Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Nowhere's Land (John Creed)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 10, 2012 11:24 am

10 de Junio-9:30PM

Estaba perdida, desorientada y sin ningún rumbo que tomar. Estaba en la famosa "tierra de nadie" quien se acercara a estos lugares sea humano, vampiro, hombre lobo o hasta demonio... Se las vería muy mal en este terreno por todo lo que había. Parecía un mundo devastado por una guerra nuclear, carros destrozados, árboles en el suelo y que sus raíces fueron las causantes de lo que las carreteras se rompieran e hicieran grandes grietas digno de cualquier poderoso terremoto. Un total desastre. Pronto no quedaría nada de este lugar. Caminaba sin rumbo fijo por este camino, lo único que oía eran mis zapatos golpear con el suelo con cada pisada que daba y mi respiración innecesaria. Mi rubia cabellera platinada se movía por el viento que ya era costumbre en la antigua ciudad de Nueva York. Mientras daba pasos observaba las tiendas también... habían sido saqueadas por los grupos humanos que podrían habitar acá, en busca de comida o mismas personas de las cuales aprovecharse. Ya había olido humanos no muy lejos de acá, seguro me encontrarían, y era un número grande. Todo se ponía cada vez más interesante pero no le hacía caso a ello en realidad.

Observé dentro de un automóvil de policía. Estaba atentado de sangre, suspiré. ¿Por qué había pasado esto? Malditos vampiros, maldita sea con mi raza. Todo era nuestra culpa. Y esto me recordaba algo muy específico de mi pasado, mis momentos durante aquella guerra... No, es mejor no recordar aquello. Hice cosas que aún hoy en día me atormentan. Y que sólo me hacen querer ayudar a la humanidad con más ganas, aunque muchas veces fueran necios y cabezotas. Ladeé la cabeza por eso. En ese mismo instante, escuché una voz, una risa con exactitud, y efectivamente, de la nada salieron un grupo de 10 hombres, con armas todos o por lo menos la mayoría. Y al verme, todos se quedaron callados y me observaron como si fuera comida para ellos. ¿Sexual o literalmente comida? Siento tener que decepcionarlos.

-¡DETENTE AHÍ! - Exclamó uno de los hombres. Edad promedio, unos 35 años. Tuve que haber tomado otro camino no tan común como éste. -Miren que tenemos acá. - Volvió a decir mientras los demás se reían. Yo también lo hice y los fulminé con la mirada. -Lo mejor será que se larguen. - No les quería hacer daño, y no pretendía hacerlo en realidad. -¿Desde cuando una zorra nos da ordenes? - Se preguntó a si mismo en tono de broma. Suspiré y me apuntó con su revolver. En un abrir y cerrar de ojos, me coloqué totalmente delante de él, viendo como se caía en frente de mi y los demás se estremecían. ¡VAMPIRO! gritaron corriendo a esconderse los demás, dejando a su "amigo" en el suelo. -Discú...discúlp...discúlpame... no, no... no quiero morir, no me mates por fa... por favor, por favor. - Suplicaba por su vida. Le quité el arma, sacando las balas y doblando la punta de ésta para que no funcionara más. -Normalmente no somos tan benevolentes con las personas, y menos con humanos imbéciles como tú. Lárgate. - Le lancé el arma, y lo vi corriendo despavorido mientras se caía varias veces durante el trayecto.

Sonreí. Y ese instante otro olor vino a mi nariz, este es diferente... de un hombre lobo. Maldita sea. Era algo un poco irónico: no tenía nada en contra de ellos, pero siempre algo ellos en contra de mi. Parece que en otra vida mi persona los haya asesinado a todos. Volteé buscando su posición exactamente...


Última edición por Christina Benoit el Jue Dic 13, 2012 11:47 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 12, 2012 5:42 pm

Realmente este no fue un buen dia de pasada, estaba comiendo con tranquilidad una pierna de cerdo a destajo frente a una fogata mientras los huesos tronaban sobre mis colmillos de bestia, con la ira floreciendo frente a mis ojos, algo que realmente me hacia desconocerme... estaba rodeado de un paisaje de carrocerias de vehiculos bastante antiguos y viejos, sentado sobre un neumatico algo gigante en un lote baldio bastante extenso donde las ratas y cucarachas se paseaban a destajo sobre aquellas carrocerias, no debio haber pasado mas de unos minutos cuando los pasos rapidos de alguien mas comenzarron a desparramar la gravilla que habia sobre el piso y voltearon mi atencion de mi comida...

