Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Vida en caos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vida en caos

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 08, 2012 12:53 pm

Desde aquella noche no había regresado a los sórdidos y fríos callejones donde cayó de bruces prácticamente desquebrajado. Se movía como un fantasma en aquella ocasión y no con las pisadas de un guerrero, un ser astuto y ágil como un gato que esperaba a su nueva víctima. Había regresado al juego del gato y el ratón, un ser que se manejaba por la necesidad, pero en estos momentos intentaba regirse por su razón.

Buscaba unos documentos que se habían caído noches atrás cerca de donde había matado al mendigo. Sus ojos se movían inquietos y temblaba. Era la prueba fehaciente que él, y no otro, dio muerte al desgraciado de aliento podrido, ropas raídas y corazón ansioso. Podía recordar el perfume de la muerte, sus labios llenándose de sangre y la sangre era vida.

Su nariz se arrugó mientras sus ojos brillaban, dio un salto subiendo los escasos metros que poseía un edificio, no eran demasiados para sus poderes cada vez más fuertes debido a sus astutas cacerías. Nadie había descubierto aún su traición y no pensaba permitir que así sucediera. Desde allí arriba deseaba ver si aún estaban los folios sumergidos en plásticos algo sucios. Era de vida o muerte hallarlos para volverlos a tener guardados entre sus ropas.

El primer documento rezaba del siguiente modo:

El hambre asecha con fiereza, no me arrepiento del pacto si con ello sigo vivo y puedo redactar una nueva novela. ¿Por qué escribo en un papel arrugado del que nadie creerá nada? Quizás porque no tengo siquiera un vasallo al que llamar amigo, un enemigo al que enfrentarme más allá de mi reflejo en los charcos.

Mi nombre es Ángel Wilde, y esta es mi historia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 4:07 am

Entre la bruma de la noche y lo que recorría la ciudadela de los humanos, siendo resguardada por los militares proveendo comida y necesidades básicas para los refugiados, intentando darle una mejor vida después de lo ocurrido. Pero ya nada era igual... nada iba hacer como antes. Por más que los militares y sus subordinados se preocupaban por hacer de este pequeño lugar algo bueno y mejor para los ciudadanos afuera los que nos rodeaba, recordaba que estabamos en medio de la destrucción, de un New York muerto que se consumía por todo las calamidades que pueda un humano ser capaz de soportar....

Esto era el comienzo de un porvenir para nada grato y seguramente aquí no acabaría lo que había empezado desde un principio.

Después del casi interrogatorio que había tenido con el mayor Roger y el cazador me hicieron pensar muchas cosas.

Eh aquí la premoniciones que se venían a como de lugar se cumplian... tal vez no del mismo orden pero aunque se buscara un impedimento a los hechos terminaban por ocurrir.


Caminó con cuidado por las calles alrededor de los edificios donde la seguridad de los militares no llegaba... aunque todo esto estaba resguardado, parecía ser que mantenían el territorio bien vigilado y yo libremente me había tomado la decisión de caminar , estudiar el lugar para cuando pensaba salir...


La oscuridad y el ruido de susurros en el viento daban un toque de misterios, desvie la mirada curiosa hacia una pequeña silueta que se veía a una distancia algo cercana a unos edificios de pocos metros de altura. Me detuve observando aquella sombra que se veía de lejos... aquello no podía ser un militar...

¿Quien era?


Spoiler:
tomo tu tema libre... vengo con ganas de meter full rol despues de mi ausencia por la facult xD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 5:11 am

Maldecía cada trozo de su ser. Había caído en la trampa de un vampiro algo mayor que él, un hombre dado a beber de humanos y jugar con ellos como si fueran frascos de pociones milagrosas. Ese maldito Velkan había dado con su fibra sensible. Hambriento, congelado y a punto de caer desfallecido le puso ante si un enorme manjar que de haber estado saciado jamás hubiese visto con tan buenos ojos. Se deslizaba por los edificios como una sombra, pero podía verse moverse sus cabellos dorados ondeando como si fuera una bandera de una vieja fragata.

-Maldita sea, maldita sea.-repetía una y otra vez.-Maldita sea.-recordaba su lengua materna, el español, intentando no golpearse contra los muros por imbécil.

Si otro vampiro hubiese dado con sus papeles estaría perdido, tendría chantaje o quizás una muerte segura. No podía siquiera imaginar la de sucesos que podían acontecer en su vida. Cayó de pie de forma más o menos elegante y correteó por la calle obviando a la joven, entonces lo vio. Un pequeño plástico transparente manchado aún con restos de barro y sangre, allí cerca del contenedor. Esbozó una sonrisa de plena satisfacción y se abrió paso hasta el callejón con grandes zancadas.

-Estás aquí, jamás habría imaginado lo feliz que sería de verte.-musitó guardándolo en lugar seguro, para luego acomodar su revuelta melena usando como peina sus propios dedos. En ese instante tomó conciencia que estaba siendo vigilado, tragó saliva e intentó quitar aquella cara de pasmo.-Buenas noches.-dijo en voz alta intentando demostrar que no ocurría nada fuera de lo normal.


Spoiler:
Muchas gracias, pensé que nadie respondería.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 6:00 am

Aquella sombra había tomado la forma de un hombre joven, con un resplandeciente cabello largo dorado como el sol. Su figura irradiaba demasiada belleza para ser un simple humano... entre el mundo mortal.

Entonces la sensación de preocupación invadió en mi pecho sin retraso alguno. Un humano cuerdo no estaría saltando edificio tras edificio como un lince en busca de explorar la tierra.... era uno de ellos.... pero. ¿Con qué propósito entraría aquí? ¿Estaba cuerdo de que esta zona estaba rodeado de militares y cazadores? Un ser como él no sería bien recibido sabiendo que las intenciones sean cuales fueran no serían asumidas nunca como buenas.

Suspiré y me sentí nerviosa, el ya se había dado cuenta de mi presencia...

Le vi bajar a tierra y tomar un objeto que pareciera pertenecerle. Sin preámbulo él se había acercado hasta mí de la forma más natural.

¿Me haría daño? De todas maneras el solo era uno...

Su aura describía claramente que era un cuerpo muerto y en esos momentos las pequeñas animas que comenzaban a acompañarme en mi camino le rodearon. Su saludo me había confirmado que no era peligroso o al menos eso podía interpretar.

-!Buenas Noches!- respondí con naturalidad. - No creo que este sea un lugar bueno para explorar... y mucho menos para buscar comida- le observé cuidadosamente, y aquella última palabra intenté obviar a que tipo de alimento me refería.


Spoiler:
bueno entonces sigamos el rol xD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 1:38 pm

Cualquier lugar era bueno para ser explorado. Cuando era pequeño solía correr por los olivos bajo el sol del medio día, tan sólo tenía tres años y sus pies estaban desnudos, llenos de polvo y arañazos de pequeños guijarros, el primer día que comprendió que cualquier mundo, por pequeño o feo que parezca, tiene sus secretos y estos son sus tesoros. Solía redactar intensas narraciones sobre hechos simples que en apariencia no tenían belleza, pero aquel campo andaluz lleno de olivos cobraba vida ante los ojos del lector y la belleza surgía.

Las ciudades actuales eran grises, carentes de significado más allá de lo práctico y lo cómodo. Ahorraban espacio y los materiales debían ser resistentes, todos eran los mismos porque no había deseos de innovar y si se hacía construían horribles esculturas dedicadas a estúpidos dirigentes. Sin embargo, incluso en ella hallaba belleza.

Era temerario, un loco que viajaba de lugar en lugar para hallar la fascinación inmediata en cualquier elemento. No importaba si eran calles vigiladas que caerían sobre él como un castillo de naipes.

Acomodó sus ropas y sus cabellos, aún tenía un aspecto algo salvaje. Él era el hombre que había llorado por arrebatar vidas humanas, en estos momentos no le importaba si le mantenían vivo y se lo merecían. Nadie se había dado cuenta que había cambiado, la nota guardada era una prueba de un crimen y la policía no la había hallado debido a su vagancia. Era un simple pordiosero, nadie se iba a implicar demasiado teniendo en cuenta que ni siquiera pagaba sus impuestos.

