este parecia estar terso, suave, tranquilo, una respiracion de pulso bastante bajo, la garra amarillenta de aquel dedo se poso timida en medio de su descubierto pecho, y en un subito ardor algunas runas de grafias bastante ilegibles y antiguas brillaron en un instante sobre su pecho, como si demarcaran la figura de alguna mano, las grafias sobre su piel brillaron como el magma de un volcan al desprenderse de su interior en medio de una erupcion, y un viaje comenzo en aquel instante...

Abri las fauces cuando las pupilas se me voltearon para dejar blancos las cuencas de ambos ojos como si una especie de trance se llevara a cabo, el aire se hizo pesado en un abrir y cerrar de ojos y sobre la mente de la vampiresa comenzaron a proyectarse una serie de imagnes de mas de tres siglos de antiguedad, una riqueza historica que no habia visto jamas contenida dentro de un ser como ella, una cantidad de recuerdos y experiencias bastante interesantes parecia aparecer cuando sentia que se le agitaba un poco el pecho, se le comprimia por aquel ardor demoniaco que se paseaba en su subconciente, y fueron apenas unos segundos que la nieblina purpura se aparto de golpe en una rafaga circular cuyo centro eran ambos seres inmortales, tal como una onda expansiva de aire se desplego a varios metros a la redonda. Aparte lentamente la garra de su femenino pecho mientras parecia desprenderse un sutil halo de humo desde la punta de esta y los blancos ojos retornaban lentamente a la normalidad a medida que emitia un suave bramido de entre mis fauces. Y alli me quede observandola mientras en un sutil movimiento aparte algunos cabellos de su mejilla de albos colores para que aquella tosca y lobezna mano se dejara caer con lentitud hasta perderse en la oscuridad de la gabardina.

-Haz perdido alrededor de 30 años en un letargo... nunca volviste a ver a quien te dio esta concepcion vampirica, me pregunto si aquel que vi alli en tu corazon era un antidiluviano, eso explicaria la particularidad de tus poderes como criatura de la noche...

La bruma que se aparto en ese instante revelo que ambos estabamos rodeados por una jauria de negros perros infernales de ojos color fuego, seguramente eran los cadejos infernales que habia olfateado al momento de hablar con la señorita vampiresa...

-Tengo algunas conjeturas de donde podria estar ese ser antiguo que estas buscando cariño... *dando dos pasos hacia atras mientras el rugido de las bestias de alrededor parecia repletar el ambiente*...si me disculpas de nuevo... *alza uno de los indices*

Los Cadejos infernales parecian acercarce muy amenazantes, con las babas colgando de cada una de sus fauces y con el pelaje turbio y oscuro por su condicion espectral, debian ser una treintena alrededor de nosotros, y un centenar escondidos entre las sombras, apenas di un leve giro haciendo que la gabardina se batiera al viento en aquel gesto, dandole la espalda a la chica unos segundos, y encorve la espalda cuando los perros parecian acercarse con seguridad a invadir nuestro metro cuadrado para que subitamente se escuchara un estruendoso rugido emitido de mi propia boca que debio haber durado un prolongado instante, un rugido bastante gutural que se fue degradando en un chillido insoportable tal como si una mano comenzara a arrastrar sus suñas sobre la superficie de un pizarron en un salon de clases, tenia mis fauces llenas de dientes aserrados y amarillentos de una estetica bastante grotesca, las venas purpuras sobresalian de mi cuello, de la quijada y parte de mi sien mientras la piel se me enrojecia por el esfuerzo, y los ojos parecian no existir, eran tan negros como cuencas vacias y sin luz en un abismo sin fin, tan monstruosas en aquel ceño fruncido que parecia que un rostro endiablado sometia a los cadejos que al escuchar el estruendo agacharon los oidos, sus cabezas y la mirada en un toque evidente de sumision, y comenzaron a retroceder tranquilos para perderse en la oscuridad paulatinamente.

Me gire al verla una vez mas con suma lentitud por sobre mi hombro mientras mis ojos se iban destiñendo a los colores marrones que llevaba en total normalidad. Observandola con una sonrisa infame, cinica, con un dejo de maldad en escencia.