Johhhhn!!!

-No me gusta que me interrumpan cuando estoy comiendo... acaso tienen mierda en los oidos que acaso no pueden escuchar bien?? hmmm???!!!

haaaaa... haaaaaaa... hay una vampiresa!!! estabamos asaltando los abarrotes de la zona sur como nos dijiste John...

-Que hay del segundo grupo??

Estan sobre las motocicletas capturando cadejos... los demas estan muertos, e-ella fue... no pude hacer nada John... ella los mato sin piedad... p-por favor...

-Ven aqui...

Sacudi un poco la mano para que se acercara, asi le toque el pecho a ese esperpento de humano cobarde para revelar los recuerdes de una fiambre de palidos colores en su rostro, rubios cabellos, distintos a los que reconocia, ondulados, sobre un porte y voluptuosidad mas altos y graciles de los que pude imaginar, fue un recorrido en un trance bastante peculiar ya que veia su figura femenina danzar entre sangre de hombres y este tipo apenas pudo escapar, podia olfatearle el miedo mientras los demonios me contaban sobre sus recuerdos al haberlo tocado y en un santiamen apartado con un leve empujon.

-No me impresionaria si te cagaste en los pantalones al correr de esa forma... pero... no te preocupes en decirme donde esta, ya lo se... *lanzando la pierna lejos*

J-John... de verdad... no pude hacer nada ni siquiera con las armas, por favor... p-puedo ayudarte a contactar mas clientes John ... pero... p-por varo no me...

-Shhhhh... ya ya... tranquilo Chuck... te dije que no te preocuparas, ya que tengo planes y tu me sirves mucho para expandir un nuevo negocio que tengo en mente *toma uno de sus hombros* veras... los Garras Rojas pasaron de moda y tus amigotes me serviran de maravilla...

Dibuje una sonrisa siniestra a contraluz de las flamas de aquella pequeña fogata mientras los ojos se me iban tiñendo paulatinamente en un dorado intenso, apenas enegrecido por la profundidad de la mirada que se clavo sobre la expresion atemorizada del hombre que solo empezo a balbucear con nerviosismo al contemplar esa mirada de bestia que de un santiamen abrio sus fauces como si fuera una boca grotesca y alargada, de tremendos colmillos amarillentos y aserrados los unos con los otros, los ojos teñidos en negro profundo como si fuera una caverna hacia la nada terminaron por desaparecer el plano con un alarido desgarradr de aquel hombre que reberbero entre el monton de carroceria de ese cementerio de automoviles...

Mientras silvaba una tonada sobre mis labios camine por el asfalto y la bruma de aquella calle a paso lento, para que el eco de los tacones de cada botin resonara sobre la superficie derroida de la calle abandonada rodeado de mamparas de vidrio resquebrajadas pertenecientes a cada tienda abandonada, y una montonera de papeles esparcidos sobre vehiculos tirados por doquier, al otro extremo habia una figura de mujer que parecia contemplar su alrededor hasta que fijo la mriada en un subito giro mientras la bruma parecia dibujar mi larga y robusta figura cubierta por aquella siniestra gabardina a contraluz, limpiandome la barbilla ensangrentada con la manga de la gabardina mientras me acercaba a paso firme y sin titubeo hacia la desconocida que fruncia un poco el ceño de desconcierto ante tal presencia descarada.