-Es una bella noche para caminar y encontrar.-respondió.-Si no hubiese salido de mi apartamento no la habría encontrado, esta conversación simple no se habría dado y quizás no podría plasmarla en mis relatos.-la vida misma a sus pies, simple y franca como él. Sin embargo, él guardaba secretos muy ocultos, secretos que lo marcaban como traidor.-No se preocupe por mi alimentación, hace rato que cené.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 4:25 pm

Su apariencia sin duda el de un muchacho que no pasaba de veinte años, sus rasgos delataban juventud aún... a pesar que por ese cuerpo debieron correr muchos años inmortales. Inclusive a veces hasta olvidaba que mi destino estaba corriendo por el mismo lado. Caminando en una cuerda floja donde lo que le esperaba al final del camino era el mismo destino del individuo frente a mi. Tarde o temprano lo que aún me mantenía como una humana terminaría por desaparecer doblegando ante mi, las raíces de mi padre , el ser despiadado que me había engendrado a la fuerza por un capricho del destino.

El era respetuoso !oh si! No mostraba en lo mas mínimo ser un sanguinario u ser con intenciones venenosas o podría ser que no venga para mal.

Le observé acomodar su cabello y atuendos como si buscara tener una buena impresión, pero el objeto que sostenía en su mano con devoción no lo perdía de vista, despertó bastante curiosidad en mi pues dentro parecía conservar algo importante para él.

¿ Quien era en realidad?

Su voz como siempre envolvente y magnética propia de un vampiro aún más en la forma que habló parecía de un poeta amante de la existencia y todo lo que rodeaba.

- ¿Relatos? - saltó ante mi la duda, entrecerró los ojos mirándole detenidamente, las animas para entonces dejaron de rodearlo no sin antes dar golpecitos a la botella que sujetaba. ─ Suena como si fuera un escritor... ─murmuré y mis ojos se desviaron hacia su perfil entero ─ puedo verlo... sino, hace un buen rato me habría atacado ─ respondí vacilante, inhalé el ahora que desprendía el viento para entonces y entre ese camino oscuro solo nos rodeaban el susurro del viento. Pestañò un poco analizando su mirada.

Aquello sonó como un designio del destino, pero no creo que sea buena idea pasear por estos rincones donde esta rodeado de guardias...─ comenté
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Mar Dic 18, 2012 5:47 pm

Parecía que su desconfianza se perdía, pero no la de él. Cualquiera que viera y analizara la sangre que cubría sus hojas sueltas, unas miserables hojas con parte de su vida, lo pondrían en peligro siendo señalado. Temía el castigo que sería impuesto, sobre todo porque después del mendigo perdió las nociones de la realidad y Velkan tuvo que lidiar con él, un hombre enloquecido buscando por las calles algún cuello que llevarse a la boca.

-Soy escritor, no dejo leer las obras inacabadas.-sin embargo, ¿su obra lo estaría? Sus historias, narraciones inconclusas de su vida como mortal e inmortal. Igual que otros escritores soñaron ser un vampiro y narrar sus proezas, él recorría el camino contrario. Era un vampiro que soñaba ser el mejor de los escritores, a pesar de venir de una familia muy humilde y ser analfabeto hasta bien entrado en edad.

-Los guardias no son nada ni nadie, he visto enemigos más fieros durante estos años. Tan sólo deseo, por así decirlo, encontrar la inspiración y quizás una nueva historia en mi bolsillo.-caminaba calmado moviendo una mano intentando ayudarse a pensar, la misma que llevó de nuevo a sus cabellos echándolos hacia atrás para meterla en su bolsillo, justo donde estaba su libreta.-Mi nombre es Ángel Wilde.-un falso nombre que le había ayudado varias décadas. Su maestro siempre le enseñó a mostrar una carta pero no así la siguiente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Miér Dic 19, 2012 3:48 am

El joven había confirmado lo anterior dicho pero mostraba un poco de egoísmo al hacer notar que no revelaría nada del contenido en sus relatos hasta que estén concluidos, como si en ellos guardara un misterio y secretos que solo él era poseedor .

Tal vez los escritores tenían sus limitaciones en cuanto a sus escritos se referían, si bien era sabido, un escritor necesitaba de bastante apoyo e información en especial experiencias de vida, de algún ciudadano que se prestara para ello. Pero... ¿a estas alturas... para qué servia hacer un relato así? sobre todo un vampiro... eso era bastante exatraño.

Entonces me comencé a preguntar si entre aquellos escritos se relataba los sin números de cuerpos que pasaron por sus perfilados colmillos. ¿ Cuántas victimas tuvieron que padecer ?

Bajé la mirada un momento mientras tomaba una inspiración, luego regresé la visión hacia su rostro para añadir ante su comentarios.

-¿Podrían esos relatos servir para algo en medio de este caos...?-añadí buscando respuesta.- No se ofenda con mi comentario, pero me sorprende bastante que un ser como usted le dedique su tiempo a escritos a menos que sean algo más que simples historias... - dejé la incertidumbre mirándole con vacilación.

- Con respecto a los enemigos, puedo imaginar que como escritor debe haber recorrido el mundo y saber muchas cosas que tal vez sean de utilidad para algunos... usted viene de afuera... donde los demonios son los dueños de la noche aún más que los propios inmortales que con anterioridad pisaban esta tierra... - le observó moverse como si tuviese la necesidad de hacerlo como un gesto expresivo a su argumento. Ante la presentación del hombre rubio que le pareció bastante cortés se presentó también.

-El mio es Dafnée Dominé... y puede que este encuentro haya sido obrado por el mismo destino... podría incluso leer de su mano cuyo futuro le espera - respondí en un susurro
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Miér Dic 19, 2012 7:13 am

Ángel escuchaba aquello con cierta paciencia, la única que podía tener cuando se encontraba calmado aunque no era excesiva sino más bien escasa. Comprendía como veían algunos la literatura actual, ya fuera como una pérdida de tiempo o mera base de información. Él llegó al mundo de los libros de forma muy distinta, se aferró a este con fuerza y lo amó debido a su pasado. Cuando era niño veía a los señoritos y a otros muchachos más acomodados con sus cuadernos. Con seis años sabía arar la tierra y usar la vara para hacer caer las aceitunas, pero no así leer siquiera su nombre.

-Algunos no tuvimos la suerte que corrieron otros. Cuando yo era niño leer un libro era una proeza, una puerta a otro mundo que te hacía despegar los pies del suelo y olvidar tus miserias. Mi maestro me educó y mostró la belleza de este noble oficio.-su voz se escuchaba serena y varonil, mucho más allá de su aspecto algo aniñado aún. Era un hombre que posiblemente de haber seguido viviendo en las precarias condiciones del campo andaluz ya no viviría, o de haber seguido viviendo quizás estaría recluido en un asilo de ancianos con la cabeza perdida, y miles de marcas en sus manos de las arduas tareas en el campo.-No, no y no. Los libros no sólo son fuentes de información, son lugares donde evadir nuestro dolor o miedos. Es el refugio del solitario y el placer del poeta. Ya no se aprecian igual, incluso existen máquinas que pueden leer un libro sin necesidad de abrir sus páginas.-detestaba la tecnología en ese aspecto, aunque mucha de ella le maravillaba. ¿Cómo podía salvarse un hombre con un corazón prácticamente mecánico? ¿Y esa tecnología que ayudaba a las mujeres y hombres a llevar un hogar más ordenado? ¡Sin contar lo fascinante que era la tecnología móvil que aún era un misterio para él! Pero olvidar las raíces y enterrarlas en otro lugar le parecía una barbarie.-Mis libros narran fantasía y también historias truculentas que he ido escuchando, viendo o sintiendo. Lo lamento, Dafneé pero se equivoca.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Miér Dic 19, 2012 5:17 pm

Su manera de hablar ante la literatura era con una devoción infinita como si toda su existencia girara en torno a ello le hacian entender que aún había humanidad en su corazón. Aquel corazón que ya no latía más en su pecho, que no mostraba pulsaciones de vida . Podía ver el brillo en sus ojos de cuan emocionado y apasionante le era la escritura y sobre todo referirse a su amo con tal fervor. El tono de su voz imponente y segura de si.