-...Es que detesto que nos interrumpan asi cariño je je je...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 11, 2012 8:39 am

Una vez pronunciadas aquellas palabras desde los finos labios rosa de la vampiresa, el ambiente ya sumamente pesado, cambiaba, siendo plenamente perceptible por los finos sentidos de aquella bella inmortal, para luego, sus orbes azuladas percibir un cambio en la gris-blanquecina neblina que les rodeaba, volviendose ésta levemente púrpura, cosa que claro, no era normal, aún con los demonios rondándoles, por lo que claro, esto terminó cautivando la atención de la vampiresa, quien inmutable observaba como el panorama ante sí cambiaba, no demasiado, pero sí lo suficiente, y de forma totalmente sobrenatural; provocando un efecto visual que ante ojos inexpertos habría sido fácil pensar que aquel lobo flotaba levemente sobre el suelo.

El fino y delicado rostro de la vampiresa, atado a aque cuello de cisne se levantó suavemente, apenas lo suficiente para que sus ojos de hielo se clavasen en la dorada mirada ajena, conectando en un mudo suspiro, contemplado por nadie, y por el universo entero a la vez; al tiempo que John se acercaba hasta ella, para con aquel par de palabras “pedir permiso” de tocarla; y si bien pudiese parecer un tanto imprudente dejar que hiciese eso; durante ésos infimos segundos en que conectaron, ella supo que no correría riesgo alguno (al menos no de momento), pues la intenciones del licántropo frente a ella, no eran de atacarla, por el contrario, la necesitaba, por lo mismo, debía de asegurarse que aquella, en apariencia frágil criatura, se mantuviese totalmente a salvo.

Observó aquella mano tosca y de aspecto fuerte, un poco bestial aproximarse hasta su pecho, sintiendo el contacto cálido de su dedo sobre el mismo, pudiendo percibir con claridad el latir de su corazón de lobo, y la sangre corriendo con fuerza por sus venas, pasando por aquel dedo que tenía en contacto con su tersa piel marmórea, dandose cuenta de que, de alguna forma, se había percatado de lo sucedido momentos atrás, en su camino hasta antes de toparse con él; haciendo al roce; que las runas que vio desaparecer hacía poco, se hiciesen visibles nuevamente; observando los cambios en el rostro de aquel “hombre” frente a sí… experimentando como progresaba una conexión mental con él, sintiendo como comenzaba a divagar en sus memorias; ocultando la vampiresa habilmente, aquellas experiencias, que de él enterarse, podría ser sumamente contraproducente; esto al mismo tiempo que ella indagaba en la mente del lobo, pues la conexión que él creó, le permitió hacerlo… aunque gracias a las habilidades de Azuka, el lobo no se daría cuenta nunca de que él mismo le había permitido entrar en sus pensamientos, ni mucho menos de todo a lo que tuvo acceso.

Sus inicios, el hombre que le educó en lo convencional y lo oculto para la mayoría de los humanos, su hermano, sus intentos fallidos al tratar de invocar a aquel demonio supremo; el dolor de sus pérdidas… el cambio, y el hecho de que no era un licántropo como todos los otros, tal y como ella lo había percibido… fue mucha la información que obtuvo de él en ésos pocos segundos… pero ella procuraría que él no se enterase de que tuvo acceso a la misma, ni de que ella le bloqueó gran parte de sus memorias, él simplemente no podría darse cuenta de ello, pues lo hizo de manera imperceptible e irrastreable para él.

Aquellos instantes podrían haber significado un intenso dolor, pero, en el rostro de la vampiresa no se vislumbró en lo más mínimo, y su cuerpo no se inmutó , ni movió un ápice; deteniendose todo de golpe al apartarse de ellos la violacea niebla que les rodeaba, al tiempo que John su garra del níveo pecho de Azuka, para luego alzar su tosca mano, sintiendo el roce de la misma al retirarle unos cabellos del rostro, que el viento se había encargado de colocar ahí; aguardando solamente unos segundos, seguidos por la fuerte voz del lobo anunciando todo lo que había sido capaz de percibir durante su breve conexión.

La vampiresa sabía que los perros infernales no tardarían en sentir sus presencias, dirigiendose hasta ellos en busca de su cena, ¡gran error!, antes de que l lobo decidiese arremeter contra los cadejos, le escuchó decir que poseía conjeturas de donde podría estar el ser aquel que le había dado la vida, y su nueva vida tras ésa misma, cosa que claro, le causó gran curiosidad, ya que no podía desestimar que fuese verdad, por lo que lo tendría muy en consideración…. Observó luego la bestialidad de ese ser junto a los sonidos de ultratumba que expedió y como los cadejos del infierno retrocedían ante él, una pena, le hubiese gustado que su espada probase un poco de sangre infernal esa noche.