-Vaya... que tenemos aqui... te perdiste en esta ciudad cariño?? ohh... no grites por la sangre... acabo de comer *sonrie maliciosamente*

OFF:
Christy, preciosa.... te falto ponerle fecha, lugar y hora al tema. Asi para anotarlo en mi cronologia. Disculpame la tardanza :3

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Jue Dic 13, 2012 11:46 pm

Pero no encontraba al lobo. Lo sentía acá cerca pero a la vez estaba lejos, ¿por qué sería? ¿acaso habría algo que activara más su olor para que yo me alterara de tal manera ante una presencia que aún puede ser que esté lejos? No tenía idea, pero debía tener cuidado. Estos eran simplemente humanos... Lo otro era un hombre lobo, que en el peor de los casos sería capaz de cortarme la cabeza y dársela a los perros. Suspiré profundamente. Ya sabía para evitar venir a este lugar más seguido, es un clásico lugar destruido en el cual las personas que aun habitan en él, en vez de ayudarse mutuamente se terminan comiendo entre ellos mismos por el hambre de poder que tienen los humanos por naturaleza. Es una verdadera tristeza. Di unos cuantos pasos con la intención de irme, pero en cuestión de segundos ahí estaba el causante de mi olor, y, con la boca llena de sangre. ¿Será eso lo que agudizaba mi sentido? Y en ese mismo instante escuché sus palabras. Observé hacía el suelo mientras soltaba un poco del aliento que se escondía en mi boca. No estaba nerviosa, ni tampoco iba a estarlo...

-No me perdí. Esta era mi ciudad antes, la de todos la verdad. La conozco como la palma de mi mano... - Confirmé mientras a través de la bruma podía distinguir mejor la figura robusta y fuerte que el lobo representaba. Era alto y se veía que musculoso. Realmente irónico quién diría que todo eso no importa ante la verdadera fuerza que podía guardar un vampiro dentro. Yo no era alta, ni grande, todo lo contrario... y aún así podía tener 10 veces la fuerza y el poder que tiene este lobo, pero creo que no lo debo subestimar... Siempre que lo he hecho me han asombrado, sin irme más lejos... la humana. -...así que no creo que importe que me tome la dicha de dar una pequeña vuelta para poder recordar como era todo antes. - Agregué con cuidado mientras no le quitaba la vista al lobo. ¿Qué coño se traía? Era sospechoso.

Anteriormente ya me había topado con muchos de su clase, nunca tuve nada en contra de ellos. La supuesta rivalidad eterna entre la gente de nuestra raza nunca existió conmigo. Admito que su olor no es precisamente agradable a mi olfato pero eso no significaba que los atacaría porque sí. Nada que ver. Aunque yo creo que su tendencia a ser más animales era obvia, casi siempre eran ellos los que atacaban y provocaban primero... Pero algo debíamos hacer en algunas ocasiones. Nuestra raza siempre trayendo problemas a todo mundo. Maldita sea...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 14, 2012 10:29 am

-Para mi es bastante conmovedor, incluso podria pensar que es algo idiota sabiendo la reputacion que tiene esta humilde morada...

Murmuraba mientras parecia seguir masticando con cierta pausa, acercandome a paso lento mientras la chica parecia ininmutable y con una voluntad bastante tranquila, y yo alli estaba molesto en cierto modo, habian matado a cierta parte de mis hombres, eso era realmente un mal negocio, pero no debia manifestarse asi aun puede que esta reunion sea beneficiosa...

-Christina... eres de los Brotherhood...

Evocaba una sonrisa mientras la sangre sobre mi barbilla se desteñia a color purpura oscuro al minuto en que exhibia los caninos levemente al realizar ese gesto tan expontaneo.

-Asi que de seguro debes conocer a la familia completa, a Tempy.. al antipatico de Pietyr y sus estupidas costumbres de viejete aburrido... quizas, esto sea una agradable visita despues de todo...

La chica parecia no despegar la mirada de sus claros y preciosos ojos azules a cada paso que daba sobre aquel derroido asfalto, parecia no percatarse aun de la presencia que me envolvia, por ende, decidi esperar hasta el momento indicado, justo ahora, cuando en apenas unos segundos la muchacha entrecerro un poco sus parpados para disipar la bruma del lugar, parpadeo quizas en apenas un segundo, y de manera fantasmagorica el amplio y oscuro torso oculto por las tinieblas que formaban los pliegues de mi negra y desgastada gabardina aparecio apenas a dos centimetros del rostro de la chica.

-No te preocupes, tener conocimiento sobre lo incogniscible es uno de mis encantos...