¿Su amo... sería acaso su creador?

Hice para atrás el tramo de cabello ondulado oscuro en un movimiento simple , el viento sopló en esos momentos fuertes y el aire arropó la piel que estaba descubierta por fuera de la tela de la vestimenta que llevaba. Me provocó un estremecimiento.

Cuando el había mencionado que sus libros eran sumados en relatos que no contenía lo que anteriormente había preguntado.

- Puede notarse la pasión en sus palabras, Angel. Si es verdad ahora y al menos en este mundo casi cayéndose en pedazos en que nos encontramos no muchos muestran ese interés en los libros, puedo entender su pasión y más que ello me considero amante también de la lectura pero con todo lo que ha ocurrido apenas y puedo pensar en ello...creo que ahora se piensa en buscar algún tipo de supervivencia... - hizo una pausa - Me gustaría conocer algún relato suyo... deben ser una maravilla- añadí.- Pero dígame una cosa... ¿Qué hará cuando termine con uno de sus libros? - sintió intriga- ¿ Será que ¿Estuvo presente en el comienzo del apocalipsis.? ocurrido hace algunos meses atrás...¿Cómo sobrevivió de él?...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Miér Dic 19, 2012 8:36 pm

Perdió mucho en esos días, recordaba fragmentos tan sólo hilados por la desesperación. Pasó semanas caminando errático y finalmente cayó de bruces contra Velkan. Tuvo que madurar aún más. Su maestro, su padre, el hombre que admiraba y apreciaba ya no estaba para guiar sus tímidos pasos por este mundo extenso, frío, oscuro y desapacible. Jurar lealtad a los Brother Hood y seguir sus reglas fue una escapatoria, pero la sangre le llamaba como cántico de sirena y sobre todo si era de un ser humano joven. Había masacrado a varias prostitutas en los últimos días, bebido con desesperación de un mendigo y tomado pequeños sorbos de enfermos. Pudo haber muerto, eso hubiese sido peor, pero varias personas importantes quedaron atrás. Todo se reducía a cenizas en su mente y lo único a lo que aferrarme eran esos tontos libros que muchos creían que no valían para nada, pero para él era todo.

-No lo sé.-replicó.-Otros mejores que yo no lo hicieron, ¿por qué debería hacerlo un pobre campesino que aún siente sus manos callosas?-preguntó caminando hacia ella notando la brisa mover sus resplandecientes cabellos. Era como si el trigo o la cebada que cultivaban a pocos metros de la finca de olivos volviera a cobrar vida en su cabeza, esas imágenes de campos arados o llenos de frutos le hacía esbozar una sonrisa o simplemente relajarse. Esta vez, fue una especie de simbiosis que provocó su sosiego.-A veces no sobrevive el mejor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Jue Dic 20, 2012 4:01 am

Su humildad se reflejaba en sus palabras eso podía notarlo pero quería entender aún más allá de ello. Le vi acercarse después de la ráfaga de viento que arropó nuestros cuerpos y con la mirada volví a mirar el objeto que traía consigo. Las pequeñas ánimas que me acompañaban seguían revoloteando a nuestros costados y mirando al vampiro, una de ellas volvió a golpear el frasco del vampiro para luego alejarse como si aquello que hubiera tocado le quemara.


-Su vida ha sido dura por lo que en sus palabras me lo ha revelado...- argumenté, elevando ambas cejas, añadí- Por la forma en como lo dice... puedo notar que aún conserva sus sueños y ese es un lado humano que no cualquier inmortal lo tuviese.... usted es muy diferente a los pocos de su especie que he conocido.... pero aún no me ha dicho que planea hacer con cuyas obras plasmadas con su puño y letra...- hizo una pausa para luego mirar hacia sus costados, de lejos observaba sombras aproximarse con pequeñas jaurías de perros, eso no era bueno.

Volví a mirarlo

Seguramente él ya se había dado cuenta que yo era consciente de su naturaleza de vampiro.

- Es bueno que haya sobrevivido ante ese endemoniado caos... pero creo que ahora necesitamos hombres fuertes aún más para combatir a los demonios que afuera nos rondan como comida... tanto usted y yo corremos peligro... - volví a desviar la mirada hacia lo que segundos atrás había observado. - Parece que en pocos minutos tendremos compañía y no creo que le vean con ojos buenos- añadí



Spoiler:
Te me has parecido a Louis el de entrevista con el vampiro xDD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Jue Dic 20, 2012 8:21 am

Ángel había vivido como un miserable a pesar que podía haber vivido como un Marqués, su vida se había reducido a servir al resto y a una madre atenta a sus quehaceres antes que a él mismo. Pese a eso, la amaba y conocía bien su sufrimiento. El no poder hacer que su hijo se alimentara era una preocupación para ella. Una vida humilde que cuando la abandonó del brazo de su creador supo que debía aprovecharla. Aprendió a leer, tocar el piano, el violín inclusive y se enamoró de la escritura porque podía narrar en ella todas sus locuras. Siempre quiso ser amado por todos de algún modo, sus obras eran su alma y la presencia irrefutable que él caminaba por el mundo. Sonrió despreocupado y se mostró más tranquilo, menos huraño quizás.

-Me gusta decir quien soy, explicar qué somos y quizás atemorizar.-muchos otros lo habían hecho y entonces pensó “¡Diablos! Si ellos lo hacen ¿por qué yo no?” Su maestro solía escribir sus memorias, expresaba en ella el dolor de un amante cruel y déspota. Ella la había usado como un pobre inútil, pero él supo salir bien librado. Aprendió de él, como ahora aprendía de Velkan. No sabía donde se encontraba pero tomó sus lecciones. Abandonado de nuevo después de encontrar a un hombre al que seguir, aunque siempre siguió sus instintos y deseos.

-A todos nos gustan los halagos, el reconocimiento y disfrutar de aventuras.-miró hacia donde la joven observaba y sonrió.-¿Qué más da?-preguntó.-Tengo mayor fuerza y destreza que cualquier soldado. No temo a ellos, pero ellos sí a mi. En ocasiones sólo temo a una cosa.-caminó hacia ella pasando a su lado.-A mi mismo, no soy lo que parezco ni pretendo. Nadie sabrá nunca quien soy en realidad, pero puedo asegurarla que hoy ya he cenado y aunque me gusta jugar no es el caso.-sus ojos brillaban como dos esferas de color café mientras sonreía.-Si lo desea puede acompañarme del mismo modo como puede huir.


Spoiler:
No lo creo. Es demasiado orgulloso, se expone demasiado y aunque llore siempre termina alzándose. Más que Louis es Lestat, un hombre que lo tuvo difícil, consiguió grandes cosas, y se vio de nuevo construyendo todo desde cero. Espero que no la asuste, Ángel es algo extraño.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Jue Dic 20, 2012 12:12 pm

Angel caminó con seguridad y naturalidad por mi lado, en sus palabras se notaba claramente que no temía a nada, ni a nadie y era capaz de deshacerse de lo que consideraba molesto, o eso era la percepción que me había dado. Se mostraba fuerte y lleno de confianza y en parte tenía razón. Tal vez su seguridad se afianzaba en su naturaleza de vampiro y la experiencia con la que debió pasar en su inmortales años .

La curiosidad saltó a mí cuando había dicho que al único que temía es así mismo. Cómo si hubiera en él una parte que no era capaz de controlar, no pude evitar estremecerme ante lo dicho.