-Ya veo…

Guardó silencio por unos pocos instantes entrecerrando sus ojos un poco para luego abrirlos de golpe, para dedicarle una mirada fría y directa.

-Así que… hablame de ésas conjeturas…

Resonó la fría y gutural voz de la vampiresa, con aquel deje femenino y seductor en su tono, totalmente único en ella.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 12, 2012 3:35 pm

Las fauces de las bestias infernales parecian chocar entre si en mordiscos que le daban al aire, eran perros de mediano tamaño similar al de un pitbull americano de cabellera bastante azabache y frondosa, los ojos rojos de sangre y los desproporcionados dientres aserrados bañados en corrosivas babas que goteaban a diestra y siniestra sobre la anatomia de sus hocicos respectivos parecian dejar un un pequeño halo de humo al deshacer las piedras de asfalto y roca, escombros de concreto solo con las gotas de cada una de aquellas dantescas babas corrosivas.

-Oh... descuida...

Sonreia sutilmente, exhibiendo los caninos de manera provocativa apareciendo timidos sobre los propios labios sin perder contacto con su mirada directa y fria, palpando los dorados ojos como si fueran una batalla de egos sotenidos a penas por la mirada, era una expresion similar a un tira y afloja bastante sublime al no perder el contacto de sus vampiricas miradas.

-Ya te di una carta de presentacion... consideralo como mi Curriculum personal...

Entrecruzaba los brazos mientras tamboreaba las garras sobre uno de ellos, estando parado frente a la muchacha, y los perros comenzaban a caminar en circulos mientras se decidian a abandonar el lugar degradando sus figuras animalescas entre las sombras de cada cueva improvisada que se armaba entre tanto armatoste de edificios y locales derroidos por el apocalipsis del lugar.

-Todo lo sabras a su tiempo... solo necesito tener un pequeño... digamos... intercambio, un buen negocio que te traera ganancias politicas muy suculentas... y para mi ganancias bastante tecnicas para mis pasatiempos...

Evocaba una ligera carcajada bastante grave mientras alzaba una de las manos con tal de posar un par de garras sobre una de mis coronillas en el instante en que arqueaba un poco las cejas sin perder el contacto con su mirada de misteriosa mujer.

-Hay algunos proyectos a futuro que necesitan mucho de tu patrimonio... veras, necesito un pequeño laboratorio para estudiar la sangre de los Berserkers, necesito descubrir si es posible que tengan una condicion biologica digamos... aceptables... resistentes... para que cada demonio del Ejercito del 9º Circulo Infernal de la Traicion, refiriendome a Principados y Generales, bajo el servicio directo de Mammon tome posesion de cada ejemplar de Berseker... un comite de bienvenida bastante agradable para su llegada, un azote maravilloso para cada raza y lo mejor de todo es que te dare la batuta de aquel "Ejercito Conquistador".

Creeme que se los gustos de ese loquillo de Mammon a cabalidad ya que una vez converse con el, en una platica amena y de buenos amigos durante un ritual, cual era el plan... Los posesos son la clave para desencadenar el Armaggedon...


De manera subita cerre los ojos mientras aspiraba un poco el aire de alrededor y luego voltie los ojos dorados a aquella mano que se apoyo en una de mis coronillas para estirar sus dedos y contemplar las garras grotescas posadas en cada una de ellas hablando en un tono totalmente relajado.

-Ese es el primer acto cariño, no soy estupido para adelantarte los siguientes, en los que se incluyen mis conjeturas sobre tu Sire... y la visita de mi compinche Mammon a este Universo... tengo un proyecto de posesion masiva por medio de una pandemia viral que terminar antes de eso. Necesito experimentar con esos muchachitos, no pude evitar mirar las mansiones en tus recuerdos, quizas no te importe tener una planta completa para mi...ya que no creo que solo bebas te con maricas en uno de tus jardines, como ese pelirojo al que acabo de extirparle la cabeza. Dame una planta de experimentacion y te entregare documentos al respecto, cada 15 dias tendras resultados progresivos, donde lo ritualistico y demoniaco se mezcla con la ingenieria genetica y los psicofarmacos... que tal???