Arqueba un poco el rostro para descender la barbilla la chica era evidentemente mas baja que yo y parecia retroceder dos pasos antes de sacudir por reflejo esa cabellera dorada que le cubria sus facciones tan niveas y delicadas. Asi luego tome mi barbilla para acariciarla en un gesto pensativo, degradando el color de mis pupilas a un intenso dorado cuando observaba sus expresiones mas expontaneas.

-Dime una cosa... sabes lo que acaba de ocurrir aqui??

Susurros y lamentos, voces en bajos tonos parecian sugerirle al oido de manera sublime una angustia que se expandia opresivamente sobre las percepciones de la chica, invadiendola descarado con ese sentimiento mientras los susurros parecian aumentar como un cancer implacable, intentando asfixiarle su femenino espiritu al minuto que mantenia una ligera sonrisa en mi rostro y sostenia la mirada dorada sobre sus rasgos delicados de mujer.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 14, 2012 11:53 am

-Poco me interesa la reputación del lugar que sea. - Le reté con mis palabras mientras no le quitaba la vista de encima al Lobo. Luego... empecé a alterarme un poco. Sabía mi nombre, el de Pietyr y peor todavía... Sabía el nombre de Temperance, o por lo menos quien era. Lo miré asombrado mientras escuchaba sus palabras con atención y observaba sus movimientos con cuidado mientras suspiraba. Sus poderes eran diferentes, radicales y podía notar que era sumamente poderoso, no por su condición de Hombre Lobo nada más, por otra cosa. Y efectivamente, en cuestión de segundos desapareció y apareció en frente de mi mientras dispersaba la bruma que nos separaba. Di unos pasos hacía atrás sorprendida por lo que podía hacer...

Sus palabras tuvieron un efecto raro. ¿Qué estaba haciendo? Pero jamás me había dejado intimidar por nadie, y no sería la primera vez, es más... No me importaba lo que hiciera, solo con tal de que no le hiciera daño a Temperance. Sabía su nombre, ¿por qué todos saben el nombre de ella? Maldita sea, es un imán de los problemas la humana. -No, no tengo idea de lo que acaba de ocurrir. - En un susurro también le respondí mientras caminaba hacía adelante, y no me dejaba sentir inferior por la altura y gran tamaño de él. -Tampoco me interesa saber lo que sea que estés haciendo, conmigo no tiene efecto. - Lo admito. Estaba un poco alterada y asustada por la situación. ¿Qué haría? Y mis palabras tampoco eran las más correctas para poder calmarme. Joder. Pero nunca me había dejado llevar por el miedo, y esta vez no sería la excepción, he estado en situaciones peores. -¿Qué tal si te haces a un lado y así nos ahorramos un mal rato? - Dije mientras le quitaba la mirada de los ojos, y decía lo mismo observando a la nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 26, 2012 7:56 am

La chica actuaba con determinacion y valor, sabia sopesar el abrumador miedo que tomaba todas las fachadas de cada una de estas calles por asalto, los escombros sin vida, los aullidos a lo lejos y los paisajes grises que se veian apenas quebrados estilisticamente por los colores vampiricos de aquella mujer.

-Bueno, quizas deberia despejarte un poco este panorama para que tu valentia no se vea interrumpida por algo inesperado...

En seguida comence a caminar a su alrededor con total propiedad, como patron de tierras colocando las manos tras las espaldas mientras la contemplaba por el rabillo del ojo, con la barbilla aun ensangrentada, pero con notorios coagulos en cada gota demarcada sobre la faccion de mi imponente quijada.

-Acabas de atacar a un grupo de mis amigos, ya se que son simples humanos pero me caen bien... ayudan en mis negocios y me dan de comer...

Lamia un poco la mano como si saboreara las gotas de coagulo sobre la barbilla en un gesto perturbador que pretendia asfixiar sus intentos de honor y valentia tipicos de la Hermandad Brotherhood.

-A pesar de que ya no existen muchos de ellos, me siguen siendo utiles despues de la muerte... ahora me trajeron a una... dulce... vampiresa a mi patio trasero...

De repente me detuve de golpe detras de ella, proyectando la envergadura amplia de la sombra sobre su menudo cuerpo de mujer, sobre la palidez marmorea de su piel tras sus espaldas estirando la mano garruda en un momento de tension para rozarle la cascada ondulada de sus cabellos dorados y enredarlos delicadamente en la contextura de una de ellas.