-Es usted bastante optimista, Angel...- añadió mirándole fijamente - pero nunca se sabe de que lado esté la suerte... porque si ellos son muchos y entrenado especialmente para luchar y usted uno... no podría cantar total victoria- finalicé y ante su propuesta. Ya me había arriesgado demasiado como para quedarme aquí... me había salido de la pequeña casa donde yacía mi hogar y donde me mantenían algo vigilada, por mi seguridad... no tenía la plena libertad para salir del fuerte eso estaba claro.... Desde que había participado en el cierre de aquel portal y supieron mi habilidad para ellos representaba una bomba de tiempo que según si caian en malas manos traería el caos más peor de lo que fue hace meses atrás.

No fue rebeldía el haberme escapado por unos momentos de mi hogar... iba a regresar... más bien había querido tomar un paseo nocturno.... mentira... había salido a buscar algo de sangre en el hospital . Ya hace tiempo necesitaba consumir, y eso era lo que más detestaba hacer pero entonces me había quedado entretenida en estos alrededores, si descubrían que estaba aquí pensarían que escaparía ... áun más si me veía con un vampiro.


- Ya nos han visto... es seguro que por mi olor me hayan rastreado así que .. le acompañaré... para despistarles, pero regresaré... es mi obligación y acuerdo- advertí con ansiedad. Volteé a ver a los hombres quienes se aproximaban aún más alumbrando con linternas y junto a los ladridos de perros.

Tal vez estaba loca al seguirlo, pero no tenía otra opción además no veía tan malas intenciones en el

Spoiler:
Eres Lestat !oh vaya!! yo adoro a ese vampiro.... no me habia dado cuenta de ellos quizas me dejé guiar por tu lado humano en cuanto a tu humildad... para nada me asusta xD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Jue Dic 20, 2012 3:19 pm

Notaba su miedo como cualquier otro animal. Los vampiros tenían un instinto desarrollado como depredadores, eran una jauría mejor entrenada que los perros o los lobos. Animales con talento natural para sentir las pulsaciones de sus victimas, el sudor recorrer su rostro antes que fuera perceptible para otros y esa mirada. Tomó su mano izquierda junto a la suya derecha, apretándola para que se moviera.

Sus pasos comenzaron a sonar junto a los de la mujer, ambos caminaban apresurados intentando encontrar un lugar alejado de las linternas, las preguntas incómodas y los afilados dientes de aquellos perros bien adiestrados. El menudo cuerpo de la joven era fácil de ayudar a caminar, delgada y de estatura no muy alta.

-No soy el mejor, pero deseo serlo. No me creo optimista, simplemente arriesgaron mucho para crearme y ahora ser un completo desastre.-miraba hacia el frente con los ojos fijos en seguir cada baldosa de la acera, giró hacia la derecha y siguió recto hasta que terminó frente a frente observándola.-Te persiguen a ti, no a mi. Ocultas más cosas de las que yo guardo, así que te propongo un trato.-alejó un par de mechones que caían sobre sus ojos y después apoyó sus manos en sus hombros.-No soy muy conocedor de la zona, me guiarás, y en caso de ser acorralados tendrás que dejarme actuar. Yo los mantendré lejos de ti y tú los mantendrás lejos de los dos.

No era estúpido, podía sentir en ella la semilla de la oscuridad. Ese maldito don que le carcomía el alma y hacía que se preguntase cada noche cosas retorcidas, meterse en problemas y finalmente tropezarse con seres que podían acabar con su existencia. Pero de nada servía cumplir décadas sin poner a prueba sus maravillosas facultades, sin practicar lo aprendido y sin recordar las palabras de su apreciado maestro.

“Vivir intensamente, sólo eso.”



Spoiler:
No, no es así. Pero he decidido que sea algo irresponsable como él porque soy fanático de ese héroe extraño con colmillos. Tiene una dualidad extraña mi personaje, muy humano pero a la vez es un monstruo. En el tema de Velkan se aprecia mejor por si deseas leerlo. Aunque doy mi palabra que no dañará a tu personaje.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Vie Dic 21, 2012 8:52 am

Me dejé guiar por el vampiro depositando en él toda mi confianza como si lo hubiese conocido de mucho tiempo y era extraño porque al principio pensé, e idealicé algo distinto. Tal vez no era bueno juzgar a las personas sin antes conocerlas, pero en cuanto su mano hizo contacto con la mía en un apretón ligero , lo presencié de nuevo.

Ahí estaba una pequeña visión al reflejo de cosas vividas con futuras; sufrimiento, lucha, sueños, hechos marcados, vidas entrelazadas.

Una punzada se me formó en el estómago y las pulsaciones de mi corazón se aceleraron con un estiba de nerviosismo. Ladeé la cabeza mirándole incrédula de lo que había palpado, parpadeé en un solo segundo y vislumbre una sombra oscura con una sonrisa no macabra. Sacudí la cabeza ligeramente. El tacto de su piel fria me recordaba a la fría muerte de Norah y a mi abominable padre que yacía seguramente pudriéndose en el infierno.

Tan pronto como caminamos dejándome guiar por él, terminamos entre dos columnas grandes que adornaban la entrada de algo que parecía ser la entrada a un Teatro, algo que parecía deteriorado un poco. El sonido de los perros pareció alejarse, pero aquello solo fue un engaño. No sabía con exactitud si nos habían seguido hasta donde llegamos pero, mi olor debía atraerlo en especial a los perros adiestrados. Se escuchaban el sonido del cuero plasmar la tierra, seguramente e las botas que llevaban puesta.

Mi corazón volvió acelerarse está vez por el miedo.

-Es posible que me sigan a mí... Creo que todos en esta vida tienen secretos - contenté a su intriga mirándole a los ojos un tanto aterrada a nos vieran, luego añadí ante su propuesta - Puedo guiarte ¡si! pero no estoy completamente segura de como pueda alejarlos, ... además, si me ven, estaré perdida, debo cubrir mi rostro - añadí al final sacando un pañuelón negro bastante grande como para cubrir mi cabeza y solo dejar a la vista mis ojos. -Pero tampoco quiero que les hagas daños - soné indecisa.

Esperaba que aquellos que nos seguían no nos encontraran.


Spoiler:
De veras eso suena interesante y ahora entiendo porque has tomado algo de él, iré a checar tu tema tema con Velkan, te creo Angel
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Vie Dic 21, 2012 12:45 pm

Miraba a su alrededor meditando mientras ella hablaba, parecía no escucharla pero en el fondo estaba conectado con su voz. Sus ojos eran rápidos y su mente aún más. El cartel de la última obra le dio una gran idea, esbozó una sonrisa similar a la de un niño a punto de cometer una fechoría y tiró de ella. Los altos muros de piedra les esperaba para guarecer a ambos dentro, en un interior donde la farándula hace soñar y los sueños llenan la taquilla, la puerta que tenía un enorme y pesado cerrojo se podía abrir con tan sólo tocarlo.

-Tengo una idea.-comentó tirando de ella suavemente mientras estiraba su mano, colocó sus dedos fríos en el hierro casi destrozado para romperlo con facilidad. Quebró y cayó, golpeando el sueño y rebotando en el peldaño de mármol.-Hoy nadie tiene tiempo para una obra de teatro, pero veamos las maravillas que aún debe contener.-fue un susurro que le recordó las obras de teatro de su pueblo, eran pequeñas representaciones en las calles y normalmente venían de la mano de la Navidad. Hombres y mujeres hablando de la natividad de Nuestro Señor Jesucristo, la estrella de oriente y las ofrendas sinceras. Agitó su cabeza dejando que sus largos cabellos rubios oscuro se movieran al unísono.

Entonces entró con ella a prisa, cerrando tras de si y buscando algún interruptor. Lo único que encontró al palpar fue viejas hojas de periódico. Su visión de vampiro le hacía poder ver con claridad todo lo que allí se hallaba. La soltó un segundo tomando los papeles, eran viejas revistas sobre las obras que allí se daban y guías para la ópera. Tomó un trozo de madera, hizo una pelota, ató todas estas con una cuerda que era parte de una cortina y creó una especie de antorcha. Con el poder de su mente la hizo encenderse mientras miraba mejor las molduras.