Cerre la boca mientras ampliaba la sonrisa, alzando las cejas a la par como si evocara un rostro amistoso bastante fingido, amasando las yemas de aquella mano libre sostenida sobre mis brazos entrecruzados, frotando las garras entre si, dejando que la brisa sutil del lugar batiera los pliegues de la gabardina flamear con ligereza entre nuestros cuerpos erguidos parados asi frente a frente.

-Hay que estar preparados, por que los genios del Winter Festival que dejaron este desastre aqui a nuestro alrededor causaron un desquilibrio imprevisto, asi que no deberias sorprenderte si de repente hay un exceso de superheroes justicieros y poderosos que usen alas blancas en sus espaldas queriendo enjuiciar a cada cabeza responsable por ello... este plan es muy preventivo y les puede salvar el trasero...*asoma un poco la lengua serpentil de manera burlona*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 14, 2012 3:52 pm

La vampiresa observaba con el rabillo del ojo la reacción de las demoníacas bestias que finalmente desaparecieron entre las sombras y los edificios, pero centrando su mirada principalmente en el “hombre” frente a sí, escuchando atentamente lo que le decía… interesante carta de presentación le había dado, demostraba el poder sobrenatural para un licántropo que poseía, el poder sobre las criaturas del infierno que evidenció… cosa que fue más que interesante para la vampiresa, algo que cautivó su interés en aquel ser aún más, ciertamente era un espécimen como nunca antes había visto….. y es que la carta de presentación había sido mucho más explícita de lo que él mismo pensaba, había visto muchísimas cosas de valor sobre él… en definitiva no perdería a John de su vista de ahora en adelante…

Así que le proponía un intercambio, que para ella las ganancias serían políticas, para él sus pasatiempos… realmente no la conocía bien al mencionarle ello, pues, la política no era realmente el motor que la impulsaba, no no… de haber deseado control político, hubiese sido más que sencillo desde hace muchos años atrás conseguirlo… de hecho siempre lo había tenido, nació en cuna noble, y durante toda su existencia vivió mezclada con los más grandes e influyentes, siendo ella la titiritera tras las cuerdas de los movimientos que realizasen, la misma Ekaterina la grande había sucumbido bajo las tretas bien planeadas que la vampiresa y sus colaboradores habían colocado diestramente.

Azuka arqueó una ceja con suma delicadeza cuando él comenzó a reírse a carcajada limpia, prestando suma atención a las palabras que pronunciaba a continuación… un laboratorio y los motivos para lo que le requerían le parecieron encantadores, máxime porque le proponía la batuta de un ejército conquistador… ciertamente la vampiresa estaba en posición de darle lo que pedía para conseguirlo y hasta más de lo que pudiese llegar a imaginarse ese lobo… desencadenar el Armagedón… al parecer ése era el trasfondo que la mente del licántropo poseía. Por un instante Azuka vislumbro la escena en su mente, siendo ella la reina de aquel imperio… ciertamente no era algo que le incomodase…

Al parecer utilizaba sus posibles conjeturas sobre el padre de la vampiresa como arma para manipularla, eso, claramente no funcionaría, pero bueno, él era interesante en más de un sentido, así que el utilizarse mutuamente no vendría mal, al menos de momento… el trueque resultaba interesante… darle una planta entera en sus dominios, equipada con lo necesario y obtener informes constantes de los avances realizados… no era una propuesta mala del todo, pero debía de considerarlo bien, después de todo si no tomaba las medidas necesarias podría resultar siendo traicionada, y eso era algo que se evitaría a toda costa.

-Ciertamente tienes muy en claro lo que deseas y el cómo conseguirlo…

Hizo una leve pausa mirándole fijamente, esbozando una sutil y encantadora sonrisa luego…

-La bella noche teñida de roja del Winter Festival creó las consecuencias deseadas, algo evidente la noche del festival de los cerezos…

La vampiresa estaba más que informada de todo lo que sucedía en la ciudad, después de todo era su territorio, y tenía infiltrados en todas partes trabajando para ella… sabía de las armas que los humanos poseían, que los templarios se reconstituían y ganaban poder; además de que utilizaban híbridos y comenzaban a especializarse en el uso de la magia… debían de haber avanzado mucho más desde lo que se logró ver en el festival de los cerezos, cuando varios seres hicieron un gran despliegue del poder que poseían.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 21, 2012 7:41 am

-ohh.. Los susodichos festivales...