-Y como ya sabes... unos amigos mios menos, no te saldra gratis... Chris...mhhhmhhhmmhhh

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 06, 2013 8:07 am

Sus movimientos me seguían inquietando mucho, no sabía como reaccionar ante sus palabras o que decir con exactitud para evitarme algún tipo de problema con este Lobo que creo que lo secundario era eso, su licantropía. Tenía algo más que me llamaba la atención bastante. ¿Qué cosa? No podía decirlo porque no sabía distinguir lo que pensaba. -Los ataqué solo porque ellos empezaron. Es una regla fácil la mía, ¿sabes? no me gusta molestar a la gente o hacerles daño si no tienen una culpa directa. - Le respondí mientras suspiraba y notaba su aura a mi alrededor, me estaba observando y captando todos mis movimientos pero con mantener la serenidad bastaba. No actuaría primero.

¿Dulce vampiresa? Joder. Parecía gustarle jugar con los de mi raza.Miraba a la nada mientras escuchaba con atención sus palabras y los dobles sentidos que podría encontrar en ellas. Pequeños mensajes entre líneas que a la larga podrían significar algo. Aunque seguramente esté perdiendo mi tiempo...

-Yo no maté a ninguno de tu... de tus... - Noté su mano agarrando mi cabello con suavidad, entrelazando sus dedos en mis mechones ondulados. Suspiré de nuevo fuertemente.-...yo no maté a ninguno de tus hombres. Jamás mataría a un humano por muy idiota que pueda ser. - Me repuse mientras daba unos pasos hacía adelante y me volteaba para que así dejara de tocarme. Y poder verlo a la cara. Espera...-¿Cómo sabes mi nombre? - Le pregunté. No me había dado cuenta de ello.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Invitado el Jue Ene 31, 2013 3:44 pm

Una sonrisa infame se dibujo en aquel rostro que le observaba detenidamente, estudiandole todas las facciones vampiricas y es que era sencillo poder desentrañar informacion de su propia mente.

-Se muchas cosas mujer...

El espacio alrededor de todo nuestro ser comenzo a vibrar de manera gradual, ella podia distinguer esa distorcion del espacio cada vez que cerraba los ojos en ezpontaneos parpadeos, la distorcion tan incomoda del espacio como si cada perspectiva se curvara como si filmara un tiro de camara con un lente de angulo amplio a segundos y que luego comenzaba lentamente a volver a la normalidad, como los efectos de una droga, y es que mi postura era la unica que no se distorcionaba suceptiblemente, estaba alli erguida con esa enorme envergadura a contraluz, fijando las doradas pupilas hacia la mujer sin deshacer la mirada que se le clavaba en ella como una estaca al corazon...

-Tengo el conocimiento suficiente para saber quien eres... los espectros me lo dicen...

Los susurros parecian asfixiarle el corazon a la mujer durante un instante, susurros que parecian ventiscas ilegibles que entraban por sus oidos vampiricos totalmente irrespetuosos como si le consumieran sus metros cuadrados de privacidad, como si la brisa helada le molestara al posarse descarada sobre la espalda a medida que la sombra del lobo se proyectara sobre ese asfalto humeante hasta la posicion de la vampiresa, la sombra que bajo un gesto alzo su mano garruda y oscura hacia ella sin que yo moviera un centimetro de mi propio cuerpo.

-Ellos me cuentan todo... me cuentan lo que haces, con quien te juntas Chris... ellos me dicen como pueden hacerte pagar por mis hombres...

El espacio alrededor comenzaba a vibrar al ritmo de un palpitar ajeno, un palpitar que resonaba sobre los oidos sensibles de la vampiresa a medida que los susurros se multiplicaban angustiantes sobre la propia sensibilidad de ella, haciendole vibrar los cimientos donde ella estaba parada...

-Que sucede??...

La voz resonaba alejada cada vez mas de ella como si la distancia entre ellos se alejara y se juntara en una especie subrealista de efecto de acordeon cuando los susurros ya parecian ser millones...

-Christina...