-Que delicia, molduras de yeso hechas a mano y todas representan flores de lis.-susurró intentando que no se prendiera fuego a la maravilla. Miró hacia el interior viendo el largo pasillo y la hermosa lámpara de lágrimas. Sintió entonces un escalofrío, como si una mano helada tocara su rostro y su pecho.-Menuda maravilla.-sintió cerca los perros y la tomó de la mano corriendo precipitadamente hasta la zona donde debían arreglarse los actores.

Buscó entre todo aquello varias prótesis que parecían aún servibles, así como pañuelos y pelucas algo polvorientas y mal peinadas. No había mucho, tan sólo los últimos recuerdos. Agitó una larga peluca rubia ofreciéndole el palo.

-Tómalo, haremos un cambio de imagen. Tal vez no puedas confundir a los perros, pero sí a los hombres.-esbozó una sonrisa más relajada a pesar de las prisas. Con habilidad colocó la red y la peluca, añadió una prótesis a su rostro como si estuviera desfigurada y con un pañuelo atado a la cabeza evitaba que se viera tan desaliñada.-Vamos, tiene que tener una salida atrás.

Caminó por el local mirando cada pedazo de historia, se maravillaba con las esculturas de algunas columnas que parecían cobrar vida pero no podía detenerse demasiado. Era una lástima, una verdadera lástima. Sin embargo, reparó en una funda de violín en su rápido caminar. Dio dos pasos hacia atrás y lo abrió. Allí había un violín, tenía todas sus cuerdas y parecía pedir un dueño. Aprendió a tocarlo gracias a su maestro, pero jamás tuvo uno en su propiedad. En un rápido movimiento se lo dio a ella y tiró de su brazo.

Iban a huir hacia otra de las calles, realmente no sabía donde se dirigían pero quizás despistaba aún más a los perros.

Encontró la salida, estaba en otra calle, no habían pasado por allí y con cuidado tiró el palo al suelo pisoteándolo. Ya casi no quedaba madera para sujetar, podría haberse quemado. Se giró hacia ella mirándola con unos ojos que podían tener cualquier pensamiento menos dañinos, quizás una mirada de preocupación.

-Tu secreto nos ha metido en un problema, pero espero que mis habilidades nos salven.-rió recordando que no hacía más de un mes que Velkan se metió en líos muy serios por su culpa, un joven desquiciado y un vampiro poco paciente.-¿Sabes hacia donde debemos seguir?

Spoiler:
Si tardo un poco estos días es porque soy cocinero, tengo mis pedidos en Navidad y bueno, no tengo horario fijo. Espero poder responder rápido, pero por si sucede ya lo sabes. Gracias por responder al tema, me está agradando tu personaje.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Vie Dic 21, 2012 5:46 pm

Cuando hube mirado hacia la dirección de donde habíamos venido, apenas fui consciente de como tiraba de mí hacia la entrada del Teatro, luego de haber roto la entrada con facilidad, y el pequeño metal rebotara en un sonido eludible contra el mármol. Su invitación parecía una locura, pero ya en el interior entre la oscuridad del lugar una vez que la puerta se cerró tras nosotros, había solo silencio, no se escuchaba el ruido de los hombres y perros acercarse supuestamente. Ángel había sido bastante astuto al alumbrar el lugar con tan peculiar acto, le había observado anonadada por unos momentos

La iluminación del lugar llegó rápidamente a los ojos nuestros y dentro había hermosas estructuras entalladas en molduras impresionantes con tan finos detalles, de artes de época, hace mucho tiempo que no visitaba un teatro y mucho menos uno de esta forma. Esta pequeñeza a pesar del momento lo consideraría como un valioso recuerdo del cual no me despegaría nunca.

Nuevamente hubo contacto entre nuestras manos provocándome un atisbo de nerviosismo, había sido halada por Angel por el pasillo hacia el espacio de una habitación que bien se trataba del camerino actoral, al principio no entendía que hacíamos observando tales objetos que bien eran usados por lo actores que alguna vez sirvieron en este teatro. Cuando afuera estaban aquellos hombres y en cualquier momento nos encontrarían. Pero aquella duda se desvaneció cuando me había ofrecido tales objetos y sugerido un cambio.


-Un cambio… ¿Estás seguro que esto funcionará?.- La pregunta fue lanzada pero no con el objetivo de ser respondida más bien era como una expresión incrédula, por unos momentos noté una sonrisa jovial en el vampiro, que más bien notaba complicidad, como si entre el y yo hubiera un lazo de una amistad de años. Luego de que me hubo colocado los objetos sobre el rostro y cabeza, parecía un método infalible pero había que ver que tan efectivo podría ser.

Asentí con la cabeza siendo guiada por él, por unos segundo había escuchado como se habrían las puertas de la entrada a lo lejos de donde nos encontrábamos o tal vez lo estaba alucinando, mi corazón saltó en esos momentos y en el camino noté como me daba un valioso Violin. No pude evitar sentir una nostalgia que mirar el objeto como si fuera un regalo de navidad.


-¡Un instrumento tan valioso como este no puede estar abandonado en un lugar que está por deteriorarse- argumenté tomándolo. Hace mucho después de lo ocurrido en el central Park había perdido ya mi instrumento y tener uno entre mis manos me hacía sentir el cielo.
Rápidamente al estar en la calle luego de haber salido por la parte de atrás, al detenernos, el momento de prestarle atención a lo que decía, su mirada me atravesó como fuego. Parecía preocupado, aquello era bastante extraño pues si lo veía bien él estaba ayudándome.

Aún no entendía por qué lo hacía, apenas se conocieron… otro hubiera ido por su cuenta sin importarle nada, realmente Angel era un vampiro bastante extraño pero no desagradecía en nada su ayuda. Después de haber visto en visiones confusas una parte de su vida me hacía sentir como si le conociera de antes.


-Realmente no guardo tan grande secreto como mencionas… más bien represento una amenaza y una valiosa arma… pero por mi despiste me he entretenido más de la cuenta, no tengo tal libertad como quisiera… ahora por mi descuido las consecuencias reclaman ser asumidas y algo que no quiero hacer…- respondí bastante preocupada sin dejar de mirarle.


- Por más que sigamos no vamos a perderle el camino… aún más por los perros, que seguramente ya los habrán soltado- Se escuchaba el sonido jadeante de los animales venir y el crujiente ruido de las cadenas y sus pesuña zapatear contra el suelo, aproximándose cada vez más. En esos momentos detrás de la espalda de Angel apareció una especie deformada gigantesca nada agradable para mi gusto y mucho menos venía con los ánimos de hacer amigos y en el mismo trayecto los tres grandes perros venir por el mismo lado. Afortunadamente los perros comenzaron hacer alboroto captando la atención de aquella cosa. Se suponía que habían grandes murallas donde ninguna bestia de ese tipo pudiera pasar estos territorios a los alrededores, pero si los vampiros lo hacían las bestias también comenzaban a tomar ventaja y eso no era nada bueno. Algo debió atraerlo hasta aquí

Mi corazón se aceleró aún más. Una de la pequeñas animas que había desaparecido en el trayecto de la cruzada, volvió aparecer llamándome con la mano , para guiarnos hacia mis costado la bajada de un callejón. Le seguí sujetando a Angel para que nos alejáramos lo más pronto de ahí antes de que aquella bestia nos viera, si podía darme cuenta estábamos muy cerca de las murallas se podían observar por lo enormes que eran desde e horizonte.
-Apresuremosno, tal vez esto ayude a despitarlos- Empecé a correr por los rincones de los muros del callejón que dirigía hacía lo que parecía un lote valdio, esperando que el viniera conmigo.