Desviaba la mirada, perdiendola en el paisaje de alrededor cuando arqueaba levemente las cejas como si intentara amagar una mueca evidente de desprecio ante sus ultimos comentarios, es que tal como siempre lo ha hecho, labrando la propia suerte desde siglos pasados. Asesinando por mero placer y por hambre, el siglo XX le traeria nuevos auges sabiendo las inestabilidades politicas del viejo continente en cuanto a los tratados de Viena, una querra que comenzo en 1917 fue el despertar en el interes de la retorcida mente por manipular los conflictos a tal punto que se hicieran genocidios aberrantes, divirtiendose en las armas como en la guerra, asaltando los territorios en Africa del sur, pasando a las operaciones militares mas secretas de la politica intervencionista Americana luego de la II Guerra Mundial. El asalto a Afganistan en la Operacion Tormenta del Desierto contra las bases Sovieticas fue solo un entrenamiento para un Plan Maestro que buscaba desatarse a largo plazo, labrando como una hormiga su propia colmena, su propia suerte.

Viera quien se entretenia imponiendo toques de queda en NY mientras un imbecil decide abrir los portales al infierno, solamente le facilitaron el trabajo para destar otra Tercera Guerra, lastima que el mundo fue devastado, si no, la diversion hubiera sido mayor, y al fin era el contexto propicio para expandir la peste en todo el orbe, NY seria la mayor prueba, la punta de lanza...

-...fueron gentiles favores, pero no me interesa...

La seguridad propia ya habia trasendido cualquier nivel de amenaza, era un transfondo mucho mas profundo, un contexto propicio que ligaba el siniestro plan maestro que este Can servidor habia labrado desde siglos tal como labraba una hormiga su propio alimento.

-Me han facilitado la tarea... supongo que lee los periodicos señorita... Azuka... El New York Times por ejemplo**...

Evocaba una sonrisa siniestra ante la mirada complasciente de la muchacha, aunque sabia que no podia cerrar un trato de palabra en este preciso lugar y bajo estas condiciones, necesitaba el respaldo que todo Demonio necesita en estas ocaciones de buenos negocios...

-Dime algo cariño, supongo que conoces las ruinas de la Correccional de New York City ubicadas aqui en la Zona Cero... que te parece si concretamos esta cita en ese lugar?? la prision ya esta abandonada por completo... un lugar bastante neutral y puedes asistir con tus fiambres maricas de escolta sin nigun problema y evidentemente un trato de esta envergadura debe quedar registrado si pretendo entregarte el grado de General de ese Ejercito Conquistador... no se si me entiendes... *evoca una malefica sonrisa exhibiendo los caninos*

OFF:
**Eventos registrados en las paginas de prensa del folder Bitacora del Proyecto Origen en el subforo de Paginas personales...



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 6:28 am

La vampiresa escuchaba atentamente lo que el licántropo le decía, y claro que estaba más que al tanto de lo que le mencionaba… ella tenía más conocimientos del que él imaginaba o había podido llegar a ver, pero claro, esto era algo de lo que él no se enteraría… de todas maneras, no era necesario ni demasiado influyente el hecho de que lo sepa, no obstante… para ella si era algo sumamente necesario, pues le daba un rango prudente para actuar, es siempre de vital importancia el conocer a quien se está enfrentando… y gracias a la conexión momentánea que habían realizado, Azuka pudo llenar ciertos detalles que tenía vacíos, ahora tenía un panorama mucho más amplio y completo de lo que fue y será en relación a aquel licántropo frente a sí…

Ante sus últimas palabras arqueó una ceja levemente, sin quitarle la intensa mirada de encima…

-Una próxima reunión me parece lo más propicio a decir verdad…

Claro estaba que no le dejaría simplemente… un poco de vigilancia de la que él no llegase a enterarse sería mucho más que pertinente, después de todo, la sutileza era la forma clave para actuar… inocencia e ignorancia aparente, siempre funcionaban de maravilla… lo había hecho siempre, y ahora no sería la excepción… claro, que esto se vería más adelante…

La vampiresa caminó hasta él, quedando de frente a John, rodeándolo con suavidad, como un felino que rodea a su presa, muy cercana a él, pero sin tocarle… estando a sus espaldas se acercó hasta el oído ajeno, susurrándole con elegancia y un tono levemente seductor…

-¿Para qué el ser general cuando puedo ser reina?... diosa?...