El rostro lupico de mis facciones se empalidecia con total lentitud, mientras unas ojeras oscuras se desprendian bajo las cuencas de la mirada dorada de mis ojos, los mofletes se hundian resaltando la contextura de ambos pomulos palidos y venosos cuando mi voz resonaba ya casi como un eco alejado, disonante, tan agudo y grave a la vez...


Christina...



A ratos una nieblina se levanto frente a sus ojos, era tan espesa, tan palida, el horizonte no se podia distinguir hacia el fondo, nada a su alrededor se distinguia, un viaje totalmente onirico llevado hasta ese lugar repleto de niebla... Hasta que en algunos lugares comenzo a disiparse y la figura desarmada de alambres de puas tirados sobre el cesped aparecian bajo los pies de la chica, hacia delante, un paisaje cubierto por una espesa nieblina de pastos verdes, de arboles secos de tronco completamente envuelto en cenizas, troncos oscuros y retorcidos que se alzaban ante el avance lento hacia ella.




Las hojas caian lentamente sobre los lechos de aquel cesped tan impavidos y tranquilos cuando la nieblina parecia revelar mas espacio, cuando parecia escucharse las descargas de armas de fuego, de la orden de una voz de algun sujeto alistando armas, y una descarga de rafagas se escuchaban a lo lejos, y mas rafagas se escuchaban, se escuchaban explosiones a lo lejos, el paso a trote de un grupo de personas que a ratos eran interrumpidos por expontaneos alaridos de dolor hasta que el paso del ruido de un motor que se escuchaba a lo lejos comenzo a subir en decibeles hasta escucharse bastante cerca, el sonido de unas aspas incluso se podia distinguir, girando a mansalva y completa rapidez hasta fundirse en un estruendoso sonido que paso por su femenina cabeza, era el armatoste oscuro en tonos grises de un ave de hierro Dornier Do 335 con una cruz negra y bordes de gruesas lineas blancas impresa sobre sus alas de avion de guerra y a un costado de la cabina del copiloto.

Sobre el mastil de cola, en los mismos tonos una cruz esvástica estaba dibujada bajo el numero de serie 107 que dejo caer una ojiva de polvora a metros de distancia de la mujer sobre un paisaje totalmente destruido, una explosion que levanto bastante polvareda en una destruida Varsovia, donde un panorama donde edificios eran reducidos a polvo, edificios con diseños de ventanas con marcos de curva de concreto muy similares a los diseños de los años 30', marcos de ventanas destruidos, otros perdidos en un monton de escombros y cadaveres de guerra, de manos palidas que sobesalian del asfalto totalmente heladas, rodeadas de piedrecillas y restos de vidrios, de calles vacias donde uno que otro Jeep en tonos grises cruzaba raudo cargado de soldados mientras la vibracion de explosiones que parecian lejanas sacudian los cimientos desprendiendo grises bloques de concreto alrededor mientras la nieblina y la polvareda levantada se iba disipando al hacerse tan habitual escuchar los desgarradores gritos desde un poco mas de cerca, escuchar las descargas de rifles y ametralladoras...



Se podia escuchar el sonido de la gravilla bajo los pies de la chica y la del llanto de un menor que no podia tener mas de seis años, parado en solitario sobre una esquina y vestido con una chamarra gris en la que uno de sus brazos portaba una banda de color blanco con la estrella de David bordada en hilos de color azul y una bufanda de color verde oscuro amarrada a su cuello, tenia una gorra de color marron desgastado con una pequeña viscera y sus rasgos caucasicos veian todo el horror a su alrededor mientras sollozaba y algunas de sus lagrimas se secaban entre sus blancas mejillas al brotar de sus cristalinos ojos azules de niño cuya inocencia fue asesinada en terror.

El niño comenzo a correr...

Un peloton que portaba una banda roja en una de sus mangas, en cada respectivo soldado, portando MK 16 cargadas corrian en direccion al muchacho que se perdio entre los callejones mientras algunos de ellos caian abatidos por los proyectiles de la escuadra de aviones que sobrevolaban a poca altura los edificios en un festin grotesco de sangre.

El pequeño muchacho corre hasta el interior de un de los escombros de uno de los edificios, subiendo por las escaleras de caracol, escabuyendose entre los pasillos hasta abrir una puerta, encontrandose de frente, en una mera sorpresa con un oficial vestido de alto rango, un casco circular le ocultaba el rostro a contra luz, el cuarto estaba atestado de soldados que no hacian caso omiso mas que a sus cruces esvasticas negras a las cuales servian con fervor.