Spoiler:
Ah que padre... debes hacer platillos buenísimos... okas Ángel Descuida todos por estas fechas andamos en corre corre, así que tranquilo. A mi también me agrada tu personaje
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Vie Dic 21, 2012 7:17 pm

Guardó silencio conteniendo la respiración innecesaria, esa que pese a las seis décadas que tenía a sus espaldas seguía poseyendo. Si bien, no tenía miedo sino una inmensa y malsana curiosidad sobre la sombra, la verdad revelada por Dafnée y el teatro en sí. Recordaba cientos de historias acerca de lugares abandonados con misteriosos guardianes entre sus muros, más allá del silencio y el polvo que deterioraba todo. El violín lo llevaba ahora ella, una pequeña obra de arte que ansiaba seducir, pero lo más importante no era lo hallado allí sino aquella cosa. ¿Qué podía ser? Su cabeza decía que fuera con ella, su corazón que buscara a la misma muerte si era eso lo que allí había o incluso acercarse a los hombres con una sonrisa jovial que enmascaraba su sed de sangre. Agitó la cabeza y decidió seguirla.

-¡Sí!-exclamó regresando su aliento y dejando atrás el misterio, como atrás iban a quedar la tropa que los perseguía de perros entrenados para el ataque y soldados.

Tomó de nuevo su mano colocándose a su altura mientras escuchaba que podían despistarlos, el juego del ratón y el gato estaba de nuevo en marcha. Realmente pensaba que un cambio de imagen podía despistar a otros si la buscaban con sus rasgos habituales, pero los perros serían difíciles de calmar. Recordaba vivamente como uno corrió tras él y cuando fue a lanzarse completamente fuera de si tan sólo tuvo que mostrar sus dientes, esto provocó en el animal un escalofrío y un terrible miedo se adueñó de él. Las patas del animal temblequearon, agachó la cabeza y cerró los ojos mientras se orinaba. Sin embargo, no estaba entrenado para hacer frente a señores de la noche, chicos tan sólo con la suerte y desgracia de tener el Don.

-¿Hacia dónde nos dirigimos?-preguntó no muy convencido, necesitaba tener cierta seguridad mientras que la punzada del deseo de deshacer el camino le daba una bofetada.


Spoiler:
Aún soy un aprendiz casi, cuando lleve más años podré decir que sé algo de cocina, este mundo es mucho más amplio que la literatura donde siempre he estado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 22, 2012 11:49 am

Sentí enseguida como Ángel había decidido seguirme, corriendo a toda prisa a las bajadas del callejon entre las estrechas paredes de lo que representaban dos edificios, luego comenzábamos a meternos en otras entradas, como si aquello fuera un laberinto. El ruido de los perros se hizo lejano y al mismo tiempo se escuchaba los silbatos que seguramente alguno de los dueños de los canes .

No quería pensar en lo que pueda pasarles, ellos estaban allí y seguramente estaba bien entrenados para acabar con tal despreciable ser que había presenciado ante la oscuridad.
La ánima que al principio empezó a guiarme iba delante mío y cada cuanto volteaba hacia atrás con una sonrisa amable

¡Sígueme!

¡Sígueme!

¡Sígueme!


Susurró en el viento llegando su vocecita hasta mí.

No te preocupes por ellos, nada les pasará.

Nada malo… confía, confía Dafnée.


Aquella ánima había tomado por primera vez la confianza de llamarme por ni nombre, desde lo ocurrido en el central Park y mi despertar había comenzado a ver con más frecuencia a los espíritus, antes simplemente era Norah a quien veía a menudo y se presentaba a mí cuando estaba en problemas… pero ahora ella no apareció más desde aquel momento.

Llevé mi mano hacia lo que colgaba sobre mi cuello, debajo de mis atuendos, plegado hacia la piel de mi pecho. Recordando que a causa de eso Norah no había vuelto aparecer más. Aún no había respondido a la pregunta de Ángel y solo hasta cuando terminamos de llegar hasta el final del callejón, el cual volteábamos la esquina , después de habernos alejado ya lo suficientemente lejos. Decidí contestar, tomé una bocanada de aire ya comenzando a caminar.
─ No sé a dónde estamos, pero ya no se escuchan a los perros ni que nos estén siguiendo- hice una pausa por sentí como me faltaba el aire, me había percatado que la peluca estaba un poco desubicada de mi cabeza así que traté de acomodarla. Estábamos solos rodeados de casas que parecían en cierto modo abandonadas.

Parecía que habíamos corrido algunas manzanas aparentemente. Nos encontramos con algunas escaleras de bajada las cuales adornaban a su alrededor con pequeños bonsáis. A nuestros ojos había un pequeño lote baldío o lo que había sido un parque. Algunos tubos anchos metálicos gruesos estaban apilados en el puro de una pared que estaba por caer.

Vamos allí, hemos corrido demasiado – comenté agitada, sujeté aún más fuerte el violín y emprendí la bajada de los escalones sin esperar a ver su respuesta. Cuando en tan solo minutos nos encontrábamos en lo que parecía ser el lote baldío que habíamos visto, una vez cerca de los tubos grandes metálicos me senté para tomar un respiro aferrando conmigo el violín después de soltar la mano de Ángel.

Era verdad, no había ruido y muchos menos se escuchaban jadeos de animales, le habíamos perdido. Habíamos dado tantas vueltas que ya ni sabía cuanto tiempo llevábamos así.

Todo a nuestro alrededor era desolado, solo habían dos sombras las cuales le pertenecía a nuestras presencias.

Vaya cruzada la que hemos dado – levanté la mirada hacia él. ─ Le agradezco que no se haya quedado a ver tan horrible cosa que vi… sobre todo que no les hayas hecho daños a esos hombres, espero que ellos estén bien- me sentía bastante culpable. ─Le he hecho participe de esta locura al igual que usted a mi ¿por qué me ayudó? Tengo curiosidad –le miré esperando su respuesta.

Spoiler:
Ah! ya entiendo... si te refieres al mundo en el que se está jugando en verdad si que lo es...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 22, 2012 4:01 pm

Siempre había escuchado que cuando te ayudan debes devolver esa ayuda, aunque no sea a la persona que te ayudó en un primer momento. Era una cadena, el mundo se encontraría mejor. Su madre solía decir que por ello siempre ayudaba a los demás, los hacía mejores personas y ella se sentía con una mejor sensación en su pecho. Sin embargo, gracias a esas ayudas que otros tenían ella no tenía tiempo para él.

-Supongo que has tenido suerte.-contestó examinando el lugar con detenimiento.

Si se prestaba atención se podía escuchar al viento acariciar las ramas de un par de árboles muertos, no tenían hojas pero no era por la época del año. Había algunos papeles amontonados en un bidón, estaban algo chamuscados y parecía que allí se reunían personas para calentarse habitualmente. Sus pies se movieron con destreza entre los montones de hierros buscando un lugar cómodo y oculto, algo que pudiera darles refugio.

Había una fábrica abandonada de rejas casi vencidas y rodeada de malezas. Reconocía el lugar hacía más de veinte años había estado en lo que hoy era un desastre y antes fue un jardín. Aún podía oler las flores que brotaban como un tupido manto lleno de color. La hierba había jugado con sus dedos y sus tobillos. Ya no quedaba nada, ni siquiera los lustrosos árboles que parecían tan orgullosos. Todo estaba retrocediendo, cambiando a la inversa y convirtiéndose en un mundo tóxico incluso para criaturas inmortales.

-La figura, aquella cosa que nos seguía del mismo modo que los hombres.-comentó girando su rostro hasta ella, dejando que sus ojos se guardaran en su mente con aquella expresión aún intranquila.-¿Qué era? pude sentirlo y casi verlo, pero no parecía corpóreo.-hubiese dado cualquier cosa por tocarlo, por seguirlo, incluso su propia vida. Pero al haber dado su palabra la ayudaría, cuidaría que no dieran con ella de momento.-Olvídalo.-añadió antes que ella pudiera decir nada.