Las palabras surgieron como en un susurro, quizá tan sutil que pudo haber parecido inaudible, solamente un soplo de viento perdido en medio de aquel caos…

Finalmente se posó frente a John, dedicándole una un tanto macabra medio sonrisa, pasando su blanca y delicada mano, cubierta de encaje por su rostro grueso y altivo… apartándose de él lo suficiente luego…

Estaba claro que la vampiresa comenzaría a trabajar en los preparativos para dejar al licántropo entrar en su territorio, todo era parte de lo que deseaba conseguir, aunque esto significase tener a uno de su estirpe en su territorio… pero bueno, después de todo era evidente que él no era como el resto de los de su estirpe, así que no estaría mal del todo… aunque también debería de tener sumo cuidado, pues… todo aquel asunto no terminaba de convencerla por completo, hasta cierto punto todo aquello olía a traición… pues era evidente que él trataba de utilizarla para conseguir su ejército… y era sumamente factible el hecho de que después de que lograse su cometido terminase por traicionarla… por lo que claro, Azuka tomaría todas las medidas pertinentes para evitar que esto llegase a suceder… al final si no planease traicionarla, no habrían mayores consecuencias, no obstante la precaución nunca resultaba de más…

-Un mes a partir de éste día… quizá antes y nos volveremos a ver… yo te haré saber cuándo será el día de nuestro encuentro…

Hizo una pequeña pausa para darle la espalda y comenzar su camino, para ir a encontrarse con el resto de sus subordinados que ya debían de tener en su poder las criaturas por las cuales habían venido hasta la zona cero aquella noche…

-Buenas lunas…

Le dijo finalmente mientras comenzaba a andar…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Invitado el Dom Dic 30, 2012 5:01 pm

Estaba mirando con cierta indiferencia sus gestos hasta que note el interes que proyectaba su mirada, tan contenido y brillante a la vez, sabia que habia tocado una fibra que para mi ya era bastante valioso y sin embargo sabria que tal trato seria un costo bastante intenso, sabia que esta mujer me tendria bajo ceja y ceja, estaba preevisto, de hecho me deleite en una leve sonrisa cuando su ligero cuerpo femenino y tan corrputo comenzo a rondar mi presencia hasta notar como acariciaba mi propia desaliñada barbilla con esa mano tan fria y niviea, delicada y sutil que portaba...

-Es verdad... una diosa... pero... ya sabes que para llegar a ese punto necesitas un respaldo temporal...

Y es que mi proposito en este mundo era incentivar los corazones para que se promulgen divinos tal como actuaria un Falso Profeta, y es que esa vocacion para mi era gozosa para los propositos mas turbios y ocultos de mi retorcida mente, asintiendo a su propia disponibilidad. En cierto modo no me sorprendia que tomara aquella impronta para proponer un plazo de tiempo determinado.

-Un mes sera suficiente cariño...

Y es que ladeaba un poco el rostro al notar ese frio gesto de sus ojos cuando promulgo tal plazo, sin embargo no era suficiente para quedarme impavido, en realidad, parece que no habia nada que me mantuviera a raya, ni me limitara, asi que nada que me mantuviera impavido ante su propuesta, y solo evoque una sonrisa infame donde los colmillos propios se exhibian ante la muchacha que presentia que pronto debia partir.

-Vaya vaya... me encanta esa iniciativa...

Comence a caminar en direccion a ella como si de liberadamente invadiera su metro cuadrado, una intromision osada y descarada totalmente, pero que no se digno a tocarle, mas solo fue para rodear su presencia lentamente con tal de que me diera las espaldas, asi acerque la boca a cierta distancia de uno de sus oidos usando aquella misma iniciativa.

-Estate al pendiente de los Periodicos y los noticieros... puede que quieras programar pronto nuestra cita...

Un rastro de susurro fantasmagorico se alejo de la anatomia del rostro de la vampiresa para que ella se volteara y viera como caminaba en total tranquilidad, con las manos tras la espalda afirmadas la una con la otra mientras la gabardina oscura se batia a cada paso, a cada ligera brisa tan seca de aquella zona devastada.

-Lamento que no te hayas podido quedar, pensaba invitarte a un heladito... mhhhmmmhhhmmmh...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La venida del Lobizon Caido (Priv. Azuka)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:55 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.