Y el oficial de rango da la orden de disparo y dos soldados le apuntaron al pequeño que a temblorosos pasos retrocedia... un halo de luces de descargas se vio en un estruendo tras el umbral de aquella puerta y el pequeño salio caminando otro par de pasos hasta que se arrodilla tendiendose sobre el pasillo exterior, cerrando los ojos, descanzando, dejando caer su gorra para irse a dormir mientras un hilo de sangre le brotaba de su nariz, dormia en un charco de sangre que en melancolia brotaba para armarle un improvisado lecho por sus heridas de bala, empalideciendo sus rosadas mejillas en total soledad...

Christina...


El oficial de alto rango aparece tras el umbral de aquella puerta sosteniendo de la bufanda al pequeño, para tomarlo como un mero bulto sobre sus manos...


Christina...


Se escuchaban unas risotadas que reberveraban, comentarios en Aleman que cruzaban a diestra y siniestra como burla mientras el oficial alzaba el bulto sacudiendolo como muñeco de titiritero...


Christina...



El rostro a contraluz lentamente se fue revelando de aquel oficial, denostando sus ojos bañados en un profundo color negro, con las cuencas sin pupilas en tonos totalmente grises y blancos, totalmente vacios, en una pestilencia de muerte, un olor insoportable a cadaver, totalmente palido, con los dientes amarillentos sobre sus fauces y teñidos en purpura por la sangre coagulada, la piel de su mejilla carcomida con gusanos blancos para revelar los musculos podridos de su rostro endemoniado y los vestigios de las muelas que tenia dentro.



En una exclamasion tan gutural y grave todos los soldados del exterior se voltearon todos caminar en masa, todos eran miles, eran millones, multiplicados escalaban infames las fachadas de aquel edificio como si fueran arañas metiendose en cada marco de cada ventana, en cada pared y sobre el piso, sobre el techo...

Christina...


Por montones comenzaron a rodearla con sus desgastados uniformes de soldados de guerra, por todo su alrededor, apagando la luz, yendose todo a negro...


Christina...


Una voz infantil rompio con el silencio abismante sintiendo como le jalaba la pierna a la mujer...


Christina... por que no me salvaste??


El niño abatido, estaba vivo... le miraba con esos ojos azules... con el agujero de bala que tenia cerca de su coronilla, miraba curioso a la vampiresa...


Por que no lo hiciste??... Christina...


Una figura, parecian un par de antenas comenzo a asomarse del agujero de bala...


Por que??...













Era un insecto que salia del agujero de su frente, tenia un color marron oscuro, alas, era del tamaño de un boligrafo, una cucaracha... comenzo a brotar de aquel agujero...







Christina...





Los ojos del niño se pintaron de gris en profundas ojeras...










no me ayudaste...








Lentamente el pequeño abrio su boca, exajeradamente... y como si fuera un mar... comenzaron a caer de su boca... a destajo... cayendo sobre la baldosa del piso...











Christina...





Por que??...











CHRISTINAAAAAAAAAA!!!!!!!:











Un grito ensordecedor se escucho... y en un santiamen... con la respiracion agitada... aparecio el paisaje de aquella desolada calle de la Zona Cero, ese asfalto que la chica observaba y que al alzar la mirada se encontraria de frente con los botines oscuros de mi persona, de los bordes de la gabardina y que en un rapido movimiento le tomo del cuello extrangulando su respiracion mientras mis garras se posaban sobre su nuca en ligeros rasguños, elevandola a media altura con total facilidad, observandole con los ojos dorados en un semblante de suspenso a su compungido rostro...


-Christina... te estoy hablando desde hace un instante... y no me contestas, que te sucede???... *ladeando levemente el rostro aun con la sonrisa infame dibujada en su semblante con total cinismo* ...eres de los Brotherhood verdad???... quizas puedes ayudarme enviandoles un mensajito, dile que cuiden bien los ahorros de su billetitos en el banco... *la suelta de bruces dejandola caer al piso*

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nowhere's Land (John Creed)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:53 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.