Parecía asustada con aquella visión y el sentimiento que provocaba. Se acercó examinándola más de cerca, como si pudiera beberse su alma con la mirada. A veces le gustaba crear personajes de la nada, en otras ocasiones hacía bocetos torpes de aquellos que le habían impactado o simplemente compartido con él unas horas. Acababan siendo inmortales, como él, al estar en un nuevo libro. Nadie sabía la verdadera identidad que se escondía tras su apodo, sólo él y su editor.

Su editor solía verlo como un chico alto para su edad, de complexión algo delgada quizás por la ropa que usaba, mirada desorientada porque siempre estaba buscando un nuevo plan de escape y una sonrisa casi perpetua en todo lo que decía. Lograba convencerlo de cualquier cosa, cualquier historia era buena y finalmente quedaba impresa. Solía causarle fascinación que escribiera en máquina de escribir y en papel, pero que fuera incapaz de congraciarse con un portátil. Un chico raro, el mismo chico raro que estaba ante ella y que deseaba saber qué veía en sus ojos, como veía el mundo y a él mismo.

-En unas horas amanecerá, no me podré quedar contigo mucho tiempo.-ni siquiera sabía donde estaba, volvía a estar perdido y parecía que jamás volvería a encontrar su pequeño apartamento, el diminuto escritorio donde estaba su olivetti roja esperando que tecleara cualquier chifladura.-¿Tienes donde quedarte?

Ángel sabía que era estar solo y sin una mano amiga, hubiese dado cualquier cosa porque le dieran un consejo o un apoyo. Durante varios años quedó sin nadie, ni su creador ni nadie en este mundo que tuviera agallas de saber cual era su principal alimento. Por eso la ayudaba, sabía que no era únicamente las palabras de su madre y que había algo más.

-¿Me dejas ver ese violín?-era una joya, un violín bastante bueno que parecía haber sido dejado allí como un regalo de navidad por adelantado, alguien había tenido tanta prisa en marcharse que dejó parte de su alma para que el polvo y la humedad lo mataran.

Tomó este del agarre de la joven sin tirar demasiado fuerte, lo abrió y vio que era cierto. Tenía algo de polvo, pero en cuanto sopló y lo limpió un poco con su manga se convirtió a la luz tenue de las farolas en un magnífico diamante. Se lo llevó a su posición y comenzó a tocar Serenade de Schubert. Fue la primera pieza que aprendió y la más amada por el esfuerzo.

Tocarla lo transportó por segundos a la biblioteca de su tutor, un hombre misterioso por aquel tiempo que sólo podía vivir de noche y se ocultaba del día. Él pensaba que el día era lo más hermoso en esta vida, pero una vez desvelado el secreto se sintió triste y curioso. La curiosidad le hizo desear ser inmortal. Sin embargo, en esos momentos lo era y hubiese dado todo por volver atrás y ser el hijo de una campesina.

Una sonrisa se formó en sus labios, podía oler las hojas de los libros apilados unos contra otros y las margaritas que siempre estaban en un jarrón cercano a la ventana. Todo parecía volverse cálido y llevarlo a ese maravilloso mundo, su ojos cerrados le ayudaban a recordar mejor pero cuando cesó vio la realidad tendiéndole el violín como si estuviese maldito.

-Guárdalo bien, alguien debe tocarlo.-fue lo único que logró decir mientras caminaba para seguir mirando si había alguien en los edificios cercanos, tal vez se refugiaría en uno de ellos y quizás podía ayudarla a guarecerse a ella también.

Spoiler:
No, realmente tanto yo como mi personaje somos escritores. Me gano la vida como cocinero, pero aún soy nuevo en ese mundo y estoy casi perdido ^^U

El tema que toca es este, por si no lo conocías: http://www.youtube.com/watch?v=owpkZzSRlYA
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Dom Dic 23, 2012 5:12 am

Le quedé mirando por unos varios segundos ante la respuesta a mi pregunta y segundos después acomodarse también entre los hierros junto conmigo, quise acotar algo más pero de pronto fuí asaltada por su pregunta curiosa, en sus gestos aprecié lo deseoso que estaba en haber visto lo que yo presencié momentos atrás, como si se hubiera perdido de alguna maravilla y ahora estuviese arrepentido. Parecía bastante afligido y antes de que terminara de formular la descripción precisa ante su pregunta en mi mente, el abruptamente finalizó el tema.

Esa cosa espantosa que había visto no era más que una bestía salida del infierno, ojos y cuerpo deformado, esparciendo un olor a azufre, esos seres abominables que mis ojos fueron capaces de ver en aquel momento crítico en el que parecía que el mundo iba a terminar, aquel festival que terminó en la peor masacre de todas. Desde hace algunos meses desde que estuve aquí, pude ser participe en mis visiones de futuras aperturas de portales lo cual se cumplió aquel responsable siguió obrando mal y estas eran las consecuencias un mundo en parte destruido.

Parpadeé un par de veces y mis pensamientos se fueron alejando, cuando él se aproximó un poco más hasta mí, me observaba detalladamente como si intentara estudiar el fondo de mi alma, y así lo sentía como si quisiera descifrar mis pensamientos, podía palparle. Mantuve la mirada centrada en sus ojos redondos los cuales volvieron atravesarme como una daga directa a mi pecho. El silencio no duró mucho cuando el habló.

Miré hacia el frente de donde habíamos venido, ya era bastante lejos y en verdad ni siquiera me había dado cuenta del tiempo trascurrido, debía regresar.

- Tengo donde quedarme, una habitación especial en la que me habían dado al igual que los demás refugiados, pero... ahora está bastante lejos - murmuré y mi atención fue captada cuando el violín que cargaba en mi regazo lo había tomado él. Le regresé la mirada a él y al objeto mientras lo desfundaba, lo guió en postura para tocar una melodía que me era un poco familiar.

Observé como posesa ante la manera como deslizaba cada cuerda con su apasionante forma de tocar. Me sorprendí bastante porque no imaginaba que supiera hacerlo.

Cerré los ojos por un momento sintiendo como mi mente se teletransporaba a un paraíso majestuoso, lleno de enriquecedora belleza. Aquella melodía parecía acariciar mi alma y recordarme los paseos que hice con Norah junto al grupo de gitanos con los que solíamos encontrarnos. Esas reuniones familiares y llenas de alegría...

La melodía acabó y lentamente abrí los ojos observándole, sostuve el objeto devuelto, le vi alejarse buscando con la mirada refugio cuando estuvo de espalda tomé el instrumento y empecé a entonar una melodía....Claro de Luna



Eran muy pocas las partituras que aprendí cuando estuve al cuidado de Norah, pero en especial esta me traía mucha nostalgia desde que había dejado este mundo...

Al termino de la melodía aparté el violín dejándolo descansar en mi regazo por unos momentos hasta que me puse de pie.

- Toca usted maravillosamente bien, no conté que supiera hacerlo- le respondí caminando a dirección de él... - hice una pausa mirando como la alborada en el cielo vendría pronto. - Estoy demasiado lejos de mi hogar, pero aguardaré una hora para regresar antes de que el sol ilumine con su luz, su disfraz me ayudará de mucho, pero usted a donde se ocultará... ¿dónde queda su casa?.- pregunté intrigada.


Spoiler:
a Vaya entiendo y como escritor no lo imaginaba... Podría decir que tu personaje y tu comparten ciertas similitudes xD... Por cierto muy bonita la melodía, no la conocía.







avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Dom Dic 23, 2012 9:29 am

La suave melodía que ella había interpretado hizo que sosegara del todo sus deseos de aventura, era capaz de imponerse ante aquel ser en aquel enorme teatro de palcos polvorientos. Las telas raídas del glorioso telón ocultaba al patio de butacas, completamente en silencio y quizás comenzando a estar apolillado, los misterios de la tramoya que aún hacía vibrar en el recuerdo de aquellos que la conocieron. Las pelucas, máscaras y hermosas vestimentas ya anticuadas que nadie querría guardaban silencio. Sin embargo, el violín rescatado de algún músico que huyó de sus recuerdos, que en ocasiones eran uno mismo, volvía a susurrar con cierto deje de iluso melancólico la belleza de la música acelerando el corazón incluso de aquellos que ya no bombea.

Enmarcó una sonrisa desenfadada al relajar su alma y dejarse llevar por completo de los recuerdos encerrados entre sus notas, recuerdos que no sólo hablaban del violín sino también de ella. Una mujer que se había cruzado en su camino y que en cuestión de segundos lo compartía por unas horas.

-No lo sé.-respondió tras la pregunta de la joven.-Tengo un apartamento pequeño que consta de pocas habitaciones. Una cocina pequeña que no utilizo, la he reformado para apilar libros, y un salón que es a su vez mi dormitorio. Ese pequeño apartamento tiene un aseo donde sólo hay un plato de ducha, el inodoro de rigor que tiene la cisterna rota y un espejo algo pequeño sobre un lavabo. Poseo un palacio en comparación con otros, pero ese palacio está en un punto de la ciudad que ya no recuerdo.-hacía más de dos meses quizás que no se encontraba en su apartamento.

Había olvidado el camino hacia su refugio como un niño que se pierde en un enorme supermercado. Se había dejado llevar por la belleza de la oscuridad, una historia en su mente que ya ni recordaba y aún así quería escribir, el frío casi gélido de la madrugada y la lluvia que había caído sobre él. Sólo era capaz de recordar que caminó mucho, lo suficiente para perderse al ser casi un extraño en la ciudad.

-Recuerdo que había una pequeña floristería bajo mi apartamento, tan pequeña que nadie repara en ella pero el aroma de las flores es demasiado agradable. A un lado hay una panadería de un hombre algo grueso con un rostro agradable. En las mañanas puedo oler el pan recién hecho subir por las vigas de madera. No puedo salir en las mañanas por lo que soy, pero sus voces me hacen sentir vivo. Es lo único que recuerdo, ni dirección cierta ni siquiera si debo volver. He roto una promesa y las reglas que venían con ella, es posible que me deseen muerto.-se giró para caminar por aquel lugar, observando sus botas desgastadas mientras movía sus dedos en su interior.-Creo que únicamente el casero y mi editor me estarán echando de menos por el dinero que ganan a mi costa, el resto sólo desearán echarme la mano encima para juzgarme y condenarme. Pero ¿qué puede hacer un vampiro joven hambriento y helado en un callejón cuando otro le ofrece una víctima que nadie recordará?-hablaba para él, en un murmullo poco nítido que acabó con un enorme suspiro.



Spoiler:
Sí, hay cosas que ambos tenemos en común además de la literatura. Me encanta la interpretación de Claro de Luna que has puesto, una amiga toca el violín y estoy deseando que toque esa para mi algún día. Es una de las piezas que más me gustan.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 2:27 pm

Escuché atentamente como describía lo que anteriormente fuese su hogar, lo cual no se comparaba a mi porque mi vida había sido siempre estar en lugares distintos, pequeñas habitaciones de bajo recursos según lo que yo podía pagar, pero aquello no me importaba siempre ha sido así. Tener una vida errante no era tan malo, las costumbre de los gitanos herados por Norah eran parte de mi vida, pero ahora ya no podía decir lo mismo. Tener un hogar estable me hacía sentirme bastante recluida y extraña como si estuviera prisionera.

-Veo que aún conserva su lado humano y del cual no desea desprenderse- le observé alejarse hacia lo que parecía ser una guarida perfecta para ocultarse del amanecer que estaba viniendo. Me levanté apresuradamente caminando hacia él hasta llegar a alcanzarlo- Aguarde, creo que este violín le vendría mucho mejor a usted que a mí, así le acompañaría para que no esté tan solo, la música es la mejor compañía - le sujeté levemente del antebrazo izquierdo haciéndose que él voltease. - Tómelo- se lo tendí con la mirada fija en él. - No se si le volveré a ver pero me he dado cuenta que es usted un hombre que no posee malas intenciones a pesar de lo que se refleja en su sombra, su alma... la larga y tal vez sufrida inmortalidad que le espera... perdone Angel si soy demasiado atrevida pero... ¿Es usted perteneciente a los del clan de Brotherhood? por como me ha ayudado me da la sospecha de que es uno de ellos, su forma de ser, el respeto que demuestra... o es solamente un vampiro independiente?- aún seguía tendida el violín hacia él.

Tenía esa sensación , si bien era lo poco que sabía los de su clan tenían unos lineamientos bastante limitables com vampiros frente a los humanos, o al menos eso es lo que pude ver cuando hice una visita a uno de ellos para informarle sobre lo que iba a ocurrir en el festival de los cerezos y los cuales Temperance me había hecho conocer que aquellos vampiros deseaban tener una armonía entre los humanos.



Spoiler:
De verás? cuando estaba pensando en poner que música me la pasé buscando una que sea neutra y cálida para tratar de poner un poco de los recuerdos de daf... sorry x demorar te acabé de mandar un mp

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 29, 2012 2:40 pm

Se sintió sorprendido su ofrecimiento así como sus palabras. La música siempre estaba presente en su vida, desde el ligero tintineo de la máquina de escribir como el sonido de sus pasos por el suelo de madera de su apartamento. Solía moverse por la música y la literatura, hermanas tan unidas en las artes, y que tenían un aroma único. Tomó el violín entre sus dedos algo fríos, acarició la madera escuchando el nombre de su hermandad, aquellos que le habían dado tan fuertes normas que no supo cumplir.

-Así es, pero temo que cuando alguno me encuentre termine muerto o magullado. No he seguido las normas, no he podido seguirlas debido a una larga hambruna y cierto vampiro libre que terminó tentándome.-su voz se había quebrado tan sólo en recordar como se sentirían de indignados, no había nadie que amase en aquel lugar pero si se unió fue por amor a su supervivencia. Siempre cazó víctimas para nada inocentes, algunas seducidas por su figura y otros que tropezaban con él en callejones oscuros.

Sabía que quebrantar las normas tenía un precio, seguramente el inevitable sería el ser expulsado. Lo siguiente no conocía bien su funcionamiento. Sabía que otros podían sentirse heridos por su torpeza y podían atacarlo, enfrentarlo para arrastrarlo a juicio y pedir libremente que se le tratara como un desperdicio. Por unos segundos vio sus manos manchadas de sangre y sintió escalofrío. Tuvo miedo, de nuevo tenía miedo y su maestro no estaba cerca para reconfortarlo como si fuera su hijo. Muchas veces se preguntó porque este lo alimentó y cuidó, incluso porque le hizo aprender todo de él, pero desde su muerte supo que sólo buscaba un legado. ¿Qué legado podía dejar él? Ni siquiera había sido capaz de amar a alguien más allá de la ficción, amaba a sus personajes pero estos no dirían nada de él salvo algunos renglones. Nadie le recordaría, ni siquiera ella porque un día u otro se olvidaría del violín, de su rostro y también de la persecución quedando emborronado como si fuera un mal sueño.

-Maté a varias personas hace unas noches con la ayuda de otro vampiro, lo que encontré en el suelo era mío y se había caído cuando asesiné al primero. Ni siquiera era un criminal, tan sólo era un mendigo que rozaba los sesenta años y estaba hambriento. Olía alcohol, sus dientes estaban amarillos y su barba llena de enredos. Su único pecado el haberse quedado sin empleo, después todo fue una cadena de desgracias hasta que tropezó conmigo.-dijo conociendo bien que podía cambiar la idea preconcebida de la muchacha sobre él, sobre quien era y como era.-Después maté a varios drogadictos y prostitutas, ellos sí habían matado a varias personas y vampiros. Aún así ¿quién era yo para quitarles la vida? Sólo un vampiro enloquecido por días de ayuno y desesperado por su propia soledad. Ni siquiera soy digno de seguir en pie, pero aún así quiero hacerlo. Di mi palabra y rompí las reglas, ahora no estoy con mi tutor que pueda echarme una regañina y olvide todo con tan sólo un "no volverá a ocurrir". Debí aprender a ser más consciente de mi afán de aventura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vida en caos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.